Ñekü dará conciertos en las fiestas patronales del Puerto el domingo y el 14 de agosto como teloneros de La Guardia y La Frontera

Ñekü: «No tenemos más pretensión que ser escuchados y llegar a más gente» 

Jueves, 30 Julio 2015 19:09

largo copia

oferta empleo entre-texto1

Entre rock-indie-pop se encuentran los componentes que forjan el estilo Ñekü, un estilo que, ni los propios miembros de la banda sabrían definir. De ello, surge un grupo con una personalidad única dentro del panorama musical. Carlos, conocido como Ñekü es el cantante, David, o Mutes, con guitarra, Rober con bajo y David Jover con batería, se unen con más fuerza que nunca en su prometedora gira Hexapolar.  Su gran aliada la improvisación, su mayor reto no «descojonarse» en los conciertos y su sueño el que la gente los escuche. «No queremos lujos asiáticos, solo queremos sonar bien».  Arrancan gira en agosto, siendo el primer concierto el próximo domingo día 2 en el festival Green Box. Además, reaparecerán en las fiestas patronales de Puerto de Sagunto el día 14 de agosto, como teloneros de La Guardia y La Frontera.  Aunque mantienen la incógnita en lo que al nombre se refiere, confirman que es algo así como «la sensación que tienes a las ocho de la mañana, cuando suena el despertador y has llegado a casa a las cinco con la botella de whisky en mano». Y es que esa sensación es Ñekü.

Ñekü, fue constituido como grupo en 2003, pero realmente la primera letra conocida se empezó a gestar en 1992.

Sí, es con la salida de Crisálida, hace tres o cuatro años, cuando realmente creemos que empezó esta banda; estamos juntos desde ese momento y esa es la nueva etapa de Ñekü. Anteriormente he estado como solista, pero empezamos a contar desde ese momento. La banda que es ahora, es desde hace cuatro años, con los dos discos que tenemos. Ahora mismo, como banda fija, somos cuatro, Rober con el bajo, X con bateria, X con guitarra y yo, Ñekü, con voz, y además siempre contamos con algún músico de apoyo, normalmente un guitarra de más, pero esto es cambiante.  

¿Por qué el nombre de Ñekü?  

Esta es la pregunta del millón que nunca contesto. Se ha convertido en un juego. La primera entrevista que di, cuando me preguntaron lo dije, pero cuando vi que en la segunda me lo volvían a preguntar, pensé siempre me lo van a preguntar, y yo no lo voy a decir. Ha habido épocas que he contestado, pero cada vez algo distinto, tonterías que me venían, pero realmente no lo he dicho. Pongamos que Ñekü es una palabra que significa esa sensación que tienes a las ocho de la mañana, cuando suena el despertador para ir a trabajar, y has llegado a casa a las cinco de la mañana con la botella de whisky todavía en la mano.

Banner Telegram eleco (interior)

Los comienzos siempre son difíciles, ¿cómo os conocéis y surge la idea de aventuraros en este proyecto llamado Ñekü?

Siempre hay un momento en tu carrera que crees que has tocado un poco techo y ves que necesitas un descanso. En ese momento, coincidió con que me vine a Valencia a vivir; yo soy de Tarragona. Una vez llegué a Valencia, tenía muy claro que quería apartar la música, pero claro, la cabra tira al monte, y continué. Empecé a buscar músicos por aquí, y al primero que conocí fue a Rober, que es el bajista, y los dos seguimos buscando para formar un grupo. Luego, por casualidades de la vida, me crucé con David y nos juntamos, grabamos un tema, y al tiempo empezó a ensayar con nosotros. En esta etapa de Ñekü han pasado unos veinte o treinta músicos, una barbaridad de gente, y al final nos hemos quedado los que teníamos que estar; tenemos una afinidad rara, todavía no sabemos porque nos llevamos tan bien, porque entre nosotros somos muy distintos cada uno. Pero esto es un engranaje, y las piezas que han encajado se han quedado. Cómo si el Barça y el Madrid se llevarán bien, imagina la personalidad que tenemos cada uno.

Podemos hablar de sonidos oscuros, místicos, pero realmente ¿cómo definís vosotros mismos vuestra música?

Ahora mismo, lo que estamos tocando yo considero que no es indie, rock tampoco, no somos una banda de rock. Y pop mucho menos. Lo que nosotros hacemos es canciones, y cada una de ellas suena distinta. Si en Crisálida hay una línea musical, en Hexapolar no la hay, por ahora, cada canción es muy distinta. Y luego, en directo, todavía suenan más radicales, no deja de ser un EP. La verdad es que no me gustaría estar en la piel del chico de la tienda que tenga que poner el disco en una sección, porque yo no sabría hacerlo. Es una mezcla. Solamente podría asegurar que es música española.

MUSICOS-BN-1

Pronto arranca la gira Hexapolar 2015 en la temporada de agosto en adelante, ¿qué esperáis de ella?

Que siga pasando lo que está pasando hasta ahora. En Crisálida hicimos algo más de 90 bolos en un año, si echas cuentas es una barbaridad. Estas eran giras que venían tus cuatro amigos, medio obligados por nosotros, pero lo que está pasando ahora con Hexapolar es que estamos llenando, por primera vez desde que estamos juntos, nos ha empezado a conocer mucha gente a la que le está gustando. El viernes pasado estrenamos el videoclip «de sal», en el que se puede ver que no hay trampa alguna, es todo lo que ha pasado en el directo y todo son sonrisas, imágenes cogidas al vuelo. Cuando vamos a arrancar el concierto, el ambiente que se respira es super chulo. Empezamos a tocar y la gente se sabe los temas, y cuando estamos tocando, y el cantante se equivoca, es la gente la que me corrige. Termina el concierto y se crea un clímax muy guay. Vamos a ir a Vitoria, a Bilbao, Madrid y Sevilla. Pero buscamos eso, ver las sonrisas de la gente y que nos pidan discos, que la gente tenga un interés por tenernos en sus vidas; ha cambiado mucho, de meternos en las vidas de los demás, a que sean los demás los que nos quieran tener en su vida. De ir a tomar un café y que pase un coche con tu disco puesto, o coger un taxi y que el taxista lleve tus canciones; todas esas cosas son las que queremos que sigan pasando. La fama, el dinero, las giras, es secundario; la fama para nosotros es la sonrisa de la gente, y el dinero, mas o menos estamos contentos con lo que vamos cobrando, y las giras, aunque molestan las nueve horas de coche que tienes que hacer se aguantan. La suerte es que nos llevamos muy bien, y gustaría poder estar en una furgoneta nueve horas con nosotros porque acabamos riéndonos muchísimo.  

El próximo domingo día 2 participareis en el Green Box Festival, ¿qué pensáis de estos eventos que ayudan a los grupos locales a darse a conocer?

Sí, tocamos junto a Bendita Locura, Xami y Soft Pleasure. Es la noche de rock y va a estar muy chulo, una representación de rock-pop del Puerto, y va a estar bonito. Más que el bolo en sí, o la noche de rock, es bonito lo que es el festival en sí. Son doce días de festival, en el que se da la oportunidad a los grupos locales a que participen en las fiestas de su pueblo, es una pasada. Habrán muchos grupos que hayan bajado a las peñas, a ver los toros y el ambiente, y este año bajarán porque este año además tocan los grupos. Nos hace mucha ilusión, por apoyar a Fede, de Green Espai, por hacer que esta primera edición sea un éxito, y si podemos aportar todo lo que sabemos hacer para que el año que viene evolucione esto, sería genial.

Además, el 14 de agosto en las fiestas patronales de Puerto de Sagunto, seréis el grupo telonero de La Frontera y La Guardia.

Sí, la verdad que fue una sorpresa. Cuando recibimos esa llamada, dijimos que sí sin dudarlo. Solo puede tocar uno, y me alegro que seamos nosotros, aunque no dudo que habrá más grupos de la localidad que lo merezcan, estoy convencido, pero nos ha tocado defenderlo a nosotros y estamos muy contentos. Seguro que va a ser muy especial, ya no por tocar delante del público sino por el hecho. Es un bolo más, pero será una noche especial. Tanto La Frontera como La Guardia, son dos bandas referentes en el rock de este país, y muy importantes en los años 80 y 90. Va a estar muy chulo, el poder compartir escenario y cerveza con ellos.

Hace tres años fue Crisálida, este año es Hexapolar, pero hay temas mezclas en ambos discos. Retomáis temas antiguos, incluís otros temas nuevos en conciertos en cuestión de días.

Crisálida tenía diez u once temas, y yo metí dos maquetas, porque el cd todavía me daba unos diez minutos de tiempo y quise llenarlo y metí Otoño y Bésame. Los temas de Crisálida, cuando se grabaron, llevábamos a lo mejor 60 o 70 conciertos ya rodándolas, o sea que cuando fuimos a estudio, llevábamos canciones que la gente las cantaba sin tener ningún referente, de venir a directos y verlas en plataformas digitales. Qué pasó, que cuando salió Crisálida, seguíamos componiendo, y aún no hemos parado. Entonces, los cinco temas que tiene Hexapolar son cinco temas que ya eran fijos en los conciertos que hacíamos, y ha sido muy fácil. En noviembre del año pasado, nos surgió la necesidad de grabar algo, pero tampoco teníamos la necesidad de grabar once canciones. Pero dijimos vamos a jugárnosla, tenemos estos cinco temas fijos, que a la gente les ha hecho mucha ilusión poder tenerlas grabadas, y hemos podido grabar esas maquetas, por eso se llamaba Hexapolar 1/3, luego haremos Hexapolar 2/3, con unos cinco o seis temas más, y hasta terminar el cd, y llenar todo el tiempo, seguro que metemos algún acústico o un villancico, quién sabe. Luego haremos el disco Hexapolar entero, metiéndonos en un estudio con mucho gusto, y sobre todo mucho tiempo, y con toda clase de detalles, grabaremos el disco.

¿Podemos decir que la improvisación es lo que os caracteriza?

Sí, nos habéis pillado. Somos muy simples, hay una frase que mueve montañas y es «no hay huevos». Han habido temas que, ensayando miércoles, jueves y bajo la frase de «no hay huevos», se han tocado el sábado en conciertos. Y creo que esa fue la vez que mejor nos ha salido un directo. Además creo que la terminamos en el mismo directo; empezó la batería, sin saber muy bien donde iba, y desde entonces nos hemos quedado con esa estructura. Son muchas emociones las que se tienen en un concierto, yo a veces estoy pensando más en aguantar y no llorar que en la canción.  Arranca la siguiente canción y, cuando me quiero dar cuenta, me he perdido, entonces me giro, preguntó por donde voy y alguno me dice una barbaridad y yo le digo no tío, entonces claro, salen cosas raras pero chulas; empiezo la canción por el estribillo y me doy cuenta que queda super bien. Esas pequeñas “gambadas” que hemos ido haciendo, al final acaban quedando así. La verdad es que la gente que viene a os conciertos, cuenta con un documento gráfico y sonoro que jamás se volverá a repetir, cada concierto es único.  

MUSICOS-BN-2

Cada uno de los temas deja atrás horas de trabajo, ¿es la clave de vuestro éxito fruto de ello?

Bueno, eso y ser muy cabezón. Creer en lo que estás haciendo es fundamental para triunfar. Nosotros llevamos ya mucho tiempo juntos, y la banda te da mucha estabilidad al conocernos ya todos, pasamos muchas horas juntos en ensayos, y todo ese trabajo la gente no lo ve. Sólo cuando colgamos algún vídeo haciendo «el gamba», y creen que estamos ahí pasándolo muy bien, que también. Generalmente, cuando grabamos un vídeo, siempre hay cervezas de por medio, pero yo te puedo asegurar que, en el último año, han entrado cervezas una vez al local de ensayo. O sea, vamos a currar, y son muchas horas. Tocamos el domingo y la gente se queda con eso, pero en realidad detrás hay unas 16 horas de ensayo. El público te juzga por lo que pasa en ese escenario, por lo que, aunque salgas muy contento de un ensayo, desgraciadamente, eso no lo ve nadie. Ahora, por constancia o porque ya lo tenemos todo bastante claro, están empezando a salir las cosas guays, pero supongo que es eso, si machacas tienes más posibilidades de que las cosas salgan bien, pero no es una ciencia exacta. Eso aveces te deprime como músico, y como cantante. Yo he estado mil veces apunto de tirar la toalla, al igual que el resto de miembros del grupo, eso pasa. Lo que diferencia a los que llegan de los que no lo hacen es eso, el ser muy cabezones y creer en lo que se hace, que es muy importante.

¿Cuál consideráis que es el mayor reto al que os habéis enfrentado hasta el momento?

La búsqueda constante de rellenar ese hueco ha hecho que tengamos que luchar mucho. El mayor reto para nosotros ha sido esa lucha interna, lo que no se ve. Ahora todo parece que va saliendo bastante bien, y yo no creo que sea una racha, sino que es el fruto de un trabajo, pero claro, hasta llegar al momento actual, hemos tenido rachas y épocas malas. El mayor reto podría ser no “descojonarnos” en los directos, y hasta eso es positivo. Tenemos cuatro o cinco gestos entre nosotros, que cuando alguno lo hace se ríe, y al final tendremos que parar las canciones, y no lo va a entender nadie y me parecería una falta de respeto al público por eso. El resto, nos da igual, si nos dicen que somos buenos, no lo creemos, si nos dicen que somos malos, tampoco, no nos afecta.   

Uno de los sueños de todo grupo musical es poder grabar sus canciones en un disco para que estas sean escuchadas. Vosotros lo habéis conseguido, ¿ahora con que soñáis?

Que salga bien el domingo, y el 14, que la gente venga y disfrute y lo pase bien. Ir a Bilbao y que la carretera nos respete, llegar bien y seguir tocando. Y luego ir a Santander y que no llueva, porque tocamos al aire libre. Esos son nuestros pequeños sueños, y ya está. A mi no me quita el sueño el llenar un Palacio de los Deportes, porque el camino se hace andando. Entonces es eso, tener la posibilidad de andar el camino, aunque luego aparezcan piedras, serpientes, iremos dando patadas.   

Cada uno de vuestros discos es diferente, ¿en qué se diferencian las nuevas canciones del material anterior?

Los temas anteriores de Ñekü, la etapa anterior como solista, son temas muchos más oscuros, otra forma de hacer músico. En Crisálida dimos un golpe encima de la mesa y era un disco con moraleja, con una segunda lectura, en la que la gente podía hacer suyas las canciones. Abandoné el yo, por contar una historia, y una historia tan real que tu la escuches y pienses que incluso a ti te ha pasado. Los temas que desechamos, más oscuros, a veces se siguen colando, esas formas de escribir y de expresarme.Los temas de Hexapolar y Crisálida reflejan una nueva etapa, y compararlo con algo anterior es como comparar a una novia con una ex, si te han gustado las dos, porque has estado con ellas, algo tienen en común aún siendo la noche y el día; yo tampoco voy a criticar lo que hice en un pasado, estuvo bien y tuvo su tiempo, y lo de ahora está guay y ya estamos haciendo Hexapolar 2/3, siempre intentas ir mejorando e ir poniendo acentos a las palabras.

Participar y ser finalistas en gran cantidad de concursos os ha abierto muchas puertas, ¿notáis que cada vez se mueve más gente para poder veros?

Los concursos amañados de este país molan mucho. Creemos que no es una perdida de tiempo el presentarnos, pero si hay un jurado corres ese riesgo, todos lo entendemos. Nos hemos presentado a muchos sitios, sabiendo que no íbamos a ganar, pero lo que la organización no esperaba es que llegáramos tan lejos. Nos hemos presentado a concursos sin llevar público, sin vender ni una sola entrada, y conseguimos ganar cinco de los cuatro premios posibles, incluido el voto del público. Eso es lo que te da la razón. Hoy en día seguimos presentándonos a concursos, todo lo que sale y creemos que está a nuestro alcance lo hacemos. No tenemos más pretensión que el nos escuche gente y poder llegar a más, y el hecho de ganar es secundario. Con Crisálida quedamos finalistas de todos los concursos a los que nos presentamos, y sin ser los ganadores de él yo creo que hemos ganado mucho más, gente que nos ve y nos conoce gracias a esos concursos.

Lleváis a cabo iniciativas como las fotos de los fans con las gafas al revés, o «Ñekü Express at home», ¿cómo es eso de que os metáis en casa de alguien a tocar?

Todo eso son Ñekü Ideas, de madrugadas, a partir de las 3 de la mañana salen. Lo de las gafas fue por una “coña” de que me puse las gafas al revés para una foto, y a partir de ahí la gente se hizo fotos igual y se fueron difundiendo, llegando a tener más de 300 fotos, que prometimos que las pondríamos en la portada del disco pero es imposible, no caben, sería ridículo. Aunque algo haremos, un póster grande, lo que sea, siempre cumplimos con lo que decimos. Y lo de meternos en casa de gente es muy chulo,  porque siempre son ellos los que te vienen a ver a ti, hacen el esfuerzo de la entrada y de ir, y también está bien que seas tu quien vas a verlos a ellos y apareces por sorpresa en sus casas. Cuando llegamos les preguntamos que canción quieren, sin que esperen quince canciones a que suene la favorita, la tocamos.

MUSICOS-BN-3

Intentáis, por tanto, estar muy en contacto con el público siempre.

Sí claro, sin el público nada tiene sentido. Esa gente que piensa en tener seguidores, no es así, ya vendrán, y a quien le gustes aparecerá. Para nosotros son todos familia, intentamos ser cercanos y conocerlos a casi todos. Gente de Madrid, Sevilla, Valencia, igual no nos sabemos su nombre pero si conocemos su cara. Además, por redes sociales te llegan “me gustas” y asocias el nombre con su foto; hay muchas veces que hablas con alguien y te dice su nombre y no caes en quien es, le preguntamos por la foto de facebook y cuando nos dicen, pues tengo una mariquita, en seguida sabemos quien es. Estamos en esa época.  

¿Qué sirve para inspiraros y de dónde surgen las letras tan directas que cada trabajo nos regala?

Salen, yo no soy de los que piensa bueno me voy a encerrar y voy a escribir cinco canciones, eso es un error. Va por temporadas. No hago primero la letra, ni la música, es lo que sale. Es cuando de repente tienes la necesidad de soltar algo, dos o tres frases que no dejan de dar vueltas. Todo me inspira, la vida, lo que va pasando, consejos que me doy con los temas si algo volviera a pasar.  

Hablemos del panorama musical, ¿opináis que la situación actual repercute a todo artista?

Crisis hay, por supuesto, como en todos los sectores. Me hace mucha gracia cuando dicen mejoría, y más en la cultura, que se están riendo de nosotros con el IVA y con todo. No hay ninguna facilidad, se cierran salas, pero igual que colegios, todo está mal. Si es cierto que hay gente que tiene más huevos que otras. Si vas al Arenal Sound, puedes ver a 40.000 personas en un concierto de Dorian,  o en el Low a gente saltando con Supersubmarina, eso indica que la música se está haciendo bien. Si antes sacábamos 25 euros para la entrada del bolsillo de un abrigo, ahora cuesta hacerlo. Por eso creo que se está haciendo bien, sobre todo la gente joven está haciendo un esfuerzo.  El panorama musical está bien, pero que no nos vendan que estamos mejorando. Hay demanda, y hay grupos que cubren esa demanda del público, y no lo veo mal. Solo veo, que como músico, está muy complicado poder alquilar una sala para dar un concierto y mostrarte a la gente. Hay que pagar impuestos por todos lados, por entrada, por SGAE, por sala, por IVA. Al final no te queda nada. Hay que tenerlos bien puestos. Y todos estamos luchando para que haya una normalidad. Lo que nos jode como músicos, y también como ciudadanos, es que nos quieran vender que esa normalidad está ya instaurada, ni de coña. Pero nosotros seguimos siendo muy positivos.

En especial los grupos nuevos, ¿creéis que se valora la calidad de la música y que disponéis de oportunidades?

Bueno, nosotros somos cabezones, y al final, de llamar a mil puertas, hay una que acaba abriéndose. Vivimos en un eterno Halloween, en el que nadie tiene caramelos. Fácil no hay nada. Pero ya te digo, nosotros creemos en la música que estamos haciendo, porque nos lo está intoxicando la gente. Lo demás, es que nos da igual. Ponme un muro, que a base de cabezazos se rompe.

MUSICOS-BN-4

¿Qué planes inmediatos y proyectos futuros tenéis en mente?

Arrancamos en agosto, de nuevo, con dos conciertos, y tenemos también la gira por el norte. Luego tenemos Madrid, un par de bolos, Sevilla, Elche, A Coruña. Más lo que haga como Dj. Luego, de aquí a diciembre, hay un par de conciertos, algo parecido a lo que sucederá con La Guardia y La Frontera. No se puede decir nada todavía, pero podemos adelantar que seremos los teloneros de un par de grupos también muy conocidos.Hay bandas de Cataluña, también muy conocidas, con las que estamos haciendo versiones para unos discos que van a sacar. Por tanto, lo que tenemos de año lo tenemos muy bien. Por supuesto, no vamos a dejar de viajar, moviéndonos por todos lados, repartiendo buen rollo y canciones, no pretendemos otra cosa. Que haga buen tiempo y que podamos visitar playas y, como buenos músicos que somos, comparar la calidad de la carne de los Mc Donald's de la jerarquía española. No queremos lujos asiáticos, solo queremos que cuando subamos al escenario suene bien, tener un buen equipo y poder disfrutar. El resto, como si la cama tiene chinches, es secundario y nos da igual.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 04 Septiembre 2015 21:59

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD