Afirma el edil de Patrimonio, Pablo Abelleira, que la Fundación de Patrimonio inicia su nueva etapa con el nombramiento del gerente y que el Archivo Industrial va a ser la pieza más laboriosa. Asimismo, niega que este verano se vaya a poner en marcha la Nave de Talleres

El Alto Horno se abrirá al público en julio y el Museo Industrial a finales de septiembre

El concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Sagunto, Pablo Abelleira El concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Sagunto, Pablo Abelleira El Alto Horno se abrirá al público en julio y el Museo Industrial a finales de septiembre
Viernes, 08 Junio 2018 16:28

Después de tres años de parálisis, todo parece indicar que, en la recta final de esta legislatura, el cuatripartito municipal que preside Francesc Fernández podría dejar despejado el asunto de la Fundación de Patrimonio Industrial, de la que dependerá, fundamentalmente, la gestión del Alto Horno, el futuro Museo Industrial y el ingente archivo siderúrgico.

Hasta llegar a este punto, ha sido necesario reconducir la situación heredada de la propia Fundación. Hay que tener en cuenta que la entidad tenía suspendidas las subvenciones, tanto de la Generalitat como del propio Ayuntamiento de Sagunto, por tener contraídas deudas con Hacienda y la Seguridad Social, es decir, las cuotas de la S.S. y el IRPF de los dos trabajadores contratados en este órgano.

Como consecuencia de ello, se fue acumulando una deuda de cierta consideración. Tanto es así que el pleno municipal ordinario del pasado mes de enero acordó habilitar los recursos económicos necesarios para el pago de todas las deudas contraídas por la Fundación del Patrimonio Industrial y las obligaciones de indemnización por despido de los dos trabajadores de la misma, una cifra que asciende a 380.000 euros.

Sobre esta cuestión, recuerda el edil de Patrimonio, Pablo Abelleira, que presentó un plan de viabilidad a tres años: «Cuando aprobamos que el Ayuntamiento se hiciera cargo de las deudas de la Fundación, presenté un plan de viabilidad a tres años y dentro de ese plan también hacia una cronología y, tras consultar con el Interventor, podría disponer de ese dinero a primeros de julio. porque hay que esperar a las pautas de la administración para la aprobación».

Otro aspecto que había que resolver era el de las cargas laborales heredadas, para que la Fundación iniciara, libre de lastres, la andadura de esta nueva etapa. En este sentido, Abelleira asegura que ya se ha alcanzado un acuerdo con los trabajadores: «Se ha mantenido una negociación y se ha llegado a un acuerdo con los dos trabajadores para el despido. La manera en que se contrató al personal anterior no era la más adecuada, fue sin concurso, y no queremos hacer lo mismo. Ahora queremos contratar al personal por concurso de méritos, y en el que todo el mundo que cumpla los requisitos pueda optar».

En esta línea, el primer paso que se ha dado y que va a quedar cerrado en estas fechas, es el de la elección y nombramiento del gerente de la Fundación, para el que se han presentado más de veinte aspirantes, según explica el concejal de Patrimonio, Pablo Aballeira: «Hemos recibido 24 curriculum excelentes, hemos hecho una preselección de cuatro de ellos, motivada por nuestras necesidades, y esta semana próxima será ratificado el candidato. Se trata de Luis Roberto Doménech, un profesional de gran experiencia que puede encajar muy bien en el puesto». La idea, según aclara el edil de ADN Morvedre, pasa porque el nuevo responsable inicie su trabajo el primero de julio.

Banner Telegram eleco (interior)

Una vez nombrado el responsable de la Fundación, el objetivo es ir poniendo en marcha los distintos elementos que van a depender de ella. En esta línea, el concejal de Patrimonio ya tiene trazado un calendario inicial: «El patrimonio industrial del municipio tiene tres elementos principales: el alto horno, el museo industrial y el archivo. Probablemente, el Alto Horno se reabra también el 1 de julio, coincidiendo con la entrada del gerente. El Museo Industrial vamos a intentar abrirlo al público lo antes posible,seguramente para finales de septiembre. El archivo es el que más trabajo va a dar, ya que se trata de organizar una cantidad de material muy importante».

Recuerda el edil de Patrimonio que cuando se recogió el archivo de las antiguas oficinas de AHM y se llevó al depósito de Picasent: «daba pena, porque no había nadie que tuviera la capacidad de ponerlo en orden. La empresa que se contrató, lo que hizo fue ponerlo en cajas, hacer un catalogo de las existencias, pero no esta seleccionado, clasificado, es lo que se llama un archivo mudo».

Asegura el regidor que en la actualidad el archivo se encuentra en un lugar seguro pero que es necesario saber lo que es válido y lo que no, siendo esta labor de clasificación la parte más compleja del trabajo. No obstante, señala el responsable municipal de Patrimonio que: «yo soy partidario de que la Fundación tenga su propio espacio de trabajo y estudio y que las universidades colaboren con nosotros. Además, creo que en la ciudad hay gente que está preparada para estudiarlo, es como tener una biblioteca a estrenar para muchas personas. Es muy fácil contratar a una empresa y que ella haga una criba de los documentos y otros materiales, pero supondría una suma importante de dinero. El Patrimonio tiene mucha importancia y todavía no se la estamos dando del todo».

Nave de Talleres

A principios del pasado enero, la Generalitat Valenciana logró poner fin a un largo proceso, encaminado a conseguir la propiedad de la Nave de Talleres de Puerto de Sagunto, tras haber llegado a un acuerdo con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para la compraventa de este importante elemento del patrimonio industrial del municipio, operación que se hizo efectiva el pasado 29 de diciembre. Con este trato, la Generalitat pagó un total de 3.018.723 euros, además de la entrega de una finca en Paterna, valorada en 774.000 euros, lo que supuso una inversión total de 3.792.723 euros.

Inmediatamente se lanzaron las campanas al vuelo, sobre la inmediata utilización de esta instalación, tanto es así que unos días después, el 17 de enero, se anunciaba que la Nave de Talleres acogería en julio el nuevo festival Music Port Fest, algo que finalmente no será así, puesto que dicho evento se desarrollará en la explanada situada en la zona. Sobre la situación, a día de hoy, de la Nave de Talleres, el edil de Patrimonio indica: «La Conselleria nos solicitó el pasado febrero el informe urbanístico para empezar a licitar las reparaciones, dicho informe se envió, a primeros de marzo. La Conselleria ya ha dado los primeros pasos para hacer la licitación, pero desconocemos cuándo saldrá. Las reparaciones que tienen que hacer no son muy complicadas: poner a punto los aires acondicionados, la bomba del sótano para achicar el agua, los centros de transformación eléctricos y, como las normas han cambiado, tienen que hacer en la cubierta una especie de imprimación anti incendios, es una obra sencilla que, una vez licitada, se puede acometer en 3 o 4 meses».

Al hallarse la Nave de Talleres en esta situación, el edil de Patrimonio descarta que dicha instalación pueda estar operativa este verano como contenedor cultural, tal y como inicialmente se había anunciado. Probablemente, la optimización de la Nave de Talleres y su consiguiente apertura quedará pospuesta para el próximo ejercicio.

Pantalán

Un último elemento importantísimo que guarda relación con el patrimonio industrial del municipio y cuya recuperación se reclama por la ciudadanía, es el pantalán de la extinta Compañía Minera de Sierra Menera. Sobre esta cuestión, el edil de Patrimonio deriva toda la responsabilidad hacia la Autoridad Portuaria de Valencia, que es de quien depende esta instalación: «La APV tiene que mojarse, porque lleva prometiendo lo mismo desde hace 8 años, pero con una diferencia, ellos han entendido que la ciudad tiene que estar abierta al puerto comercial, porque la ciudad tiene de nombre El Puerto y no se ve el puerto por ningún sitio. El problema del pantalán es que está hecho de dos elementos principales: los pivotes que sostienen la estructura y la estructura propiamente dicha. El estudio que se ha realizado revela que el hormigón de la misma no está en buenas condiciones y que sería muy costosa su recuperación. Rondaría los cinco millones de euros recuperar esta infraestructura, y el mantenimiento, según los datos de la Autoridad Portuaria de Valencia, puede rondar los 100.000 euros anuales. La APV tienen que presentar una decisión ya».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 08 Junio 2018 16:33

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD