El 9 - 3 - 2004 se produjo un choque frontal, en la carretera nacional Sagunto - Burgos a la altura de la localidad castellonenase de Barracas, entre un turismo y un camión que había cargado en la planta de Fertiberia 25 toneladas de nitrato amónico del 33,5%

Un camión cargado con 25 toneladas de nitrato amónico de Fertiberia se desintegró en Barracas

Viernes, 07 Agosto 2020 19:40

detonaciondentro09-03-2020.- La explosión desintegró el camión y levantó el firme de la carretera (Foto: Escavia Información)

La fuerte explosión que se produjo este pasado martes, 4 de agosto, en el puerto de Beirut (Líbano), se ha cobrado la vida de, al menos, 137 personas, aunque se espera que esta cifra se incremente en los próximos días, conforme se vaya desescombrando. Los heridos se cuentas por miles, pues son más de 5.000, y los daños en la capital del país han sido cuantiosos y generalizados, debido a la potente onda expansiva de varios kilómetros a la redonda.

Según publicaba la BBC, especialistas de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, han estimado que el estallido, producido por unas 2.700 toneladas de nitrato de amonio, tuvo una décima parte del poder explosivo de la bomba atómica lanzada el 6 de agosto de 1945 sobre la ciudad japonesa de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial, de cuyo acontecimiento se ha cumplido ahora el 75 aniversario. Estos especialistas de la citada universidad han asegurado que lo ocurrido el pasado martes en Beirut fue «sin duda una de las mayores explosiones no nucleares de la historia».

Al hilo de lo sucedido en Beirut, cabe recordar el episodio ocurrido el 9 de marzo de 2004, donde un camión cargado de nitrato de amonio, procedente de la planta de fertilizantes Fertiberia, explosionó a la altura de Barracas al colisionar con un turismo. Efectivamente, tal y como recogió El Económico el 10 de marzo de 2004, de la planta de fertilizantes de Fertiberia en Puerto de Sagunto procedía el camión que transportaba 25 toneladas de nitrato amónico del 33,5% y que explosionó el 9 de marzo en la carretera N-234 a la altura de Barracas (Castellón), tras colisionar frontalmente con un turismo.

Dos víctimas mortales y seis heridos, medio kilómetro de carretera por los aires, desintegración total del camión implicado, un hoyo de 20 metros de diámetro, 15 focos de incendios, daños en un centenar de vehículos y en viviendas de la misma población, fueron las trágicas consecuencias producidas por la onda expansiva de más de 200 metros de diámetro. El conductor del camión, de 46 años, fue trasladado al Hospital de Sagunto con heridas leves, gracias a que, con ayuda, consiguió salir del vehículo antes de que se produjera la explosión.

Este grave accidente levantó la alarma en el municipio de Sagunto, particularmente en el núcleo porteño, ya que, en Fertiberia, que se encuentra a unos escasos dos kilómetros de la población, se fabrica y almacena en grandes cantidades este producto. Sin embargo, desde la empresa aseguraba que el fertilizante «cumplía las más estrictas normas de seguridad y calidad, que el camión perteneciente a la empresa Viegsa de Teruel, fue expedido con todas las verificaciones exigidas por la normativa y que, en febrero, el producto superó el test de detonabilidad efectuado en el Laboratorio Oficial La Marañosa, perteneciente al Ministerio de Defensa».

Banner Telegram eleco (interior)

Al parecer, la combinación de toda una serie de circunstancias fue lo que provocó esa catastrófica explosión, ya que el nitrato amónico está considerado no combustible por sí mismo y con una elevada resistencia a la detonación. Pero también es cierto que se trata de una materia comburente, delicada y peligrosa porque provoca y favorece la combustión cuando hay un choque o punto de ignición.

El accidente provocó un incendio en el automóvil y el camión siniestrados, además de producir una pérdida constante de gasoil. Y aunque la colisión tuvo lugar a las 12.30 horas, hasta media hora más tarde no se produjo la explosión. En este sentido, desde Fertiberia afirmaron: «al estar tipificado como comburente, debido a su alta proporción de oxígeno, implica una mayor peligrosidad ante procesos de combustión no controlados. Por consiguiente, expuesto a situaciones extremas como puede ser la mezcla con un producto de carácter orgánico como gasoil, expuesto al fuego durante un período de tiempo prolongado, y con cierto grado de confinamiento, puede llegar a ocasionar una explosión, como hoy ha sucedido».

Circulación del nitrato amónico por el municipio

En aquellas fechas la información publicada por El Económico ya recogía que, desde la planta de fertilizantes de Fertiberia, que se encarga de fabricar este producto, se genera un tránsito de vehículos pesados que transportan dicha materia, pero siempre alejados del núcleo urbano.

Efectivamente, el recorrido que efectúan los camiones una vez cargan, discurre por los viales internos de acceso al puerto, pasando entre ArcelorMittal y Ferrodisa para llegar a la rotonda de la IV Planta y luego pasan por la carretera que deja a la derecha las empresas de Pilkington y Bosal. Respecto al almacenamiento y fabricación, Fertiberia ya disponía en aquellas fechas de todo un sistema de control y vigilancia del producto.

Explosiones de nitrato amónico

El nitrato de amonio o amónico, es uno de los fertilizantes más utilizados en la agricultura valenciana, especialmente en el abono de los campos de naranjos, y es un producto considerado como no combustible por sí mismo y con una alta resistencia a la detonación. Sin embargo, no es menos cierto que la resistencia a la detonación va disminuyendo en presencia de contaminantes, material combustible y altas temperaturas, pudiendo llegar a producir, por exceso de calentamiento, humos tóxicos que contienen óxidos de nitrógeno y amoniaco y, a veces, cuando se juntan estos factores de riesgo, fuertes explosiones.

Debido a la confianza que genera la estabilidad del nitrato amónico, se han producido a lo largo de la historia del siglo XX varias explosiones similares a la producida en Beirut en lugares de almacenamiento o de transporte de este producto. Así, conviene recordar que en 1921, en la fábrica BASF de Oppau (Alemania), se produjo una gran explosión que ocasionó 561 muertos. Años más tarde, en 1947, ocurrió la explosión en Texas, con un balance de 600 muertos. En 1994, volvió a repetirse la tragedia del nitrato amónico en Terra Industries en Port Neal (Iowa) EE.UU. con 4 muertos. Finalmente, ya en este siglo, el 21/9/2001 se produjo otra explosión de nitrato amónico, en la fábrica de fertilizantes AZF de Toulouse (Francia), donde explosionaron 300 toneladas de este producto, y se produjeron 29 muertos y más de 400 heridos.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Jueves, 17 Septiembre 2020 18:08

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD