También puede producir problemas del sueño como apnea, insuficiencia renal, hígado graso o cáncer colorrectal.

El exceso de grasa abdominal aumenta el riesgo de padecer eventos cardiovasculares o diabetes

Lunes, 17 Enero 2022 11:16

A diferencia de la grasa de otras partes del cuerpo, el exceso de grasa abdominal genera una importante actividad hormonal nada beneficiosa para el organismo que implica el aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión arterial, problemas del sueño como apnea, insuficiencia renal, hígado graso o cáncer colorrectal.

Según el doctor Julian Ruiz Baixauli, internista del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre, «esto se debe a que la grasa visceral produce mediadores inflamatorios que estrechan los vasos sanguíneos, aumentan la presión arterial, e inflaman los tejidos y órganos. Además, la grasa abdominal condiciona un aumento de la resistencia insulínica. Esto junto con otros factores de riesgo, produce en nuestro organismo un estrés oxidativo que puede derivar en graves enfermedades».

Como señala este especialista, la unión de los signos de obesidad central -definido como aumento del perímetro abdominal- con alteraciones en la presión arterial, glucosa y lípidos producen el síndrome metabólico (SM). «El síndrome metabólico es un grupo de trastornos que en su conjunto aumentan el riesgo de presentar en el futuro, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2», agrega el doctor Julian Ruiz Baixauli.

Mujeres menopáusicas

CCOO ACTO MAYO ENTRETEXTO

Asimismo, como señalan, la transición a la menopausia promueve la acumulación selectiva de grasa en el compartimento intraabdominal. «Con la menopausia el metabolismo se ralentiza aún más y se tiende a acumular grasa en la cintura, vientre y caderas. Se reduce el gasto energético en reposo y aumenta el tejido graso. Estos dos mecanismos son responsables del aumento del peso y del perímetro abdominal en la menopausia», tal y como afirma la doctora Sandra Ortega, ginecóloga de Vithas Castellón.

Según la especialista, «esta ganancia de peso se asocia a consecuencias adversas para la salud, que se agravan por los cambios de distribución grasa que se observan durante la menopausia. El aumento de la grasa visceral provoca alteraciones del metabolismo de los hidratos de carbono y la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y la dislipemia con el consiguiente aumento de riesgo cardiovascular, entre otras complicaciones».

Del mismo modo, la doctora Sandra Ortega, recuerda que «no hay que olvidar que el riesgo relativo de sufrir cáncer de mama se mantiene más alto en mujeres con índice de masa corporal (IMC) superior a 25 tanto durante el periodo premenopáusico como en la postmenopausia».

Mejora de hábitos de los pacientes

Como explican estos profesionales sanitarios, es muy importante que el paciente que sufre el síndrome metabólico cambie sus hábitos de vida, especialmente los relacionados al ejercicio y la dieta. La prevención desde la infancia es clave.

«Se trata de un sector de la población al que se le debe enseñar a comer y a mantener hábitos de ejercicio. En España, contamos con la ventaja de la dieta mediterránea que es la más indicada para prevenir el riesgo vascular», concluye el doctor Baixauli, internista del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD