La prevalencia de consumo para estos tramos es, en general, superior en las chicas que en los chicos

El 78% de los jóvenes de entre 14 y 18 años han probado el alcohol

Lunes, 13 Diciembre 2021 16:27

El Ministerio de Sanidad ha publicado la primera edición de la Monografía de Alcohol del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, elaborada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, que recoge la información más relevante sobre el consumo de alcohol y sus consecuencias en España.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se producen tres millones de muertes en el mundo debido al consumo de alcohol. Por ello, todos los años se celebra el Día Mundial sin Alcohol con el objetivo de concienciar en la necesidad de adoptar medidas encaminadas a reducir el uso nocivo del alcohol y la carga sanitaria y social que provoca su ingesta.

En este sentido, el alcohol supone en nuestro país un importante factor de riesgo de carga de enfermedad y mortalidad. De hecho, es la sustancia psicoactiva más consumida por la población general en todas las edades. No obstante, el problema es especialmente preocupante entre las personas jóvenes y menores, que además son más vulnerables a sus efectos.

En 2018/19, el 77,9% de los estudiantes de 14 a 18 años reconoció haber consumido alcohol alguna vez en la vida, el 77,5% algún día en el último año y el 58,5% en el último mes. La prevalencia de consumo para estos tramos es, en general, superior en las chicas que en los chicos. El inicio del consumo en ambos sexos se sitúa en los 14 años de media. Asimismo, se apreció un repunte de intoxicaciones etílicas agudas y binge drinking en todos los tramos de edad y en ambos sexos. En el grupo de menores de edad (14 a 17 años) un 47,1% de los chicos y un 52,3% de las chicas dice que se ha emborrachado alguna vez. En concreto, en el grupo de 15 y 16 años, la prevalencia en los últimos 30 días fue del 17%, por encima de la media europea que se sitúa en el 13%.

CCOO ACTO MAYO ENTRETEXTO

Este consumo intensivo se asocia en muchas ocasiones, además de a los efectos directos del alcohol sobre la propia fisiología y desarrollo neurológico, a determinadas conductas de riesgo. Por ejemplo, el 2,7% de los estudiantes reconoció haber conducido un vehículo bajo los efectos del alcohol en el último año, y el 17,2% dijo haber viajado como pasajero en un vehículo conducido por alguien que estaba bajo los efectos del alcohol (el 20,5% de las chicas y el 17,2% de los chicos). Además, el 16,9% dice haberse visto implicado en una pelea o agresión y el 30,6% haber mantenido relaciones sexuales sin preservativo en esta situación.

En la población general de 15 a 64 años el consumo es también elevado (el 93% consumió alcohol alguna vez en su vida, el 77,2% durante el último año y el 63% durante el último mes), hecho que no ha disminuido en los últimos veinte años. Un 8,8% declaró consumir a diario. Se aprecia una consolidación del cambio en el patrón de consumo, alejándose del consumo diario tradicional. Los episodios de consumo intensivo son frecuentes (el 19,4% se emborracharon el último año y el 15,4% presentaron episodios de consumo intensivo o binge drinking en el último mes), mayores en los hombres y personas jóvenes, con tendencia ascendente en los últimos años.

Así, la población laboral muestra cifras de consumo de alcohol ligeramente superiores a las de la población general, con mayores prevalencias de consumo diario, que son más altas entre las personas en paro que entre las empleadas (10,9% y 9,4%, respectivamente).

En las personas mayores de 64 años, el consumo de alcohol está menos extendido que en la población de 15 a 64 años. Es superior entre los hombres, y se observa un mayor consumo diario, más consumo de vino, y menos consumos intensivos.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD