Imprimir esta página

nueva cabecera bg

El estrés, la incertidumbre, los cambios de hábitos causados por el confinamiento o incluso el teletrabajo han podido influir negativamente en la calidad del sueño de muchas personas.

El consumo de fármacos para dormir aumenta un 3% durante la pandemia

Los especialistas de la Medicina del Sueño tratan estas patologías Los especialistas de la Medicina del Sueño tratan estas patologías El consumo de fármacos para dormir aumenta un 3% durante la pandemia
Lunes, 29 Marzo 2021 13:17

Cuidar el sueño y adquirir hábitos regulares para lograr conciliarlo es crucial para la salud. Este año, la calidad del sueño cobra especial importancia debido a la pandemia, que ha hecho aumentar en un 3% el número de recetas de estos fármacos en la Comunitat Valenciana. El estrés, la incertidumbre, los cambios de hábitos causados por el confinamiento o incluso el teletrabajo han podido influir negativamente en la calidad del sueño de muchas personas.

oferta empleo entre-texto1

«El insomnio está estrechamente vinculado a la salud mental, por lo que una situación como la pandemia, generadora de estrés, miedo, ansiedad, incertidumbre o duelo mal resuelto pueden facilitar su aparición o empeoramiento», explica el médico especialista en Neurofisiología y experto en Medicina del Sueño del Hospital Clínico de València, Manuel de Entrambasaguas. En esta línea, estudios internacionales publicados tras la primera oleada mostraron una prevalencia de insomnio del 39 % entre los trabajadores sanitarios. El porcentaje se reducía al 19% en la población general, detalla De Entrambasaguas.

«Para muchas personas ha sido problemática la pérdida de diferenciación entre el espacio y el tiempo personal y laboral por el teletrabajo, la mayor carga en la atención a los hijos, las dificultades de convivencia, el temor por el empleo… El efecto sobre nuestras rutinas sociales y laborales, la disminución de actividad deportiva o en la naturaleza han podido afectar de forma negativa la sincronización de los ritmos circadianos, de los cuales el ciclo sueño-vigilia es el principal», explica el especialista.

Con todos estos condicionantes negativos, durante la pandemia, el consumo de hipnóticos y sedantes, fármacos utilizados como inductores del sueño, se ha incrementado levemente respecto al mismo periodo del año anterior. En este sentido, antes que tratamientos farmacológicos, las personas expertas insisten en algunas claves para que dormir no se convierta en una pesadilla: exponerse a la luz solar durante el día y realizar alguna actividad física, o evitar las luces blancas azuladas por la noche, como la que emiten las pantallas de los dispositivos electrónicos, porque hacen creer a nuestro cerebro que aún es de día.

«Dormir bien podría ayudar a superar las vivencias desagradables, a consolidar la memoria, ayudaría en la solución de problemas y potenciaría la creatividad. El dicho 'consultarlo con la almohada' tiene, por tanto, una base científica», apostilla Manuel de Entrambasaguas.

La dificultad para iniciar o mantener el sueño o el despertarse antes de la hora deseada son síntomas de insomnio, y se convierten en un trastorno cuando tienen consecuencias diurnas como cansancio, problemas de concentración o irritabilidad. «Quien duerma muy poco, lo haga demasiado, en situaciones inapropiadas o haga cosas extrañas durante el sueño debería consultarlo con su profesional médico para que le remita al especialista, por si pudiera presentar algún trastorno del sueño», coinciden en señalar los especialistas Paula Cases, jefa de Servicio de Neurofisiología, y Manuel de Entrambasaguas.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)