Desde DACAM reclaman apoyo económico, además de un centro acondicionado a los pacientes afectados

Torrente: «El daño cerebral es un problema que permanece oculto en la sociedad»

Viernes, 20 Noviembre 2015 17:28

torrente-dentroLola Torrente, presidenta de la Asociación ADACAM

oferta empleo entre-texto1

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) continúa siendo una de las enfermedades desconocidas en España. Una lesión súbita en el cerebro que produce secuelas a nivel físico, psíquico y sensorial, y que actualmente suma más de 32.000 afectados en la Comunidad Valenciana, de los que solamente 100 reciben algún tipo de ayuda o subvención.

El DCA puede estar causado por traumatismos craneoencefálicos; accidentes cerebrovasculares; tumores cerebrales; anoxias; infecciones y accidentes, entre otros. En concreto, el Daño Cerebral Adquirido es un daño causado por un agente interno o externo al sistema nervioso central, que produce la alteración o disminución de la conciencia. Esto puede conllevar la alteración de las capacidades sensoriales, físicas, cognitivas, emocionales y conductuales.

Además de las secuelas que se desarrollan y del giro que supone en la vida de los afectados, la situación se agrava por la falta de información y la escasez de centros que ofrecen tratamientos especializados que faciliten la recuperación completa de los afectados por DCA. «Cuando pasa algo de esto no hay nada, no sabes qué hacer ni a dónde acudir», explica Lola Torrente, fundadora de la Asociación de Daño Cerebral Adquirido para Adultos y Menores.

Fue precisamente a partir de una experiencia personal cuando ella misma fue consciente de la gran necesidad que entonces le urgía para la que no encontraba respuesta. Por ello, la empresaria local Lola Torrente decidió fundar ADACAM, la primera asociación dedicada al Daño Cerebral de la comarca. Tal y como Torrente confiesa «es un túnel en el que cuando entras parece no haber salida, es todo oscuro, no te dan soluciones».

Son tres las áreas en las que se centra ADACAM: pacientes, familiares y asociados. Con el objetivo de promover una recuperación que garantice calidad de vida y autonomía a los pacientes, el equipo de profesionales, voluntarios y los asociados trabajan para devolver la ilusión a los enfermos por DCA, tratando de recuperar a aquellas personas que en su día fueron. Tras casos en los que los pacientes atraviesan una experiencia de Daño Cerebral, «las personas pasan de tener su autonomía a ser dependientes», según explica Torrente. Ocurre que, tanto el paciente como el familiar, han de empezar su vida de nuevo, por lo que hay que adaptar la vivienda y en general, su vida. «Intentamos que todo esto no sea un drama, que sea una unión y algo con lo que hay que convivir», aclara la fundadora de ADACAM.

Banner Telegram eleco (interior)

En lo que respecta al entorno familiar, desde la asociación del Camp de Morvedre se preocupan de prestar ayuda y tratar de dar «un respiro» a los familiares de los afectados; apoyo psicológico, para poder enfrentarse a la situación, pero también económico, pues en muchas ocasiones los familiares han de dejar sus vidas y puestos de trabajo para cuidar al enfermo.

Además, otro de sus fines es tratar de intentar dar claves para poder detener un posible daño cerebral antes de que éste ocurra, pues desde ADACAM aseguran que «hay casos que sí que se detectan y si se cogen a tiempo prácticamente no son nada». Para ello, uno de los consejos principales que dan desde la asociación es acudir al médico y hacerse las pruebas que se precisen con la mayor brevedad posible, cuando aparezca el primer síntoma. Asimismo, resaltan la vital importancia que tiene la rehabilitación durante el proceso de curación del paciente y la atención rápida para tratar de solventar el problema.

Gracias a este proyecto fundado hace cuatro años, aunque lleva dos en funcionamiento, al fin la ciudadanía tiene un lugar acudir en caso en los que su vida da un vuelco tan inesperado. «Es importante que la gente no nos aparque y quedemos en el olvido; esto es un problema que permanece oculto, hasta que te pasa a ti», confiesa Lola Torrente.

Pero si algo se necesita para promover esta incitativa es dinero, de lo que precisamente carece ADACAM, además de colaboración y nuevos miembros voluntarios que presten su mano como apoyo a quienes más lo necesitan. También la asociación destaca el trabajo tan necesario de los asociados, los que permiten llevar a cabo los proyectos que se están haciendo para el paciente. «El asociado nos va a ayudar con su aportación porque aunque parezca poca, es mucha. Si somos muchos al final la aportación es muy grande», destaca la también empresaria local.

A pesar de sus cuatro años de trayectoria trabajando, es ahora cuando la Asociación comienza a ver sus primeros logros; charlas, conferencias y jornadas para niños son algunas de las actividades que desde ADACAM han llevado a cabo este último año. Para el próximo mes, en el que se avecinan fiestas navideñas, la asociación plantea la posibilidad de colaborar en los mercadillos con tal de poder darse a conocer. «No podemos hacer muchas más cosas porque todavía no tenemos tanta fuerza como nos gustaría. Con los recursos que tenemos preferimos hacer menos cantidad de actividades, pero de calidad».

Ya son más de 500 los casos de pacientes enfermos por Daño Cerebral Adquirido en Puerto de Sagunto, personas a las que, según la fundadora de ADACAM, «parece que se les tiene en el olvido, cómo si no tuvieran derecho a recuperar su vida».

Para ello, desde la asociación buscan ofrecer toda la ayuda que requieran los pacientes afectados. En cambio, con su voluntad no basta. «Necesitamos que las autoridades sepan que estamos aquí, que nos ayuden con la financiación para poder adquirir toda la aparatología posible que requieren los pacientes», señala Torrente.

Desde ADACAM niegan haber recibido algún tipo de ayuda por parte de la administración, a excepción de una subvención que obtuvieron, en una ocasión, de La Caixa. «Las pocas ayudas que había se han suprimido, y por el momento no hemos recibido nada del Ayuntamiento». Además, Lola Torrente manifiesta que el espacio en el que se ven obligados a trabajar, no está lo suficiente adaptado ni cuentan con las herramientas necesarias. Por lo tanto, su objetivo actual es perseguir que se les conceda un espacio adecuado que les permita «ofrecer a los pacientes las sesiones que precisan».

Ante la delicada situación que atraviesa ADACAM, su presidenta afirma subsistir por los voluntarios y a los socios, que ya ascienden a 100 personas, gracias a los que la asociación está creciendo. «Para nosotros ya es todo un logro», apunta Torrente, quien anima a todas las personas a que colaboran con los recursos que puedan con tal de alcanzar los retos pautados. Para ello, desde  ADACAM ofrecen la posibilidad de que toda una familia se haga socia por la cuota trimestral de 15 euros. Desde la asociación resaltan la ilusión con la que todos los miembros trabajan en el proyecto, «estamos empezando y es muy difícil pero no imposible. El que trabaja consigue y todo granito hace montaña. Podemos tener una montaña más grande de lo que imaginamos».

Aunque Lola Torrente asegura que el mayor reto ha sido poner en marcha ADACAM, alerta de que todavía hay mucho trabajo por hacer. Ahora su meta más próxima es la de poder atender a todas las personas que realmente lo necesitan, mientras observan cómo el paso del tiempo devuelve esas  sonrisas e ilusiones que en su día se llevó.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 04 Diciembre 2015 23:20

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD