La infantería

Viernes, 02 Diciembre 2022 21:07

A finales de la semana anterior conocíamos la noticia de que la administración autonómica decretaba la caducidad del expediente iniciado a instancias de la APIPS para declarar Bien de Interés Cultural el Horno Alto núm. 2. Por lo visto, las presiones han pesado más que las razones. Suele ocurrir. Sin embargo, esa mala noticia se ha eclipsado con un buen montaje, verán, este miércoles se ha hecho coincidir, con un estrecho margen horario, la jornada de puertas abiertas de la antigua Nave-Almacén de Efectos y Repuestos que, en un futuro albergará el Museo Industrial, con la presentación en el mismo edificio de un nuevo número de Braçal, la revista del Centre de Estudis del Camp de Morvedre. La verdad es que la Fundació de la Comunitat Valenciana de Patrimoni Industrial i Memòria Obrera de Port de Sagunt, en colaboración con el Ayuntamiento del municipio, que tanto monta, monta tanto, han estado muy avispados para que el flujo de un evento le diera más brillo al otro y viceversa. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y la infantería se moviliza por la victoria en la lucha final. Hasta los de Iniciativa Porteña se han hecho de notar, en este propagandístico evento, con el despliegue de una pancarta grandísima donde se podía leer: «Museo vacío = Fraude de Darío» y «salvemos el patrimonio porteño».

No cabe ninguna duda de que terminar el edificio que albergará el futuro museo industrial es un avance, sobre todo, si tenemos en cuenta que llevamos esperando once años, lo cual es absolutamente inaudito. Habrá que ver cuánto tiempo tardaremos todavía en vestir el santo, de ahí que los de IP hablen de un museo vacío. Si está vacío, no es un museo, lo digo por matizar, será, de momento, un contenedor cultural. No está mal, pero, después de tantos años, resulta un poco decepcionante. También se habló el miércoles del archivo histórico industrial, de lo bien que podrá quedar en el futuro museo. Un archivo que costará un dineral organizar, clasificar y digitalizar, porque así, conforme está, amontonado en no sé cuántas cajas, la verdad es que sirve de bien poco. Ya ven que aquí la gente habla con mucha ligereza.

Todavía no sé cuál es el verdadero motivo por el que nuestro Ayuntamiento, cuando era alcalde Francesc Fernández, se empeñó en asumir la Fundació de la Comunitat Valenciana de Patrimoni Industrial i Memòria Obrera de Port de Sagunt, sabiendo, como sabía, que no tenía dinero para mantenerla en condiciones. Tan mal ha rodado esta entidad, que hasta el gerente se marchó huyendo el 8 de octubre de 2020, cansado de que nadie le hiciera ni caso y de ver que aquello se moría por inanición. Entretanto, ya ven, el horno alto sigue esperando su oportunidad. Es lo que hay.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Al límite Dando la nota »

 

 

SUCESOS

SALUD