Reduflación

Viernes, 08 Julio 2022 21:09

Seguramente, la mayoría de los consumidores no se han percatado, cuando van al supermercado, de que muchos artículos que forman parte de la habitual cesta de la compra, costando lo mismo o, incluso, unos céntimos más, tienen menos peso. Esta práctica se conoce como reduflación. Se trata, ni más ni menos, de una subida camuflada de precios, porque, en el mejor de los casos, terminas pagando lo mismo por menos cantidad. Esta martingala comercial que se aplica desde hace meses, mucho antes, desde luego, de que estallará la guerra en Ucrania, también se da en la administración pública, aunque de otra forma.

Cuando todos los partidos políticos huyen de subir impuestos, porque suele ser una medida muy impopular, lo que se hace es reducir servicios, con lo cual, a los contribuyentes también se les aplica la reduflacción, puesto que, pagando lo mismo, reciben bastante menos. Este podría ser el caso, por ejemplo, de lo que sucede con la Sanidad, que está hecha unos zorros, aunque en el ámbito municipal tenemos en el Ayuntamiento de Sagunto otro gran espejo donde mirarnos.

Efectivamente, en el consistorio saguntino el gasto corriente y de personal se ha disparado. La plantilla municipal ha pasado en poco más de un año de 710 a 771 personas. Con esta situación de gasto, la recaudación real que tiene esta hacienda local cada año a través de los impuestos, tasas y las transferencias de otras administraciones, que ronda los 70 millones de euros, se emplea en su práctica totalidad para atender las diferentes partidas del consistorio, por lo que apenas quedan fondos disponibles para financiar las obras municipales más elementales.

No cabe duda de que la ciudadanía de Sagunto cada vez recibe menos servicios o de menor calidad, aunque sigue pagando lo mismo. Es clamorosa la queja vecinal por la suciedad de las calles, los baches y boquetes que no se reparan o la cantidad de cucarachas que nos invaden, pero estas quejas solo son la punta del iceberg. La tradicional y arraigada Universidad Popular está amenazada y las becas para los alumnos del Conservatorio de Música que residen en Sagunto se verán igualmente afectadas, de hecho, las del curso 21-22 se han anulado, puesto que esta actividad ha sido informada desfavorablemente por parte de la Dirección General de Administración Pública, al no ser posible realizar competencias distintas a las propias que por ley le corresponden a las entidades locales.

Si para hacer obras municipales hay que pedir dinero prestado y si, como estamos viendo, con lo que se recauda no se llega a todo, o se suben impuestos o el ayuntamiento tendrá que vender alguna joya de la corona para hacer caja. Estoy pensando en la SAG. Atentos.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « El Saguntino 16.000 euros »

 

 

SUCESOS

SALUD