Obras y razones

Viernes, 10 Junio 2022 21:09

La verdad es que no hace falta tener una visual muy afilada para darse cuenta de que el Puerto de Sagunto está, literalmente, abandonado. Tanto es así, que esta opinión se extiende entre amplios segmentos de la ciudadanía, incluso entre sectores progresistas. Es que, como decía mi madre: «Obras son amores, que no buenas razones». Veamos unos ejemplos nítidos. El solar de la Alameda lleva en la misma situación desde primeros de marzo de 2007, que es cuando derribaron las edificaciones que había en ese terreno, me refiero a las oficinas de la desaparecida Compañía Minera de Sierra Menera y, sobre todo, a la histórica Escuela de Aprendices, la primera que tuvo el Puerto, que se puso en marcha como centro educativo en el curso 1911-1912. Ya hace más de un siglo. Si es inaudito que ese solar lleve quince años muerto de risa, todavía es más incomprensible que uno de los edificios más representativos de los orígenes del Puerto de Sagunto se derribara sin ninguna contemplación.

Claro que, en aquella legislatura municipal, la de 2003-2007, también intentaron suprimir el topónimo del Puerto y construir pisos de lujo en el no menos emblemático estadio del Fornás, que se inauguró en 1929. Todo un pelotazo urbanístico que, afortunadamente, se pudo frenar. Vista ahora toda la secuencia, desde la lejanía, parece que alguien quería matar varios pájaros de un tiro, suprimiendo buena parte de las señas de identidad porteñas.

Pero volvamos al asunto del solar. La Alameda es un lugar céntrico del Puerto que presenta un aspecto lamentable porque existe un terreno abandonado sin que, en quince años, se haya hecho nada desde el Ayuntamiento por buscar una solución. Si la propiedad lleva años sin cumplir con su compromiso de construir el hotel y las viviendas, que para eso se le concedió la correspondiente licencia, está claro que el consistorio debería de hacer algo. El actual concejal de Urbanismo, Francesc Fernández, en diciembre de 2019 nos anunció que el Ayuntamiento de Sagunto estaba trabajando para que los terrenos de la Escuela de Aprendices fueran públicos, ya sabemos que las cosas de palacio van despacio.

Otro lugar simbólico del Puerto, naturalmente, es la Plaza de Bilbao, que sigue esperando que alguien se acuerde de ella. Su estado de abandono es palmario, pese a ser uno de los enclaves más antiguos del núcleo porteño. En el pleno municipal ordinario celebrado en junio de 2018, se tomó el acuerdo de resolver el proyecto con los votos favorables de todos los grupos municipales, excepto PP e IP que se abstuvieron. Han pasado ya cuatro años y ni un solo avance se ha producido. Ya sé que hemos pasado la pandemia y que ahora estamos con la guerra de Putin. Así estás las cosas.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Así seguimos Insostenible »

 

 

SUCESOS

SALUD