Llamativo

Viernes, 22 Abril 2022 21:08

Este domingo se celebra en Francia la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Los franceses lo tienen muy sencillo, para que no salga electa Marine Le Pen, tendrán que votar a Emmanuel Macron, aunque también se pueden quedar en casa o votar en blanco. En España ya estamos cogiendo la misma marcha, un PP sumando con Vox, o un PSOE con casi nada sólido a su izquierda. Llamativo, ¿Verdad? También me chirrea bastante que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, insista una y otra vez en que Europa deje de financiarle la guerra a Vladímir Putin, comprándole gas a Rusia, sobre todo, Alemania, pero nadie le hace caso. Lo cierto es que los ucranianos lo tienen la mar de fácil, el gaseoducto cruza su territorio, ¿no? El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, también me ha sorprendido mucho con su propuesta de bajar los impuestos. Ya sé que a todo el mundo le gusta esa música, pero esperaba algo más genuino, la verdad. Esto es lo mismo que decía Pablo Casado, aunque he de reconocer que el gallego lo hace con más aplomo. Ya se sabe que la experiencia es un grado.

Lo de bajar impuestos siempre termina machacando el mismo clavo: el estado del bienestar, que cada vez es más escuálido, lo estamos viendo, por ejemplo, con la Sanidad, aunque no es el único caso. La administración está pelada. Si queremos que se rehabilite la fortificación del Grau Vell, tenemos que pedirle una concesión a Costas y correr nosotros, como Ayuntamiento de Sagunto, con todos los gastos. Si optamos por adecentar el cauce del río, que está hecho unos zorros, como la Confederación hidrográfica del Júcar no tiene un clavel, debe ser el municipio el que se haga cargo del gasto, eso sí, previa autorización. Si, como parece, se quiere remodelar el paseo marítimo en la siguiente legislatura, tenemos que presentarle proyecto a Costas. Si es de su agrado, nos darán la concesión para que nosotros corramos con los gastos, que, en este caso, también subirán un buen pico. Hablaban de tres millones de euros o más. Por cierto, proteger la Montaña de Romeu si, finalmente, sigue vigente la declaración de Paraje Natural Municipal, también nos costará un buen dinero todos los años. Aquí, parece que la máquina de imprimir billetes la tenemos en el sótano del palacio consistorial.

Al final, lo que no pagas a la entrada, lo abonan a la salida, porque si los ayuntamientos tienen que asumir competencias de otras administraciones, está claro que los impuestos municipales se terminan utilizando para cubrir esas carencias. Las amas o los amos de casa, que de todo hay, lo tienen muy claro, si gastas más de lo que ingresas, entras en déficit o ahorro negativo. Meridiano.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Incorpóreo Ocho años »

 

 

SUCESOS

SALUD