Los cromos

Viernes, 28 Enero 2022 21:08

Era cuestión de tiempo que se precipitara el cambio en la dirección general de la SAG y parece que ese momento ya ha llegado. La consejera por Ciudadanos, Pilar León, ha solicitado la convocatoria de un consejo de administración extraordinario para formalizar el cese del primer directivo de esta empresa. Las dos veces que lo intentó el alcalde, Darío Moreno, salió mal porque faltó un voto, pero, al final, Salvador Montesinos ha negociado con el PSOE un, digamos, cambio de cromos.

En los últimos meses han arreciado, un poco artificiosamente y pensando en ir preparando el terreno, las críticas sobre el funcionamiento del servicio de limpieza en el municipio. Aunque el alcalde siempre ha esgrimido en su defensa o descargo que las cosas van como van porque la oposición no le ha permitido, hasta la fecha, sustituir al gerente. Cierto. Sin embargo, los que conocen bien esa empresa saben que propiciando ese relevo no se resolverán los problemas que tiene la compañía. Ojalá fuera tan fácil. Cuestión distinta es que el PSOE, legítimamente, quiera colocar en ese puesto a una persona de su confianza.

No es ningún secreto que esta empresa acaparó en 2020 un 20,71% de los ingresos reales que tuvo el Ayuntamiento de Sagunto. Su plantilla no ha dejado de crecer desde que los progresistas y nacionalistas gestionan el consistorio, de hecho, en 2015 registró un empleo medio de 329,66 y en 2020 fue 438,38 personas, o sea, más de un 25%. Esto sucede, sobre todo, porque el absentismo laboral, además de ser un mal endémico, es bastante elevado. En 2017 y 2018 fue del 26%, en 2019 descendió hasta el 24% y en 2020, año de la pandemia, alcanzó el 33%. Con estos porcentajes, absolutamente inaceptables para cualquier empresa, es lógico que haya tenido que incrementarse la plantilla y, aun así, no se hayan podido cubrir todas las necesidades que tiene la empresa.

Por eso digo que cambiando al gerente no se van a resolver los problemas de la SAG, incluso con el mismo director y un mayor respaldo del consejo de administración, sí se podrían haber introducido las medidas correctoras para, por ejemplo, reducir el absentismo hasta parámetros admisibles. No se ha hecho porque hay que apretar muchas tuercas, lo cual puede deparar sorpresas que, probablemente, no estén dispuestos a soportar los partidos políticos que gobiernas el consistorio. Meter a la SAG en cintura no será tarea sencilla, requiere de medidas impopulares que, sí o sí, tendrían contestación por parte de la plantilla y, lógicamente, un coste político para los gestores municipales, de ahí que nadie quiera ponerle el cascabel al gato. Al final se ha tomado una solución futbolística, en vez de reestructurar la plantilla a fondo, se cambia al entrenador. Es lo más fácil.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Muy cómico Buena salud »

 

 

SUCESOS

SALUD