Insostenible

Jueves, 30 Diciembre 2021 21:09

Se acaba 2021 y seguimos con la pandemia en danza, ya vamos por la sexta ola, eso sí, con dos o tres dosis de la vacuna en el cuerpo, según los casos. Acabamos este ejercicio sin aprobar los presupuestos municipales de Sagunto para el año 22. El concejal de Hacienda, Javier Raro Gualda, sí mostraba muy buena disposición el pasado octubre para cubrir este trámite antes de que concluyera el vigente ejercicio, pero, visto lo visto, no va a poder ser. Teniendo en cuenta que el gobierno municipal ya dispone de una oficina para la gestión del presupuesto y que goza de mayoría suficiente para poder aprobarlo en el pleno sin despeinarse, está claro que ha tenido que ocurrir algo de calado para que no se haya podido cumplir este trámite dentro del plazo.

Como el Ayuntamiento de Sagunto ha llegado ya a la situación de tener que endeudarse para poder financiar las inversiones, ya hemos visto lo que ha pasado, que aquellas actuaciones contempladas en el presupuesto de 2021, que se iban a financiar total o parcialmente con un préstamo de 7,5 millones de euros, han quedado suspendidas porque, como el Ayuntamiento de Sagunto cerró 2020 con déficit, la Generalitat no le autorizó a incrementar el endeudamiento con la firma de un nuevo crédito. Es lo que tienen las reglas de estabilidad. Como digo, este serio revés ha supuesto que las obras previstas para este año se tengan que aplazar para el 2022, suponiendo, claro está, que este 2021 se acabe con superávit, pues si se cierra con déficit, como ocurrió en 2020, y no se autoriza al Ayuntamiento para que pueda endeudarse, será difícil que, sin dinero fresco, se puedan financiar las obras.

Todo esto sucede porque el Ayuntamiento dispone cada vez de menos recursos propios. Es verdad que, durante 2020, con todo el lío de la pandemia, hubo que hacer un mayor esfuerzo económico para ayudar a los sectores más vulnerables y, al mismo tiempo, también se recaudó menos. Veremos, cuando se haga el cierre del ejercicio, si este 2021 sucede algo parecido. En ese caso, ya sabemos que no se podrá pedir ningún préstamo para financiar las inversiones, pero no pongamos el carro delante de los caballos. Esperaremos acontecimientos para ver por qué se ha quedado pendiente para el año próximo algo que estaba tan a la mano, como era la aprobación del presupuesto municipal 2022.

Lo que sí que está claro es que hay que invertir esta dinámica, porque algo tan importante para este municipio, como son las inversiones, no puede estar sujeto a préstamos. La solución, desde luego, no pasa por subir los impuestos, sino por reducir el gasto corriente. Que tengan un buen año 2022.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Jueves, 30 Diciembre 2021 22:49

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « El timo La recta final »

 

 

SUCESOS

SALUD