Feliz Navidad

Jueves, 23 Diciembre 2021 21:07

Cumpliendo con mi costumbre no quiero dejar pasar el año sin felicitar la Navidad a todos los lectores del El Económico. Y este año quiero hacer especial hincapié en el título de este escrito: FELIZ NAVIDAD. Si, Navidad, aunque parece ser que hay a quien molesta esta palabra y la han querido quitar de algunas celebraciones. Vamos que la antipatía hacia la religión católica es tal que quisieran borrar toda referencia a la misma. Y esto lo estamos viendo, sobre todo, en los organismos oficiales, pero les va a ser difícil cambiar la tradición de que el pueblo llano cambie el nombre de estas fiestas por el de “solsticio de invierno” (instante en que el “sol” en el cielo se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste, hecho que ocurre entre el 21 y el 22 de diciembre todos los años, en el caso del hemisferio norte, y entre el 20 y 21 de junio en el hemisferio sur). Con lo sencillo que es seguir con la tradición y celebrar el nacimiento del Niño Dios en la Nochebuena del 24 al 25 de Diciembre.

Y es que últimamente hay quienes pretenden despojar a la Navidad del verdadero sentido, aunque, como en esta ocasión, traten de manchar el envoltorio para no dar importancia al regalo, que es inmenso. Nada menos que Dios hecho hombre. Un Niño que fue y sigue siendo todo Amor, que nos incita al amor, no el odio; al perdón y no a la venganza. Un Niño que cada año se nos vuelve a dar por estas fechas: Jesús quiere volver a nacer para que participemos de su Amor, para recordarnos su último mandamiento: Amaos unos a otros como yo os he amado. Un amor sin límite “Como el Padre me Amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor”.

Definimos el amor como aquel sentimiento de afecto, cariño, solidaridad que una persona siente hacia otra y que se manifiesta generalmente en desear su compañía, alegrarse con lo que se considera bueno para ella y sufrir con lo que se considera malo. Así es el amor de Jesús, que transforma nuestras vidas, ese que nos da paz absoluta, porque el propio “Jesús” es perfecto e inigualable sinónimo de amor, un Regalo que se nos da en Nochebuena invitándonos a alegrarnos y regocijarnos por contar con tan importante presencia. Claro está que tenemos que aceptar el regalo y para ello, libremente, quienes deseamos recibirlo debemos hacer un hueco en nuestro corazón, que se convierte en pesebre para que Jesús pueda nacer en cada uno de nosotros.

Con la esperanza de que lo disfrutemos y practiquemos todo el año sus enseñanzas. ¡Feliz y alegre Navidad a todos!


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Más en esta categoría: « ¿Incultura o protagonismo?

 

 

SUCESOS

SALUD