Otra vez Almardà

Viernes, 03 Diciembre 2021 21:09

Finalizando 2021, todavía hay alrededor de 1.000 viviendas en Almardà que no tienen instalada el agua potable. Parece mentira que en pleno siglo XXI pasen estas cosas, pero es verdad. Se nutren de los pozos de Almardà y Malvasur, que proporcionan un suministro no apto para el consumo humano, al contener nitratos, plaguicidas y sulfatos, en valores superiores a lo legalmente establecido. Que este suministro no es potable se sabe desde 2013, pero, en aquellas fechas, no se había desarrollado la canalización necesaria para poder llevar el agua potable hasta estas viviendas. Ahora, que sí está disponible, falta que se cedan las redes de distribución al Ayuntamiento.

Recuerdo que cuando PSOE, PP y Bloc, hoy Compromís, decidieron constituir la empresa mixta del agua, con la creación de Aigües de Sagunto, hubo dos aspectos que se explotaron a fondo para justificar esta medida de corte neoliberal, que, por cierto, ya la planteó el Partido Popular en 1997, cuando ocupaba la Alcaldía de Sagunto el popular Silvestre Borrás, después de prosperar el voto de censura contra el socialista Manuel Girona. Efectivamente, uno de los argumentos que esgrimieron estos partidos para vender las bondades de la privatización del ciclo integral del agua que gestionaba el Ayuntamiento de Sagunto, fue, precisamente, que la empresa mixta Aígües de Sagunto llevaría el suministro a las viviendas de Almardà, pero lo rigurosamente cierto es que faltando un mes escaso para concluir 2021, sigue habiendo un millar de usuarios sin agua potable en esta parte del municipio. Un poco tercermundista sí que es, ¿verdad?

La otra ventaja que tendríamos los vecinos por privatizar la gestión municipal del agua es que el Ayuntamiento de Sagunto percibiría del socio tecnológico, el que formaría parte de la futura sociedad mercantil, un canon por una cuantía de 12,5 millones de euros. Sin tan siquiera sonrojarse, nos engañaron a todos como a chinos. El Ayuntamiento, que andaba escaso de tesorería, gracias a los manirrotos que lo gestionaban en el momento de aprobarse la privatización, ingresó esa cantidad, pero de gratis nada, somos los ciudadanos los que estamos devolviendo ese capital a razón de medio millón de euros al año, que se nos repercute en el recibo del agua. Aigües de Sagunto tiene una concesión por un cuarto de siglo, pues bien, en los primeros doce años que han transcurrido desde su constitución, los vecinos ya hemos devuelto 6,5 millones de euros de esos fondos que ingresó el Ayuntamiento en 2007. Menuda cabra nos vendieron. A ver si cuando las mil viviendas de Almardà se incorporen a la red de suministro de Aigües de Sagunt, baja algo el precio del recibo, al repartirse entre más gente el pago de esa cuantía. En fin, cosas de la condición humana.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Hartazgo Malas decisiones »

 

 

SUCESOS

SALUD