Dos tazas

Viernes, 01 Octubre 2021 21:09

En el pleno de ayer jueves, Iniciativa Porteña, por una confusión, votó en contra de la segregación de la zona residencial de Los Monasterios, que está más cerca de Puzol que de Sagunto. Dicho así, en seco, parece que los del partido porteño se han reconvertido en una suerte de nacionalistas al estilo del Bloc, que están a favor de que se constituyan Els Països Catalans, separándose, obviamente, de España, pero, al mismo tiempo, se oponen a que los porteños consigan independizarse de Sagunto. Esta posición parece contradictoria pero realmente no lo es.

Se está a favor de que tres regiones ricas de España se unifiquen y separen del país para no compartir la riqueza con las comunidades pobres y se rechaza la segregación de los porteños para que Sagunto no se vea privado de la riqueza que genera el núcleo costero. Como se ve nítidamente, se trata de la misma motivación: en un caso no compartir riqueza y, en el otro, no perderla.

Sin embargo, la aspiración de Los Monasterios nada tiene que ver con una segregación clásica, como la que propugnan desde IP. Es más, ni una ni la otra siquiera se asemejan al proceso secesionista que legítimamente defiende un amplio segmento, no mayoritario, de la sociedad catalana. Los que residen en Los Monasterios están hartos de pagar tributos al Ayuntamiento de Sagunto, que, visto lo visto, los tiene poco menos que olvidados. Como están al lado de Puçol, han pensado, con muy buen criterio, que segregándose de Sagunto y uniéndose a Puçol mejorarán significativamente los paupérrimos servicios municipales que ahora les prestan.

Ni que decir tiene que si el Ayuntamiento de Sagunto cuidara bien a sus administrados, independientemente de donde vivan, todo el mundo estaría muy satisfecho con el trato que recibe, pero como, desgraciadamente, no es así, ahí está Almardà, por ejemplo, es lógico que la gente se busque la vida. Es legítimo que los vecinos de Los Monasterios quieran unirse a Puçol, porque piensan que así van a mejorar, como también es sensato que exista un pensamiento, bastante extendido entre los porteños, de que separándose de Sagunto les iría mucho mejor.

Aunque no se termina de entender, el portavoz de IP, Manuel González, dice que votaron en contra de la separación de Los Monasterios por la confusión que se montó en el pleno cuando acudieron los trabajadores de Pilkington. Sea como fuere, lo cierto es que han aprovechado este lapsus para resaltar que IP votó en contra. Pero no hay mal que por bien no venga, el resultado final es que se habla de la segregación y se hablará en el próximo pleno, porque los de IP ya han anunciado que volverán a la carga para subsanar el error. ¿No querían caldo?, ¡pues ahí van dos tazas!


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « El bucle Todos »

 

 

SUCESOS

SALUD