Modo electoral

Viernes, 02 Julio 2021 21:09

No ha pasado desapercibido en círculos socio políticos que Darío Moreno llevara al pleno por segunda vez la integración del Consell Local Agrari en el Ayuntamiento de Sagunto. Se pensaba que decidió dar este paso porque tenía cerrado el acuerdo con algún grupo, desde luego, no con Compromís, que, a pesar de ser su socio de Gobierno, ya dejó claro que no estaba obligado porque en los Pactos de la Gerencia, firmados para formalizar el tripartito, no se incluía este asunto, por tanto, tenía que ser otro; probablemente Iniciativa Porteña, pero tampoco. Está constatado que la primera autoridad local llevó el asunto del Consell Local Agrari al pleno municipal a sabiendas de que no prosperaría, de la misma manera que probó suerte para cambiar al gerente de la SAG, sin tener el tema bien amarrado, razón por la que tampoco pudo lograr, en el segundo intento, el cese del primer directivo de la empresa de aseo urbano.

Podrá pensarse que estas cosas suceden porque Moreno es un hombre joven e inexperto, pues no es lógico plantear, por dos veces, asuntos que fracasarán, pero la lógica varía en función de la ubicación, de lo que se persigue. Darío Moreno, que al superar el medio mandato ya se ha puesto en modo electoral, ha querido exteriorizar que, por culpa de Compromís, el Consell Agrari nos saldrá a todos los ciudadanos mucho más caro, lo cual, más pronto o más tarde, terminará afectando también a los propios agricultores, que deberán tomar buena nota. Sobre la SAG, pues tres cuartos de lo mismo. Los partidos de la oposición y Esquerra Unida son los responsables de que la empresa de limpieza esté estancada, sin ideas innovadoras, y, entretanto, la ciudad sucia.

Al final, Darío Moreno escenifica con bastante éxito que zozobran aquellas iniciativas para mejorar el municipio porque otras fuerzas políticas ponen palos en las ruedas, no solo la oposición, también sus propios socios de Gobierno, particularmente Compromís, que es su principal rival en el casco histórico. En definitiva, Moreno deriva responsabilidades y, al mismo tiempo, exterioriza que los siete representantes del PSOE en el Ayuntamiento de Sagunto no le proporcionan la fuerza necesaria para sacar adelante sus ideas modernizadoras y vanguardistas; que el conservadurismo reinante en el resto de los partidos es una rémora, una barrera que, en todo caso, se debería romper en las elecciones de 2023. Guardando mucho las distancias, esto es, aproximadamente, lo que ha pasado en Madrid. Isabel Díaz Ayuso quería una mayoría amplia que la pudiera liberar de las ataduras, es obvio que los madrileños entraron en el juego. Darío Moreno, desde la complicidad, persigue el mismo objetivo. Atentos.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Rumbo nítido La playa »

 

 

SUCESOS

SALUD