Medio mandato

Viernes, 11 Junio 2021 21:09

El 15 de junio de 2019 fue investido alcalde de Sagunto el socialista Darío Moreno, por tanto, nos encontramos ya a punto de sobrepasar el umbral del medio mandato. Moreno optó por una opción de poco riesgo, pues reprodujo un gobierno tripartito sustentado por Compromís y Esquerra Unida. Curiosamente, en la mitad de la legislatura hemos conocido que el incombustible Francesc Fernández no volverá a presentarse como cabeza de cartel, ni como componente de la futura candidatura de Compromís a las elecciones de 2023. No deja de ser llamativo que, faltando todavía dos años para los siguientes comicios, Fernández ya haya anunciado su marcha.

Ni que decir tiene que estos dos primeros años del mandato están marcados por la pandemia que, en cualquier caso, viene de perlas para justificar cosas injustificables en circunstancias de plena normalidad. Como he dicho en alguna oportunidad, el COVID se convierte en esa excelente capa que permite cubrirse bien y taparlo todo, derivando cualquier responsabilidad a tan extraordinaria situación. Que no se haya podido avanzar más, que todo haya ido más lento, no es culpa de los gestores, aunque lo sea, sino del virus.

Afortunadamente, la vacunación avanza a buen ritmo y muy pronto recuperaremos la normalidad previa a la declaración de la enfermedad. Es decir, todavía quedan dos años por delante para que se puedan impulsar los proyectos que, por H o por B, aguardan su momento. Ya sabemos que Esquerra Unida y Compromís aseguran que este mandato es, nítidamente, continuidad del anterior, de hecho, dos obras importantes, como el Pabellón Polideportivo, el situado junto al cementerio, y el IES núm. 5, que se tenían que haber iniciado en la pasada legislatura, se acometen ahora.

En lo que va de este mandato sí que se ha ganado en tranquilidad, con el nacionalista Francesc Fernández al frente de la Alcaldía, la legislatura pasada pareció, más bien, una persecución cinematográfica, de esas que empiezan captando el interés del espectador, con un sobresalto tras otro, pero que, por demasiado larga, termina cansando a los propios amantes del cine de acción. Darío Moreno, con ese talante cercano y conciliador, ha cambiado el ritmo, logrando que el estrés desaparezca y que la relación con el Gobierno consistorial sea estable.

Entretanto, en estos dos años de mandato que faltan, seguimos con asuntos de primer orden pendientes de resolución, como, por ejemplo: las playas del norte, zanjar el litigio de la desalinizadora, el puente sobre el río para unir las playas del Puerto y Canet, el nuevo pantalán, poner en hora el patrimonio industrial, actualizar el paseo marítimo, etc.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Una mala solución Asun Moll »

 

 

SUCESOS

SALUD