Sin complejos

Viernes, 11 Septiembre 2020 19:08

Parece poco ortodoxo que desde un Gobierno municipal de izquierdas o, para que nadie se ofenda, un gobierno progresista, se externalicen servicios consistoriales, es decir, lo que de toda la vida se ha conocido como privatizaciones. Sin embargo, el actual tripartito no tiene muchos complejos en esta materia y, desde luego, ha optado por avanzar en esta línea. Ya hemos visto este verano a los vigilantes de seguridad, que prestan un buen servicio, su hora de trabajo es más económica y, encima, se trata de un gasto variable. Cómo ven, todo son ventajas. Aunque, a decir verdad, en este asunto fue pionero el nacionalista Francesc Fernández y su compañero de partido Enric Ariño, que, siendo concejal delegado de la Policía Local, tuvo que recurrir a la seguridad privada para una noche de fin de año.

Ahora que nos hemos enterado de que el tripartito prepara la externalización de una parte de la comunicación del Ayuntamiento de Sagunto, todo parece indicar que se continuará avanzando en esta línea. Por lo que he leído, las notas de prensa las continuará gestionando el Gabinete de Comunicación. Lo que se va a externalizar de los diferentes departamentos municipales es todo lo relacionado con el diseño, la creatividad, la fotografía, el vídeo y su edición, la gestión de redes sociales, etc. Todo esto, reunido en un paquete, puede alcanzar una cuantía importante, probablemente de unos 300.000 euros anuales, poco más o menos, lo cual no está nada mal, sobre todo, porque aquí no se incluyen los gastos de impresión. Creo que este contrato mayor tendrá muchos novios.

La verdad es que en el Ayuntamiento de Sagunto poco ha importado que haya gobiernos progresistas o conservadores para que se hayan ido privatizando servicios. Casi todo está en manos de contratas, aunque, probablemente, la privatización más sonora fuera la del ciclo integral del agua, donde PSOE, PP y Compromís, se pusieron de acuerdo. Fue sonada, más que nada, porque ahora el recibo del agua le cuesta al ciudadano alrededor del doble, que, dicho así, sin anestesia, la verdad es que duele un poco.

Solo queda por privatizar la empresa de aseo urbano, la SAG, que sin ninguna duda es la última joya de la corona, pero ahí está, nadie, todavía, se atrevió a meterle mano. La verdad es que el servicio que presta esta compañía de capital público cien por cien, se ha deteriorado bastante, la gente se queja, y con mucha razón, de que las calles están más sucias que nunca, de que los contenedores están medio escacharrados, en definitiva, de que este servicio deja bastante que desear. Podría pensarse que se están creando las condiciones, exprofeso, para justificar su privatización. No sé, es un pálpito que ahí les dejo.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 11 Septiembre 2020 19:16

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « La Gerencia Gente coherente »

 

 

SUCESOS

SALUD