El interés

Viernes, 31 Julio 2020 19:08

Este lunes comenzaban las obras preparatorias para el asfaltado de uno de los dos aparcamientos de la playa, el situado junto a las pistas de tenis, que no es el que presentaba peor estado, pero sí el que se ha podido contratar por adjudicación directa, al ser el montante de la obra inferior a 40.000 euros. Téngase en cuenta que la Demarcación de Costas de Valencia daba la autorización para esta actuación el pasado 8 de julio y en menos de un mes se ha contratado a la empresa y se han iniciado los trabajos. Sin duda, todo un récord en la tramitación. El parquin situado detrás del antiguo edificio de Cruz Roja, que se encuentra mucho más deteriorado, precisa, por ser de mayores dimensiones, de un presupuesto del doble o el tiple, razón por la que no es posible la adjudicación directa de esta encomienda, de ahí que, por el momento, solo se asfalte uno de los dos.

En todo caso, esta intervención promovida en la etapa de Darío Moreno demuestra el poco interés que los anteriores alcaldes han tenido por solucionar el problema del aparcamiento. La verdad es que aquí todo el mundo saca pecho con las bondades turísticas que tiene el municipio, cuando, realmente, tenemos una fachada marítima que está hecha un asco. Si empezamos por el sur, vemos el malecón, que es una vergüenza monumental, los dos aparcamientos sin asfaltar, donde estacionas un coche y a los dos días no sabes de qué color es, los contenedores de la Avenida del Mediterráneo afean el entorno y huelen fatal, el canal de Ciudadmar sigue ahí y si ya nos marchamos al norte, vemos que las playas del Almardà, Corinto y Malvarrosa van de mal en peor.

Si el actual alcalde ha podido gestionar en un tiempo razonable las autorizaciones de Costas para asfaltar este aparcamiento, está claro que hace más el querer que el poder, es decir, que es cuestión de voluntad política. Si no se ha hecho antes ha sido porque no ha existido el debido interés. Por ejemplo, para Francesc Fernández fue más importante impulsar la Declaración del Paraje Natural de la montaña de Romeu y obtener la concesión de Costas para poder recuperar la fortificación del Grau Vell. Otro ejemplo, acuérdense de cuántos años se reivindicó que la Gerencia fuese pública, sin embargo, hasta que no se produjo el pacto entre el PP e IP, no se promovió la operación urbanística que, finalmente, posibilitó que la ciudad factoría pasara a ser de titularidad municipal. Esa permuta la podía haber hecho cualquier equipo de gobierno anterior, pero faltó el debido interés, que es lo que termina impulsando unos proyectos y dejando otros en el tintero. En definitiva, querer es poder y lo demás son excusas de mal pagador.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Sábado, 01 Agosto 2020 02:27

Lo último de Ignacio Belzunces Muñoz

Más en esta categoría: « Falsa alarma Juan Carlos I »

 

 

SUCESOS

SALUD