Humans Relations

Viernes, 25 Octubre 2019 16:36

Tengo la sensación de que las relaciones humanas en los tiempos actuales, tanto en empresas como instituciones, van a peor, son cada vez más frías, más convencionales e hipócritas. El que grandes empresas y corporaciones, tengan y mantengan sus bien dotados Humans Relations Departments con el fin de mejorar sus cuentas de resultados, no ayuda a tener una bonita ni fiable idea de las “relaciones humanas” actuales. Más bien resultan sospechosas de fomentar el individualismo frente a nuestro ser social.

Tenemos que estar atentos a no perder las conexiones positivas entre familiares, amigos y vecinos, es por lo que deberíamos conceder mayor atención al contacto humano real, a estar dispuestos a dar y recibir calor humano de manera directa y palpable. Las redes sociales están muy bien, son útiles y necesarias, pero resultan frías y distantes.

Continuando esta reflexión y en el mismo sentido, he de reconocer que está muy bien que nuestro ayuntamiento haya decidido rotular el nombre de Miguel Zaplana, Antonio Morcillo y otros ciudadanos destacados en algunas de las nuevas calles. Son personas que, por diversos motivos, han dejado su impronta personal y un buen recuerdo en sus conciudadanos. ¿Quién mejor merece ser recordado que aquel que ha contribuido a mejorar de alguna manera su pueblo?

Pero, a mi modo de ver, una distinción de ese tipo no concluye con encargar a algún operario especializado que rotule y ponga unas placas con los nuevos nombres a unas calles. Eso es a todas luces frío, desangelado, carente de valor humano, precisamente todo lo contrario de lo que se supone merecen las distinciones personales otorgadas a las personas homenajeadas y a sus familias y amigos.

Y esto ha sido así en esta ocasión hasta el punto de no haber ni siquiera comunicado a las familias el día, la hora y el lugar donde se pusieron las placas correspondientes. Los familiares se enteraron por la prensa, o por amigos o vecinos. Seguramente quienes tomaron esa decisión en la pasada legislatura no les pasó por su cabeza, que no saber apreciar es otra forma de despreciar. Faltó que el alcalde o alguien del anterior equipo de gobierno, o en su defecto cualquier concejal de la oposición, hubiesen reflexionado mínimamente sobre lo que significaba la total falta de empatía hacia las familias y a las mismas personas objeto de la distinción.

Por eso el grupo de teatro nomeARSE, acompañado de destacados miembros de la Sociedad Civil, corregiremos ese lapsus municipal reinaugurando el domingo día 27 a las doce de mediodía la c/ Antonio Morcillo en compañía de sus familiares y amigos. El acto tendrá lugar en la calle Antonio Morcillo. (junto al Elefante Blanco) Se trata de una fiesta cívica. Quedas invitad@.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 25 Octubre 2019 16:41
Más en esta categoría: « À Punt De soberbias »

 

 

SUCESOS

SALUD