Unamuno

Viernes, 25 Octubre 2019 16:38

Cuando una película de éxito nos muestra el rostro y la personalidad de una determinada figura que ha tenido más o menos relevancia en la historia de nuestro país, a menudo nos dedicamos a buscar información sobre ese personaje, para saber más de él o para contrastar la información que existe con la que nos ha brindado el director de la película. Eso es lo que ocurre con Miguel de Unamuno después de que Amenábar nos ofreciera un retrato de él de la mano sublime del actor Karra Elejalde, que encarna al intelectual vasco con una soltura admirable, haciendo un perfil extraordinario de su enorme humanidad, y presentándonos a un intelectual afinado, corrosivo y dubitativo, como parece ser que fue, que choca «in extremis» con Millán Astray (encarnado magistralmente por Eduard Fernández), el que fue gran propagandista del golpe militar, el primer general español en considerar a los medios de comunicación como el soporte de la política del siglo XX, que aupó a Franco, su gran amigo, al poder supremo, en el que se instaló el dictador hasta su muerte.

Otro personaje sobresaliente en la película de Amenábar es el general Miguel Cabanellas, masón y primer presidente de la junta militar de aquel grupo de sublevados, que mostró sus reservas en que fuera considerado Franco cabeza visible de aquel grupo de generales amotinados, al pensar, muy acertadamente, que si a Franco se le colocaba en un pedestal no habría nadie que lo moviera de allí. Y como no podía ser de otra manera, en una película de estas características, está también, como personaje importante, el propio Franco, que aquí se nos dibuja como un astuto conspirador, que con el apoyo de su hermano Nicolás y de Millán Astray, acaba siendo nombrado generalísimo, primero de modo provisional, «mientras dure la guerra», y más tarde con plenos poderes y sin tiempo límite.

De todas formas, y al margen de las características de todos los militares que aparecen en la cinta de Amenábar, que sólo son personajes secundarios en un contexto histórico, muy bien interpretados, eso sí, por los diferentes actores, a los que nada se les puede reprochar, y que tan bien se acoplan al físico de los personajes reales, hemos de centrarnos en el personaje verdaderamente importante, Miguel de Unamuno, para retratar de una forma somera al pensador incansable, del que se podrían escribir innumerables páginas, algo de lo que carecemos en el limitado espacio de este rotativo, ahondando en su personalidad controvertida y en sus firmezas intelectuales.

Unamuno fue uno de los grandes pensadores de los siglos XIX y XX, novelista, poeta, ensayista, dramaturgo y filósofo. Todo su bagaje cultural le permitió ser un sutil analista de la crisis que agitó las entrañas de la civilización con la llegada de la modernidad, lo que no le libró de meterse en la ciénaga ideológica de la guerra civil española, cayendo en el pozo que primero ayudó a cavar y del que no tardó mucho en intentar salir, al darse cuenta de que aquel grupo de generales sublevados, que querían salvar a la Patria, no iban a solucionar el problema de España sino que lo iban a agravar de una forma virulenta, dividiendo a la población más de lo que ya estaba dividida, mientras intentaban eliminar todo brote de ideología diferente a la de ellos, deshaciéndose sin ningún tipo de piedad de todo aquel que no aplaudiera sus métodos y su doctrina.

Quizá ahora queramos entender al personaje que nunca fue entendido en su época, que quiso llevar la razón al extremo, y que acabó discutiendo con todos, con los vascos, con los socialistas, con los falangistas, con los cristianos y con los ateos, pues en cuanto abrazaba una causa y se daba cuenta de las lagunas que poseía en su ideología, de inmediato se desentendía de ella y la criticaba, lo que provocaba que sus correligionarios acabaran mal con él. De cualquier forma, si quisiéramos resumir en una frase el sentimiento más profundo de Unamuno, deberíamos decir que, como todo gran pensador, era, al mismo tiempo «un hombre de intensas convicciones y de dudas profundas».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Lo último de José Manuel Pedrós García

Más en esta categoría: « Publicidad Titulados y autodidactas »

 

 

SUCESOS

SALUD