Ángeles sin alas

Viernes, 18 Octubre 2019 21:33

Durante la Misa celebrada en la Parroquia del Carmen, el pasado día 2 del presente mes de octubre, festividad de los Santos Ángeles Custodios, tuve ocasión de escuchar la acertada homilía que pronunció el franciscano D. Fernando Hueso Iranzo, Guardián del Monasterio de Santo Espíritu del Monte. Después de elogiar la gran labor que llevan a cabo los componentes de los distintos Cuerpos de Policía, llegó a describirles como auténticos “Ángeles sin alas”.

No puedo estar más de acuerdo con esta semblanza de quienes dedican toda su vida al servicio de los demás. Aparte de las tareas administrativos o de trámite diario que prestan en Comisaría y otras dependencias, estos agentes mantienen una continua lucha de investigación y operaciones contra el narcotráfico, terrorismo, delincuencia callejera, estafas a todos los niveles, seguridad ciudadana, etc. Eso sin contar la gran ayuda de vigilancia, socorro y protección que diariamente realizan en nuestras calles. Muchas veces es una labor a la sombra, silenciada, pero efectiva. En otras ocasiones actúan jugándose la vida por mantener el orden, protegiendo así los derechos de los ciudadanos. No hace falta citar ejemplos pasados, porque, desgraciadamente, en estos últimos días estamos siguiendo con estupor, irritación y tristeza los violentos disturbios que se están produciendo en Cataluña y las vejaciones, insultos y agresiones que sufren los cuerpos de seguridad que allí están encargados de mantener el orden. Realizan una labor que nadie quisiera hacer, sufriendo, pero siguiendo a rajatabla las órdenes que reciben. Mi reconocimiento hacia estas personas que dedican su vida a servirnos y protegernos.

Pero no sería ecuánime si no mencionase también a otro Cuerpo de Seguridad que hace muy pocos días festejaba a su patrona, la Virgen del Pilar: Nuestra Guardia Civil.

Fundada hace 175 años por el segundo Duque de Ahumada, la Guardia Civil es responsable de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades, así como garantizar la seguridad ciudadana en aquellos lugares que no son competencia de la Policía o que el Gobierno determine. Quizá hay quienes no ven más allá de las multas que imponen los agentes de este Cuerpo dedicados al control del tráfico, sin apreciar la gran labor que desempeñan al velar por el cumplimiento de las leyes y disposiciones generales. Asimismo se encargan de la investigación de delitos para descubrir y detener a los presuntos culpables, y también de la vigilancia, auxilio y protección de personas y bienes que se encuentran en situación de peligro por cualquier causa: catástrofes, accidentes, etc.

Así que podemos retomar también para ellos la calificación de D. Fernando Hueso y afirmar de unos y otros, policías y guardias civiles, que son auténticos ángeles sin alas, pero de gran corazón.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Más en esta categoría: « Sentido común Votar en conciencia »

 

 

SUCESOS

SALUD