Tururú tu tú

Viernes, 20 Septiembre 2019 18:17

¡Eureka! Por fin un grupo político se da por enterado de la permanente y constante discriminación cultural que el Puerto viene sufriendo desde siempre por parte del consistorio municipal. ¿Hace falta ser segregacionista para denunciar la injusta y constante desproporción entre ambos pueblos tanto en cantidad como calidad de los actos culturales a la que nos viene sometiendo año tras año el Ayto. (¿de todos?) sin que se oigan voces desde dentro de la corporación que denuncien lo que para mí hace tiempo que es un verdadero escándalo?

No debería ser necesario ser porteño para que cualquier concejal, de este o anteriores equipos de gobierno, levantara su mano y señalase que ya estaba bien de tan palpable discriminación. Para ello solo hubiese sido necesario un elemental sentido de la justicia o la equidad que, evidentemente y hasta la fecha no ha existido por parte de nadie.

Cuando pienso en los motivos por los que esto viene sucediendo solo se me ocurren dos posibles, el primero ya lo he señalado: falta del sentido de la justicia, pero esto es tan miserable que no lo puedo aceptar como motivación generalizada, estoy convencido de que la mayoría de los concejales no pertenecen al grupo de los miserables. La otra causa o motivo que se me ocurre es que en general piensan más en la política entendida como la lucha por el poder, zancadillas y empujones, que en gestionar e interesarse por los problemas y necesidades reales de la gente. Y eso les viene como anillo al dedo a la media docena de miserables que siempre llevan la escoba preparada para barrer para su casa.

El caso es que cuando se habla de Cultura todo el mundo se pone de acuerdo en que se trata de algo fundamental para el crecimiento y desarrollo de los pueblos, bla, bla, bla... pero realmente, en general, y muy concretamente en particular aquí, en este municipio la cultura le importa a la clase dirigente un pimiento. Y hablo con conocimiento de causa, los hechos cantan.

Les voy a contar, así en confianza, por hablar de algo y sin mencionar nombres ni pretender señalar a nadie, que en los muchos años, más de seis décadas, que llevo observando el devenir cultural de este municipio no puedo decir que haya conocido a más de dos concejales de cultura verdaderamente interesados en ella. El baremo que empleo para hacer esta medición es muy simple: si a una persona antes de ser concejal de cultura no la ves frecuentar los teatros, auditorios, exposiciones, etc, y después de ello tampoco, se puede deducir fácilmente que este concejal… tururú tu tú. Y esto vale para todas las concejalías…

Es lo que hay.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Más en esta categoría: « El Salvado Les sale redondo »

 

 

SUCESOS

SALUD