El Salvado

Viernes, 13 Septiembre 2019 15:19

Qué lejos estamos de aquel tiempo en que Pedro Sánchez afirmaba a Jordi Évole en Salvados “Podemos es muy necesario para el PSOE. Si queremos seguir siendo la alternativa de gobierno tiene que haber entendimiento y colaboración entre Podemos y PSOE”. Lo decía después de haber pactado con Ribera e intentar que Podemos se “tragara” ese pacto. La jugada no le salió y sus enemigos internos fueron a por él, estaba en una situación muy comprometida: los barones habían montado una Gestora para echarlo y prácticamente estaba defenestrado como Secretario General.

Ahí empezó a demostrar su valía utilizando muy inteligentemente Salvados para relanzar su carrera. Desde el programa más prestigioso y creíble de la televisión nos dio a entender, especialmente a los votantes socialistas, que había visto la luz, que ahora sabía que se había equivocado, que había recibido muchas presiones de la cúpula de su partido incluido Felipe González, de grandes empresas, incluso César Alierta y el País. llegando a reconocer que “el pensamiento único que se ha visto en las líneas editoriales demuestra que el país necesita medios de comunicación más plurales y más críticos”, importante “descubrimiento” de alguien que lleva un porrón de años viviendo de la política.

La jugada le salió redonda, los bienintencionados votantes del PSOE se tragaron el cuento en una campaña que resultó histórica, recuperó la Secretaría General y, a partir de ahí los barones, la Susana Díaz y hasta el mismísimo Felipe han terminado comiendo en su mano. Pero no solo eso: Podemos utilizó su escaso poder de maniobra para, aprovechando que a Rajoy se lo comía la corrupción, montarle una moción de censura que convertiría a Sánchez en Presidente con solo 85 diputados. Nunca se consiguió tanto con tan poco.

Pero eso no es cosa de suerte. No sería justo quitarle el mérito de que en este fregado tan endemoniado en el que se ha envuelto esté consiguiendo, a base de talento y astucia, elevar electoralmente de nuevo a un PSOE que sus antecesores habían dejado prácticamente moribundo y al alcance de un “sorpaso” que hubiese acabado definitivamente con él. De momento ha conseguido que esos medios de comunicación que tanto criticó en Salvados estén volcados en colaborar con él en su intento de “asesinar” a Podemos, pero sigue en una posición muy incómoda porque necesita, y no lo tiene tan seguro, volver a engañar a su propio electorado para convencerle de que su prioridad es conseguir una mayoría estable y suficiente para gobernar en solitario.

Qué lejos queda su propia reflexión cuando mirando lánguida y seriamente a Évole le decía: “No supe entender cuánta gente quiere renovar la política detrás de Pablo Iglesias”. La verdad es que es muy bueno mintiendo.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Más en esta categoría: « Nuevo curso Tururú tu tú »

 

 

SUCESOS

SALUD