Compás de espera

Viernes, 07 Junio 2019 11:24

Algo puede moverse por estos lares. Después de décadas de contemplar cómo, en la política local, los viejos y nuevos vicios y las malas costumbres se reproducen y enquistan, se vislumbra una posibilidad de respirar aire fresco.

Puede que no sea más que una ilusión, pronto se verá, pero la llegada de Darío Moreno y su equipo abre alguna que otra expectativa. Parece que la ciudadanía esperaba algo así y lo prueba el hecho de que ha cosechado un resultado tan importante como aparentemente inmerecido, todo gracias a que, simplemente, han sabido despertar ilusión. El vuelco electoral se explica teniendo en cuenta que casi todos los partidos, cada cual por una causa específica propia, adolecen en la actualidad de una baja estima de los electores.

La llegada de Moreno a este erial ha venido a ser para muchos como agua de mayo, ha creado expectativas de que es posible que existan políticos diferentes y que, quizás, hayamos tenido la suerte de que nos haya tocado la lotería, me cuento entre aquellos que desearían que esto fuese así y que cambien algunas de las dinámicas negativas que nos vienen impidiendo progresar como pueblo.

Hoy lo que toca es felicitar y desear acierto al que probablemente será el nuevo alcalde, esperando que su gestión sea todo un éxito. Dicho esto, creo que será bueno recordarle que debido a la penosa situación política del pueblo al que ha regresado de modo tan exitoso, sea consciente, de que dicho éxito es debido a que la cosa está tan mal que el personal se encuentra predispuesto a aceptar pulpo como animal de compañía; debe recordar que no se le conoce, que su éxito se explica tanto por las carencias anteriormente citadas como por la excelente operación de marketing que su partido le ha montado como regalo de bienvenida.

Por supuesto que nada de esto es óbice para reconocer los éxitos y los aciertos cuando los hayan, pero no debe olvidar que a partir de ahora habrán sesenta mil pares de ojos pendientes de su gestión. Por supuesto que nadie le va a pedir que consiga la imposible unanimidad en el aplauso, pero si será bueno recordarle dos cosas elementales que los partidos parecen haber olvidado: en primer lugar, debe abordar e intentar cumplir de verdad los temas que lleva en su programa y, segundo, que tiene que gestionar pensando en el compromiso adquirido con la ciudadanía.

Gobernar “para todos”, además de imposible, está muy gastado como excusa para no hacer nada de lo prometido ni lo que se espera. No es más que un manido subterfugio para eludir responsabilidades y un pretexto para no hacer nada.

Dicho lo cual, les deseo lo mejor.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Más en esta categoría: « Horas bajas …y… ¡¡volvemos!! »

 

 

SUCESOS

SALUD