Erecciones sindicales

Lunes, 26 Noviembre 2018 11:01

En esta ocasión, no. No me he equivocado. Tenemos erecciones, sindicales eso sí, a la vista. Ahora mismo no dispongo de cifras actualizadas, pero en el Municipio, en su última convocatoria 2014, se conformaba un censo electoral de unos seiscientos docentes no universitarios, llamados cada cuatro años a votar, para “elegir” a los “representantes” de los mismos, en unas elecciones sindicales que, para sus interesados en los puestos de salida, hechos los cálculos, suponía una erección. Es decir: un agrandamiento en su misión, cometido, objetivo, con la idea de mantenerse firme, al menos desde el inicio de la campaña hasta el día de después. En ese periodo estamos. Quiero aclarar, por si las moscas, que las erecciones no las llevaban a cabo sólo los penes, sino también los clítoris, los pezones... y las malas artes.

No merecería una colaboración en el Blog de Cascorro por el número de electores. Quizá. Apenas tendría relevancia como subconjunto en el conjunto. Es posible que tengan más venta mediática las elecciones sindicales en dos o tres fábricas locales y sus resultados. Pero la calidad y significado de los mismos, responsables de cientos de alumnos/as, y brazos del sistema educativo más próximos a los educandos, sí que lo merece, y puede interesar a los “clientes” que cotizan (si pueden). Y aunque sólo sea porque el día 4 de diciembre, quizá, haya variaciones en el horario escolar que les puede afectar. Quizá a los mismos protagonistas, censados, candidatos, excluídos no. Allá ellos y ellas. Mejor: allá ellas (ya el 81,1%) y ellos.

Estando activo, creo recordar, voté una vez. Entonces, por disciplina partidaria, y a regañadientes. Pertenecía a una sigla sindical. Eran otros tiempos, aunque ya estuvieran presentes los mismos tics, las mismas artes, la misma trágala, las intenciones de los candidatos, los mismos programas. Visto lo visto, dejé de hacerlo; al mismo tiempo que comprobé que podían saber, si lo deseaban, quiénes eras esos docentes “dejaos”, “pasotas” y poco agradecidos ante tanto sacrificio y lucha que no votaban. En mi caso, claro, sabían los motivos (que no eran precisamente encontrarme enfermo, o de viaje, o...). Guardo en el garaje, y ayer los desempolvé, los recopilatorios electorales propagandísticos de aquella última campaña (me gustaba estar informado) de 2014. Leo sus promesas, veo sus listas, sus caritas, sus folletos, que dejaban en las mesas de las salas de profesoras y profesores, y demás, y sigo viendo lo mismo: lo reseñaba en aquella colaboración de noviembre de 2014.(https://eleconomico.es/opinion-1/blogs/114247-y-van-tres-3). Elecciones “a tal inútil órgano de representación como se ha vivido durante años en las Juntas de Personal”(“Comités de Empresa” en la enseñanza pública no universitaria). Algo que no ha cambiado. ¿Alguien sabe “algo” de ellas? Meros instrumentos del paripé ofrecidos por la empresa y utilizados por las siglas para ídem, según resultados de la erección.

Hay que tener en cuenta que ese órgano, pagado con el presupuesto público, en teoría, nos representa a todos/as: feos, guapos, listos, tontos, funcionarios, interinos, etc. con la única condición de que estén activos. También a los no afiliados, a los que no votan, a los que no comulgan con las ruedas de sus molinos. A los que pese a que creemos que la organización de los trabajadores siempre será necesaria (e ineludible) no comulgamos con sus modernas y actuales historias, sus “luchas” cainistas, sus recelos, sus tejemanejes, sus caras más visibles(que en este sector llevan años fuera de las aulas), sus “liberados” de la tiza, sus dependencias políticas no confesadas, pero evidenciadas. Sus hipotéticas “luchas”, sus “negociaciones”, sus “reivindicaciones” no pasan por allí. Y lo que pasa, sólo lo saben ellos. Dicha cita electoral sindical sólo vale para determinar los porcentajes con los que después reclamar liberados, cursos de formación y deformación, votos en las acomodadas mesas (pero algo oscuras por lo que leo en una página de interinos/as) llamadas de “negociación y diálogo”.

En aquel entonces este provoca-fuegos “conflictiu” (¿verdad que sí Sr. Ariño?) de Cascorro con su Lata, se encontraba con tres expedientes disciplinarios en marcha: el 636/2013, después de un año, sin resolver. El 718/2014 que me acababan de notificar unos días antes. El que se preparaba y organizaba ya (tal día como mañana, 26 de de noviembre, la Directora enviaría “el dossier” a la Directora de los Servicios Territoriales, Sra. Vargas, de los que sería en enero 2015 la notificación de la apertura del 54/2015, aún por dilucidar. En un momento determinado acudí a exponer al Presidente entonces del órgano (de la sigla mayoritaria) mi situación. Craso error, del que siempre me arrepentiré. Ahora no puedo votar, pero de poder hacerlo, no iría tampoco. Después, con los nacionalistos (vía Marzá, del BLOC) y los sociosmuylistos(vía Soler, del PSPV) en el poder,  algunos de aquellos activos sindicalistas más listos, fueron sacados “del tajo” y  “ascendidos” como corresponde, y ocupan Direcciones Territoriales, presidencia de Cefires, Asesorías, despachos y demás “merchandeising”.

El día 4 de diciembre, ya digo, podrán votar (o no hacerlo, con sus riesgos) los docentes locales, comarcales, provinciales y de la CV, Reino o País (que esa es otra). Además, en esta ocasión 2018, estando en el poder los más significados afiliados de, al menos, dos de las siglas que se llaman mayoritarias e históricas (nacionalistas y “rojeras”). Los que cortan el “bacalao” con un presupuesto anual de 5.000 millones, y cuyos resultados vamos comprobando (que se lo digan a los interinos e interinas). Como era de esperar, y un poco hartos y desengañados con “el cambio” y las promesas anteriores de estos guais sindicalistas ahora en el poder, se ven obligados a la conformación de alguna alternativa electoral capaz de “intentar algo”. Ante la posibilidad de menguar sus votos y sus privilegios, han sacado a pasear alguna de las malas artes previas, en forma de presiones, de visitas, correos, wuashapps_me cuentan y he leído_, etc. hacia miembros firmantes para la única candidatura respondona (sin entrar en más) que les ha salido, sobre todo, al “mayoritario”.

Sea como fuere, todo va a seguir igual, y no va a haber manera de hacer frente a lo que se avecina, vecina. El día 5, a lo suyo. Se les habrá bajado la erección entonces; podrán seguir con el colesterol malo que debieron restringir unos días para no desmoronar dicha erección; la ansiedad, por si cae una liberación (o cargo), podrán reavivarla porque ya no dificultará aquella. La única duda que me queda es que, sin tener “testículos o clítoris sindicales” hayan podido conseguir un nivel de erección aceptable para culminar con éxtasis. 


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

 

 

SUCESOS

SALUD