Los doce del patíbulo

Escrito por Bernardo Bartolomé de la Plaza
Viernes, 17 Junio 2016 15:18

Por fin. La tan demandada televisión municipal saguntina tiene fecha de apertura: enero de 2017. Y es que no podíamos aguantar más. Manifestaciones, asambleas, protestas multitudinarias…Un clamor popular que exigía la reapertura de un servicio cerrado en 2011 porque nos costaba cuarenta y cuatro mil eurazos al año. Estoy de coña, por supuesto. Aquí nadie ha pedido nada. La tele se monta para dar mayor gloria al señor alcalde. Y punto.
 
La nueva bufonada del consistorio se vende como low-cost pero ya hemos desembolsado casi treinta mil boniatos en materiales diversos, a lo que habrá que añadir los diez mil anuales del gasto de la plataforma que saldrá a concurso en breve. Para empezar no está mal, ¿no creen? Eso sí, estén tranquilos. La plantilla nos saldrá de gratis. O eso dicen. La cuadrilla estará constituida por las tres personas que forman el equipo de comunicación del ayuntamiento y seis becarios. Y en este punto me surgen dos inocentes preguntas que seguro me aclararán los próceres de la patria en cuanto lean este artículo. La primera sobre el personal destinado a la televisión: ¿qué funciones tenían en el gabinete para poder prescindir tan alegremente de sus servicios? Y la segunda, pero no menos importante: ¿seis becarios? O sea, que los paladines del cambio se rasgan las vestiduras criticando el deshumanizado trato del malvado capitalismo y a la hora de la verdad contrata a unos desamparados educandos de balde. ¡Nos ha jodido mayo con las flores! Así claro que se puede. La docena de concejales que compone el equipo de gobierno está cortada por el mismo patrón. La ética de la nueva “socialdemocracia” tiene estas cosas, que hace más agua que una zodiac comprada en un todo a cien.
 
Todo esto en cuanto a la forma, que la clave está en el fondo, en el fondo del mar, matarile, rile, rile. Pretenden retransmitir un informativo semanal de veinte minutos emitiendo veinticuatro horas diarias – desconozco si la idea es televisar dicho noticiario en bucle o incluirán otro tipo de programas-. Porque ahí está el quid de la cuestión. Vamos a pagar con el dinero de todos una tribuna para que puedan hacer proselitismo. No dirán que no está bien pensado. ¿O acaso creen que veremos noticias que hablen del elevado paro, de la suciedad en nuestras calles, de las cientos de familias que tienen que acudir al Banco de Alimentos para poder subsistir? Les niego el beneficio de la duda porque conozco su forma de actuar. Ni siquiera les concedo la atenuante de preterintencionalidad, que estos son de colmillo retorcido y conocen el alcance de este nuevo MiniCanal Nou.
 
Como siempre les hago un vaticinio: al final de la legislatura tendremos otro agujero – ojalá no sea boquete- en las arcas municipales. Estos funcionan al merme y les queda mucho tiempo aún para manejar el parné a su antojo. Pasaremos los tres años que restan entre Quo Vadis y BenHures – supongo que pondrán películas de romanos, que el alcalde es muy fan del péplum- , tal vez algún “Aló Presidente” y sobre todo, el Informe Semanal dirigido por el Departamento de Propaganda. De ustedes dependerá entonces que no volvamos a repetir la funesta experiencia de un tripartito que ha demostrado ser de regreso en vez de progreso. En sus manos está que la última retransmisión de la tele municipal sea el film “Los doce del patíbulo”.

Bernardo Bartolomé de la Plaza
@BernarBartolome

 

 

SUCESOS

SALUD