Ignacio Belzunces Muñoz

Ignacio Belzunces Muñoz

San Sebastián, 1959. Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. En 1979, con 20 años, Inició sus colaboraciones en prensa y radio. Vivió de lleno el proceso de reconversión industrial en la siderúrgica porteña, del que informó, día a día, a medios regionales y de Madrid. En 1986 fundó El Económico.

Viernes, 29 Diciembre 2017 18:39

Nochevieja saguntina

Print Friendly, PDF & Email

Un año más, el segundo ya, la fiesta de Nochevieja se celebrará en la Plaza Mayor del casco histórico de Sagunto, entretanto, los porteños se tendrán que conformar con un improvisado botellón entre el paseo marítimo y el solar del malecón de Menera, como ya ocurriera el día de Navidad. Pero aquí no acaba la traca, los saguntinos amanecerán el día 1 de enero con su Plaza Mayor impoluta, sin rastro del fiestón, y los del Puerto se encontrarán con esta zona de la playa llena de residuos y porquería.

Esto no es por casualidad, obedece a una decisión municipal, pues la empresa de aseo urbano, la SAG, montará un operativo extraordinario para limpiar unicamente la Plaza Mayor de Sagunto. Como los empleados de la limpieza tienen reconocidas en el convenio las fiestas de Navidad y Año Nuevo, ha hecho falta una negociación con la representación social para que una brigada, formada por trabajadores voluntarios, se haga cargo de estas labores, repito, solo en la Plaza Mayor. El año pasado no fue la SAG, sino Pavasal, la empresa contratada por el Ayuntamiento para esta tarea concreta.

Con actuaciones de este tipo, se ve sin dificultad la discriminación que sufren los porteños por la acción de este cuatripartito municipal. Teniendo en cuenta que la fiesta de fin de año no es particularmente costosa y tomando en consideración que en el Puerto hay el doble de población que en Sagunto, lo normal sería que los porteños también pudieran disfrutar de algo parecido, pero no. Además, no es por una cuestión de dinero, es por algo peor, porque pretenden imponer la ciudad global. Quieren que los del Puerto suban a Sagunto, a su Plaza Mayor, para celebrar la Nochevieja. Dentro de esta política también se encuadra, por ejemplo, el proyecto para la construcción de un nuevo estadio de fútbol o que desde Deportes se esté favoreciendo la unión de clubs, con el burdo acicate de que así recibirán mayores subvenciones.

Ni que decir tiene que Compromís le saca un gran rendimiento a estas políticas, a fin de cuentas no hace más que mimar a su electorado. Por otro lado, el que IP esté siempre acusando a los nacionalistas de que solo trabajan para el núcleo de Sagunto, es el mejor certificado de calidad que podrían obtener las políticas de nuestro alcalde. Sin perder de vista, naturalmente, que con esta tensión internúcleos se aparta el foco de los temas verdaderamente importantes: la calle Valencia sigue en obras, el solar de Quevedo hecho una ruina, el pabellón del cementerio muerto de risa, el horno alto cerrado, el mueso industrial también, el sendero azul...

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 22 Diciembre 2017 19:52

Milocca

Print Friendly, PDF & Email

Extender la línea de cercanías de RENFE hasta Puerto Sagunto ha pasado a mejor vida. Como todas las ideas, esta también era mejorable, pero como punto de partida no estaba nada mal. El problema es que el tren al Puerto estaba muy identificado con los segregacionistas y, claro, ¿cómo se va a poner en marcha un proyecto planteado por Iniciativa Porteña? Que los ciudadanos del Puerto pudieran coger el tren en el antiguo apeadero del Trenillo para irse a Valencia, sin necesidad de subir a la estación de Sagunto, representaba, sin duda ninguna, una mejora muy importante para los usuarios del tren que habitan en esta parte del municipio, pero ni Compromís, ni el PP, ni el PSOE, han defendido esta idea, que siendo muy beneficiosa para los porteños, era perjudicial para los intereses electorales de esas fuerzas políticas que, como es lógico, no iban a permitir que IP se pusiera alguna medalla.

Traer el tren de cercanías hasta el núcleo porteño no requería de una gran inversión, apenas 3 millones de euros, bastante menos de lo que se ha endeudado el Ayuntamiento de Sagunto en estos dos años de presupuestos aprobados, alrededor de 20 millones de euros y, desde luego, muchísimo menos de lo contemplado en el Plan Edificant, por el que nuestro ayuntamiento se embarcará en la construcción del instituto núm. 5. O sea, que la cuestión económica no era, en este caso concreto, ningún obstáculo. El problema, como he dicho, se centra en que no hay que darle oxígeno a una idea que ha partido de iniciativa Porteña. En este tema todos los partidos están de acuerdo, porque IP arrebata a todos ellos votos en las municipales.

Como todo es mejorable, algunas voces rechazan el tren de cercanías porque defienden otro proyecto mucho más ambicioso, me refiero a la llegada hasta el Puerto del metropolitano, que actualmente tiene el fin de su recorrido en Rafelbuñol. Es verdad que esta idea es mucho mejor que la anterior, más ambiciosa, más completa, claro que sí, pero también será muchísimo más cara y, por tanto, bastante más difícil de ejecutar, sobretodo, teniendo en cuenta lo peladas que están las arcas de la Generalitat, que es quien debería sufragar este proyecto.

Al final, ni tren, ni metro. Esto me recuerda un episodio ocurrido hace ya años, siendo Manuel Girona alcalde de la ciudad, cuando algunos proyectos se rechazaban porque, desde la oposición, se proponían alternativas más ambicionas y mejores. Por eso, Girona sacó a colación el célebre cuento de Luigi Pirandello, ‘Las sorpresas de la ciencia’, que narra las peripecias de lo que ocurre en Milocca. Muy adecuado, desde luego, para estos casos, que se repiten aquí con demasiada frecuencia.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 15 Diciembre 2017 20:45

Más deuda

Print Friendly, PDF & Email
Tal y como estaba previsto, el pasado miércoles salió adelante el presupuesto municipal de 2018, que se debatió y aprobó en el pleno extraordinario vespertino convocado al efecto. De esta manera, el alcalde del municipio, Francesc Fernández, logra sacar adelante durante dos años seguidos las cuentas municipales. Veremos a ver qué pasa al año que viene. Ni que decir tiene que el concurso del PSOE ha sido vital para que esto sea factible, pues, sin una mayoría suficiente, le hubiera sido imposible a la primera autoridad local aprobar los presupuestos de 2017 y 2018. Ya sabe don Francesc que la 'santa compaña’ no le da ni agua, exactamente lo mismo que hacían los nacionalistas cuando estaban en la oposición. La cuestión no es baladí, habida cuenta de que el Ayuntamiento de Sagunto venía trabajando con unos presupuestos prorrogados desde el año 2009, que fueron los últimos aprobados en pleno, en este caso por la alianza de gobierno que, por unos meses, formaron el PP y los segregacionistas.
 
Es verdad que, llegado el caso, a nuestro alcalde no le hubiera importado aprobar las cuentas municipales por la puerta de atrás, es decir, en la Junta Local de Gobierno, de hecho, llego a dar ese paso, aunque finalmente volvió sobre lo andado. Es evidente que cuando se va por la vida de progresista, hay cosas que no se deben hacer, una de ellas es esa: aprobar los presupuestos de espaldas al pleno.
 
La amplia mayoría de la que goza el actual cuatripartito, ha permitido levantar todos los frenos y poner la maquinaria a velocidad de crucero, por lo menos a la hora de procurar recursos, que no es poco, otra cosa diferente es cómo se trabaja para poder gastar esos fondos, pues, por lo que venimos observando, la gestión se atasca con demasiada frecuencia. Un ejemplo solo, cuando llegó Compromís a la Alcaldía, las obras en la calle Valencia estaban en marcha, hoy, dos años y medio después, todavía no han finalizado. A eso me refiero. De todos modos, ya sabemos que una cosa es predicar y otra dar trigo.
 
La mayoría holgada con la que cuenta el cuatripartito municipal, también tiene un efecto pernicioso, me refiero al incremento de la deuda. Entre el presupuesto de 2017 y el del próximo año, se ha incrementado el endeudamiento municipal consolidado en un 50%, ya se que, con todo y con eso, no se alcanza ese límite peligroso del 75%, que una vez superado te obliga a contar con la autorización del señor Montoro, también se que endeudarse es legal. Pero, ¿es necesario? Creo que si Sagunto hubiese contado con gobiernos mayoritarios sucesivos, la deuda municipal se habría disparado.
Print Friendly, PDF & Email
Martes, 05 Diciembre 2017 18:54

Adán y Pemán

Print Friendly, PDF & Email
La presentación de la nueva plataforma 3.0 de El Económico, que se pondrá en marcha después de este puente festivo, me impidió seguir tratando en la pasada edición sobre los cambios en el callejero. Ya me referí al caso del alcalde Blasco, cuya calle fue rebautizada con el nombre de su hijo, el filósofo y político valenciano ya desaparecido, Josep Lluís Blasco Estellés, que fue uno de los promotores de la Unitat del Poble Valencià, lo que actualmente es el Bloc Nacionalista Valencià, integrado en la coalición de Compromís.
 
Otra de las vías renombradas ha sido la del que fue alcalde de Sagunto en la última etapa del régimen franquista, me refiero a Emilio Adán García. Me parece muy acertado que se reconozca la importante labor que durante años realizó la Comisión Ciudadana por la Defensa de la Gerencia Pública, que mantuvo encendida la llama de esta reivindicación. Sin peder de vista, naturalmente, que fue Iniciativa Porteña, en el Gobierno municipal con el PP, la que articuló la operación urbanística para que, finalmente, la ciudad jardín pasara a ser de titularidad municipal. Operación urbanística que fue más compleja, entre otras razones, porque una parte de la izquierda de este pueblo aprobó en 1992 un Plan General de Ordenación Urbana que le concedía a la siderúrgica, en este enclave, unos derechos urbanísticos que antes no tenía.
 
Pero volvamos a las nuevas rotulaciones. Personalmente, nunca le hubiera puesto nombres de alcaldes franquistas a las calles de este pueblo, no por su ideología, sino porque no los eligió el pueblo en unas elecciones libre y democráticas. Dejado bien sentado este principio, diré que ya me hubiera gustado que muchos de los que ocuparon la presidencia consistorial durante el periodo democrático, hubiesen defendido el interés general del municipio como lo hizo el señor Adán García. Los hechos y los méritos están ahí.
 
En cuanto al caso del escritor español José María Pemán, que nació en Cádiz el 8 de mayo de 1887, no es que fuera un entusiasta paladín del alzamiento nacional, que lo fue, es que con anterioridad defendió la dictadura de Primo de Rivera y, durante la II República Española, fue una referencia intelectual para la derecha. Pero en su faceta como literato, fue autor, junto con el entonces joven profesor de la Universidad de Valencia, Francisco Sánchez Castañer, de la obra: La Destrucción de Sagunto, que, con música del maestro Rodrigo, representó la Compañía Lope de Vega de José Tamayo entre el 8 y el 14 de junio de 1954 en el Teatro Romano de Sagunto. No hace mucho, en el verano de 2009, Passió per Sagunt también cosechó un gran éxito con esta puesta en escena.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 01 Diciembre 2017 17:58

Seguir avanzando

Print Friendly, PDF & Email
El 29 de julio de 2014, El Económico anunciaba en su portada que la siguiente edición impresa sería la última. Efectivamente, el 8 de agosto de aquel año se distribuyó la tirada 672 que ponía punto y final al ciclo del papel. No obstante, también se dejaba bien sentado que después de las vacaciones estivales el periódico reanudaría su actividad informativa, utilizando exclusivamente medios digitales. Se trataba, por tanto, de una transición. En aquellos momentos, algunos daban por finiquitado este medio informativo que inició su andadura en junio de 1986, pero más de tres años después seguimos aquí, informando de lo que pasa en Sagunto y su comarca: todos los días con una edición diaria por internet y todos los viernes con un suplemento informativo en formato PDF para el fin de semana que se distribuye por correo electrónico a más de 5.000 lectores.
 
Es un hecho que el papel, como medio para transmitir noticias, se ha quedado total y completamente obsoleto, reducido únicamente a los lectores de edad más avanzada que no han sido capaces de adaptarse a las nuevas formas de comunicación, es decir, los analógicos puros. No obstante, tampoco hay que perder de vista que los soportes digitales exigen, sí o sí, una renovación permanente, puesto que, al avanzar a gran velocidad la tecnología de la comunicación, es muy fácil quedarse rezagado. No es que el papel prensa tenga los días contados, que los tiene, es que el ordenador personal ya no es la puerta principal para acceder a internet. Los datos indican que alrededor de un 20% de los usuarios navegan desde el PC, mientras que el restante 80% se conecta a la red a través de dispositivos móviles. Así de rotundo.
 
En ese intento de seguir subidos al último tren, se encuadra la presentación en sociedad, el pasado miércoles, de la plataforma 3.0 de El Económico, que estará plenamente operativa después del puente de la Constitución. De esta manera, el periódico da un paso más, que no será el último, para continuar en la vanguardia y seguir informando a nuestros lectores, que ya nos leen, mayoritariamente, a través de los dispositivos móviles. A pesar de que el papel se quedó atrás en 2014, es un hecho que El Económico sigue hoy más presente que nunca en su contexto geográfico del Camp de Morvedre. Utilizando estas nuevas formas de comunicación y herramientas tan poderosas como las redes sociales, nuestros contenidos llegan más rápidamente a miles de lectores.
 
En la presentación de la nueva plataforma, anunciamos también que, para dar protagonismo a las nuevas generaciones de periodistas que vienen empujando, El Económico podrá en marcha en 2018 la Iª Edición de los Premios Periodísticos del Camp de Morvedre con dotación económica.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 24 Noviembre 2017 18:55

El alcalde Blasco

Print Friendly, PDF & Email
Ya lo adelantó este periódico en abril de 2016: el ahora cuatripartito suprimiría del callejero municipal las vías rotuladas con los nombres de José María Pemán, Alcalde Blasco Such y Alcalde Adán García, entre otras. Al poco de dar aquella noticia, se actualizaron a su vigente denominación las calles Vascongadas, Castilla la Nueva y Castilla la Vieja, pero cuando parecía que los otros tres nombres no se iban a tocar, ha llegado el cambio. Lo llamativo del caso es que fue en democracia, precisamente, cuando la Corporación municipal de Sagunto tomó el acuerdo de llevar el nombre de Blasco y Adán a las calles del municipio.
 
En el caso del alcalde Blasco Such, la propuesta partió del propio Bloc, lo cual todavía resultaba más sorprendente. Este notable saguntino fue alcalde de la ciudad en dos periodos, el primero se inició el 1 de febrero de 1940, aunque cesó a petición propia el 27 de enero de 1941. Durante el tiempo en el que este dirigente franquista fue alcalde del municipio, desde el Ayuntamiento de Sagunto se atendió el requerimiento del Fiscal Instructor de la Causa General de la Provincia de Valencia, que mediante oficio solicitó información sobre tres supuestos. El primero se refiere a: «relación de personas residentes en este término municipal que durante la dominación roja fueron muertas violentamente o desaparecieron y se cree fueran asesinadas». El segundo indicaba literalmente: «Relación de cadáveres recogidos en este término municipal de personas no reconocidas como residentes en él, que sufrieron muerte violenta durante la dominación roja». Y, por último, el tercero supuesto rezaba así: «Relación de tormentos, torturas, incendios de edificios, saqueos, destrucciones de iglesias y objetos de culto, profanaciones y otros hechos delictivos que, por sus circunstancias, por la alarma o el terror que produjeron deban considerarse como graves, con exclusión de los asesinatos que fueron cometidos en este término municipal durante la dominación roja». Toda esta documentación fue remitida por el Ayuntamiento de Sagunto a la Fiscalía Provincial de la Causa General el 25 de noviembre de 1940.
 
Lo sorprendente de un partido que se reclama de la izquierda, como es el Bloc, hoy Compromís, no es que le haya quitado la calle al señor Blasco, sino que en su momento promoviera este reconocimiento, salvo que fuera porque el político saguntino fue el progenitor de uno de los promotores de la Unitat del Poble Valencià, que posteriormente se transformó en el Bloc. Me estoy refiriendo al filósofo y político valenciano ya desaparecido, Josep Lluís Blasco Estellés, que es con el nombre que han rebautizado la calle de su padre, el alcalde Blasco Such.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 17 Noviembre 2017 19:18

Carne de cañón

Print Friendly, PDF & Email
El pasado mes de octubre, el paro subió en el municipio de Sagunto un 2,12%, sin embargo, en ese mismo periodo también crecieron las altas a la Seguridad Social (SS) un 1,46%. Estas dos cifras parecen erróneas, puesto que resulta difícil de entender que en un mismo municipio aumente el número de parados y, al mismo tiempo, también se incrementen las altas a la SS. Pero no, ambos parámetros son correctos, puesto que responden a criterios diferentes.
 
Efectivamente, los datos contabilizados por la SS, respecto a las altas que se registran mes a mes, responden a los centros de trabajo ubicados en cada municipio, en este caso, el de Sagunto. Es decir, la SS publica los afiliados por municipio, teniendo en cuenta el centro de trabajo y no la residencia del trabajador. Para verlo con más claridad, pongamos el ejemplo de un obrero que vive en Puzol y trabaja en una empresa afincada en Sagunto, este operario, a los efectos de la SS, pertenecerá a Sagunto, pero si este asalariado fuera despedido y se quedara en el paro, sería un desempleado de Puzol a los efectos estadísticos del servicio público de empleo.
 
Así las cosas, el crecimiento de la SS registrado en octubre, que, por otra parte, viene siendo una tónica que se repite en meses anteriores, refleja que en Sagunto se está generando empleo, sin embargo, el hecho de que al mismo tiempo aumente el paro entre los habitantes del municipio, indica a las claras que los puestos de trabajo están siendo ocupados por personas que no son vecinas residentes de Sagunto, sino que vienen de fuera a trabajar aquí.
 
El dato es muy preocupante, puesto que pone de relieve que la masa laboral del municipio de Sagunto no está preparada para cubrir buena parte de los nuevos puestos de trabajo que se están ofertando en la zona. Es decir, que el grueso de la mano de obra disponible carece de la adecuada formación profesional o cualificación para afrontar las nuevas demandas empresariales o, sencillamente, no tiene ninguna clase de formación. De esta manera, seguirán creciendo en Sagunto las altas a la Seguridad Social y, al mismo tiempo, subiendo el desempleo. Estos datos son inequívocos indicadores de que el grueso de los desempleados en Sagunto solo encontrarán trabajos temporales que no requieran ningún tipo de cualificación, que es lo que, por otra parte, vienen reflejando las estadísticas.
 
En este sentido, los cursos formativos que va a poner en marcha el departamento municipal de Promoción Económica, que se van a financiar con los fondos europeos FEAG, pueden contribuir a mejorar la cualificación de los parados, algo que es fundamental para invertir esta perniciosa dinámica.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 10 Noviembre 2017 19:04

Decisiones empresariales

Print Friendly, PDF & Email
Ahora que se cumple el centenario de la fundación de la empresa siderúrgica que promovió el empresario vasco Ramón de la Sota, cabría recordar que la Compañía Minera de Sierra Menera, allá por 1902, barajó hasta seis opciones de trazado diferentes para sacar por mar el mineral de Ojos Negros. Finalmente, se optó por el recorrido Ojos Negros-Sagunto, que era el menos gravoso para la compañía. A raíz de esa decisión, de puro pragmatismo económico, nació lo que hoy en día es el núcleo de población más importante de la comarca del Camp de Morvedre: El Puerto. Si los vascos hubieran decidido pasar de largo y exportar el mineral de hierro por Vinaroz, que era otra de las opciones que se barajaba, probablemente, Sagunto no sería hoy una de las ciudades más importantes de la Comunidad Valenciana, más bien algo similar a la Puebla de Farnals, El Puig, etc.
 
Cien años después de que se pusiera en marcha la siderúrgica, ha hecho falta que se fije en este territorio otro gran empresario, me refiero a Juan Roig, el propietario de Mercadona, quien ha decidido instalar en Parc Sagunt el principal centro logístico de la cadena de supermercados. A partir de aquí todo ha venido rodado, los insuperables problemas en Parc Sagunt se han resuelto rápida y eficazmente y hasta se ha reactivado, con una notable implicación del Gobierno de España, la modernización de la decimonónica línea de ferrocarril Sagunto-Zaragoza. Sin restar méritos al Consell de la Generalitat, a la APV o al Ayuntamiento de Sagunto, no cabe ninguna duda de que otra decisión empresarial ha vuelto a poner al municipio de Sagunto en el mapa.
 
Otro empresario, en este caso local, que también tuvo una idea brillante, es Julián Castelblanque, quien, en medio de una crisis brutal, supo vender a un grupo inversor la idea de montar un parque comercial en Sagunto, por ahora, el más importante entre Valencia y Castellón. El proyecto se presentó en febrero de 2012 y, después de superar innumerables escollos, en septiembre de 2018 abrirá sus puertas al público. No estaría de más recordar aquí quiénes apoyaron decididamente desde el principio esta iniciativa y quiénes la rechazaron y votaron en contra, pero tiempo habrá.
 
Como cada vez falta menos para las elecciones municipales, los partidos, del Gobierno y de la oposición, vendrán a ponerse las medallas correspondientes. Sea como fuere, lo importante es que, gracias a decisiones empresariales, el municipio de Sagunto puede empezar a quitarse de encima la ruinera que viene soportando desde que se cerraron los Altos Hornos del Mediterráneo.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 03 Noviembre 2017 19:51

Desmarques

Print Friendly, PDF & Email
Hasta ahora, salvo por el conflicto de Lafarge, era bastante monolítico el criterio político del cuatripartito municipal. Sin embargo, ante la propuesta de construir un campo de fútbol que puede costarnos varios millones de euros, el Grupo Municipal de Esquerra Unida se desmarcó en el pleno del pasado martes. Al día siguiente, el miércoles, un veterano militante del PCE me mandó un WhatsApp con el siguiente texto: «Una vez más, para qué sirve desmarcarse y no ejercer ninguna influencia para que no se lleve a cabo. Quico saca las cosas con unos o con otros. De pena». Mi respuesta fue muy escueta: «pregúntaselo a Sampedro».
 
Por otro lado, el coordinador general de Esquerra Unida en la comarca, Roberto Rovira, ya sentenciaba ayer mismo que: «los Presupuestos del Consell para 2018 representan el ninguneo y desprecio a la ciudad de Sagunto». Con estas declaraciones, el dirigente de la coalición de izquierdas está dejando con en culo al aire a sus socios de Gobierno, quienes, ante un hecho claramente perjudicial para el municipio, no dicen ni pío. A partir de ahora y conforme nos vayamos acercando a las próximas elecciones, vamos a ver más desmarques, lo que pasa es que serán muy propagandísticos pero poco efectivos.
 
No es la primera vez que lo digo, si no fuera porque el alcalde tiene la potestad de poner y quitar liberados y, por tanto, es el que determina quién cobra a final de mes y quién no, ya les aseguro que ese equipo de Gobierno, que como se ha indicado muchas veces es el más caro desde la apertura democrática, hace tiempo que habría saltado por los aires, sin embargo, ahí están aguantando carros y carretas y comulgando con ruedas de molino. La verdad es que hay que tener tragaderas, pero es lo que hay.
 
Por cierto, el que también habla de «silencios cómplices» es el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sagunto, Sergio Muniesa Franco, quien ha denunciado esta misma mañana la «sordina absoluta» del cuatripartito municipal ante la falta de inversiones de relevancia en el municipio de Sagunto. Ha dicho el portavoz del PP que Sagunto no ha recibido de la Diputación Provincial de Valencia ninguna inversión importante desde que empezó esta legislatura, por lo que ha lamentado que desde el Gobierno municipal se actúe de manera tan sumisa.
 
Estamos apunto de alcanzar los dos años y medio de mandato en la presente legislatura. Lo que estaba pendiente en junio de 2015 sigue intacto, esperando que algún día le llegue la hora y, pensando ya en las próximas elecciones, la oposición recarga baterías, mientras que los socios del Gobierno empieza con sus calculados desmarques. Nada nuevo bajo el sol.
Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 27 Octubre 2017 17:52

Hacer el ridículo

Print Friendly, PDF & Email
A primera hora de esta mañana hemos conocido la resolución dictada al mediodía de ayer por la Dirección General de Medio Natural y Evolución Ambiental de la Generalitat, que viene a prorrogar el permiso de ocupación de monte público en Salt del Llop a la cementera Lafarge. La autorización se extiende por espacio de 24 años y 11 meses, a partir del primero de enero de 2018, es decir, hasta el año 2042, incluyendo en ese periodo la restauración de la pedrera.
 
Con este trámite se pone punto final a un proceso que se inició cuando asumió la Alcaldía del municipio el nacionalista Francesc Fernández, quien, desde luego, no ha logrado ninguno de los objetivos que, con relación a este asunto, se había marcado, después de más de dos años, sin tregua, de campaña belicosa. Ahora queda el derecho al pataleo. Los vecinos de Bonilles-Romeu, que son los que residen en las zonas adyacentes a la cantera, incluso los ecologistas de Agró, podrán acogerse a las acciones judiciales que estimen pertinentes, en el marco de la legalidad, naturalmente.
 
Llegados a este punto, nuestro alcalde debería de explicar a los ciudadanos del municipio, particularmente a los de Bonilles-Romeu, ¿qué es lo que hemos ganado con estos dos largos años de guerra sin cuartel, además de tensionar y propiciar el enfrentamiento entre los vecinos que apostaban por la continuidad de esta industria y los partidarios de su cierre, alimentando un debate que, como se ha visto, para nada contemplaba el marco de la legalidad vigente? No perdamos de vista que, quien ha dado luz verde a esta prórroga, ha sido, precisamente, el Gobierno de la Generalitat Valenciana, del que Compromís forma parte y donde tiene un peso específico muy importante.
 
Podría decirse, por consiguiente, que para este viaje no hacían falta alforjas, pues con el convenio que en 2013 suscribieron la empresa y el Ayuntamiento, aprobado en pleno por PSOE, IP y PP, la fecha tope para seguir explotando Salt del Llop no se situaba en 2042, sino en 2030 o incluso antes, dependiendo de la prontitud con la que se anticipase la apertura de El Piñal. Es bien evidente, por tanto, que, con esta resolución, Lafarge es la principal beneficiaria, mientras que los afectados de Bonilles-Romeu son los que salen peor parados. Curioso, ¿verdad? Aún terminarán reivindicado el convenio, que, como nadie ha denunciado, seguirá en vigor.
 
En definitiva, más de dos años concentrando esfuerzos para alcanzar un objetivo perdido de antemano, con una buena parte de la administración municipal trabajando en ello y, entretanto, olvidados, durmiendo el sueño de los justos en cualquier cajón, los asuntos verdaderamente importantes para la ciudadanía.
Print Friendly, PDF & Email
Página 9 de 26