Ignacio Belzunces Muñoz

Ignacio Belzunces Muñoz

San Sebastián, 1959. Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. En 1979, con 20 años, Inició sus colaboraciones en prensa y radio. Vivió de lleno el proceso de reconversión industrial en la siderúrgica porteña, del que informó, día a día, a medios regionales y de Madrid. En 1986 fundó El Económico.

Viernes, 03 Mayo 2019 16:38

El Titanic

Célebre es la frase «Ni siquiera Dios podrá hundir al Titanic», pronunciada por los ingenieros que diseñaron el barco, pero, no hizo falta que interviniera el Todopoderoso, el choque con un humilde iceberg bastó para mandar a pique a tan lujoso navío. Sin embargo, no cabe duda de que tras semejante afirmación había una gran dosis de soberbia y prepotencia. El ser humano, en ocasiones, se olvida de que es mortal. Aunque no tiene nada que ver la ingeniería naval con la política, esta anécdota del Titanic me vino a la memoria cuando vi el eslogan elegido por Compromís para su campaña: «Imparables». Esta palabra, también encierra una buena carga de endiosamiento. Pasadas las elecciones generales y autonómicas y vistos los resultados, podría decir, si fuera supersticioso, que trae mala suerte realizar afirmaciones tan desafiantes y carentes de humildad.

Lo que sí ha quedado claro es que Compromís ha perdido muchos votos en las elecciones generales y no ha podido mantener los resultados que obtuvo en las autonómicas de 2015. En el caso de Sagunto, recordemos que los nacionalistas fueron los más votados en 2015, con 7.046 votos. En aquellos comicios autonómicos se registró una participación del 67,09%. En las autonómicas del 28-A, Compromís ha podido reunir el apoyo de 6.305 votantes, es decir, 741 papeletas menos, a pesar de que acudió a votar un 71,80% del censo, o sea, un 4,71% más que en 2015. Está claro que algo ha fallado.

Mientras Compromís, en su carrera ‘imparable’, se ha encontrado en el camino con dos escollos, mayor el de las generales que el de las autonómicas, los socialistas han alcanzado posiciones indiscutibles de liderazgo en ambos procesos, más notable en las de Madrid que en las de Valencia. ¿Se pueden extrapolar los resultados de las autonómicas, registrados en Sagunto, a las próximas municipales? Es evidente que no y por varios motivos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que la presencia de IP desdibujará notablemente el escenario electoral local. Otro factor para tener en cuenta es que, al ser diferente la motivación, la participación para el 26 de mayo, será, seguramente, menor que el 28-A. Una tercera cuestión, también importante, es que en los comicios locales hay votantes que se fijan mucho más en las personas que en las siglas, particularmente en el casco histórico. Por otro lado, tampoco hay que perder de vista que la izquierda se presenta muy dividida: Podemos, Esquerra Unida y El Nostre ADN, y ya se ha visto lo que sucede cuando se fragmenta el voto. Ningún partido podrá gobernar en solitario, por lo que será necesario otro pacto a 3 o 4 bandas. Lo que puede cambiar es que el más votado, en lugar de Compromís, sea el PSOE, hecho que propiciaría el cambio en la Alcaldía. Atentos.

Viernes, 26 Abril 2019 16:01

Defender la industria

La campaña que durante estos últimos cuatro años se ha orquestado contra Lafarge para propiciar su cierre, ha terminado demonizando a toda la industria del municipio, lo cual es extremadamente grave, además de temerario e irresponsable, es decir, impropio de gestores públicos con dos dedos de cabeza. Nos guste o no, la industria es el sector que más empleo genera y de mayor calidad, probablemente, equiparable al de los empleados públicos. Tal es el clima que se ha generado por parte de estos grupos, que la gente ya señala en las redes sociales a otras empresas, como Fertiberia, Ferrodisa o AGC. Si desde estos ámbitos políticos y ecologistas han afirmado que el actual desarrollo industrial es incompatible con la vida, mezclando este argumento con la incidencia del cáncer en el área de Sagunto y los brotes asmáticos en los niños, es lógico que la alarma generada entre la población suscite reacciones en contra del actual tejido industrial.

El cuatripartito municipal, para disponer a la población contra Lafarge, ha tenido que generar una gran psicosis, asustando a la ciudadanía con la mala calidad del aire que respiramos y con la amenaza de que todos nos vamos a morir de cáncer. Acuérdense que se quiso montar una plataforma satélite que se llamaba Morvedre Aire Net. Por cierto, si es verdad que, como dicen, están tan preocupados por la calidad del aire que respiramos, a ver si empiezan a ver de qué manera afecta a nuestra salud el humo de los miles de coches que circulan a diario porque, a mí, personalmente, es lo que más me molesta. Exactamente ahí es donde tenemos el principal problema. Sin embargo, ahora, de cara a las elecciones del 26 de mayo, quieren quitar hierro al asunto, asegurando que no tienen nada en contra de estas empresas. Pero una cosa es la palabrería y otra bien diferente los hechos, por ejemplo, estos son los mismos que en la legislatura 2003-2007 se manifestaban contra la central de ciclo combinado y la regasificadora, núcleo energético de primer orden que ahora viene de perlas para proporcionar electricidad a todas las empresas que se instalarán en el Puerto.

Hasta donde habrá llegado la preocupación por esta campaña, carente de todo rigor científico y orquestada desde la instancia municipal, que la Unión Intercomarcal de CCOO ha tendido que salir al paso de este despropósito con una jornada sobre desarrollo industrial sostenible, que se ha celebrado en la mañana de este viernes, y donde todos los delegados sindicales de las principales industrias han dejado clara, frente a tan temerario alarmismo, su decidido apoyo a un sector industrial sostenible. Ya dije, no hace mucho tiempo, que con las cosas de comer no se juega.

Jueves, 18 Abril 2019 18:55

Abandono total

A muchos políticos se les llena la boca, sobre todo ahora, que estamos en periodo electoral, hablándonos de lo importante que es el patrimonio industrial de Puerto Sagunto. Sin embargo, en este terreno también hemos de recurrir a esa frase del Evangelio que, para distinguir a los falsos profetas, nos dice: «por sus obras los conoceréis».

Así es, lo primero que llama la atención es la catalogación o clasificación de estos bienes. Efectivamente, en el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano, no hay ninguna pieza del patrimonio industrial de Puerto Sagunto, repito, ninguna pieza; léase el Alto Horno, la Nave de Talleres o el conjunto de la Gerencia, por citar tres ejemplos nada discutibles, que estén catalogados como Bienes de Interés Cultural (BIC). Como Bienes de Relevancia Local (BRC), que es una categoría inferior, tampoco aparecen, solo se encuentra incluida en este listado la Iglesia de Nuestra Señora de Begoña, al ser obligatorio legalmente, por tratarse de un templo construido antes de 1940.

Entonces, ¿dónde tiene anotadas la Conselleria de Cultura todos estos elementos del patrimonio industrial del Puerto?, se preguntarán ustedes. Muy sencillo, se incluyen en la relación de Bienes Inmuebles de Etnología, que es donde aparecen, por ejemplo, el Motor de Candela o la Sèquia de l’Arrif. O sea que el valiosísimo patrimonio industrial del Puerto, del que todos nuestros políticos hablan, tiene la misma consideración que un motor de riego o una acequia. Espectacular.

Con esta simple comprobación se puede concluir que una cosa es la palabrería, la venta de humo y los cuentos chinos y otra bien distinta dar trigo. Menos mal que todavía quedan ciudadanos con sensibilidad, que, en vistas de la desprotección tan clamorosa en la que se encuentra el patrimonio industrial, han tomado una magnífica iniciativa. Me refiero a la solicitud que la Asociación del Patrimonio Industrial de Puerto Sagunto (APIPS) ha presentado a principios de este mes de abril ante la Conselleria de Cultura para que el Alto Horno número 2 sea declarado Bien de Interés Cultural. A ver si va a ser necesario iniciar una campaña de recogida de firmas para avalar esta iniciativa tan necesaria.

Téngase en cuenta que las cosas que se valoran sí se protegen. Así se está viendo con otros monumentos o parajes, como la montaña de Romeu. El alto horno de Vizcaya fue declarado Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura del Gobierno Vasco a los tres años de su cierre. En Puerto Sagunto se van a cumplir ahora 35 años desde que se cerró la cabecera siderúrgica y, sin embargo, todavía seguimos esperando que se proteja este patrimonio. Se ve que los diferentes gobiernos municipales no han tenido interés, en estos 35 años, por mover esa ficha.

Viernes, 12 Abril 2019 19:10

Bajar impuestos

Hoy ha dado comienzo la campaña electoral para las elecciones generales y autonómicas. Aunque pueda parecer algo simplista, podría decirse que hay dos bloques, el que forman los partidos que quieren bajar los impuestos y el de los que defienden mantenerlos o, incluso, subirlos. La melodía de reducir los tributos es más pegadiza, suena mejor, de ahí que se recurra a este argumentario electoral como ‘elemento gancho’ para captar votos, pero, como dijo Esperanza Aguirre, esa gran neoliberal, nada es gratis, lo cual es rotundamente cierto.

No sé si se han fijado ustedes, pero ahora hay, poco más o menos, los mismos cotizantes a la Seguridad Social que en los tiempos previos a la crisis de 2008, sin embargo, antes se recaudaba para pagar cada mes a nuestros jubilados y, encima, sobraba dinero para engordar la hucha de las pensiones. Ahora ya no es así, se han creado las condiciones para que esto no suceda. Así es, la reforma laboral y la consiguiente precarización del empleo ha hecho posible este milagro. A menores salarios, gastos sociales más bajos para las empresas y, por consiguiente, menos recaudación por cuotas a la Seguridad Social. De esta manera, se puede afirmar, como se está haciendo, que las pensiones públicas ya no son sostenibles y, al no ser viables, hay que ir pensando en privatizarlas, en este caso, con un sistema de capitalización individual, parecido a lo que implantaron Friedman y Hayek en el Chile de Pinochet, una maravilla de la ‘factoría neoliberal’ que ha llevado a los pensionistas, después de toda una vida trabajando, a vivir en la miseria.

Ahora, con las bajadas de impuestos que están anunciando determinados partidos, si se llegarán a materializar, la recaudación del Estado caería a plomo, y como nadie habla de reducir el tamaño de la administración por la parte improductiva, a no mucho tardar nos enfrentaríamos a una sanidad pública insostenible, por lo que, cuando llegue el momento, nos mostrarán el camino de las fórmulas privadas. Es decir, contratar un seguro médico por 400 o 500 euros al mes para una familia, con una franquicia de 1.500 o 2.000 euros. Claro que, como todo forma parte de la sagrada libertad del individuo, la otra opción es la de no tener asistencia sanitaria. Si uno no fuma, no bebe, hace deporte y no lleva una vida libertina y disoluta, ¿para qué necesita un seguro médico? Qué tontería, ¿verdad?

Va a ser cuestión de tiempo, pero se trata de cerrar el paréntesis que se abrió en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se puso en marcha el llamado estado del bienestar. Al tiempo. Vamos directos al sistema americano, pero sin sus ventajas, que también las tiene.

Viernes, 05 Abril 2019 16:26

Un 16% de paro

Durante esta semana he tenido la ocasión de hablar con varios dirigentes políticos del municipio, algunos de ellos forman parte del actual equipo de Gobierno de Sagunto. Pues bien, todos tienen claro que el objetivo de Compromís y, más concretamente, del actual alcalde, es el de cerrar la cementera. No deja de sorprenderme que todo el mundo vea tan claro y con tanta naturalidad cuáles son las intenciones de los nacionalistas y, sin embargo, todos dejen hacer. Es alucinante.

Esta semana, la Comisión Europea ha publicado la lista de las empresas con mayores emisiones de dióxido de carbono en Europa. Entre las cincuenta empresas españolas que engrosan esa relación comunitaria, hay tres que son de este municipio: la cementera, la planta de Arcelormittal y la central de ciclo combinado de Naturgy. ¿La idea cuál es, cerrar estas tres industrias? De hecho, el señor alcalde, acompañado de toda la progresía, ya protagonizó varias manifestaciones contra la instalación de la térmica y la regasificadora, en fechas previas a las elecciones de 2003. ¿Se acuerdan?

El modelo de desarrollo económico de Sagunto, que se fundamenta en la industria, es, para determinados sectores, incompatible con la vida, de ahí que se hable abiertamente de apostar por la logística, que a criterio de estos colectivos es más sostenible. Sabido es que la logística ocupa mucho suelo y crea muy poco empleo. Tampoco debemos ignorar que el tráfico de camiones generado al abrigo de esta actividad es muy elevado, sin ir más lejos, el almacén regulador de Mercadona, cuando se ponga en marcha, tendrá diariamente un movimiento de 700 camiones, que también contaminan lo suyo.

El crecimiento económico, en términos de PIB, va a menos, de lo que podemos deducir que se está empezando a notar cierta desaceleración en la economía nacional. Italia ya está en recesión y Alemania, que es la principal locomotora económica de Europa, también. Si vemos la tasa de desempleo que hay en Sagunto, podremos concluir que el paro estructural en este municipio va a rondar el 16%, es decir, que de cada 100 personas en edad de trabajar habrá, de seguido, 16 sin ocupación. Por otro lado, es bien evidente que con la logística no se va a crear más empleo que con la industria. Así pues, estas mentes privilegiadas, que quieren cambiar nuestro modelo económico, tendrán que decirnos cómo lo piensan hacer. Porque lo del pleno empleo no se lo cree ni el Tato.

La campaña que desde 2015 emprendió el alcalde y sus socios contra la cementera, está ocasionando un perjuicio real a los ciudadanos del municipio, puesto que tanta hostilidad ahuyenta el asentamiento de nuevas industrias. Se puede decir más alto, pero no más claro, con las cosas de comer no se juega.

Viernes, 29 Marzo 2019 14:42

Ferrodisa y AGC

Estamos inmersos, prácticamente, en una campaña electoral que se prolongará hasta el próximo 24 de mayo. Por lo que ya vemos a diario, en el ámbito nacional se hablará mucho de la unidad de España, de la reconquista, de llevar pistola y de cuánto nos quieren bajar los impuestos y, al mismo tiempo, mejorarnos los servicios públicos. Vendedores de crecepelo no han de faltar en estas elecciones. Se trata de entretenernos con milongas y venta de elixires, todo, menos hablar de lo que verdaderamente afecta a los ciudadanos: la precariedad laboral, los recortes de libertades y derechos civiles, el alto desempleo estructural, el futuro de las pensiones, el desmantelamiento programado de la sanidad pública, los recortes sociales, la desenfrenada carrera alcista del recibo de la luz, el hecho de que miles de familias no puedan llegar a final de mes, los miles de desahucios que se continúan produciendo en el país o los miles de suicidios, que de todo hay. Estos asuntos, que son una realidad palmaria, describen con claridad meridiana que entre todos la mataron y ella sola se murió. Se habrán dado cuenta de que nuestros políticos hablan mucho de España, pero bien poco de los españoles, que son los que sufren las consecuencias de estas políticas neoliberales.

En el marco local, el ‘milagro’ de la reindustrialización en Parc Sagunt va a ser el principal argumento propagandístico del cuatripartito, a pesar de que siguen inacabados los accesos al parque y la mayoría de las parcelas están vacías o con los proyectos muy en ciernes. La suerte que hemos tenido, realmente, es que el señor de Mercadona se ha fijado en nosotros, actuando como poderoso polo de atracción. Es un hecho que la mayor parte de las empresas que han comprado suelo en Parc Sagunt, tienen relación con la compañía de Juan Roig. Es curioso que el cuatripartito nos esté vendiendo la reindustrialización de Sagunto, cuando, por ejemplo, no han tenido ningún complejo para darle la puntilla a la cementera, dentro de su política de cambio de modelo de la industria a la logística. Por cierto, los trabajadores de Ferrodisa y AGC ya pueden ir poniéndole una vela a la Virgen de Begoña, por lo que pueda venir. Ahí lo dejo.

La declaración de la montaña de Romeu como Paraje Natural Municipal, publicada hoy en el DOGV, también será utilizada como pura propaganda. Sin embargo, sería injusto negar que esta medida es fruto de la perseverancia de Compromís y particularmente de Francesc Fernández, que de un tiro mata dos pájaros: protegiendo la montaña se adelanta la fecha de cierre de la cementera. Así que ya lo saben: reindustrialización, Montaña de Romeu y proyectos a futuro, sobre lo demás pasarán de puntillas porque la verdad es que tienen bien poco que decir.

Viernes, 22 Marzo 2019 16:39

Cambio de modelo

Cuando el Partido Popular, desde el Gobierno de Sagunto, llegó a un acuerdo con Lafarge y firmó en 2013 el convenio que ahora ha sido dinamitado, tanto Compromís como los vecinos de Bonilles Romeu se quejaron, seguramente con razón, de que no se habían tenido en cuenta los intereses de todas las partes, en clara referencia a los que residen en las proximidades de la cantera Salt del Llop. Sin embargo, cinco años después, los nacionalistas, en colaboración con sus socios de Gobierno en el Ayuntamiento de Sagunto, PSOE, EU y ADN Morvedre, han promovido la declaración de Paraje Natural Municipal sin tener en cuenta los intereses de otra parte, en este caso la de los trabajadores, que van a ser los verdaderamente perjudicados si, finalmente, la medida aprobada por el Consell precipita el cierre de la factoría.

Hay que dejar bien claro que el perjuicio se le ocasiona a los asalariados directos e inducidos. La multinacional, si tiene que reclamar indemnizaciones, las reclamará; si tiene que echar el cierre precipitadamente, lo echará, y, tan ricamente, se irá con la música a otra parte. Los que no tienen paracaídas son los empleados y es precisamente a este segmento al que no se ha tenido en cuenta desde el cuatripartito municipal.

Según el argumentario que se está utilizando por parte de los partidos que han respaldado esta medida, la declaración de paraje natural no afecta al empleo de Lafarge porque permite la actividad extractiva, lo cual es una verdad a medias, porque, aun siendo cierto que la empresa puede continuar extrayendo caliza, también es verdad que impide la posibilidad de ampliar hasta el área de Margas y zona Norte, donde la cementera tiene reconocidos derechos mineros. En términos prácticos, esto significa que la empresa se quedará sin suministro de caliza en cuestión de una década. Con lo cual, los cuatro partidos que han promovido la declaración de Paraje natural en los términos que lo han hecho, han programado, al mismo tiempo, el cierre de esta industria, que es, en definitiva, lo que se pretendía desde el principio. Aunque pueda parecer exagerado, lo ocurrido con Lafarge no es más que la punta del iceberg. Lo que se pretende es cambiar el modelo económico, sustituyendo la industria por la logística, que ocupa mucho terreno y genera poco empleo. Es una cuestión de concepto, no es la primera vez que se dice desde determinados foros próximos al cuatripartito que el actual modelo industrial no es compatible con la vida, lo cual no deja de ser una afirmación irresponsable, además de falsa, que solo contribuye a demonizar la industria. Los que sí se han dado cuenta de por donde van los tiros, son los empleados de Lafarge, primeros damnificados de este cambio de modelo.

Viernes, 08 Marzo 2019 19:50

Las prisas

Si se dan ustedes cuenta, nuestro alcalde Francesc Fernández, que es uno de los mayores activos del cuatripartito, lleva meses trabajando a fondo para que el Gobierno de la Generalitat declare Paraje Natural Municipal la montaña de Romeu. Sabe la primera autoridad local, como tampoco ignoran en el Gobierno autónomo, que, tras las próximas elecciones autonómicas, la aritmética puede posibilitar un Gobierno de las tres derechas: Ciudadanos, PP y Vox; sobre todo, por el desplome de Unido Podemos que detectan las encuestas. Esta posibilidad ha sido, precisamente, la que ha llevado al President del Consell, Ximo Puig, a tomar la decisión de adelantar los comicios al 28 de abril. Lo que pretende el PSOE, haciendo coincidir las votaciones regionales con las generales, es beneficiarse del viento de cola que, según los politólogos y los sondeos, impulsará a Sánchez hasta convertirle en la opción más votada. Lo que ocurra el 26 de mayo, en los comicios municipales, es punto y aparte.

Con estas expectativas electorales, es lógico pensar que, pasadas las elecciones, el Govern del Botànic pueda terminar como el Titanic y, con ese nuevo Gobierno que formen VoX, PP y Ciudadanos, es más que probable que la Montaña de Romeu se quede compuesta y sin novio, esperando sine die la declaración de Paraje Natural Municipal. Claro que todo esto puede ocurrir, precisamente por eso, el señor alcalde está más pendiente de lo que pasa en el palacio de la Generalitat que del día a día de Sagunto, para eso está Pepe Gil, no en vano es el responsable municipal de los Grandes Proyectos.

Como hay prisa, mucha prisa, el armazón jurídico que da soporte a la declaración de paraje no está construido con los materiales más resistentes, de ahí que, por dos veces, se haya tenido que devolver el proyecto para mejor apuntalamiento. Si esta iniciativa se aprobara por el Consell sin tener todas las garantías jurídicas, pasaría como sucedió en Sagunto con los plenos municipales que se celebraban en El Puerto, que, al sustentarse en un artificio legal de escasa consistencia, una iniciativa ciudadana promovida por Frederic Aznar y Antonio Llorens, acabó con los plenos en El Puerto.

Así que, viendo que el tiempo se agota, especialmente ahora que se ha producido el adelanto electoral, nuestro alcalde redobla sus esfuerzos en presionar y presionar, para que salga adelante la declaración de paraje natural. Entretanto, la gestión municipal es, por escasa, lamentable. Este 2018 solo han ejecutado en el municipio un 10% del presupuesto disponible para inversiones. Ojo, que hablamos de 22,4 millones de euros, cuyo 90%, algo más de 20 millones, sigue ahí, esperando que llegue algún gestor más capaz. En fin, es lo que hay.

Viernes, 01 Marzo 2019 18:08

Traidores

Este viernes era el día clave, una fecha histórica en la que, por fin, David vencería a Goliat. Estaba previsto para esta mañana que el Consell de la Generalitat, en su reunión matutina de hoy, diera luz verde a la declaración de Paraje Natural Municipal de la montaña de Romeu. Los esfuerzos de esta legislatura, luchando contra los elementos, habían dado sus frutos, cobrándose, finalmente, el objetivo marcado. Por fin, el alcalde del municipio, el nacionalista Francesc Fernández, podía transmitir a sus vecinos de Romeu-Bonilles que esa vieja reivindicación se lograba materializar este primero de marzo de 2019.

Con la finalidad de hacer público ese anuncio, precisamente, se convocó ayer, para hoy, a los medios informativos en sede municipal y, esta mañana, estaba la práctica totalidad del grupo municipal de Compromís arropando al señor Fernández, hasta la exconcejal y diputada autonómica Teresa García ha comparecido en este acto, donde solo se ha echado en falta al edil de Policía, Enric Ariño.

Sin embargo, poco dura la alegría en casa del pobre. Al final, la convocatoria para dar la buena nueva se ha quedado en casi nada, puesto que el Gobierno de la Generalitat, formado por PSOE y Compromís, ha decidido aparcar este tema. Ante semejante revés, los convocantes, en vistas de que no podían vender la piel del oso, han atacado a los socialistas. Los han llegado a tachar de traidores, incluso le han dedicado algunas `perlas’ al cabeza de lista por Sagunto, Darío Moreno. El señor Fernández sabe que el PSOE le hará daño electoral en Sagunto el próximo 26 de mayo, por eso se pone la venda antes de que le hagan la herida. Ahora, de lo que se trata, es de responsabilizar a los socialistas de los fracasos de Compromís, que son fruto de sus propios errores.

Sin embargo, sería injusto negar la perseverancia y constancia del señor alcalde para ‘salvar’ la montaña del Romeu. Podría decirse que, desde que llegó a la Alcaldía, esa ha sido su principal motivación. De hecho, el cierre de la cementera lo llevaba escrito en su programa electoral. Lo intentó, primero, tratando de impedir que se prorrogara la actividad extractiva en la cantera. Después, impidiendo la entrada de camiones de Transmorvedre, que son los que abastecen de caliza a Lafarge. Luego, promoviendo campañas, desde sus organizaciones satélites, asustando a la población con la mala calidad del aire que respiramos. Una mentira monumental que solo ha contribuido a generar una gran psicosis entre la población. Por último, planteando que la susodicha montaña fuera declarada Paraje Natural Municipal.

Si todos esos esfuerzos los hubiera empleado el señor alcalde en mejorar la gestión municipal de su Gobierno, que ha sido bastante escasa, hoy podría sacar pecho con un buen balance. Decepcionante.

Viernes, 22 Febrero 2019 16:52

Plaza del Sol

Lo que ha pasado con la Plaza del Sol es absolutamente inaudito. Que se medio arrase este lugar, se vaya a cubrir de cemento, y luego, para arreglarlo, se pongan cuatro maceteros, es, sin lugar a duda, ir a peor, a mucho peor. Cuando en tiempos del Gobierno del PP se remodeló ese espacio, ya se dieron pasos hacia atrás, pero con esta nueva intervención se le va a dar la puntilla definitiva. Lo mejor de todo es que se hace para que se pueda plantar la falla de la Plaza del Sol, que, al celebrar el 30 aniversario de la fundación de esta comisión fallera, van a echar la casa por la ventana con un monumento de mayores proporciones que, lógicamente, no cabrá en su habitual ubicación.

Pero como para todo se puede encontrar algún informe con el que justificar el estropicio, alegan, en defensa de esta actuación, que existen informes de Policía Local, Policía Nacional y de Bomberos, en los que se argumenta que el monumento plantado en la calle obstaculiza el paso al mercado y al aparcamiento subterráneo y que, por su proximidad a los edificios, el fuego recalienta las fachadas. Llama la atención que después de 29 años hayan caído en la cuenta, sobre todo porque coinciden esos informes con el hecho de que la Falla compite en la sección especial y necesita más espacio. Así que, ni corto ni perezoso, nuestro querido y nunca bien ponderado cuatripartito municipal ha tomado la decisión de reducir a la mínima expresión lo que queda de verde en este entorno, donde el cemento va a terminar por adueñarse de todo.

Me parece a mí que, para plantar la falla de manera digna, con el realce que merece, había algunas soluciones más adecuadas y mucho más compatibles con el interés general, pero como estamos en año electoral y aquí van a ver los votos que pueden arrancar del mundo fallero, pues se arrasa la emblemática plaza y a otra cosa. Cómo ha cambiado el cuento, los nacionalistas del Bloc, hoy Compromís, han pasado de negar que las fallas fueran cultura a rendirse a sus pies. Acuérdense de que fue el colectivo fallero precisamente el que, por dicho motivo, declaró persona non grata al entonces concejal de Cultura del Ayuntamiento de Sagunto, Manuel Civera.

Los vecinos, que no salen de su asombro, se conforman diciendo que como esa plaza estaba echada a perder, tampoco se va a perder gran cosa. El problema, naturalmente es que ese espacio estaba echado a perder como consecuencia del clamoroso abandono, que sufre esta y otras partes del núcleo porteño. Seguro que en la Glorieta de Sagunto no ocurren estas cosas.

Página 9 de 33

Te puede interesar

Te puede interesar