Ignacio Belzunces Muñoz

Ignacio Belzunces Muñoz

San Sebastián, 1959. Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. En 1979, con 20 años, Inició sus colaboraciones en prensa y radio. Vivió de lleno el proceso de reconversión industrial en la siderúrgica porteña, del que informó, día a día, a medios regionales y de Madrid. En 1986 fundó El Económico.

Viernes, 10 Agosto 2018 12:08

Septiembre

Cuando llegue septiembre, empezará a cobrar velocidad la campaña electoral. En poco más de ocho meses los ciudadanos de este municipio tendremos la oportunidad de valorar los cuatro años de gestión de este Gobierno cuatripartito que preside el nacionalista Francesc Fernández. Para el mes de mayo, como viene siendo tradicional, se celebrarán las elecciones autonómicas y municipales. Será el momento, entonces, de corregir errores o confirmar aciertos, dependiendo, naturalmente, de la visión de cada cual.

Pocas novedades encontraremos los ciudadanos en el panorama político local, quizá lo más llamativo sea la fragmentación del voto que se puede dar como consecuencia de una mayor oferta electoral. En el espacio conservador, el Partido Popular, que es el clásico, con nuevo líder nacional y tras el volantazo que ha dado hacia la extrema derecha, tendrá que competir con la opción de Ciudadanos, que empezó siendo una fuerza de orientación socialdemócrata y, sin embargo, ha terminado compitiendo con los postulados más extremos del propio PP, a propósito del denominado ‘proces’. Esta radicalización hace difícil, la mayoría de las veces, distinguir entre los discursos de una y otra fuerza política.

Lo que anda más revuelto es el segmento de la izquierda, donde, por ejemplo, todo parece indicar que los ‘podemitas’ acudirán divididos a las urnas. Efectivamente, la marca blanca de Podemos, que se creó en 2015 para concurrir a las elecciones, ha cobrado vida propia y, si nadie lo remedia, se enfrentará al original en estos comicios. ¿A quién votará el electorado de Podemos, al original o a la copia? La verdad es que para este segmento ideológico puede haber tres candidaturas: la de Podemos, la de ADN Morvedre y la de Esquerra Unida. Por su parte, el PSOE, que pesca en caladeros más moderados, dentro de su línea ideológica social liberal, no se enfrenta a esta nueva convocatoria con malas expectativas, ostentar la presidencia de la Generalitat y el Gobierno de la nación siempre favorece, puesto que los electores suelen apostar a caballo ganador. Por otro lado, a nivel local no le puede ir peor que en 2015 y, por si faltaba algo, puede anotarse todos los éxitos alcanzados con el desbloqueo de Parc Sagunt y el consiguiente asentamiento de empresas que se está produciendo en la zona. Es decir, todo apunta a que los socialistas podrán mejorar.

Los nacionalistas de Compromís también jugarán ese mismo papel, el de vender el milagro de la recuperación económica, tanto por el relanzamiento de Parc Sagunt como por la puesta en marcha del nuevo parque comercial. Por último, IP, como también es tradicional, se queda muy circunscrita a su discurso clásico de la marginación del núcleo porteño, el abandono que sufre, la falta de inversiones, etc. Estos próximos meses van a ser de lo más animados.

Viernes, 03 Agosto 2018 17:04

Demagogos

La información difundida esta semana por Ecologistas en Acción, con respecto a las emisiones a la atmósfera por parte de la cementera Lafarge, han destapado nuevamente la caja de los truenos. Asegura la citada asociación ecologista que desde el mes de abril de 2017 se sobrepasan los límites de emisiones de óxido de nitrógeno en la cementera. A partir de aquí, el Ayuntamiento de Sagunto ha instado a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, para que revise la Autorización Ambiental Integrada (AAI) de esta fábrica. Hasta aquí, todo razonable. Ecologistas en Acción enciende las alarmas y la instancia municipal pide a los responsables autonómicos, que son los competentes, que actúen. Nada que objetar, la administración, en sus distintos niveles, debe de velar por el cumplimiento de la normativa y, especialmente, por preservar la salud de la ciudadanía.

Sin embargo, la propia información suministrada por Ecologistas en Acción resulta llamativa. Asevera que esta empresa está sobrepasando los límites desde abril de 2017, o sea, desde hace un año y tres meses. Por otra parte, también es particularmente curioso que esto haya sido detectado por una asociación ecologista y no por la administración competente, en este caso, la citada Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. Si lo que denuncia Ecologistas en Acción es cierto, está claro que hay alguien, en algún departamento de esa Consellería que no está haciendo bien su trabajo. La empresa dice que cumple rigurosamente con la legalidad vigente, así que, por un lado, tenemos a una entidad ecologista de acreditado prestigio que dice que no, por otro, la empresa que dice que sí, y, en el centro, la Conselleria que no sabe o no contesta.

Por eso me parece insultante la demagogia que hacen algunos políticos a cuenta de este tema. Me refiero, concretamente, a nuestra diputada autonómica por Compromís, Teresa García, que este miércoles escribía perlas como esta: «Sagunto no quiere ser reconocida como la capital valenciana del asma infantil». Con esta afirmación se pretende alarmar a la población, lo cual me parece absolutamente gratuito, sobretodo, porque la diputada García, en tanto en cuanto forma parte de uno de los partido que gobierna la Generalitat, es responsable de que se cumpla la normativa en materia de medio ambiente. Si la cementera que tenemos en este municipio se dedica a incinerar desechos, lo hace porque tiene las autorizaciones de la Generalitat. Si esta planta emite a la atmósfera más óxido de nitrógeno del que toca, es porque la Generalitat no hace sus deberes. Así pues, menos demagogia y más rigor.

Viernes, 27 Julio 2018 13:21

Quejas varias

Esta semana, en la edición digital de El Económico, se publicaba una noticia sobre la suciedad en los contenedores de basura ubicados en el paseo marítimo del Puerto. A raíz de colgar esta información en las redes sociales, se organizó cierta polémica entre los lectores, quienes denunciaban que estos mismos hechos recogidos en la noticia, también están sucediendo en otras partes del pueblo. En definitiva, que los malos olores producidos por esos contenedores de la playa, que, por lo visto, no se limpian con la frecuencia debida, no son un caso aislado, sino que esta problemática se extiende por gran parte del municipio.

Algunos, los menos, con pocas luces o con muy mala intención, asociaban lo que está ocurriendo a lo guarra que es la gente, que se deja las bolsas fuera de los contenedores. De todo habrá en la viña del Señor, claro que sí. De la misma manera que hay gente incívica y sinvergüenza, que no recoge las cacas de sus mascotas, también hay otras que sacan la basura fuera de las horas estipuladas, por la mañana cuando salen de casa, por ejemplo, o que dejan las bolsas en el suelo. En algunos casos, esto último sucede porque hay personas mayores, particularmente mujeres, que no pueden levantar la tapa del contenedor y arrojar dentro la bolsa.

De lo sucias que están las calles, de lo mal que huelen los contenedores y de las aguas del canal de Ciudadmar, situado al final del paseo marítimo, se pasó a un clásico de este pueblo, me refiero a la plaga de cucarachas que nos invade. Esto de las cucas es un verdadero quebradero de cabeza, puesto que las condenadas aparecen hasta en los pisos más altos. Que El Puerto está infestado de estos insectos es tan evidente que no se puede negar, las hay a miles. En las viviendas, por la calle, en definitiva, no hay ni un solo rincón que se vea libre de ellas.

A partir de aquí, la gente empieza a comparar el paseo marítimo del Puerto con el de Canet, y aunque las comparaciones siempre son odiosas, mucho más en este caso concreto, pues no hay punto de comparación. Los recursos municipales que el vecino Ayuntamiento de Canet d’En Berenguer destina a su paseo marítimo ponen de relieve que en este municipio siempre se ha tenido claro que el paseo hay que cuidarlo como oro en paño porque hay que mimar al visitante.

Lo mejor de todo es que Sagunto, atendiendo a lo que dicen nuestros actuales gobernantes municipales, también juega a ser una potencia turística. Oferta cultural no le falta, desde luego, la playa del Puerto es magnífica, pero las del norte están echadas a perder y en lo cotidiano ya se sabe: suciedad, abandono y muchas cucarachas. Es lo que hay.

Viernes, 20 Julio 2018 13:33

Galmed

En unos pocos días llegará agosto, cuarto y último de esta legislatura municipal y autonómica. En septiembre, se dará el pistoletazo de salida para la carrera electoral de cara a las elecciones regionales y locales de 2019, que se celebrarán en mayo. Para este mes de septiembre está prevista la apertura del parque comercial Vidanova Parc, algo que, como he dicho en otras ocasiones, se empezó a gestar en 2012 pero que, finalmente, ya es una realidad. No va a ser un mal inicio de curso político. Todos los días no se tiene la oportunidad de salir en la foto, inaugurando una instalación de este calado que reúne a tanta primera marca. Téngase en cuenta que estamos hablando del complejo comercial más importante entre Valencia y Castellón.

La verdad es que el cuatripartito municipal y especialmente el alcalde del municipio, Francesc Fernández, se van a encontrar a partir de septiembre el camino muy allanado. La inauguración del parque comercial, con el empleo que supone, el desbloqueo de la segunda fase del polígono Camí la Mar, que se espera pueda estar solucionado para finales de año y el asentamiento de empresas en Parc Sagunt, ayer mismo se difundió la noticia de que se va a construir un hotel de 40 habitaciones en este parque; son, sin duda, la mejor tarjeta de presentación ante un electorado local que, como es sobradamente conocido, lleva años muy castigado por el desempleo. Con el nivel de paro que todavía existe en el municipio, todos tenemos algún conocido, amigo o familiar, buscando trabajo, por ese motivo, precisamente, se valorará mucho la importante labor que se ha realizado desde el Ayuntamiento de Sagunto y, especialmente, desde la Generalitat y la Autoridad Portuaria de valencia, para que Parc Sagunt brille con luz propia, sin perder de vista, naturalmente, que la decisión de Juan Roig, principal accionista de Mercadona, de instalar en Sagunto su mayor almacén logístico, ha sido determinante para que otras compañías, vinculadas a la firma valenciana, hayan seguido sus pasos.

Sea como fuere, la situación es magnífica, tanto, que desde la reindustrialización por el cierre de la siderúrgica, hace alrededor de tres décadas, no se vivía un renacer económico en Sagunto. En este nuevo contexto que se está dibujando en el panorama, ayer, la teutona Galmed, celebró un acto para conmemorar su 25 aniversario. Un alto mando alemán vino a contarnos lo bien que les va todo, y las buenas expectativas para los años venideros. Ya les puede ir bien, echaron el cierre y, pasado un tiempo, volvieron a abrir, aplicándole al personal el convenio provincial. Este es el exponente de la nueva economía: grandes beneficios y salarios de miseria.

Viernes, 13 Julio 2018 09:37

Centrifugado

Este viernes, en el pleno extraordinario que ha celebrado la Corporación municipal saguntina, se ha aprobado el nuevo convenio entre el Ayuntamiento de Sagunto y la Autoridad Portuaria de Valencia. Por cierto, estas sesiones extraordinarias son, por demasiado habituales, cada vez más ordinarias, pero no hay mal que por bien no venga, de esta manera, los señores concejales que no están liberados, se llevan todos los meses un buen dinero extra por asistencia. Pero no era de este tema de lo que pensaba escribir, lo cito solo de pasada.

Vayamos al asunto, el 29 de diciembre de 2009 se firmó el primer convenio entre la Autoridad Portuaria de Valencia y el Ayuntamiento de Sagunto, siendo alcalde del municipio el popular Alfredo Castelló y el presidente de la APV, Rafael Aznar. Ni que decir tiene que del contenido de aquel acuerdo no se ha cumplido nada de nada, o sea, papel mojado. Es verdad que a finales de 2009, que es cuando se formalizó el pacto, la crisis económica ya empezaba a dejarse notar y que en los siguientes años fue demoledora, afectando por igual a la iniciativa privada y a instituciones como la APV, que tuvieron que apretarse el cinturón. Sin embargo, a partir de 2015, que ya empezaba a percibirse el cambio de ciclo económico, tampoco se ha visto voluntad, por parte de la APV, para cumplir alguno de los compromisos adquiridos.

Ahora, el alcalde de Sagunto quiere ser el protagonista de este nuevo acuerdo que, en honor a la verdad, no tiene nada de nuevo, en esencia es exactamente lo mismo que lo acordado por Castelló en 2009. Si nuestro Gobierno local, aprovechando que ahora son todos de la misma cuerda, hubiera presionado a la APV para que cumpliera lo pactado en 2009, seguramente llevaríamos algo más adelantado, pero como eso fue algo que gestionó el Partido Popular, lo que se hace ahora es un lavado de imagen: se mete el convenio de entonces en la centrifugadora, se le da un lavado de cara y, a escasos meses de las elecciones municipales, se vende como algo nuevo. De manual.

No es que quiera desmerecer la labor que en esta materia haya podido realizar el actual alcalde, claro que no, pero si en 2018 el Ayuntamiento de Sagunto y la APV negocian un nuevo convenio, es lógico que se incluya en el mismo lo que se pactó en 2009, porque, al no haberse cumplido nada de lo acordado entonces, sigue todo pendiente de ejecución, es decir, está todo por hacer. La cuestión es: ¿después de las elecciones de mayo de 2019 se acordará alguien de lo pactado o el nuevo convenio se guardará en un cajón, junto al viejo? Es evidente que los antecedentes no pueden ser más claros.

Viernes, 06 Julio 2018 13:23

Mala noticia

Después de conocer, esta semana, que la empresa adjudicataria de las obras del Pabellón ha renunciado a la encomienda, porque, por lo visto, no le salen las cuentas, ya se puede afirmar que en esta legislatura no estará finalizada esta infraestructura deportiva. No sé si de aquí a mayo del año que viene, que es cuando se celebran las elecciones, se habrán reanudado los trabajos, espero que sí, pero lo que sí que está ya confirmado es que el señor Francesc Fernández no podrá, en este mandato, hacerse la foto inaugurando el pabellón. Una verdadera pena. No cabe ninguna duda de que esta es una mala noticia para el deporte local, particularmente para el Balonmano Puerto Sagunto, que se va a ver privado durante estos cuatro años de unas instalaciones deportivas muy necesarias.

El actual equipo de Gobierno que preside el nacionalista Francesc Fernández, es el que más liberados tiene desde la apertura democrática y, por tanto, es el que más gasto municipal produce por este concepto. Partiendo de la base, inequívocamente cierta, de que un equipo gestor no es más caro o más barato por lo que cuesta su nómina, sino por los resultados que ofrece, ¿qué quieren ustedes que les diga? Es muy difícil de entender que no hayan sido capaces de finalizar las obras del pabellón, desde mediados de 2015. ¿Se imaginan ustedes que esto mismo hubiera ocurrido bajo un Gobierno municipal del Partido Popular?

De haber sido así, ya les adelanto que a nuestro alcalde le habría faltado tiempo para convocar una rueda de prensa y tachar a los ‘peperos’ de incompetentes e inútiles. En mi opinión, mucho más moderada, diré que aquí se ha juntado la inexperiencia flagrante con una importante falta de planificación y, desde luego, un control y seguimiento de los temas en curso mucho más constante. Es lo que ocurre cuando el Gobierno se monta pensando en mantenerse en el cargo y no en la gestión diaria.

Concluyendo, la verdad es que, en estos cuatro años, les va a venir justo para finalizar lo que el PP dejó inacabado en 2015, por otro lado, ya se está viendo que de actuaciones nuevas, nada de nada, y no será, precisamente, por falta de dinero. Sin embargo, con el cambio de ciclo económico, las inversiones en Parc Sagunt, al abrigo de Mercadona, y la entrada en servicio del Vidanova Parc, que se empezó a gestar en 2012, se podría decir que se le ha aparecido la virgen al cuatripartito municipal. De hecho, el alcalde del municipio confía en el asentamiento de estas nuevas actividades económicas para vender su gestión y revalidar, incluso mejorar, los resultados electorales de 2015. Veremos.

Viernes, 29 Junio 2018 17:16

Terreno llano

Hasta ahora, eran poco o nada fluidas las relaciones entre el Ayuntamiento de Sagunto y los estamentos dependientes del Estado central, como Costas, la Confederación Hidrográfica del Júcar o el Ministerio de Cultura, por citar tres ejemplos muy representativos. El hecho de que el color político de Sagunto fuera uno y el de Madrid otro, no facilitaba, precisamente, las buenas relaciones. Pero como no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, todo llega y todo pasa. Es decir, que se ha producido lo que hace apenas unos meses era impensable, me refiero al cambio de Gobierno en España. Supongo, por tanto, que a partir de ahora todo vendrá rodado. Si en Madrid, en Valencia y en Sagunto, los gobiernos son, digamos, de corte progresista, parece evidente que todo ha de ser mucho más fácil, que la sintonía va a ser muy alta y, en consecuencia, que cualquier gestión saldrá adelante más rápidamente y con menos esfuerzo.

Por si faltara algo, en el Gobierno del señor Sánchez tenemos dos ministros valencianos: el señor Ábalos, al frente del todopoderoso Ministerio de Fomento; y doña Carmen Montón, que de consellera de Sanidad en Valencia ha dado el salto a Madrid para asumir las mismas competencias. Es decir, que ahora existen las mejores condiciones para que el hilo directo con Madrid funcione de maravilla. Vamos a ver si nuestros gestores municipales saben aprovechar las nuevas oportunidades que tienen ante sus pies y empiezan a materializar logros para la ciudad, porque, hasta la fecha, si quitamos los murales, el pan y circo y los esfuerzos por cerrar Lafarge, la verdad es que De forment ni un gra.

Que Costas o la Confederación Hidrográfica del Júcar, estuvieran en manos del PP, venía de cine para echarle las culpas de todos los males. Desde que Sánchez ocupa la Moncloa, nuestros gestores municipales han perdido ese comodín. Si ahora no salen las cosas adelante, no será porque los populares pongan palos en el engranaje. Los problemas de la playa de Almardà, las obras en el castillo de Sagunto, la actuación integral sobre el delta del Palancia, las competencias en materia de paseo marítimo o la integración del puerto en la ciudad, son solo algunas cuestiones que se pueden ir resolviendo o dejando encarriladas en este año escaso que todavía falta para las elecciones municipales y autonómicas de 2019.

En definitiva, el equipo de Gobierno que preside el señor Fernández, tiene el terreno allanado de aquí a Madrid, eso sí, de la mano del Grupo Municipal Socialista que es el que tiene todas las conexiones para acceder hasta las instancias más elevadas del Estado. A ver si se nota.

Viernes, 22 Junio 2018 16:44

Escenas de una Vendetta

Escena I

En las elecciones de 2015, Francesc Fernández, en su intento de arrebatarle votos al PSOE, lanzó críticas muy duras contra Crispín, que era el cabeza de lista socialista. Es más, aseguró que nunca pactaría con el PSOE mientras estuviera Crispín. Pero una vez que Fernández llega a la Alcaldía, se da cuenta de que necesita el apoyo del PSOE. ¿Cuál es el problema?, que no puede arrimarse a los socialistas mientras Crispín sea concejal.

Escena II

Un día, el concejal ‘podemita’ de ADN Morvedre, Sergio Moreno, realizó unas afirmaciones en Facebook sobre Crispín. El portavoz socialista, al considerarlas difamatorias, inició las pertinentes acciones judiciales. El juzgado cita al señor Moreno para que asista a la conciliación, que es un trámite previo a la presentación de la querella. El edil ‘podemita’ no acude y, a partir de aquí, Crispín da curso a la querella criminal contra Moreno por un presunto delito de difamación.

Escena III

El 19 de octubre de 2016, los Agentes de la UDEF iniciaron un registro en el Ayuntamiento de Sagunto, buscaban documentación relacionada con la privatización encubierta del servicio de agua potable. En esta visita de los caballeros de la UDEF, el edil ‘podemita’ Sergio Moreno se presenta ante los agentes y les anuncia que tiene hechos que denunciar. Entre ellos, las presuntas irregularidades en la compra de ropa por parte de Crispín. Posteriormente, el 28 de marzo de 2017, Sergio Moreno ratifica en toda su extensión el contenido de la declaración que presentó ante la UDEF. En este documento aparece el nombre de Teresa García, quien, según Moreno «le dijo que ella tenía toda la documentación».

Escena IV

Salta la noticia de la detención, por unas horas, de Francisco Crispín. A partir de aquí se está a la espera de que los órganos del partido suspendan de militancia al portavoz socialista. Lo citan en València y lo someten a un interrogatorio, pero cuando Crispín explica las causas reales de este litigio, que, además, no guardan relación con su actividad política, el partido le mantiene en el cargo.

Desenlace

Al final, el alcalde, Francesc Fernández, pacta con el PSOE, pese a seguir Crispín como portavoz. Se premia a Crispín, nombrándolo asesor de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, de la que, casualmente, Fernández es vicepresidente. Se les complica la vida, poniendo en riesgo su propio trabajo, a cuatro ingenieros de Actividades que nada tienen que ver con estas mezquindades. En fin, todo muy ruin y miserable.

Viernes, 15 Junio 2018 18:06

Casualidades

El 9 de julio de 1988 la sociedad mercantil Prosagunsa adquirió la concesión de los terrenos del malecón de la Compañía Minera de Sierra Menera, que en en aquel tiempo ya se encontraba en proceso de liquidación y con todos sus bienes embargados. Unos días después de materializarse esa operación, el 28 de julio de 1988, se publicó en el BOE la vigente Ley de Costas. La transacción no pudo ser más oportuna en el tiempo, puesto que, con la nueva normativa de Costas en vigor, quedaban expresamente prohibidas esta clase de compraventas. Casualidades de la vida.

Muchos años después, el 22 de diciembre de 2012, la Audiencia Provincial de Valencia reconocía en sentencia firme que Prosagunsa era propietaria de dichos terrenos y, casualidades de la vida, el 30 de junio de 2014 el Ministerio de Medio Ambiente dictaba una resolución por la que se aprobaba el deslinde a los efectos de excluir del dominio público marítimo terrestre la finca propiedad de Prosagunsa.

Así las cosas, el 9 de julio de este año se cumplirán tres décadas de pleitos, informes y contra informes, sobre el malecón de la desaparecida compañía minera. La empresa que adquirió la concesión a precio de saldo, quiere, sin embargo, el oro y el moro. Claro que, la culpa no es de Prosagunsa, que legítimamente aspira a obtener el mayor beneficio. Lo que falla es el sistema legal, que, al permitir este tipo de operaciones, posibilita que alguien se quede con un bien por muy poco dinero y luego lo transfiera a precios desorbitados. Así es como se hacen las grandes fortunas. En este municipio hemos visto ya algunos casos de este tipo, donde se pagó por determinados suelos muy poco y luego los tuvo que expropiar el Ayuntamiento a precios millonarios.

Aunque las dos últimas sentencias judiciales sobre el lío del malecón no son firmes, emitidas el 5 y 8 de junio, sí proporcionan un respiro al Ayuntamiento de Sagunto en su pelea por evitar que el malecón caiga en manos de la especulación urbanística. Llevamos así 30 años y, entretanto, esta zona del Puerto de Sagunto sigue completamente abandonada, ofreciendo un aspecto bastante lamentable a todo el que nos visita, lo cual dice bien poco en favor de un municipio que pretende ser una potencia turística. Como he dicho alguna vez, entre tener buenas playas y una oferta cultural importante y ser una potencia turística, hay una gran diferencia.

Si la sentencia de la Audiencia Nacional cobra firmeza, quedará sin efecto la resolución del Ministerio de Medio Ambiente que, en tiempos del Partido Popular, extraía del dominio público marítimo terrestre la pastilla de terreno propiedad de Prosagunsa. Esperemos acontecimientos.

Viernes, 08 Junio 2018 15:11

Peláez

Los que promovimos y fundamos la Unión Musical Porteña (UMP), hace ahora 14 años, hemos visto cómo se han paralizado aquellas iniciativas que, desde la propia sociedad musical, se preten­dían impulsar. Se trabajó mucho en los primeros meses y por eso se logró que la entidad alcanzara en poco tiempo la deseada velocidad de crucero y la relevancia cultural que por derecho propio le correspondía. Sin embargo, aspirábamos a ser algo más que una agrupación musical con su banda y su escuela de educandos, pensábamos poner en marcha el Conservatorio de Grado Medio, pero cuando llegó a la Alcaldía Francesc Fernández, empezamos a temer lo peor. Lamentablemente, se cumplieron los peores pronósticos. Como ahora clama el presidente de la Unión Musical Porteña, Lorenzo Peláez, desde que Compromís, Esquerra Unida, ADN Morvedre y PSOE se hicieron cargo del Gobierno municipal, corren malos tiempos para la música, al menos, por latitudes porteñas.

Es un hecho, el Gobierno municipal de Sagunto, presidido por Francesc Fernández, ha ignorado total y absolutamente a la UMP durante estos tres años, pero de la boca de Peláez no ha salido hasta la fecha ni una tibia crítica durante ese tiempo, primero hacia el tripartito y, después, contra el cuatripartito municipal. Conozco muy bien a Lorenzo Peláez y me consta que nunca ha sido partidario del enfrentamiento, siempre ha querido arreglar los temas en los despachos, discretamente, sin líos ni alborotos. Sin embargo, todo tiene un límite. Hasta dónde habrá llegado el ninguneo, que Peláez no ve más solución, para salir de esta situación, que un cambio de Gobierno en el Ayuntamiento. Algunos dirán que, como Peláez es del Partido Popular, qué va a decir, pero el abandono que viene soportando la UMP en los últimos tres años no es ninguna fantasía, es palpable y tangible al cien por cien.

Todo esto no pasa por casualidad, ocurre porque hay determinados intereses en garantizar la viabilidad del actual conservatorio, ubicado en el casco histórico, que fue promovido en su día por el Bloc, hoy Compromís, y que, dicho sea de paso, le cuesta a las arcas municipales un dineral todos los años. No hace falta ser ningún lumbrera para darse cuenta de que el Conservatorio de Grado Medio de la Unión Musical Porteña, podría hacer sombra al existente en Sagunto. Sin embargo, los planes de la UMP se podrán paralizar temporalmente, pero saldrán adelante, sí o sí. Entretanto, a ver si esta situación límite deriva en que los músicos tengan que subir al pleno para llamar la atención de la Corporación, como ya ocurrió cuando fue concejal de Cultura el célebre Manuel Civera, que nos negó el pan y la sal.

Página 5 de 25