Fernando Cos-Gayón Domínguez

Fernando Cos-Gayón Domínguez

Nacido en Gilet, en 1940. Responsable del departamento de Comunicación de Sidmed, cargo que compaginó con el de profesor de Relaciones Públicas del CEU San Pablo. Presidió la Confederación Iberoamericana de Relaciones Públicas y es columnista de El Económico desde su fundación.

Viernes, 26 Junio 2020 19:08

La engañosa normalidad

La mayoría de las comunidades nacionales nos encontramos en lo que se les ha ocurrido llamar “Nueva normalidad”, vamos que… sí pero no…, ni dentro ni fuera…, querer pero no poder… en fin que hemos entrado en una nueva fase que, sin Estado de Alarma, bien podría llamarse, cuando menos de “Alerta”, pero nada de nueva normalidad porque de normal tiene muy poco; o es que el tener que ir con mascarilla a todas partes, hablar con otra persona a dos metros de distancia, entrar en comercios haciendo cola en la calle por su aforo limitado, o estar en parques infantiles a razón de una persona por cada 4 metros cuadrados, discotecas al 60%, sin pistas de bailes y mesas en su lugar, etc. etc. ¿es algo normal? … ¡No!, pues dejémonos de jugar con las palabras y llamemos a las cosas por su nombre: al pan… pan y al vino … vino. Y no es que yo no esté de acuerdo con que hay que extremar las precauciones, no; al contrario, lo que quisiera es que no se empleen términos que, para mí, son engañosos porque sin querer ya hay muchas personas que creen haber superado el peligro, que éste ya ha pasado y ¡ancha es Castilla!

Personalmente me he cruzado por las calles de nuestra población con personas que o no llevan la mascarilla o la tienen puesta en la barbilla. También leo que han empezado los botellones juveniles y las fiestas sin limitaciones de espacio de separación, ni de aforo en los locales; lo que ha llevado a alguna comunidad a tener que retroceder y pasar a fases anteriores por registrar un considerable aumento de infectados. Y esto no es sólo en España, sino que está ocurriendo a nivel general en el mundo, lo que ha obligado a Tedros Adhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud, a advertir que “la pandemia de coronavirus está entrando en una “nueva y peligrosa fase” al comprobar que últimamente se estaban registrando cifras récord de más de 150.000 infecciones en el mundo.

Por tanto, es necesario que nos concienciemos de que el virus sigue expandiéndose, y parece ser que con más rapidez, que sigue siendo mortal y que, por tanto, seguimos siendo todos susceptibles de contraerlo. Y… ¿cuál es la forma de frenarlo? Pues no bajando la guardia, cumpliendo las normas a rajatabla y, si fuera preciso, advertir a los que se empeñan en no llevar mascarilla, que deben hacerlo, así como seguir lavándonos las manos y guardando las distancias. Es nuestra vida la que está en peligro y nadie tiene derecho a jugar con ella.

Así que, ya lo saben… siempre ¡Alerta!

Viernes, 22 Mayo 2020 19:05

La vuelta a los templos

Ya nos toca también a nosotros, a los católicos, iniciar el desconfinamiento. Sí, me gusta más decir desconfinamiento que desescalada, porque, la verdad es que precisamente no hemos estado escalando nada, sino más bien encerrados en nuestros hogares. En esta Fase I está prevista no la apertura de los templos al público, porque estar abiertos lo han estado, aunque no al público, pero sí para los celebrantes. Y aunque sea con un tercio del aforo, ahora los sacerdotes ya se pueden dirigir a sus fieles, ver sus caras, sus gestos y al hablarles escuchar sus contestaciones. ¡Ya había ganas por ambas partes!, porque los fieles nos hemos tenido que conformar con contestarle al televisor, pero a sabiendas que quien tenía que oírnos nos escuchaba. .

Hay muchos y diferentes templos, pero en esta ocasión hemos transformado nuestros hogares en templos, a sabiendas de que nosotros mismos somos como los templos. Somos diferentes unos de otros, pero cada uno somos una casa para el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo. El apóstol Pablo dijo: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? …el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:16–17). Así pues, nuestro cuerpo es un templo para nuestro espíritu.

A pesar de todo, necesitábamos la presencia en las Eucaristías, junto a los hermanos. Necesitábamos orar juntos, darnos la paz aunque de momento sea sólo con un gesto y, sobre todo, recibir a Jesús sacramentalmente, pues hasta ahora lo hemos recibido espiritualmente.

En estos días escuchamos a deportistas, músicos y otros profesionales decir que necesitan la práctica de su actividad, que no podían estar sin ejercitarlo, y ellos lo han seguido haciendo transformando también su casa en un gimnasio o deleitando con su música a los vecinos . Pues bien, los católicos tampoco podemos vivir sin la práctica de nuestras actividades religiosas en común! ¡Nos necesitamos unos a otros!.

Sin embargo, para algunos la prudencia nos aconseja aguantar un poco más, ya que, debido a la reducción del aforo, los de edad avanzada y alto riesgo, creemos que es mejor no acudir todavía a las Misas abiertas al público. Vamos a esperar a ver si podemos hacerlo con más seguridad, pero no puedo negar que con cierta envidia sana, sobre todo a la hora de la comunión.

Por otra parte, vemos con cierto optimismo que, poco a poco, estamos venciendo a la pandemia, a costa, eso sí, de muchos sacrificios y gracias a la generosa entrega de quienes han expuesto, y en muchos casos perdido, su vida en el servicio a los demás. Por eso pido desde aquí pido una oración por todos ellos.

Viernes, 27 Marzo 2020 19:09

El aplauso

Aplauso fue un programa musical que TVE emitió desde 1978 a 1983. En este espacio se premiaba a los mejores intérpretes de la canción, humoristas, niños (también tuvo su programa infantil) y fue muy seguido por la audiencia. Por eso en estos días, cuando por las tardes, a las ocho las ventanas se llenan de mayores, pequeños, famosos o no famosos, pudientes y no pudientes, para aplaudir a quienes cuidan de nosotros en todos los campos: sanitario, alimentario, transportes, seguridad ciudadana, limpieza y un largo etc., me he acordado de aquel programa, porque ahora, también estamos premiando a los mejores, a quienes hacen posible que la vida continúe a pesar del confinamiento.

Sin embargo, este aplauso tiene un doble sentido: primero premiar la ayuda y colaboración de personas que están dando, en ocasiones hasta su vida, y segundo descubrir que aún en la distancia somos una gran familia, conocer más a nuestros vecinos a pesar de no salir de casa. En definitiva disfrutar de la solidaridad humana.

Pero sin pensar de ninguna manera que sea buena esta grave situación por la que estamos pasando, hay otro premio que estamos ganando en estos momentos: hacer lo que no nos gusta, para beneficio del bien común, escuchar mucho a los demás (familia, vecinos, amigos, compañeros de trabajo o de juego, etc), aunque sea por teléfono, cosa que hasta habíamos olvidado; apreciar la buena compañía de un buen libro; hacer ejercicio en compañía de nuestros hijos; oír música tanto en casa como en los conciertos improvisados con que nos deleitan vecinos desde las ventanas; bailar al ritmo de nuestros ritmos preferidos; jugar de la forma que nos sea posible, sólos o acompañados; meditar, cosa que la ajetreada vida que llevábamos nos impedía hacer; si somos creyentes tener más tiempo para rezar, solos o a través de los medios de comunicación que nos ofrecen a diario diversas formas de hacerlo. En definitiva alguno se ha encontrado con su propia sombra que hace tiempo había perdido y todos, seguro que hemos empezado a pensar de forma diferente.

Tampoco hemos perdido la esperanza de que todo esto pasará, que la inmensa mayoría de los enfermos sanarán y entonces las personas nos encontraremos de nuevo físicamente y habrá un cambio de nuestras vidas a mejor. Soñaremos nuevas ilusiones, nuevas formas de comportamiento, y comprobaremos que también la tierra ha sanado porque estamos aprendiendo a cuidarla mejor.

Yo así lo espero. Sé que voy a seguir hablando más con mis amigos y familia distante, que voy a tener mayor y mejor convivencia con mis vecinos, con mis compañeros de ocio y asociaciones. Y deseo que todo esto le ocurra también a mis lectores. Un abrazo virtual a todos.

Viernes, 28 Febrero 2020 19:16

No a la eutanasia

Desde siempre he manifestado estar en contra de que se le pueda quitar la vida a otro ser, aunque no haya nacido y esté creciendo en el seno materno. Es decir no rotundo al aborto. Y hoy, siguiendo con el mismo criterio, quiero manifestar mi desacuerdo con la nueva ley que, al parecer, va a legalizar la eutanasia, es decir, que se pueda asesinar o facilitar un suicidio, aunque se aplique con el consentimiento del paciente. Será no sólo una ley inmoral e injusta, sino que dañará a las personas, las familias y la sociedad. Muchas veces es hasta comprensible que en determinados estados temporales (un mes, dos, tres…) de depresión, sufrimiento, etc. una persona opte por el suicidio ¡siempre ha habido suicidas!, pero con la legalización de la eutanasia se les da vía libre para que solicite acabar con su vida, aunque en ese momento no sea consciente de lo que pide. Pero, una vez realizada, ya no podrá arrepentirse porque estará muerta.

Me da miedo pensar si esto de poder quitar la vida a una persona –al principio en determinados supuestos y luego ya más generalizados- no estará motivado porque todos los datos advierten que los gastos en sanidad crecen al aumentar la población en edad avanzada, que sufre enfermedades crónicas complejas o una demencia senil, Alzheimer, etc, cuando saben que las pensiones no alcanzan, y que cada vez hay menos jóvenes para trabajar. Y me pregunto: ¿la eutanasia no será una medida fácil para cuadrar el presupuesto público, sin aumentar los impuestos?

El doctor Marcos Gómez Sancho, que lleva casi treinta años ejerciendo su profesión en un centro de Cuidados Paliativos para pacientes terminales, decía en una entrevista que en esos años ha atendido a cerca de 25.000 personas, que al llegar al centro están desesperadas y piden que se acabe con su vida, pero al empezar a aplicárseles los cuidados paliativos y desaparecerles los dolores, ya no lo hacen. Eso sí, él dice y yo comparto su decisión de que, si es preciso, en caso de extrema gravedad, en pacientes terminales, incurables, se les quite el sufrimiento con una sedación paliativa, con la que al enfermo no se le quita la vida en cinco minutos con una inyección letal, sino que se le evita que sufra mientras le llega la muerte por su enfermedad.

La triste realidad es que en España hay 120.000 enfermos que necesitan cuidados paliativos y no los reciben más que la mitad, porque no hay suficiente centros. Ese debe ser el objetivo de nuestra sociedad: Cuidados paliativos para todos los que lo necesiten. Seguro que si esto se consigue nadie pensará en la eutanasia como remedio a sus males.

Viernes, 10 Enero 2020 19:31

Año de puentes

Seguramente que al leer el título de este comentario crean que voy a hablar de los puentes laborales de este 2020, pero no es esa mi intención. Hoy lo que quiero es hablar de hacer puentes y sobre todo “hacer de puente”. Es el regalo que he pedido este año a los Reyes Magos: que me ayuden a hacer de puente, porque sé de antemano que es tarea muy difícil, aunque muy hermosa. Ser puente es alguien que se debe a las dos orillas, pero sin pertenecer a ninguna de ellas. Es mediador y transportador de orilla a orilla salvando así las zanjas y barreras con las que cada día, y cada vez más a menudo, nos encontramos.

Para ello sin ser orilla sí que debemos tender un puente bien asentado y firmemente apoyado en cada una de ellas, sabedores de que debemos tener la resistencia y aguante suficiente para soportar el peso de todos los que pasen. ¡Ah y sin esperar recompensa alguna!, simplemente se valdrán de nosotros para cruzar al otro lado y asentarse allí. A partir de entonces nuestra mediación habrá terminado.

En comunicación se usa mucho la palabra feedback o en castellano retroalimentación, algo absolutamente necesario para un orador o emisor de mensajes. Nunca podremos llegar a los demás, ser oídos con atención, si no conseguimos que escuchen atentamente lo que queremos decir y nosotros tengamos asimismo su respuesta. Ese es el secreto: que sepamos tender puentes de ida y vuelta.

De antemano nos vamos a encontrar con la gran dificultad que existe en nuestra sociedad: nadie escuchamos. Oímos sí, porque para oír sólo hace falta no estar sordo, pero para escuchar hacen falta muchas cosas: abrirnos a los demás para que puedan entrar en nosotros por medio de lo que nos quieren decir, ponernos en su misma longitud de onda, olvidarnos de nosotros mismos y de nuestros pensamientos para preocuparnos por quienes quieren comunicarse con nosotros. Es frecuente ver cómo hay quien mientras oye lo que le están diciendo está preparando la contestación que va a dar, sin prestar la debida atención a lo que le dicen.

A pesar de todo, voy a intentarlo. Insisto en mi idea de ser puente, quiero hacer una lista de la gente que me necesita para tenderles mi puente de mediación para este año 2020. Y voy a empezar por mí mismo, es necesario tender un puente con mi propia alma a la que tengo a menudo incomunicada en mi interior, pero sobre todo también un puente de respeto y aceptación hacia los demás, hacia personas de diferentes ideas, edades y criterios. Así pues, a partir de ahora espero poder ser puente de mucho tránsito.

Viernes, 20 Diciembre 2019 15:55

Belén de Aprendices

El día 8 de este mes, como ya es tradicional, se inauguró el Nacimiento que monta la Asociación de Amigos de la Escuela de Aprendices, en el Salón Parroquial de la Iglesia de Ntra. Sra. de Begoña. El acto estuvo presidido por don Daniel, párroco de la misma, quien bendijo el Belén, en el que durante todo el año trabajan un buen número de personas.

En esta ocasión, junto a unas pocas figuras recuperadas del antiguo Belén que se montaba en los años 50, podemos ver las siguientes escenas: Anunciación a la Virgen, Visitación de María a su prima Santa Isabel, Palacio de Herodes, El bando para empadronarse, El Empadronamiento, Buscando posada, El Nacimiento, Anunciación a los pastores, Adoración de los Reyes Magos, Presentación del Niño en el templo, El sueño de San José, Matanza de los inocentes, La huida a Egipto, El descanso en la Huida, Estancia en Egipto y el establecimiento en Nazaret. Todo esto con numerosas figuras en movimiento.

Es muy loable la labor de esta Asociación que trabaja para rescatar esta costumbre de visitar los nacimientos en las fechas navideñas. Antiguamente la tradición incluso motivaba el montar belenes en los escaparates de muchos comercios, e incluso había un concurso a la mejor decoración navideña. Hoy son escasos los escaparates que nos presentan Belenes o cuando menos el Misterio (compuesto por La Virgen, San José y el Niño).

Por eso es muy de agradecer el propósito de la Asociación de Amigos de la Escuela de Aprendices de respetar esta bonita costumbre con un colosal Belén, que crece todos los años, llegando a ser un referente en toda la Comarca.

También son varias las Agrupaciones Corales y de música en general que programan una actuación para ofrecer sus canciones o piezas musicales a los visitantes del Belén, lo cual es un aliciente más para los visitantes. Y es que con ello se les muestra a los más pequeños que el Niño Jesús no nace en los grandes almacenes, ni el motivo de la Navidad es adornar las calles y poner muchas luces, ni el protagonista es un gordinflón con barba blanca y vestido de rojo, sino que el motivo es celebrar que hace más de dos mil años, Dios se hizo Hombre y nació en un portal de Belén. Desde entonces quiere nacer en nuestros corazones todos los años. Por eso ahora es tiempo de espera. Todos los católicos esperamos con gozo la venida de este Niño que nos trae AMOR y nos pide que nos llenemos de Él para poder darnos a los demás. Ese es el verdadero mensaje de la Navidad: Amarnos unos a otros como Jesús nos ama.

Que así sea. Feliz Navidad

Viernes, 13 Diciembre 2019 18:23

Centenario del Acero

El pasado día 10 en el Casino Recreativo y Cultural participé en la inauguración de la exposición de recuerdos del Club Deportivo Acero, que está celebrando el centenario de su constitución. Nace en 1919 como Sporting Club y en 1939, con la desaparición de todas las denominaciones de clubs con palabras inglesas, pasa a ser el Club Deportivo Acero.

Tuve el honor de iniciar el acto como Presidente del Casino, asociación cultural con 78 años de antigüedad, que ha querido colaborar en esta entrañable conmemoración de la entidad más veterana de El Puerto. Participaron en el acto Fernando Sánchez Cerezuela, responsable de relaciones externas del Acero, y el escritor e historiador Juan Carlos Argilés. Se contaron muchas anécdotas, incluidas las del ex jugador Pedro Ferrandis, que desde el público contestó a preguntas formuladas por los presentadores. Entre las fotografías de carnets de jugadores del Sporting Club y Club Deportivo Acero presentadas en la exposición, se destacó la de José Reverter de Luján que posteriormente pasa a pertenecer también a la plantilla de Altos Hornos de Vizcaya y que, curiosamente, al constituirse el Casino Recreativo y Cultural de productores de AHV, fue nombrado bibliotecario del mismo.

Al citarse a esta gran persona, me acordé de la entrevista que en diciembre de 1985, desde Radio Sagunto, en dos programas de “Volver a empezar” hice con mi esposa, Isabel López y el buen amigo Juan Caballero, a varios destacados jugadores del Acero. Entre ellos Santiago Villanueva, Germán Pinilla, José Veral, Miguel Argente y Alfredo Castelló. Desgraciadamente a excepción de Germán Pinilla –que esperamos tener con nosotros durante muchos años- los demás ya nos abandonaron. La pérdida más reciente ha sido la de Miguel Argente, gran amigo y excelente persona, que tuve también como compañero de trabajo. Para todos ellos mi grato recuerdo con el convencimiento de que allá en el Cielo juegan ya en el mejor equipo.

Pero volviendo a las entrevistas, quizá la que más datos históricos nos aportó fue la de José Veral, que fue jugador y entrenador del Club. Con 16 años, empezó a jugar en el Sporting en 1930, y en la entrevista nos citó a los componentes del equipo que entonces tenía el club: “Yago en la puerta; Valentín, Reyes y Tapia en la defensa; en los medios Ferrer, Reverter, Pedro Gil, Sesé, Bonet (que el año siguiente es fichado por el Real Madrid) y delante estaban Vicente, Pedrera, los hermanos Conde, Prieto” y alguno más que dijo no recordar en el momento de la entrevista.

Felicitaciones al Club y desde estas líneas vaya mi homenaje y reconocimiento a los jugadores y aficionados que de una forma u otra han forjado esta centenaria entidad. ¡Enhorabuena!

Viernes, 08 Noviembre 2019 17:54

Votar en conciencia

De nuevo los españoles estamos convocados el próximo día 10 para acudir a votar. Y una vez más, ante las dudas que lógicamente nos surgen, como he dicho en otras ocasiones, siempre pienso lo mismo: voy a hacer lo que dicte mi conciencia. Voy a votar al partido que más se acerque a mis ideales, que defienda claramente los intereses de los españoles y, claro está, al que no vaya en contra de mis convicciones.

En el debate del pasado lunes vi claramente los que estaban muy lejos de cumplir mis aspiraciones y, aunque lo tenía muy claro, me reafirmé en la intención de voto que ya tenía.

No me valen promesas que luego estoy seguro que no van a cumplir porque han sido hechas en campaña electoral. Me fijo mucho más en los hechos. Ante el panorama que se presenta, en el que se vaticinan necesarios pactos, tengo que conocer o por lo menos presumir con quién o quienes se puede aliar el partido de mi elección. Necesito tener la convicción de que las alianzas serán con quienes defiendan los valores y principios que como españoles se nos deben respetar, así como la unidad y soberanía nacional a todos los niveles.

Tengo que tener en cuenta muy mucho los programas que respecto a la educación, economía, sanidad, empleo, seguridad, etc. presentan los distintos partidos.

Insisto, votaré en conciencia, teniendo en cuenta que el resultado de estas elecciones va a influir en muchas cosas que tienen implicaciones sociales y morales muy importantes. Quiero lo mejor para España, para la nación donde vivo y, claro está, también va influir en mi decisión los precedentes de actuaciones anteriores. El partido de mi elección debe tener la decisión firme de mantener la ley y el orden en todo el territorio nacional. Debo sopesar lo que se ha hecho bien, lo que se ha hecho mal o sencillamente lo que se ha dejado de hacer.

Y como católico, me preocupa también, entre otras cosas, que el partido a quien doy mi confianza no tenga prejuicios contra la iglesia, se preocupe de la educación moral de la juventud, la tranquilidad y estabilidad de la convivencia. Y todo esto me enseña a que no debo fiarme de las apariencias a la hora de votar.

Como decía al principio, sé que es difícil encontrar un partido que satisfaga las exigencias morales de mi conciencia, en cuyo caso, la plena responsabilidad me induce a votar aquella alternativa que me parezca menos contraria a la ley natural, más apta para proteger los derechos de la persona y de la familia, más adecuada para favorecer la estabilidad social y la convivencia de nuestra patria y sus costumbres.

Viernes, 18 Octubre 2019 21:33

Ángeles sin alas

Durante la Misa celebrada en la Parroquia del Carmen, el pasado día 2 del presente mes de octubre, festividad de los Santos Ángeles Custodios, tuve ocasión de escuchar la acertada homilía que pronunció el franciscano D. Fernando Hueso Iranzo, Guardián del Monasterio de Santo Espíritu del Monte. Después de elogiar la gran labor que llevan a cabo los componentes de los distintos Cuerpos de Policía, llegó a describirles como auténticos “Ángeles sin alas”.

No puedo estar más de acuerdo con esta semblanza de quienes dedican toda su vida al servicio de los demás. Aparte de las tareas administrativos o de trámite diario que prestan en Comisaría y otras dependencias, estos agentes mantienen una continua lucha de investigación y operaciones contra el narcotráfico, terrorismo, delincuencia callejera, estafas a todos los niveles, seguridad ciudadana, etc. Eso sin contar la gran ayuda de vigilancia, socorro y protección que diariamente realizan en nuestras calles. Muchas veces es una labor a la sombra, silenciada, pero efectiva. En otras ocasiones actúan jugándose la vida por mantener el orden, protegiendo así los derechos de los ciudadanos. No hace falta citar ejemplos pasados, porque, desgraciadamente, en estos últimos días estamos siguiendo con estupor, irritación y tristeza los violentos disturbios que se están produciendo en Cataluña y las vejaciones, insultos y agresiones que sufren los cuerpos de seguridad que allí están encargados de mantener el orden. Realizan una labor que nadie quisiera hacer, sufriendo, pero siguiendo a rajatabla las órdenes que reciben. Mi reconocimiento hacia estas personas que dedican su vida a servirnos y protegernos.

Pero no sería ecuánime si no mencionase también a otro Cuerpo de Seguridad que hace muy pocos días festejaba a su patrona, la Virgen del Pilar: Nuestra Guardia Civil.

Fundada hace 175 años por el segundo Duque de Ahumada, la Guardia Civil es responsable de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades, así como garantizar la seguridad ciudadana en aquellos lugares que no son competencia de la Policía o que el Gobierno determine. Quizá hay quienes no ven más allá de las multas que imponen los agentes de este Cuerpo dedicados al control del tráfico, sin apreciar la gran labor que desempeñan al velar por el cumplimiento de las leyes y disposiciones generales. Asimismo se encargan de la investigación de delitos para descubrir y detener a los presuntos culpables, y también de la vigilancia, auxilio y protección de personas y bienes que se encuentran en situación de peligro por cualquier causa: catástrofes, accidentes, etc.

Así que podemos retomar también para ellos la calificación de D. Fernando Hueso y afirmar de unos y otros, policías y guardias civiles, que son auténticos ángeles sin alas, pero de gran corazón.

Viernes, 04 Octubre 2019 13:41

Sentido común

Hace unos días vi una entrevista al famoso juez, D. Emilio Calatayud, del que admiro sus ejemplares sentencias. Pues bien, una vez más, demuestra en la entrevista la visión del panorama actual en las familias, centros educativos y sociedad en general.

Le preguntan si hay peor educación ahora que antes y su respuesta es contundente: “peor educación y peor cultura” la prueba, dice, que se hace evidente en el Congreso de los Diputados, en el Senado y en los entes autonómicos “cuanto más jóvenes son, más incultura más analfabetos y más maleducados” y sigue diciendo que “la violencia de los jóvenes sale de la mala educación…¡ Y así nos va!”.

Por todo ello en sus sentencias, el juez aplica el sentido común: Si el chaval no sabe leer el señor Calatayud les condena a aprender a leer. Y si no se han sacado la ESO, pues a sacarse la ESO. En este sentido afirma: “Cómo voy a reinsertar si no está insertado o cómo voy a reeducar si no está educado…Estamos promoviendo una juventud muy light. No admite la frustración”… “Tenemos miedo a que nuestros hijos fracasen y el fracaso forma parte de la vida”...

En definitiva, sigue diciendo, “Estamos sobreprotegiendo en todos los aspectos”… “Yo echo de menos el sentido común: en los padres y, por supuesto en el legislador. Nuestros padres a lo mejor tenían menos formación, pero tenían más sentido común”… “Y se legisla a golpe de más populismo y de historias…”

Pues esto que dice el juez de no admitir el fracaso es algo que todos hemos pensado alguna vez. Sin ir más lejos, con esto de repetir elecciones me llamó la atención que, si en 2016, el señor Sánchez, como líder de la oposición dijo: “Si nadie quiere pactar con el señor Rajoy, el problema es del señor Rajoy”, no es de sentido común la bronca que el presidente en funciones dio el mes pasado a las bancadas del Congreso, tanto de Unidas Podemos como a las del PP y Ciudadanos porque no habían facilitado su investidura, culpándoles de su fracaso. No es de sentido común que el señor Sánchez no haya querido asumir ningún tipo de culpa por no llegar a acuerdos, algo que criticó al PP cuando se encontraba en una situación parecida.

Y otra cosa, a nivel local, hablando del sentido común ¿para cuándo el tren de pasajeros del Puerto a Valencia y Castellón? Una población con más de 40.000 habitantes tiene derecho a disponer de los servicios de cercanías, siendo que sí que llegan hasta el Puerto vías para el transporte de mercancías. El sentido común así lo aconseja, pero parece que está reñido con otro tipo de intereses.

Página 1 de 7

Te puede interesar

https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/c5e9a09463365f6774e7c202f5e13d98_M.jpg
Renfe

Horarios de cercanías

Servicios HORARIOS
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/576496c01fa212d8b11dc4a1a0aff83d_M.jpg
TRANSPORTE

Horarios de autobuses

Servicios HORARIOS
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/e98ef69bc109f1bc89b3b2b64dc6f236_M.jpg
Guía

Teléfonos de interés

Telefono
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/9638630c7dcaf4c9d4a15dca3f509bc1_M.jpg
FARMACIAS

Farmacias de guardia

Servicios HORARIOS

Te puede interesar

https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/c5e9a09463365f6774e7c202f5e13d98_M.jpg
Renfe

Horarios de cercanías

Servicios HORARIOS
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/576496c01fa212d8b11dc4a1a0aff83d_M.jpg
TRANSPORTE

Horarios de autobuses

Servicios HORARIOS
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/e98ef69bc109f1bc89b3b2b64dc6f236_M.jpg
Guía

Teléfonos de interés

Telefono
https://eleconomico.es/media/k2/items/cache/9638630c7dcaf4c9d4a15dca3f509bc1_M.jpg
FARMACIAS

Farmacias de guardia

Servicios HORARIOS