Miguel Álvarez Lozano

Miguel Álvarez Lozano

Melilla 1941. A los catorce años entró a trabajar como mecánico ajustador en Altos Hornos de Vizcaya, «La Fábrica», y pasó en ella toda su vida laboral hasta su jubilación. Aprendiz de todo y maestro de nada, colabora en este periódico desde el año 2003. Colaborador con algunas ONGs y con otros movimientos populares, cofundador del Cercle de Teatre y the nomeARSE Group. Seguramente un ingenuo, piensa que sus reflexiones puestas aquí negro sobre blanco puedan ser útiles a algunos de sus convecin@s. Con eso tiene bastante.

Viernes, 29 Marzo 2019 14:15

¿Votar? ¿No votar?

Print Friendly, PDF & Email

En este país existe una gran falta de cultura democrática, eso es algo que tiene poca discusión y que se puede observar en cualquier faceta de la vida diaria a poco que pongamos atención, aunque las circunstancias históricas y sociales hayan hecho de esto algo tan interiorizado que, normalmente, uno ni siquiera es capaz de percibirlo.

Esto viene a cuento porque se acercan las elecciones y, como tantas veces, de nuevo se pone en marcha una campaña de desprestigio de la POLÍTICA, sobre todo por diferentes medios privados de “comunicación” en manos de poderosos intereses. Un solo ejemplo: se está hablando más y peor del chalet que Pablo Iglesias ha comprado CON SU DINERO que de la financiación de VOX por parte de la Fundación Francisco Franco financiada con el dinero de todos, gracias al PP. No, aunque muchos de los dirigentes de los partidos nos vengan dando día tras día decepción tras decepción, escándalos de corrupción e incluso actitudes similares al de la mafia siciliana esto no puede ser una excusa para que dejemos de votar.

Y tenemos muy buenos motivos para hacerlo. El principal es que la mayoría de los cambios y mejoras necesarios, o salen del Parlamento, o jamás los tendremos. De ahí saldrán, o no, los imprescindibles cambios en Educación, en Sanidad, en Pensiones, Salario Mínimo decente, medidas contra el Cambio Climático, políticas correctoras de la Desigualdad Social, normas para que las Ciudades sean más Habitables, medidas y leyes que suavicen o puedan acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres... No podemos ni debemos ignorar que hay gente muy importante interesada en que no votemos y que emplean todos los medios a su alcance para desprestigiar la política, para inducirnos o convencernos de que no vale la pena votar. Eso no deja de ser un truco, uno más, para ganar ellos las elecciones.

Por eso, porque la política o la haces o te la hacen; porque costó más de cuarenta años conseguir votar; porque tenemos el derecho a equivocarnos, a decidir, a señalar nuestras necesidades y preferencias, el derecho a que estas sean atendidas, por todo eso tenemos que votar. A los que ya tenemos una experiencia, una edad, nos preocupa ese sector de la ciudadanía que no sabe apreciar las escasas ocasiones que tenemos para hacer valer nuestra voz y contribuir a cambiar las cosas.

¿A quienes votar? Pues muy sencillo: si ninguna opción te entusiasma ni te convence, cosa que en las circunstancias actuales es más que probable, siempre puedes votar al que consideres menos malo. Vota en conciencia, lo que tú consideres, pero cumple como ciudadano. Eso es lo único que te autoriza moralmente para poder exigir responsabilidades políticas.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 22 Marzo 2019 13:20

Sandeces y mentiras

Print Friendly, PDF & Email

El recalcitrante e inefable Sr. Casado de cara al 8-M nos inundó con un montón de sandeces referentes al feminismo. La cosa no le salió nada bien. Alguien de los suyos le advertiría de que estaba haciendo el ridículo puesto que terminó la campaña recogiendo de mala manera alguna que otra vela.

Acto seguido observó que detrás venía el 11-M y, dispuesto a que no le pillaran en este caso con más sandeces, abordó esta vez el asunto con otra de sus herramientas habituales: la mentira.

Patético. Ante el asombro de un país que no podía creer lo que oía pidió, reclamó contundentemente ¡¡TODA LA VERDAD!! sobre aquel acontecimiento y la autoría de los hechos. Daba la sensación de que era la única persona en este país que aún no tenía claro lo que pasó aquella triste y desgraciada fecha.

Si se le hubiese ocurrido salir a la calle a preguntar, cualquiera, el primero o primera persona que hubiese encontrado le habría dicho con sus propias palabras, cada cual a su modo, algo así como: “La verdad es que las 190 víctimas mortales y un incalculado número de mutilados y heridos del 11-M son la factura que el pueblo español tuvo que pagar por la ‘alegre colaboración’ del Sr. Aznar con EEUU en la destrucción, saqueo y consiguiente genocidio del pueblo de un país llamado Iraq”. Y menos mal que Al-Qaeda está en horas bajas porque si no esto no se acaba.

Este es el resumen que aún no parece conocer el Sr. Casado. No obstante si quiere informarse mejor, conocer detalles, puede tirar de hemeroteca y conocer el asombro del novato presidente Zapatero al llegar a la Moncloa: se encontró ésta más limpia que una patena, sin archivos, sin papeles y sin un presidente saliente que diese una sola explicación.

Pero si tanto le interesan los detalles, la verdad completa, usted Sr. Casado es una de las personas mejor posicionadas para conseguirla: solo tiene que quedar con su mentor y guía espiritual a tomarse un café y pedirle que se la cuente. Porque la verdad la sabemos todos pero el único que la conoce hasta el último detalle es el del bigote.

Sr. Casado: ya han pasado 15 años de estos penosos y vergonzantes sucesos, el pueblo español ya los ha llorado y sufrido suficientemente; toca ya ir cerrando heridas y, sin olvidar a las víctimas, ir olvidando las batallitas. No está claro que, porque usted esté de elecciones nos venga amargando y removiendo las tripas con cuestiones que su partido y usted deberían ser los primeros, por su propio interés, en suplicar que se olviden… y pedir perdón por ello.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 08 Marzo 2019 19:50

El iceberg negro

Print Friendly, PDF & Email

Hoy, 8-M, ante lo que ya se constata como un imparable avance de las reivindicaciones feministas y la masiva toma de conciencia de género por parte no solo de la mayor parte de las mujeres, sino también de un importante número de hombres, la derecha ultramontana está que brama, no solo VOX, sino también en gran medida el postfranquista PP de Pablo Casado. Ciudadanos no deja por su parte de poner también su granito de arena en este merder.

Casado, en su lucha por taponar el escape de votos hacia la ultraderecha pretende asumir el protagonismo del antifeminismo. Su irrupción en un mundo que no entiende ni domina no ha podido ser peor. Está haciendo el ridículo de un modo espantoso, con declaraciones inasumibles ni siquiera por el mismo, teniendo que recurrir a excusas como que “me están sacando las frases de contexto”, etc. Mercedes Milá, a la que precisamente no se la conoce como una feminista, el pasado viernes en la Sexta se avergonzaba de la frase de Casado sobre el aborto cuando “les explica a las mujeres lo que él jamás podrá tener dentro”.

Me llama la atención (y más como hombre) que la Secretaria de Comunicación del PP, Isabel Díaz Ayuso, afirme en una reciente declaración: ”No creo que por el hecho de ser hombres sean culpables de nada, creo que son personas por igual”. Cierto, totalmente de acuerdo señora Isabel, pero usted ostentando el cargo que ocupa no creo que pueda ser tonta y vaya soltando inocentemente obviedades tras obviedades por su boca. Usted, Isabel, hace como que no sabe distinguir entre hombres y maltratadores, porque cuando se habla de violencia de género no se especifica ni se supone que todos los hombres sean maltratadores. ¡Claro que todos somos personas por igual! Pero yo, por el hecho de ser hombre, no me siento amenazado por una ley contra la violencia de género, al contrario deseo con todas mis fuerzas que dicha ley sea la más ejemplarizante del mundo, que se acabe de una vez con esa lacra de la que el número de mujeres asesinadas no es más que la punta de un iceberg muy negro, un iceberg mucho más profundo y vil de lo que a primera vista pueda parecer.

Resulta de todo punto ridícula la “defensa” que dice hacer de los hombres la derecha ultramontana. Hay que ser bobo para dejarse engañar. Es más que obvio que a los hombres no nos hace falta ni necesitamos defendernos de las mujeres. Lo que pretenden estos partidos es ganar votos para con ellos defender “sus” privilegios machistas y esa pretendida “superioridad” que algunos, muy machos, creen tener sobre el “sexo débil”.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 01 Marzo 2019 16:57

De coronillas

Print Friendly, PDF & Email

Tengo que reconocer que la Iglesia Católica me lleva de coronillas, no lo puedo evitar. Soy ateo, pero eso no quiere decir que sienta ninguna clase de animadversión hacia los creyentes en general. Respeto las creencias de aquellos que tienen fe, creo que son personas que necesitan tener y compartir esas creencias, sentirse arropados por una comunidad de creyentes.

Respeto que la mayoría de la gente sienta esa necesidad. Sé, me consta, que dentro de sus comunidades hay de todo, pero lo que más abunda es la buena gente. Mantengo muy buena amistad con personas creyentes de todo tipo y conozco entre los de la religión mayoritaria, los católicos, muy buenas personas. Y no son pocos, abundan. Gentes solidarias, entregadas y capaces. También he conocido y conozco, con algunos me une una gran amistad, sacerdotes ejemplares, muy buena gente.

Pero cuando se habla de religión es inevitable hablar de poder. Resulta que en los lugares en que existe una religión única, o muy mayoritaria, siempre hay una Iglesia que controla y manipula el poder, pero no solo el poder sobre sus feligreses o adeptos sino también sobre la sociedad civil sobre la que se asientan. Y esto vale para todas las religiones, llámense sus cabezas Jomeini o Juan Pablo II.

Ocurrió que un día, entre Franco, Hitler, Mussolini y Pio XII nos ganaron una guerra a los españoles. Aquello sirvió para que, entre otras cosas, los católicos integristas se asentaran como nunca antes sobre el pueblo español. Es verdad que hace mucho que ocurrió, pero ellos mismos se encargan de que nada quede en el olvido porque no sueltan, ni aunque les den en el codo, sus prebendas: poseen riquezas como para matar de envidia a Amancio Ortega o a la Botín y no pagan ni un duro por ellas. Para esta gente no existen ni el IBI, ni Hacienda, ni impuestos, ni pagos, ni ley, ni… pero eso sí: consiguieron que su amigo Aznar les autorizase a inmatricular todo aquello que no estuviese antes debidamente registrado, como por ejemplo el campo de futbol o el frontón de cualquier pueblo y.. el colmo: nada menos que la Mezquita de Córdoba, que ahora llaman Catedral.

Lo que es tan grande como dicha catedral es su desvergüenza, pues de esta “adquisición” tampoco pagan el IBI, pero cobran la entrada de la que tampoco pagan el IVA. No hace falta ser anticatólico, ni ateo, ni comunista, ni pertenecer a cualquier otro adjetivo descalificativo de aquellos que tanto les gusta utilizar, basta ser una persona con un mínimo de vergüenza, o de ética, o de dignidad, para sentir repugnancia total y una “santa” indignación ante la codicia desenfrenada de la Iglesia Católica. ¿O no?

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 22 Febrero 2019 16:19

¿Salvados?

Print Friendly, PDF & Email

Curioso que sea prácticamente Jordi Évole el único que dé pasos para paliar el escaso prestigio de la profesión periodística española. Tanto que se habla últimamente de Venezuela y sin embargo a casi ningún periódico se le ocurre la “original” idea de ir a preguntar a los venezolanos qué opinan de lo que pasa en su país. Curioso también es que solo se entreviste a disidentes y refugiados y que nadie caiga en la cuenta de que habría que saber qué piensan los que mayoritariamente votan a Maduro.

Prácticamente, desde que en 2017 el mismo Évole le entrevistó, ningún periodista español ha viajado a ese país para realizar un informativo o un reportaje serio y profesional ni tampoco se les ocurre la brillante idea de preguntar a los venezolanos, a los que no se van de Venezuela, qué opinan o cómo se sienten. Curioso ¿verdad? Es innegable que ese país, desde el punto de vista económico, se lo está pasando mal, pero todos sabemos porqué. Que el señor Trump quiera salvar a Venezuela y no a Haití, por ejemplo, es para que nos hagamos unas cuantas preguntas. Si ese pobre país, vecino de Venezuela, está padeciendo una formidable crisis humanitaria y política desde hace años ¿cómo es que nadie se acuerda de él? ¿Porqué el señor Pedro Sánchez no hace ni dice nada sobre eso? ¿Qué le motiva a lanzar amenazas al gobierno legítimo de Venezuela, amenazas que alimentan una posible guerra civil? ¿Esa es la actitud propia de un gobierno de un país hermano? ¿Ese es el papel que le corresponde a España en Hispanoamérica?

No solo la política española en estos temas es vergonzosa, servil y mamporrera al servicio de EEUU, sino que además de no ser ética (me consta que a muchos esto les importa un pimiento) es verdaderamente negativa para los intereses de nuestro país, porque va totalmente en contra del papel que la historia nos tenía asignado como países cuyos pueblos sabemos y sentimos que, tanto genética como culturalmente, somos hermanos. Es increíble constatar como por intereses, tan mezquinos como repugnantes, los distintos gobiernos del reino de España se van distanciando de países cuyos pueblos son tan cercanos culturalmente, pueblos con los que, aún a pesar de los propios gobiernos, no hemos dejado de relacionarnos muy cercanamente, con fuertes lazos de sangre entre nosotros.

Y sigue siendo Jordi Évole el que hace periodismo de verdad con una magistral entrevista a Alfonso Guerra. Sin salirse del respeto y de las normas más esenciales supo poner al viejo zorro contra las cuerdas hasta tal punto que terminó por reconocer su nacionalismo a ultranza y haciendo ímprobos intentos demagógicos para justificar los injustificables crímenes del Gal. Chapeau.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 15 Febrero 2019 15:54

El Puerto

Print Friendly, PDF & Email

El Puerto no es un pueblo feo pero, reconozcámoslo, de bonito no tiene nada, se nota demasiado que no está construido con mucho amor. Era y es un producto netamente proletario. Mi padre decía que parecía un pueblo hecho a puñetazos.

Pero lo que es evidente es que se trata de un pueblo con gentes acogedoras, gentes que no se meten en la vida de nadie y en el que todo el mundo es bienvenido. Aquí es normal que cualquier forastero, al poco de haber llegado, confiese que se encuentra muy a gusto, que se siente bien recibido y al que le resulta facilísimo adaptarse. Cuesta muy poco hacer amigos e insertarte en cualquier ambiente, según gustos y aficiones. Al poco tiempo aquí te sientes uno más.

No es fácil saber muy bien el por qué esto es así, quizás la cosa sea tan simple como que se trata de un pueblo compuesto por gentes procedentes de todos los puntos cardinales y en el que nadie se puede identificar como familia con un alto grado de antigüedad. Otra de las causas es que al ser un pueblo de trabajadores apenas existen diferencias sociales, no existen personas ni familias que propiamente puedan denominarse ricos, a lo sumo trabajadores a los que les ha podido ir bien económicamente y por tanto “gozar de un buen pasar”.

Si profundizamos un poco más en el porqué nadie aquí se siente forastero, debemos contar con que al haberse conformado este pueblo con gentes de tan diversas procedencias y sin que ninguna de esas oleadas de inmigrantes se haya constituido en grupo predominante, ha permitido que el Puerto sea uno de los pocos pueblos del estado español que apenas tenga componente nacional o identidad heredada. Naturalmente que se trata de un pueblo con identidad, con mucha identidad diría yo, pero propia y mestiza, mezcla de muchas otras y que, al menos por el momento, queda exenta de esa tan extendida puerilidad del “orgullo” de ser o no ser de aquí o de más allá.

El porteño en ese sentido no se siente ni tiene porqué sentirse “orgulloso” ni avergonzado de nada, tampoco necesita banderas. Esas cuestiones tan altamente divisorias y excluyentes ni preocupan ni apenas ocupan lugar en la mente de las gentes de este pueblo. Esa falta de nacionalismo nos hace sentirnos más próximos al forastero, al recién llegado, y convierte a este pueblo en uno de los lugares donde más brilla la solidaridad con los más necesitados o los más desfavorecidos, sean de donde sean o vengan de donde vengan.

La gran cantidad de ONGs solidarias existentes y las muchas personas implicadas en ellas son la mejor prueba de lo que afirmo.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 08 Febrero 2019 16:27

El método Sánchez

Print Friendly, PDF & Email

“Por sus hechos los conoceréis”.

Empezamos a conocer a Pedro y sus métodos. Hoy ya no se le ve como al pardillo designado a dedo para aguantar el chaparrón post electoral de Rubalcaba. Tampoco se le ve hombre de estado. Lo que sí está demostrando ser es “un animal político”, un ser capaz de navegar sin sucumbir por cualquier clase de ciénaga siempre tras un sillón o, a ser posible, una poltrona.

La primera que vez que le vimos asomar la patita fue cuando pactó, en menos de 24 horas, las doscientas medidas que le puso Ciudadanos delante con el único fin de interponer una barrera para que Podemos no le apoyase, ni aunque quisiese, su investidura.

Luego dio bastante bien el pego cuando se puso la chaqueta de pana y recorrió España para ganarle la partida a Susana, una operación perfecta con el resultado de hacerse con todo el poder real dentro de su partido. Poco después, la corrupción del PP se lo puso a huevo: la única opción posible era que cualquier partido con un mínimo de decencia le votase para hacer salir a Rajoy de la Moncloa. (ahí se le vio el plumero a Ciudadanos)

Asumir la dirección del gobierno estrecha mucho el margen de maniobra para aparentar cosas. Por hábil que seas tienes que mojarte y, ya puesto en esas, el método Sánchez se limita a demostrar pocas ganas y poner muchas pegas para incumplir sus acuerdos con los Sindicatos y Podemos: hay que presionarle muy fuerte para que se retrate de verdad en los temas sociales, mientras defiende que los bolsillos de los poderosos no se enteren de que Rajoy ya no está.

Pero donde el retrato le ha quedado peor y se le ha visto más el plumero ha sido con lo del barco español de salvamento marítimo Open Arms, sin permiso para salir a salvar vidas, secuestrado en el puerto de Barcelona. ¡Qué vergüenza!: un gobierno “socialista” haciendo la política de Salvini y de Vox.

Pero ahora estamos en algo aún todavía peor, más grave y más que posiblemente sangriento: Sánchez se atreve a reconocer a un opositor como presidente olvidando el principio de no injerencia y la más elemental prudencia política y diplomática. Parece mentira que su método (obediencia ciega a Trump) le haga hecho olvidar la repugnante mancha histórica que siempre acompañará a España y Aznar por lo de Irak.

Hechos son amores. Pronto el tiempo aclarará lo de Venezuela para aquellos que aún no lo vean. Y este affaire dejará una mancha para Sánchez y su copia del método de Aznar, ese señor que todavía continúa buscando debajo de las alfombras armas de destrucción masiva.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 01 Febrero 2019 13:26

Primaveras

Print Friendly, PDF & Email

Las frases en torno a la primavera siempre resultan muy sugerentes, se la asocia a florecimiento, vida, esplendor, juventud… los poetas utilizan estas ideas para crear bellas composiciones siempre impregnadas de espíritu positivo y optimista. Es una idea muy usada en marketing, lógico, ya que es una idea que vende.

También es utilizada en marketing político por aquellos que trabajan donde se cuecen los argumentarios que una vez llevados a los medios de comunicación se convierten en la verdad revelada, terminando por tomar cuerpo en la conciencia de gran parte de la sociedad.

La palabra primavera fue decisiva para ilusionarnos con los cambios que se estaban produciendo en el Magreb, cuando veíamos a esos pueblos rebelarse y derrocar a sus respectivos gobiernos retrógrados y corruptos. ¡Qué bella e ilusionante se nos antojaba la Primavera árabe!

Nada importa que casi inmediatamente viésemos que los resultados eran altamente negativos, que occidente no hacía nada, absolutamente nada, para ayudar o para impedir las masacres organizadas por los nuevos líderes del pillaje y la confusión. Tampoco importa que poco después se haya venido sabiendo que, todo este lío y la rapiña consiguiente había estado organizada por EEUU con el apoyo explícito y/o el silencio cobarde de Europa.

El resultado fue que todo el Magreb, Egipto, Irak y pronto, seguramente, Siria y Líbano, se convirtieran en el “caramelo” que Occidente pretendía: países caóticos con dirigentes tan corruptos como sus antecesores. Lo que Occidente buscaba ya lo tiene: ninguno de esos países está regido por gente capaz de oponerse en nada a Occidente, ya no son posibles un Mubarak o un Gadafi con el que tener que contar pero, eso sí, hoy viven en el caos, los pobres pasaron directamente de la primavera al invierno (nótese que de invierno a infierno solo cambia una letra)

Cuando los magrebíes más decentes se rebelaron cargados de buenas razones contra sus dirigentes creyeron sentir el calor de Occidente animándoles a realizar su “primavera”. No sabían entonces que, aquí, a los que hacen el primo se les llama primaveras. Tampoco nosotros, las gentes de los pueblos occidentales, fuimos capaces de darnos cuenta de la operación que se desarrollaba ante nuestras narices. Nos engañaron a todos.

Y siguen. Ahora les toca a los pueblos de Sudamérica. Eliminaron a la Kirchner, a Lula, a Correa, a Fernando Lugo en Paraguay y ahora le toca a Maduro (Evo Morales será el siguiente). Diseñan campañas, idean diferentes tipos de golpes de estado y se cargan el ligero espacio de autonomía con respecto a EEUU que estos habían conseguido ¿Cuándo seremos capaces de construir ese muro que mantenga a Trump dentro de sus fronteras y no permita a los yanquis seguir dando “lecciones” de democracia al mundo?

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 25 Enero 2019 10:23

Negras aguas

Print Friendly, PDF & Email

El pasado mes de marzo titulé “Aguas sucias” el que fue, cronológicamente, el último de los varios artículos que tengo dedicados al tema de la privatización del agua potable, tema en mi opinión, sumamente importante. Hoy queda claro que de sucias han pasado a ser muy negras.

Cuando el Ayto. planteó esta privatización, ya consideré una tremenda frivolidad la actitud con la que la mal llamada izquierda (con la loable excepción de IU) afrontaba este asunto. Por principio la izquierda no puede aceptar la privatización de ningún servicio público, y no existen ni pueden existir excepciones a esta regla: las privatizaciones de los servicios públicos son innegociables. Otra cosa es que, debido a la realidad de este país en el que todos sabemos de dónde venimos (aunque algunos parezcan haberlo olvidado) no se puedan o resulte muy complicado revertir ciertas situaciones que nos han venido ya dadas.

Pero este tema del agua potable de Sagunto no pertenecía a esa categoría. No había problema. El “problema”, descrito dramáticamente por el hoy alcalde de esta ciudad cuando fue Concejal de Urbanismo del inefable Tripartito de Progreso, era que el Ayto. no tenía técnicos preparados para esa “tan complicada cuestión”, y, por tanto no podían ni sabían gestionar ese, al parecer, insoluble tema. Seguro que a más de un técnico municipal debió sentarle esto como una patada en los cataplines.

A partir de ahí y con el apoyo de los “socialistas” el PP lo tuvo claro (así se las ponían a Fernando VII): estaban invitados a presentar una moción para privatizar el agua potable. Y así lo hicieron, con el aplauso y votos del PSOE y el BLOC.

Dejando aparte la historia de los 12 o 24 millones; de la “lógica” subida del recibo del agua más de un 80%; el turbio cambio (escamoteo) de contadores; corruptelas varias; la UDEF... la actual situación posibilita e invita, a un futuro gobierno municipal que se precie, a comenzar a trabajar para revertir la privatización del agua, algo que hasta ahora era casi imposible desde el punto de vista legal. Gracias a la UDEF, gracias a que algún que otro funcionario y organismo del Estado todavía funcionan (veremos por cuánto tiempo) ahora sí se abre realmente la posibilidad de denunciar para revertir el contrato de aguas por fraudulento.

Hoy son los mismos “errores” de los implicados en este chanchullo del agua los que abren la posibilidad legal de romper el contrato con Aguas de Valencia y revertir la situación. Ahora es el turno de los ciudadanos. Tenemos que hacerles llegar esta exigencia a los partidos políticos, ver qué dicen en sus programas electorales y, sobre todo, vigilar que lo cumplan Que cada cual se retrate.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 18 Enero 2019 14:22

Fuego purificador

Print Friendly, PDF & Email

Mañana sábado en la Plaza de la Independencia, a partir de las 20:00 horas, volverá a encenderse la Hoguera Reivindicativa de la AAVV La Victoria. Estamos todos invitados a participar en la fiesta y utilizar la hoguera para torrar toda clase de vituallas, aquellas que a cada cual le apetezca y de las que, previamente, se haya traído de casa. Se garantiza a los participantes un sabroso cremaet elaborado a cargo de dos prestigiosos y afamados especialistas en la materia.

A aquellos vecinos que no hayan participado en otras ocasiones en este tipo de fiesta o aquellos que no suelan hacerlo habitualmente, les diría que desaprovechan una magnífica ocasión, no solo porque estas son gastronómicamente interesantes y nutritivas, sino porque, además, resultan una excelente ocasión para socializar con los vecinos, disfrutar con los amigos y conocidos al caloret de una hoguera en una fría noche de invierno.

Yo creo que es, además, una estupenda ocasión para conocer de cerca a los dirigentes vecinales, aquellos que durante el transcurso del año se han venido ocupando de recoger y trasladar los problemas e inquietudes del barrio a las autoridades competentes, defenderlas donde haya sido necesario y demostrar con ello que el barrio tiene ojos y oídos, pero sobre todo tiene voz, algo importantísimo y necesario porque, sabido es que el que calla otorga y el que no llora no mama.

Aprovecho para saludar con afecto a Marisa Esquer, recién nombrada coordinadora de la Federación de Vecinos Local, deseándole éxito y fortuna en su gestión. Marisa tiene tras de sí un largo recorrido en el movimiento vecinal, una trayectoria que avala su futura buena gestión. Pero también quiero hacer un llamamiento a todos los vecinos para pedirles que seamos un poco más participativos y estemos más al tanto de nuestros intereses, no dejando todo el trabajo en manos de los miembros de las directivas vecinales, que seamos conscientes de que las personas que se están moviendo por nosotros no son funcionarios que están para servirnos, sino que son nuestros vecinos, gente como nosotros, personas que asumen tareas y compromisos con el barrio por el bien de todos.

Siempre hay problemas para resolver y generalmente somos los vecinos los primeros en detectarlos, y somos nosotros también los más interesados en que se resuelvan. Por eso es tan importante que en los barrios exista una estructura organizativa representativa, capaz y dispuesta para enfrentar dichos problemas.

Por experiencia personal en estos temas quiero subrayar que es sumamente importante para aquellos que asumen, derrochando generosidad, estas labores a menudo ingratas, sentirse apoyados por los vecinos.

Seamos generosos nosotros también, colaboremos, lo menos que podemos hacer es procurar evitar que se sientan solos.

Print Friendly, PDF & Email
Página 7 de 25
SAUTO COMERCIAL JULIO
SAUTO COMERCIAL JULIO