Miguel Álvarez Lozano

Miguel Álvarez Lozano

Melilla 1941. A los catorce años entró a trabajar como mecánico ajustador en Altos Hornos de Vizcaya, «La Fábrica», y pasó en ella toda su vida laboral hasta su jubilación. Aprendiz de todo y maestro de nada, colabora en este periódico desde el año 2003. Colaborador con algunas ONGs y con otros movimientos populares, cofundador del Cercle de Teatre y the nomeARSE Group. Seguramente un ingenuo, piensa que sus reflexiones puestas aquí negro sobre blanco puedan ser útiles a algunos de sus convecin@s. Con eso tiene bastante.

Viernes, 25 Septiembre 2015 16:37

¡¡¡No lo sabía!!!

Print Friendly, PDF & Email

Qué poco queda de aquel Mariano zorruno de la primera década del siglo, aquel que sorteaba habilidosamente zancadillas y pisotones de sus propios compañeros y que, poco a poco y con gran paciencia, supo hacerse con las riendas del PP a pesar de José Mari. En ese tiempo, al parecer, aprendió todos los mecanismos necesarios para mantenerse en el poder, siendo ese el único objetivo y razón de su lucha.

En aquella época mentía mucho, pero mentía bien. Sabía “vender la burra” y lo hacía con un descaro que le confería una sombra de credibilidad. Cierto que, generalmente, ZP se lo ponía fácil pero no se le puede negar al Mariano de entonces que sus mentiras estaban trabajadas y bastante bien preparadas. En aquel tiempo podía dar la impresión de que estaba, por ejemplo, en contra del matrimonio gay, o del aborto, o del Estatut Catalán. Hoy, años después, ha quedado demostrado que este señor jamás ha tenido ideología ninguna.

El tiempo, que todo lo va aclarando, ha ido poniendo de relieve varios aspectos de la personalidad de este individuo, por ejemplo que, aparte de su empeño y talento para ascender y mantenerse en los cargos, casi no tiene ninguna otra cualidad más: ni como dirigente ni como ser humano. Sus años de presidencia han evidenciado que tiene una enfermiza tendencia a escurrir el bulto y un desprecio absoluto hacia los problemas de la gente, de la que se le ha visto completamente distanciado cuando no despreciativo. Han sido cuatro años escondido tras un plasma ignorando a los periodistas, a la oposición, incluso a los ingentes y graves problemas de su propio partido sumido hasta el cuello en la corrupción que el mismo capitaneó.

Hoy, los problemas que plantea la deriva nacionalista de sus antiguos socios catalanes y la inminente convocatoria de elecciones generales le han hecho salir de la cueva, intentar dar la cara. Lo malo es que ha perdido aquella antigua facilidad para mentir y su dejadez le ha hecho no llevar preparadas respuestas a las preguntas que la gente se hace. Hoy, el día en que sus asesores de campaña le han pedido que salga a dar la cara resulta que ya no sabe mentir ni argumentar como antes. Antes lo normal era que se le viera el plumero, hoy elude dar respuestas.

En la entrevista con el periodista Carlos Alsina le ha pasado algo todavía mucho peor: hemos visto por primera vez a un político no responder, quedarse callado y terminar balbuceando. Lo nunca visto. Y eso que la pregunta era de EGB: si en el caso de una hipotética declaración de independencia unilateral de Cataluña un español residente en Cataluña perdería la nacionalidad española. Y no lo sabía. ¡¡¡No lo sabía!!!

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 18 Septiembre 2015 13:53

Zombies

Print Friendly, PDF & Email

Se está organizando en Absurdilandia un divertido y original crucero cargado de zombies que, partiendo del puerto de Valencia llegue en una noche a Ibiza. Los pasajeros, ya disfrazados de muertos vivientes intentaran pasar la noche en el barco sin que les “maten” y los conviertan en zombies, y si no consiguen salvarse se convierten a su vez en zombies y pueden dedicarse a perseguir a otros, algo que seguramente moverá mucha adrenalina y a la vez será muy “divertido”.

Lo bueno que tienen estos inventos es que están muy garantizados, la seguridad está muy estudiada y no entrañan el menor peligro. La diversión está asegurada también, en función del morbo que cada cual sepa aportarle al tema. Por otra parte, siendo que se trata de un capricho muy particular tampoco el precio puede ser tan caro, ya que se trata de una oferta especialmente dirigida para una clientela de clase media.  

Yo creo que las agencias de viaje (salvo los creadores del crucero de zombies) se están perdiendo un filón por no percatarse de que una parte importante de nuestra aburrida burguesía demanda cada vez más emociones fuertes y originales; que hacer puenting, rasting, o cualquier otra cosa que acabe en ing, se está quedando anticuado y que hoy su potencial clientela pagaría lo que fuese por un tour que, por ejemplo, les prometa que saliendo de Siria y pasando por Turquía, Macedonia, Servia, Hungría, etc, les llevase a Alemania donde algún representante de la Merkel (un actor por supuesto) les recibiría con flores y medallas. Ese tour se pagaría muy bien porque habría que asegurar muchos detalles complicados, como por ejemplo que los policías húngaros no pegasen de verdad, que las concertinas no cortaran, que en los campamentos de “refugiados” el agua fuese potable de verdad y, sobre todo, que los tiempos establecidos en el programa se cumpliesen, que todos tenemos nuestra propia agenda y no todo el tiempo del mundo.  

También se podrían programar interesantes viajes, por ejemplo: saliendo a pie de Burkina Faso, de la mano de un guía experimentado, atravesar el Sahel, adentrarse en el desierto del Sahara, cruzarlo, llegar a Argelia y desde allí pasar al norte de Marruecos donde contratar una patera que te lleve a las costas de Málaga o Almería… esos sí que serían inolvidables viajes de aventura, experiencias únicas, aunque caras, porque solo el conseguir una plaza en la patera saldría más caro que el crucero de zombies Valencia-Ibiza.

No conozco a una sola persona que haya realizado alguno de esos trayectos que no reconozca haber vivido una experiencia inolvidable. Si yo trabajara en una agencia de viajes no dudaría en montar alguno de esos cruceros porque representan una oportunidad única de negocio. Aunque, ahora que lo pienso: de eso ya viven algunas mafias.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 11 Septiembre 2015 17:11

Unidad popular

Print Friendly, PDF & Email

Parece que se va aclarando el panorama para aquellos que demandábamos un solo programa y una sola lista de unidad popular para las próximas elecciones.

La crisis ha ayudado a mucha gente a percibir que los dos grandes partidos son las dos caras de la misma moneda, a que estemos indignado por el ataque frontal al estado de bienestar llevado a cabo por cierta gentuza con la falsa excusa de que es inevitable recortar cifras multimillonarias en derechos sociales a la vez que nos han hecho soportar robos millonarios y espléndidos contratos para sus amiguetes, además de la privatización fraudulenta de servicios públicos y obras grandes y suntuarias cuya única finalidad era hacerse un homenaje a ellos mismos, todo ello llevado hasta extremos absurdos por dirigentes horteras, zafios y/o de perfil mafioso.   

Es urgente e imprescindible desbancar a los dos grandes partidos, algo absolutamente necesario para conseguir un país viable desde el punto de vista económico y social, y, hoy se dá la circunstancia de que eso es algo por primera vez posible en este país debido principalmente a la brillante irrupción en el escenario político de Pablo Iglesias y su gente. No podemos dejar escapar ni dejar de apoyar esta posibilidad real de cambio, esta ocasión que, desde la muerte del dictador, se nos presenta por primera vez.

La sociedad española necesitaba, toda, pero sobre todo las clases medias y los más desfavorecidos, una candidatura de unidad frente al corrupto sistema impuesto por las élites y esa candidatura parece posible porque I.U. (y otros, pero principalmente I.U) están entendiendo que lo importante no es que el gato sea negro o blanco, sino que cace ratones.

Todos sabemos y comprendemos que, para I.U., después de tantos años de esfuerzos y sacrificios, resulte duro ir a unas elecciones renunciando a sus siglas, unas siglas tan respetables como dignas. Es duro. Los que hemos sido votantes lo entendemos mejor que nadie, pero está claro que I.U. no se entiende muy bien porqué, tenía un techo electoral que últimamente rondaba el cinco por ciento, un techo que le condena a ser poco más que un cero a la izquierda en las instituciones del Estado. Dirigentes tan honestos, sólidos y preparados como Anguita, Llamazares, Cayo Lara o Alberto Garzón se han tenido que conformar con papeles secundarios en la política mientras que las Esperanzas Aguirres y los Carlos Fabras hacían su agosto en sus respectivos pesebres. De todos modos su labor está ahí, su experiencia también, y, es de suponer que puestas al servicio de una candidatura unitaria serán extremadamente útiles, como está pasando en los nuevos ayuntamientos con las candidaturas unitarias progresistas.

Ojalá se confirme dicha unidad y ese esfuerzo generoso, ese ejemplo de visión limpia de la política, se convierta en una parte fundamental del cambio que este país, este pueblo, nuestras gentes, necesitan. Ojalá.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 04 Septiembre 2015 16:51

Refugiados

Print Friendly, PDF & Email

Volvemos de vacaciones. Atrás dejamos los intensos calores que nos van alertando de los efectos del famoso cambio climático. Siempre se habla de otoños calientes, pero en esta ocasión va a estar justificado porque hay varios temas conflictivos que hacen seguro un otoño difícil y penoso, muy por encima de lo que tenemos por costumbre. Seria tarea discernir cuál de todos esos temas es el más grave, aunque quizás en este momento el más urgente sea el de la crisis humanitaria de los refugiados sirios.

Quieren darnos la sensación de que el problema es el que tienen los gobiernos de la Unión Europea para alojarlos (o para quitárselos de encima) y en repartos y cuotas más o menos equitativas. La verdad es que no se piensa y apenas se habla de que el gran problema, el verdadero sufrimiento, es el de los refugiados, los que están soportando ese terrible y extenuante éxodo impuesto por circunstancia ajenas a ellos y que en gran medida se deben a la rapiña y políticas asesinas de aquellos países del primer mundo que ahora dicen no saber qué hacer con el problema.

Antes de abordar qué hacer con los refugiados habría que preguntarse qué es lo que nos ha llevado a esta situación y donde están los responsables; habría que recordar que Siria e Iraq eran estados laicos (¡¡laicos!!) que abarcaban una extensa área de territorio de población musulmana. Los integristas estaban controlados y sometidos por el poder de dos estados fuertes y modernos. Desgraciadamente unos señores, conocidos como “El trío de las Azores” inventaron una sarta de mentiras, aquello de las “armas de destrucción masiva” para desestabilizar, a costa de lo que fuere, aquel territorio dotado de un inmenso caudal de petróleo. No importó, ni importaba, cuántas vidas costara, cuanto se destruyera, cuánto patrimonio artístico e histórico desapareciera para siempre, cuanta miseria, sufrimiento y enfermedades produjesen, nada era importante, ni siquiera las armas de destrucción masiva que, una vez descubierto que no existían dejaron de tener relevancia. Nadie pidió perdón por ello.

Lo que sí se hizo fue señalar con el dedo a Siria como el siguiente objetivo. Después de pensárselo llegaron a la gran idea: utilizar para la siguiente campaña a los nativos (en todas partes hay estúpidos) La cosa sería mucho más fácil: los reclutamos, los adiestramos y los lanzamos a la guerra, se matan por nosotros y encima nos pagan las armas que les vendemos. ¿Con qué?: con petróleo. Hoy el ISIS vende millones de barriles a unos precios irrisorios, precios (adivinen quién está comprando) que han hecho caer el precio de la gasolina en el mercado mundial.

Conclusión: nuestra moralina cristiana nos impide cerrar los ojos a la crisis humanitaria, pero echamos mano a nuestro proverbial cinismo y regateamos a muerte para admitir los menos refugiados posibles.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 07 Agosto 2015 10:35

Felices fiestas

Print Friendly, PDF & Email

Leo con pena, con mucha pena, la afirmación del presidente de las peñas taurinas locales acerca de que “si no hay toros no hay fiesta”. ¿Pretende decir este señor que si en este pueblo no se maltratan animales no nos sabemos divertir? Supongo que no es eso lo que pretende decir, pero lo parece. Lo que sí es evidente es la falta de un buen debate sobre el modo en que está organizado todo este tema; si tiene sentido o lógica que las peñas taurinas sean quienes organicen y controlen todos o los principales festejos y, en su caso, cómo racionalizar esa cuestión.

Sería imprescindible que el ayuntamiento, pero también la sociedad civil, nos planteásemos algunas preguntas básicas acerca de ello, como por ejemplo: ¿Es lógico que un municipio tenga fiestas locales que duran más de un mes, año tras año? ¿Es normal que unas peñas, taurinas o de lo que sean, decidan y organicen no solo lo que a ellas les afecta, sino también la mayoría de los demás festejos? ¿Es normal que el dinero de todos lo manejen ellos, que sean los que decidan cuánto, cómo y en qué se emplea? Los concejales de fiestas y los funcionarios ¿para qué están? ¿Para qué les pagamos? Los que no disfrutamos con el maltrato animal ¿tenemos derecho a fiestas? ¿Quién ha comprobado si esa “verdad” tan extendida de que los toros le gustan a la mayoría del personal es tan “verdad” cómo se dice? Son muchas preguntas y me parece que muy interesantes.

Creo que este ayuntamiento por su composición y por responsabilidad, está llamado a plantearse seriamente este tema, y, sin prisas ni precipitaciones, consultando a la sociedad civil y pensando en soluciones de futuro, llegar a un replanteamiento de las fiestas, que sea realista y que dé respuesta a preguntas tan básicas como: ¿Gastamos más de lo que deberíamos en fiestas? ¿Las fiestas tienen una duración lógica y sensata? ¿La organización de los festejos debe estar centralizada y en manos de los concejales de fiestas? ¿Las fiestas son patronales o populares? ¿Por qué una confesión religiosa tiene que interferir en los festejos de una sociedad laica? ¿Por qué las demás confesiones no?

Estas no son, ni mucho menos, todas las preguntas que mucha gente nos venimos haciendo año tras año y que, al parecer, ponen a otra mucha gente nerviosa. Podemos seguir haciéndonos los idiotas muchos años más, no pasa nada, es la costumbre, pero a mí (llamarme iluso) me molaría que en mi pueblo hubiese alguna vez gentes que sintiesen la necesidad de aclarar por qué las cosas son como son en vez de ser como deben. Y que esto se solucionase.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 31 Julio 2015 11:07

Mariano dimisión

Print Friendly, PDF & Email

No hay un solo día en que no nos levantemos con alguna nueva noticia sobre corrupción. En honor a la verdad hay que decir que afectan a casi todos los partidos, pero se lleva la palma el PP con más del 90% de los casos.

Pero no es eso lo peor. Lo peor es que se aprecia claramente que la corrupción parte de la cúpula, de los niveles superiores, y que de lo que se trata es de financiación ilegal del partido y del enriquecimiento ilícito de sus dirigentes. Ello está tan evidenciado que ni los tertulianos más pelotas y rastreros se atreven a discutirlo.

Independientemente del proceso penal que corresponda, del que ya sabemos cómo lo marean y en manos de quienes está, cabría preguntarse por la actitud moral de los votantes de ese partido a los que les da igual lo que salga a la luz, ya sean Gürtels, Púnicas y otras, sino también como Ciudades del Cine, del Teatro, Tierras Míticas, aeropuertos sin aviones, Pabellones Príncipe Felipe sin investigadores y una larga lista de despropósitos y chanchullos que han llevado a este país a la ruina económica y a la bancarrota moral. No es verdad que la corrupción en el PP proceda de casos aislados, o sea el producto de las ambiciones de algunos “garbanzos negros”; lo que se evidencia día tras día es que se trata de corrupción mafiosamente organizada desde los órganos de poder del partido, una trama donde los implicados son los tesoreros (todos) los gerentes (todos) y los presidentes; todo ello sin contar a un puñado de falsos empresarios que hacen como que hacen y cobran como si hiciesen.

Lo que más me maravilla es la actitud de los demás partidos, especialmente de los supuestamente de izquierdas. Mentira parece que no tengan el valor necesario para lanzar una campaña contra el máximo responsable de ese partido que en su forma y fondo parece haber sido sacado de “El Padrino”. Hace tiempo que, con la que está cayendo, debían haber lanzado una campaña contra el máximo responsable de esta organización.

Que esta persona sea a su vez el presidente del gobierno del país no reduce, sino todo lo contrario, agranda, su responsabilidad. Vergonzoso su comportamiento altivo en las Cortes y en sus anticomparecencias públicas despreciando a diputados y periodistas. Debieran haber montado hace tiempo una campaña “Mariano dimisión” o algo similar porque es indecente que un hombre que se declara incapaz de aclarar cómo y de qué manera se ha pagado la millonaria reforma de la sede del PP o que diga que no sabe nada de la contabilidad B de su partido, se le considere habilitado para gobernar nada y nos haya sumido a todo un país en la miseria moral, la vergüenza y el desprestigio.

En las repúblicas bananeras nos miran y se parten de risa.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 17 Julio 2015 15:24

Aclaraciones

Print Friendly, PDF & Email

Me llegan diversos y contradictorios comentarios, especialmente de amigos, acerca de mi última columna. Parece que no los ha dejado indiferentes. Esa columna apuesta en la misma dirección de Podemos: por la “unidad popular” y no por la “unidad de la izquierda”. Parece que hay mucha gente confundida y que creen que son la misma cosa. Pondré un par de ejemplos porque pienso que algunos con los que he hablado los necesita.

En primer lugar si el llamamiento fuese por la unidad de la izquierda ¿quién le podría decir al PSOE, el partido de izquierdas más antiguo, que ellos no pueden estar en esas plataformas unitarias? ¡Pero si el objetivo final es echar a los partidos de la Casta de las instituciones! Por otro lado existen en la actualidad montones de organizaciones que trabajan para paliar los problemas de la gente, como Cáritas, Facua, la PAH, etc, que no tienen por qué estar obligados a definirse como de izquierdas. A estas alturas nuestros problemas no son esos.  

Tenemos la imperiosa y urgente necesidad de echar a los de casta cuanto antes. Se nos acaba el tiempo. Ya hemos visto lo que les ha pasado a los griegos; por cierto ¿alguien sabe si el Pasok como corresponsable del hundimiento, o el fuerte grupo socialista en el parlamento europeo, ha dicho o hecho algo en favor de Grecia? Pues bien: no tenemos muchas posibilidades de ganar, pero las que tenemos están solo de un lado, del de Podemos. La prensa canalla va a torpedear todo lo que pueda a esta opción, que en vez de preguntarle a Rajoy quién ha pagado la reforma del edificio del PP o a Pedro Sánchez si ya han averiguado en el partido quienes son los que se repartieron los dineros de los Eres le preguntan a Pablo Iglesias por las últimas palabras de Maduro. Seamos precavidos con los periodistas, sobre todo los de las grandes cadenas, porque no suelen tener ni el menor asomo de vergüenza y son la voz de su amo. A ver si aprendemos.

Nuevo fenómeno: salen como hongos formaciones con estructuras parecidas a Podemos pero estas sí, puras como el agua, no como la del Iglesias que es un creído antidemocrático y faltón. Lo cierto es que, casualmente o no, le vienen como anillo al dedo a los poderes fácticos, porque aunque no puedan ni tengan ninguna posibilidad de hacer nada práctico electoralmente pueden hacer daño: arañar un 2% de votos, más el 5% de IU y los que Ciudadanos arañen por “el centro” y entre todos impedir una victoria clara de Podemos.

¿Somos tan idiotas de no ser capaces de unir todos los esfuerzos en una sola dirección? ¿Por un objetivo común? ¿No seremos capaces de pelear por la victoria de la única candidatura unitaria posible?

No las tengo todas conmigo.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 03 Julio 2015 21:09

Me borro

Print Friendly, PDF & Email

Hace bastantes años, en 1992, asistí como tertuliano a un programa de la TV local de entonces. Eran los tiempos en que se discutía la conveniencia, o no, de aceptar el Tratado de Maastricht y sus consecuencias. Éramos tres los invitados y dos de ellos estaban convencidos de la idoneidad del proyecto y lo beneficioso que podría resultar para los españoles. Yo no tenía claro el panorama. Siempre recelo cuando veo que todo el sistema comunicativo del país se vuelca en algo, esta vez en la defensa de las bondades del tratado y de lo decisivo que aquello iba a ser para nuestra integración en Europa. En aquel momento la sociedad española estaba del lado de los europeístas y dispuesta a hacer lo que fuese para rechazar aquello de que “África empieza en los Pirineos”.  

Del otro lado habían muy pocas voces discordantes. Destacaba Julio Anguita quien una y otra vez repetía que Europa sí pero no la de los banqueros y comerciantes. Repetía machaconamente a quien le quería escuchar que, estudiado el tratado no se veían por ninguna parte los pueblos ni las personas, que ese tratado estaba hecho por y para los banqueros.

Aquella tertulia resultó muy sosa; me imagino que el conductor del programa pensó que había que llevar a alguien que discrepara y ese alguien creyó que debía ser yo. Pero en aquel entonces yo no tenía una opinión formada sobre el tema y por tanto ni discrepé ni alegué nada a favor ni en contra. Me temo que mi papel como posible “animador” del debate resultó muy oscuro.

Yo, hasta ayer, era un europeísta convencido, veía, como es natural, montones de defectos en la Europa que se estaba construyendo, pero la seductora idea de una Unión del viejo continente superadora de las viejas rencillas y guerras entre los pueblos de Europa era tan potente que me hacía desviar la vista de la mayor parte de los múltiples y variados defectos que constantemente van saliendo a la luz del día, el último: el secretismo y alevosía con el que los dos grandes partidos, los socialdemócratas y los populares, están negociando el tratado TTIP o lo que es lo mismo, la total pérdida de la soberanía popular frente a las multinacionales.

Hoy he decidido borrarme. He dejado de sentirme europeo, al menos en la forma en que me sentía. Es tan indecente y tan guarro lo de Grecia que, independientemente del resultado final de esta batalla contra Grecia, queda clara la absoluta falta de respeto que le merecen a esta gentuza de la Troika, la Merkel, el FMI y el BM las necesidades más elementales y los sufrimientos de todos los pueblos, no solo del griego.

Ya no tengo ni me queda ninguna duda: me borro.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 26 Junio 2015 15:38

Encuestas

Print Friendly, PDF & Email

Hay muchas clases de encuestas, pero solo voy a hablar de aquellas que se realizan sobre nuestra intención de voto. Deberíamos ser conscientes de quienes son los interesados en realizarlas y de lo que hay tras de ellas. Si nos detenemos un momento a pensar veremos que las encuestas de ese tipo cuestan un montón de pasta. ¿Y quiénes están tras ellas?: siempre y en todo caso grupos de poder. Son los que las pueden pagar y lo hacen porque están muy interesados en controlar el futuro. Son encargadas a empresas especializadas por periódicos o por institutos más o menos reconocidos o realizadas por organismos oficiales que trabajan para el gobierno. En todo caso siempre por grupos de poder.  

Estamos ante una de las elecciones más importantes de los últimos tiempos, se dilucida si los reformistas de Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, pueden conseguir ganar unas elecciones que podrían poner fin al sistema político impuesto tras la muerte del dictador y a la vez de dar paso a una segunda transición, a una democracia de nuevo cuño más solidaria y participativa. La otra opción es que nos quedemos como estamos, pero más podridos y “corruptelados”, o sea, más desencantados y más desarmados aún frente a los poderes dominantes.

En lo inmediato son de prever una avalancha de acciones de todo tipo, legales, pero también ilegales, para tratar de impedir por cualquier medio cambios indeseados por quienes detentan el poder. Ya estamos viendo cómo echan mano a dosieres y montajes, por ruines, toscos o estúpidos que parezcan, para intentar desacreditar por cualquier medio y precio a los cabecillas de esa nueva formación que se atreve a desafiarlos.

Volviendo al tema encuestas ya hemos visto en las elecciones pasadas cómo se utilizaron para cargarse a UPyD dándole mucha más importancia de la que tenía a Ciudadanos, haciendo a su vez ver que, como nueva formación, proponía cosas y cambios parecidos o similares a algunas de las propuestas de Podemos pero sin violencias ni malos rollos. Y les ha funcionado: han hecho aparecer en dos días una opción que ha recogido los votos que se le estaban escapando al PP más los de algún que otro despistado. Las encuestas debidamente tratadas, “cocinadas” y publicadas, pueden hacer mucho daño, son un arma, un instrumento más en sus manos.

Están muy alarmados, son conscientes de lo que está en juego. Es fácil prever que para las próximas elecciones echen el resto y utilicen como nunca este instrumento que son las encuestas y sus “cocinadas” e interesadas conclusiones. En este tema hay pocas cosas que podamos hacer pero aún tenemos dos opciones claras: no contestarlas, o si lo hacemos, mentir. Ser sinceros, colaborar, es darle información al Poder para que puedan influir en los resultados. Que es lo que suelen hacer.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 12 Junio 2015 18:42

ADNs

Print Friendly, PDF & Email

Aunque no militante, soy entusiasta de Podemos. Ya les voté para el Parlamento Europeo y sigo en ello. Hoy quisiera aclarar que no me gusta nada lo de ADN por aquello de que el hábito no hace al monje, pero ayuda a identificarlo; por eso el nombre no me convenció desde el primer momento. El acierto en la denominación tiene su importancia descriptiva y ayuda a la identificación pública y no creo que este sea el caso.

El ADN en nuestro organismo contiene las instrucciones genéticas que hacen a cada individuo ser como es y que transmita a su descendencia sus peculiaridades. Es, además, un almacén de información a través de sus genes, por tanto es la esencia de uno mismo. No veo a esta formación electoral que coincida mucho en lo que yo personalmente considero pertenencia a un pueblo. Si les he votado ha sido por otros motivos.

Desde mi percepción y que yo sepa, los componentes de dicha candidatura no son o no destacan por ser gentes procedentes de movimientos sociales que les procuren una percepción, una información más o menos detallada del pueblo al cual se dirigen ni de sus necesidades. Este es un hándicap claro y determinante que puede condicionar su futuro quehacer político. Tienen mucho recorrido por delante y deben ser muy prudentes porque en sus manos está y depende la esperanza en una izquierda transformadora. Para mí, en estos momentos, no existe ninguna otra.

Los del ADN, los de la autenticidad, arraigo e información genética son otros. Los depositarios del ADN de Casapepe de Arriba y los del ADN de Casapepe de Abajo andan tan sobrados de información genética que son capaces de distinguir si una peladilla es de La Moderna o de Casa Cuenca. Estos tienen tanta información genética y son tan enamorados de lo “auténtico” y de lo “genuino” que viven embelesados en sus delirios: impedir, o no, que se hagan plenos en el Puerto, proyectos “fusionantes” la defensa del “verdadero” idioma de los valencianos.

No es que no estén en su derecho ni que lo que defienden esté mal. Lo decepcionante es que apenas han tenido, sobre todo en estos convulsos últimos tiempos, lugar ni tiempo para ocuparse de los desahucios, del hambre de más de quinientas familias, del desempleo, de volcarse en apoyo de los trabajadores, especialmente los que han perdido o están en peligro de perder sus empleos. Está claro que sus intereses son otros.

Por ello, yo le recomendaría a la marca blanca de Podemos, que olviden el envenenado tema del ADN y sean muy prudentes en sus decisiones, porque en el Ayto. tanto en el gobierno como en la oposición, les será muy fácil dejarse de llevar por unas dinámicas ya establecidas que en muchos casos nada tienen que ver con las verdaderas necesidades de las gentes de estos pueblos… o de este pueblo.

Print Friendly, PDF & Email
Página 22 de 25