Miguel Álvarez Lozano

Miguel Álvarez Lozano

Melilla 1941. A los catorce años entró a trabajar como mecánico ajustador en Altos Hornos de Vizcaya, «La Fábrica», y pasó en ella toda su vida laboral hasta su jubilación. Aprendiz de todo y maestro de nada, colabora en este periódico desde el año 2003. Colaborador con algunas ONGs y con otros movimientos populares, cofundador del Cercle de Teatre y the nomeARSE Group. Seguramente un ingenuo, piensa que sus reflexiones puestas aquí negro sobre blanco puedan ser útiles a algunos de sus convecin@s. Con eso tiene bastante.

Viernes, 22 Enero 2021 21:08

Tarjeta Roja

Recientemente la Concejalía de Comercio y Mercados de Sagunto puso en marcha una campaña denominada “Tú vales para reactivar el comercio y la hostelería de nuestra ciudad, 2020” La campaña consistía, al principio, en repartir tickets en los comercios para que entrasen en un sorteo y que los premios en metálico se gastasen en los comercios de aquí.

Llegados al día del sorteo, 16 de noviembre los afortunados tenían ¡¡Tres días!! para recoger el premio. No lo ponían fácil: si eras del Puerto (más de la mitad de los premiados lo eran) tenías que subir al Ayto. de la ciudad, entregar el ticket premiado y firmar unos cuantos documentos. (¿Para qué tenemos una Tenencia de Alcaldía?)

Los días 18 y 19 ¡de diciembre! ¡Un mes más tarde! envían correos en los que piden a los “afortunados” ganadores que descarguen de sus correos, impriman, firmen, escaneen y envíen una declaración jurada de que no son familiares del comercio o del hostelero que les dio el ticket. ¿No lo podían haber firmado cuando les hicieron subir a Sagunto? ¿Tampoco en la Tenencia? Otra mañana perdida para un simple trámite.

A todo esto, los ganadores y los comercios preguntándose, por las fechas, donde quedaba el supuesto apoyo municipal a la campaña de ventas navideñas. Los comercios siguieron sin información, pero los “afortunados ganadores“ ¡El 5 de enero! ¡Al fin! fueron perfectamente informados al recibir un correo en el que se podía leer: “Ha recibido este aviso porque le ha sido enviada una notificación en papel, la cual recibirá próximamente en su domicilio. Haga clic en el siguiente botón y asegúrese de iniciar sesión usando el certificado digital de persona física correspondiente a…” ¡no hay nada como acercar la administración a la ciudadanía!

Después de que los doscientos o trescientos ciudadanos de segunda del Puerto realizaran estos “pequeños trámites” por fin pudieron recoger, a partir del día 14 de enero, dos meses más tarde sus premios… en Sagunto. Los comerciantes con los que he podido hablar no sabían una palabra de todo esto. Nadie les informaba.

¿Alguien sabría hacer los números para averiguar cuánta gasolina gastada, cuántos tickets de la ORA, cuántos billetes de autobús, cuántas horas de su tiempo, cuánta mala leche, han hecho estos cientos de ciudadanos porteños para recoger solo parte del 36% de unos premios más que discutibles, porque ¿No hay otro modo de apoyar al comercio y hostelería local que recurrir a juegos de azar? Si la idea es ayudar a los comerciantes y hosteleros ¿no sería más lógico que en vez de darle el 36% del dinero a los consumidores se les diese a los verdaderos destinatarios el 100% en forma de rebaja de algún impuesto municipal?

¿Hay alguien en este ayuntamiento capaz de responder a estas preguntas?

Viernes, 15 Enero 2021 21:06

De(s)legitimidades

Misterios del idioma. Siempre he creído entender que la palabra legítimo se refería a algo conseguido o reconocido como legal o de acuerdo a razón, algo justo, conforme a derecho.

Tengo la sensación de que me he quedado anticuado, legítimo hoy no significa eso, en realidad, no significa nada. Ya iba teniendo mis dudas, hasta que un día, me enteré de que al presidente de Paraguay lo quitaron o apartaron de en medio sencillamente porque según alguna gente importante del país no les parecía ser lo suficientemente legítimo.

Después, desde que Chaves empezó a ganar las elecciones en Venezuela por goleada, a pesar de ser estas supervisadas y avaladas por equipos y personas de prestigio internacional, la prensa neoliberal empezó a llamarle dictador, o sea, que mandar, mandaba, pero no era legítimo. Después, cuando Maduro siguió ganando elecciones, nuestra modélica e impecable Unión Europea reconoció a Guaidó, al que nadie había votado, como legítimo “Presidente Encargado” de no se sabe qué.

Años atrás, cuando Evo Morales volvió a ganar las elecciones, la oposición, con la legítima ayuda a tiro limpio de la policía, dio un golpe de estado y entonces nos enteramos que Evo Morales era un dictador, y que el gobierno improvisado por los golpistas era legítimo. Días atrás, a pesar de que un puñado de patriotas invadió el Congreso, en Washington, no han podido evitar que sea investido ilegítimamente como nuevo presidente un señor que ganó unas elecciones con una buena diferencia de votos electorales. No hay derecho.

Aquí, desde que la oposición se unió, coaligándose judeo-etarra-bolchevique-masónicamente, (algunos hasta son del Barça) frente a los escándalos, denuncias y condenas del mafiosamente agurtelado gobierno del PP, tenemos un gobierno ilegítimo, nacido para subvertir la democracia y hundir al país, todo ello en aras del comunismo más sucio y repelente, consiguiendo como castigo, atraer la ira de dios y, con ello, sus siete plagas como escarmiento.

En el escaso tiempo que esta gente lleva gobernando, nos encontramos ya inmersos en las cuatro primeras plagas: la COVID-19, el Brexit, y las resultantes crisis económicas, de las cuales no sabemos qué profundidad y duración van a tener de por sí cada una de ellas. La cuarta, llamada Filomena, no durará mucho, pero está haciendo estragos en la parte más desprotegida de la población de este país, la clase trabajadora, entre las que incluyo a los millones de parados que ya no saben sin son “clase trabajadora” o españoles sobrantes. Y me faltan por contar dos plagas, de las que, como tengo la bola de cristal en el mecánico, aún no puedo hablar. ¿Y la séptima? No. No me he olvidado, esta es la peor. De ella hablaremos cuando un legítimo gobierno del PP, Ciudadanos y Vox vuelva a salvar de nuevo a España.

Miércoles, 30 Diciembre 2020 20:07

La eutanasia

Es la intervención voluntaria para inducir la muerte a un paciente terminal o crónico grave, a fin de ahorrarle dolores y sufrimientos. A esto le llamamos los asociados a DMD, Derecho a una Muerte Digna.

Es un gran motivo de alegría que al fin el Congreso de los Diputados haya aprobado dicha Ley. Ya iba siendo hora. Habrá que vigilar ahora cómo se desarrolla y aplica, porque las fuerzas regresivas van a estar ahí todo el tiempo, para poner palos en las ruedas a cualquier avance de tipo humanista o social.

Este avance no hay que confundirlo con un reconocimiento de derechos, sino más bien tomarlo como una reconquista, pues se trata de un derecho natural que nos tenían secuestrado a los seres humanos en casi todas las culturas y religiones, porque ¿quién se puede arrogar, y en nombre de quién o de qué, la facultad de decidir sobre mi propio cuerpo?

Esta nueva ley es tan justa, tan sólida y tan humana que no obliga a nadie a realizar lo que no quiera hacer con respecto a su propia muerte. Lo único que cambia es que, a partir de ahora, somos todos los que tenemos derecho a decidir sobre nuestra forma de afrontar nuestros últimos momentos.

Yo no pienso impedirle - jamás se me ocurriría - a un buen cristiano a aguantar sufriendo hasta llegar a la muerte cuando su dios decida. Es su decisión y su problema. El mío, mi problema, ha sido hasta hoy, que yo sí tenía que aguantar sufriendo hasta morir, porque “el buen cristiano” había hecho de su creencia, ley; que tenía que tener todos los hijos “que dios me diese“ porque “el buen cristiano” había hecho de su creencia, ley; que si yo tenía una tendencia sexual que no le gustase a su dios, yo sería considerado un enfermo, una aberración o un degenerado, porque “el buen cristiano” había hecho de su creencia, ley; que yo no podía divorciarme porque “el buen cristiano” había hecho de su creencia, ley …

En cambio, yo, no tengo la opción de cabrearme con ese dios que me complica y amarga la vida: porque no creo en él, y es de tontos pegar patadas al aire, además de ser bastante insano pasarse la vida cabreado.

Por eso, le pediría a “los buenos cristianos” que vivan su fe a placer, que la disfruten y que su dios se la conserve. Pero que se olviden de los que no somos de su gremio, que nos dejen en paz, que vayan aprendiendo a respetar, que llevan siglos intentando imponernos no solo sus creencias y forma de vivir, sino que, además y para colmo, ni siquiera nos han dejado morir en paz.

Viernes, 18 Diciembre 2020 20:07

El Malecón

El próximo domingo día 20, a partir de las 11:00 de la mañana, la Asociación Ecologista Agró tiene previsto realizar una concentración en el antiguo Malecón de Menera. Se trata de realizar un acto que consistirá en una limpieza simbólica de parte del espacio referido y la plantación de algunos árboles.

Lo que se reivindica con este acto es que este espacio, clave en el futuro desarrollo de esta ciudad, se considere de una vez como Espacio Público Verde y, para ello es imprescindible que esto, el ayuntamiento se lo crea. Parece mentira que, a estas alturas, no sepamos si la Delegación de Costas va a defender de verdad su propiedad, frente a los intereses de aquellos que afirman haber comprado a Menera unos terrenos que no eran de Menera, sino una concesión de Costas. La Delegación de Costas, tan seria y enérgica en estos temas cuando quiere, (tenemos ejemplos muy cercanos en Almardá) cuando se enfrenta a intereses económicos de ciertos particulares, curiosamente, parece que se vuelva blandita, dócil o pusilánime.

Este pueblo, el Puerto, para conseguir enderezar o equilibrar su nefasto y tercermundista desarrollo urbanístico, necesita liberar espacios para zonas verdes y aligerar de presión urbana a más de una de sus zonas. Y una más de entre ellas, una de las más urgentes y en peor estado, es precisamente el barrio de la Marina, comprimido entre las instalaciones próximas al muelle y la avenida Camp de Morvedre para llegar a su asfixia frente al Mercado y la escuela de Begoña. Ese Malecón es clave para salvar ese barrio. ¿Se imaginan como quedaría el pueblo añadiéndole a la presión urbanística existente en La Marina, toda esa zona del Malecón construida a placer por empresas cuyos únicos intereses se basan en el hormigón?

Pero no solo Costas no coge el toro por los cuernos en este caso. Tampoco sabemos qué piensan hacer nuestros munícipes al respecto, ya que, al parecer, son incapaces de ver este problema como suyo, un problema que arranca en el año 1985, cuando Menera desaparece sin restituir a Costas su dominio del Malecón.

Sé que pueden decir que sí que han hecho esto y/o aquello, cierto, han movido algunos papeles que pensaban que podían justificar su inoperancia. Pero la realidad les delata irrefutablemente. Y la real realidad consiste en contrastar dos fechas 1985 y 2020, y la consiguiente resta = 35. ¡Treintaicinco años y estamos como el primer día! Esto es lo que define de verdad la eficacia o el interés de la actuación municipal en defensa de esta ciudad.

Así que habrá que dar un fuerte aplauso a esta iniciativa popular y pedir que no se quede ahí la cosa, que insistamos hasta conseguir que alguien nos oiga. ¡Gloria! ¡Gloria! ¿Dónde estás, Gloria?

Viernes, 11 Diciembre 2020 19:55

El Moderado

Yo no sabía si titular este artículo como “El Moderado” o “El Club de la Comedia”, aunque las ganas de reír se me habían ido yendo, debido a que con el frío de estos días tenía unas grietas en los labios, pero, oír a Casado decir de sí mismo que es un moderado, me puso la camisa perdida de sangre. Como en el famoso chiste de Gila: “Me habéis dejado sin hijo, ¡pero me he reído…!”.

Este joven, como Chiquito de la Calzada, no dice nada que tenga sentido ni gracia, pero te hace reír. ¡Mira que decir que hace un llamamiento a los moderados que aprobaron la Constitución para salvar a España del social comunismo bolivariano! ¡Es para partirse! Es un recurso muy empleado por los mejores humoristas del absurdo, como Faemino y Cansado. Me lo imagino diciendo: “¡Que va…! ¡Que va…! Yo soy social comunista bolchevique bolivariano bilduetarra…”.

Este chico, como le dieron el título en la Juan Carlos, y en el 78 era un crío, no tiene ni p. idea de cómo se gestó la Constitución, pero como la ignorancia es muy atrevida, hizo en su celebración un llamamiento para defenderla, “a los partidos que elaboramos y nos dimos dicha Constitución”, y así, al buen tuntún, a ojo, se puso a recitar: UCD, liberales, demócratas cristianos, socialdemócratas…

No sabe el hombre, o no quiere acordarse, de que entre los padres de la Constitución que tanto le gusta y defiende, estaba Jordi Solé Turá, por el Partido Comunista, Gregorio Peces Barba por el PSOE, o Miquel Roca i Junyent enviado por Jordi Pujol. Pero lo más gracioso es que también ignora que, aunque Fraga estuvo como ponente de la misma, hizo que Alianza Popular (hoy el PP) se declarase partidaria de la abstención en el Referéndum que se realizó para su aprobación; aunque es bien sabido y publicado que, en la práctica, más de la mitad de los diputados de Alianza Popular fueron a votar… y votaron que no, que esa Constitución no les gustaba.

Consciente de que, como decía Marx, (no, Carlos no: el Groucho) “El secreto del éxito está en la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho”. El joven y apuesto Casado se ha divorciado de la Toledo, debido a que el extremismo voxiferante de la susodicha le comprometía, y, como él es un moderado de toda la vida, se ha Casado con la Ayuso, de la que nadie puede negar que es una persona muy centrada, ya que vive en Madrid.

Ahora, al fin, parece haber encontrado su camino, su luz y su guía: el marxismo, (el de Groucho) y ha hecho suya la idea de que “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y, después, aplicar los remedios equivocados”.

Viernes, 04 Diciembre 2020 20:08

Transparencia

A los demócratas no solo nos gusta la transparencia, sino que además la EXIGIMOS en todos los casos, sobre todo y especialmente cuando se trata de temas relacionados con la justicia, el orden público o la gobernanza de los asuntos de Estado.

Por eso nadie puede estar de acuerdo con que, el Gobierno, se niegue a publicar quienes son las personas que componen la Comisión Técnica en el tema del Coronavirus. No puede hacerlo. Y cuando digo “nadie” me estoy refiriendo a los demócratas y a los que no lo son, ya que en esta ocasión y tema estamos todos de acuerdo.

Después de dejar esto bien claro confesaré que, personalmente, no tengo mayor interés en conocer dicha lista, por varias razones, una: porque, al no conocer expertos en pandemias no sabría opinar si fulano lo haría mejor que mengano. Otra: en el caso que nos ocupa, ha habido muchas cosas que improvisar, mucha materia nueva, mucha confusión a nivel mundial, lo que conlleva a algunos aciertos y errores. Otra razón es que, según mi leal saber y entender, en estos casos se debe dejar la dirección de las crisis a aquellos a quien corresponde, en este caso al gobierno de la nación fundamentalmente y a los distintos gobiernos autonómicos. Para mí, de esto, solo se puede discrepar desde la deslealtad o la insensatez.

Como no termino de entender la importancia de conocer los nombres del Comité de Expertos -insisto en que me parecería muy bien que se publicaran- siendo que me parece un problema menor, o muy menor, me pregunto ¿por qué hay gente que pone tanto empeño en ello? y ¿por qué el gobierno se resiste tanto?

Y, a continuación, empiezo a atar cabos: el dato más relevante que tenemos a la vista es, que los que más insisten y hacen campaña de presión para que se publique la lista de expertos, son los que tengo fichados en mi agenda personal como “los no demócratas”.

Sorprendente ¿verdad? Aquellos a los que la transparencia siempre les da yuyo y la evitan siempre que pueden, son los que ahora la reclaman sañudamente, aunque curiosamente, en esta ocasión, tengan razón.

La siguiente pregunta es ¿por qué el Gobierno se resiste a dar los nombres de los componentes del Comité? Como soy un mal pensado, deduzco que igual suponen que el único interés de “los no demócratas” es tener a su disposición chivos expiatorios, con la única intención de echar carros de mierda sobre ellos. Y, si sigo pensando mal, creo que el gobierno se ve en la necesidad de proteger a funcionarios que no llevan en el sueldo recibir este tipo de puñaladas.

¿Será por eso que el gobierno pone la cara por ellos? De ser así, a mí eso me bastaría.

Viernes, 27 Noviembre 2020 20:08

El Español

No puedo evitar que haya algunas cosas que me desmoralicen, que afecten a mis ganas de avanzar. Una de estas cosas es la diaria constatación de que no se avanza culturalmente, no porque no se pueda, no porque no se disponga de medios, sino porque no se quiera. Desgraciadamente, todos los días nos llegan a los oídos opiniones paletas, no solo de los medios, la televisión, la prensa, etc, sino también por el comentario, en la escalera o en el ascensor, de un vecino, de un viejo conocido, en el bar, de un primo que hacía tiempo que no veías...

Estas opiniones, que yo denomino aquí paletas, no nos llegan de personas que se puedan considerar tales, algun@s de ell@s incluso pueden tener carreras o títulos universitarios. Ante tanta estulticia me quedo perplejo. Todo este prolegómeno viene a cuento de esa estupidez, tan extendida en ciertos ambientes, de que “el español” está en peligro. ¿Esas personas aún no se han enterado que, en España, no existe ningún idioma que se llame español? En Iberoamérica le llaman español al castellano, cosa lógica porque de España les llegó. Pero en España todos sabemos que existen cuatro idiomas españoles, todo el mundo lo sabe, al igual que todo el mundo sabe que el castellano es la lengua oficial de todo el Estado.

Puestos a saber, ¿Hay alguien que crea, de verdad, que la lengua castellana está en peligro? Porque, si fuese así, yo sería el primero que me echaría al monte a defender mi idioma. ¡Faltaría más que se cargasen la lengua que me dieron mis padres, el único idioma que manejo!

Pero no, podemos dormir tranquilos. El castellano está más vivo que nunca, es el segundo idioma más hablado en el mundo, después del chino y por delante del inglés. Lo hablan (2018) más de 442 millones. En países como Brasil, EEUU y otros, se estudia masivamente por razones fundamentalmente prácticas, como aquí el inglés. Nos quieren vender peligros donde solo hay motivos para felicitarse. Repito, durmamos tranquilos, no dejemos que ninguna vox nos quite el sueño, ni interrumpa nuestra tranquilidad con aquello de que, en algunas comunidades autónomas, quieren que en sus escuelas sea su lengua vernácula la lengua vehicular. Lógico de toda lógica.

A los que pretenden confundir “lengua vehicular” con “lengua oficial”, les podemos preguntar ¿por qué en las escuelas de la C.A. de Madrid no es el castellano la lengua vehicular? ¿está en peligro nuestro idioma en Madrid?

Parece ser que hay como una especie de mafia que no para de intentar, ayer con la pandemia, hoy con la lengua vehicular, que cojamos las cacerolas y las banderas y nos echemos a la calle. Tururú.

Viernes, 20 Noviembre 2020 20:09

¿El kitchen?: desplumao

La salida a la luz de la trama de M. Rajoy y su dog de presa Fernández Díaz, trama que ellos mismos denominaron “Operación Kitchen” y cuyo encargado ejecutivo era el ínclito comisario Villarejo, puso de relieve algo que siempre se ha sabido, pero que hasta ahora no se podía probar: que esta gente ha estado corrompiendo el aparato del Estado a su antojo y provecho.

Ahora, según la información de los medios y la actuación de la justicia hace ver, parece que sí, que los han pillado. Esto podría ser muy duro para cualquiera que no fueran ellos. Pero uno recuerda que, cuando a M. Rajoy lo pillaron en la libreta de Bárcenas, demostrándose luego, a pesar de los ordenadores machacados, que era cierta la trama de financiación ilegal del PP, que pensé que esto podría ser definitivo. También recuerdo, inocente de mí, que cuando se destapó que la sede del PP se había recompuesto con dinero negro, que llegué a pensar incluso que un partido capaz de tal felonía sería ilegalizado. Ahora sé que no conozco el país donde vivo, el que pensaba que era el mío, sin saber que era el de ellos, el de los Rajoys, los Felipes, de los Donjuanes de Borbón…

Menuda bronca se montó en el Congreso cuando se discutió sobre si procedía, o no, montar una Comisión de Investigación para llegar hasta el fondo de la Operación Kitchen. De todo aquel ruido solo pude sacar una conclusión: de que, como mucho, a lo mejor, esa Comisión de Investigación se montaba, pero ¿serviría para algo?

Efectivamente. Ya ha cogido el camino que todo lo demás. Primero, Vox presenta su moción de censura, una tontería pero que distrae la atención y entretiene al personal. ¿Quién se va a acordar de kitchen? Después, la Presidenta de Madrid acapara los telediarios poniendo en peligro la salud de los pobres madrileños, pero especialmente la de los madrileños pobres. Ahora, algunos han montado una gran bronca porque los presupuestos puedan ser apoyados por Bildu, algo gravísimo, según dicen, tanto que el otro día la Arrimadas exigió, muy seriamente, que Sánchez tiene que aclarar de quién está más cerca, si de los asesinos de Bildu o de Ciudadanos. Y lo exige una que está con Vox.

Mientras, el personal: ¿Kitchen? ¿Qué kitchen? ¡Ahh! Aquello de las alcantarillas del Estado… pero eso ya es viejo… además, va detrás de la Gürtel… y ese tema va para largo porque la causa está dividida en nosecuántas causitas, que ya veremos si un día se resuelven o no se resuelven.

No problem. Esta gente sabe perfectamente que nosotros, los percebes, tenemos memoria de pez. Y las mismas tragaderas.

Viernes, 13 Noviembre 2020 20:08

Tú, ves jugando…

Jugar es algo natural en los seres humanos, además de ser bastante necesario. No hace falta ser antropólogo ni un estudioso del tema para estar seguros de que, desde hace muchos miles de años, allá en las cavernas, hombres, mujeres y, sobre todo, los niños, jugaban a lo que fuese, aunque no dispusiesen de una Play Station.

El juego sirvió y sirve para socializar a las familias y grupos humanos. Basta contemplar una familia de chimpancés o de leones para entenderlo. El juego ha servido como correa de transmisión de habilidades, rutinas y ejercicio físico, además de valores de convivencia; recuérdese las luchas entre cachorros de lobos, leones, monos, etc, los combates duran hasta que el vencido le ofrece el cuello al vencedor en señal de rendición. Tanto ese vencedor como el vencido aprenden, jugando, que cuando sean adultos no deben matar, a no ser que sea necesario para defenderse o comer.

En todas las culturas se considera que jugar es un aspecto importante de la educación y creo que, realmente, así es. Ahora bien, el desarrollo humano permite en estos momentos la proliferación de juegos de todo tipo y, últimamente, dicha abundancia puede llevarnos a una distorsión o aberración que puede estar muy lejos del origen e idoneidad de los propios juegos.

Es una aberración que el Estado sea tan permisivo con las empresas de apuestas. En este país se está produciendo en ese aspecto otra especie de pandemia que está acabando con la economía y la convivencia de muchas familias. Y lo peor es que nada justifica el haber “liberalizado” el juego. Siempre hemos tenido, para aquellos que lo hemos deseado, cubiertas diferentes posibilidades de jugar, a través de las Loterías y Apuestas del Estado, y nadie, salvo los enfermos ludópatas, necesitaba más.

El caso de la ONCE es aparte. El trabajo y labor de este organismo es cuestionable, como todo, pero en general hay que saludar con muchísimo respeto la inmensa labor social que viene cumpliendo durante décadas.

Otra cuestión referente al juego es la posible prioridad, o no, que deba tener en nuestras vidas. A mí me enseñaron de niño que podía jugar todo lo que quisiera, pero siempre después de haber realizado todas mis tareas domésticas y haber estudiado. A mis padres les costó mucho pero hoy les estoy agradecido, pues gracias a ellos, aprendí a distinguir entre cuales eran las prioridades reales y cuales las secundarias.

Volviendo a la educación. En esta pandemia que nos obliga a confinarnos, los padres han de estar más atentos que nunca a los juegos que practican sus hijos, sin olvidar nunca que la educación empieza y termina en casa. Lo demás es instrucción y aprendizaje.

Viernes, 06 Noviembre 2020 19:08

Los Nadie

La verdad es que esto de la economía es misterioso. Entre la avalancha de información desinformante que nos inunda y martiriza con esto de la pandemia, se ha colado, de rondón, una noticia que debiera ser destacada por abominable: en estos últimos meses los ricos se han hecho mucho más ricos, a un ritmo superior al que venían haciéndolo.

Habrá quien no pueda creérselo: ¡Imposible! ¡Pero, si la economía se está hundiendo a la vista de todos!

Esto solo pueden pensarlo los que no han reflexionado jamás en qué consiste la Economía de Mercado, los que no se enteran, los que quieren creer que si el mundo avanza todos avanzamos, creencia nada inocente: No es verdad. Los ricos son cada vez más ricos, y los pobres aumentan año tras año en número, hambre e indefensión.

África no era un continente hambriento hasta que, a mediados del siglo XX, Europa decidiese, “generosamente”, renunciar a sus colonias para mantener un neocolonialismo controlado por las Bolsas de New York o Londres. A partir de aquél momento ese continente ya no tiene discurso propio, de él solo nos llegan catástrofes, guerras, pandemias, safaris fotográficos y cacerías de elefantes, gentes sencillas, curiosas, simpáticas… Ya no son otra cosa para nosotros: ellos, aunque no solo ellos, son Los Nadie, los marginados, los olvidados.

Desde que finalizó la II Guerra Mundial, han perecido unos treinta millones de personas en diferentes conflictos armados. El que fue Presidente de EEUU, Eisenhower, reconoció que cada arma que se fabrica, cada barco de guerra que se bote, cada proyectil utilizado, significan en última instancia un robo a aquellos que tienen hambre y no poseen nada para comer, a quienes tienen frío y no tienen ropa que ponerse.

No sé dónde oí, o leí, una especie de aforismo que creo que viene al caso: Sueñan las pulgas con comprase un perro. Me hizo pensar. Como muy bien define Leonid S. Sukhorukov, un aforismo es una novela de una sola línea.

A Los Nadie solo les queda comprarse un perro o que les toque la Lotería, son los retratados en los versos libres de Luis Pérez de Miguel: Los nadie, son los hijos de nadie, los dueños de nada./Los ningunos, los ninguneados./Los que no son, aunque sean./ Los que no hablan idiomas, sino dialectos./Los que no profesan religiones, sino supersticiones./ Que no realizan artes, sino artesanías./ Que no tienen Cultura, sino folklore./ Que no son humanos, sino recursos humanos./ Que no tienen rostro, sino brazos./ Que no tienen nombre, sino número./ Que no figuran en la crónica universal/ solo en la crónica roja de la prensa local / Son Los Nadie, los que cuentan menos que la bala que los mata.

Página 1 de 27

Te puede interesar

Te puede interesar