Son numerosos los puntos de confrontación entre el comité de empresa y la dirección local de la factoría, entre ellos, el inicio de la negociación del convenio de planta que se viene retrasando desde hace meses

Tras meses de tensión, los sindicatos pronostican un otoño caliente en ArcelorMittal Sagunto

Viernes, 04 Septiembre 2020 19:45

concentracioamsdentroUna de las movilizaciones promovida por el comité de empresa en el interior de la factoría de ArcelorMittal Sagunto

oferta empleo entre-texto1

Las relaciones entre la dirección de la Factoría de ArcelorMittal Sagunto y la representación de los trabajadores no pasa por su mejor momento, a juzgar por las graves acusaciones que este pasado miércoles lanzaba el comité de empresa, respaldadas por las secciones sindicales de CCOO, UGT, CGT y la Asociación de Cuadros, es decir, un pronunciamiento unánime, más allá de diferencias ideológicas o de estrategias sindicales.

De hecho, ya se han anunciado las primeras movilizaciones dentro de esta factoría, que, si bien es cierto que ocasionas un desgaste mínimo al conjunto de la plantilla, en cambio afectan a la normal marcha de la actividad productiva. El acuerdo adoptado por el comité de empresa de forma unánime, sin fisuras, contempla retomar las movilizaciones con la realización de una huelga de 2 horas por turno desde el día 23 al 30 de septiembre.

La idea es que con estas acciones se logre modificar la actitud del director de la planta. Es más, los diferentes sindicalistas consultados por este periódico han coincidido en señalar que la situación es claramente insostenible y que, si no se produce un cambio de rumbo por parte de la compañía, «el otoño se presenta muy caliente».

La situación que se ha generado a raíz del estado de alarma, decretado el pasado 15 de marzo, y sus efectos en la paralización de la producción, con la consiguiente puesta en marcha del ERTE, la verdad es que no ha contribuido a mejorar esas relaciones entre el director de la factoría y los representantes de los trabajadores, más bien al contrario. La tensión ha ido en aumento y la falta de entendimiento es la que está dando origen a este nuevo ‘brote’ de conflictividad laboral que se anuncia para finales de este septiembre.

Según explicaba el comité de empresa en un durísimo comunicado contra las medidas adoptadas por la dirección de la planta, se ha recordado que el director de la factoría, aprovechando la situación provocada por la COVID19, planteó una reestructuración en mantenimiento Servicios Centrales Alta Tensión, «asignándoles sin ningún tipo de negociación con el comité de empresa, nuevas tareas a los maestros de área, suprimiendo un puesto de oficial, asumiendo las tareas el maestro».

Banner Telegram eleco (interior)

Tal y como anunciaron los representantes sindicales, estos hechos fueron puestos en conocimiento de la Inspección de Trabajo que, finalmente, resolvió de forma favorable a la reclamación de los empleados: «la Inspección de Trabajo ha resuelto a favor de las reivindicaciones de la parte social, afirmando que la dirección empresarial ha cometido ilegalidades y varias faltas graves en materia de seguridad, con las consiguientes sanciones. Hasta el momento, la dirección ha hecho caso omiso de dicha resolución y se niega a volver a la situación anterior, cuando desde el comité de empresa se le ha instado a ello, debido a lo ilegal de la medida».

Ante esta situación, el comité de empresa no tiene dudas a la hora de aseverar que: «Esta actitud demuestra que no respetan las leyes y que no les importa la seguridad de los trabajadores».

Pero no terminan aquí las críticas contra la dirección de la factoría por parte del comité de empresa de ArcelorMittal Sagunto, ya que le acusas de aprovechar la situación derivada del coronavirus para «de manera fraudulenta, hacer una reorganización encubierta de manera unilateral y personalizada, sin comunicación previa al comité de empresa, y sin respetar tanto los puntos de convenio como los acuerdos existentes en materia de movilidad interna, así como las leyes que regulan estas modificaciones, cuestión esta que también recoge la resolución de la Inspección de Trabajo, con una nueva manifiesta vulneración de derechos fundamentales, en cuanto a los derechos de participación y consulta de los representantes legales de los trabajadores».

ERTE poco equilibrado

En cuanto a la aplicación del ERTE, que en su momento ya suscitó el consiguiente enfrentamiento entre la dirección de la planta de AMS y los representantes sindicales, desde el comité de empresa argumentan que la compañía está haciendo una aplicación «poco equilibrada y equitativa del ERTE que presentó de manera unilateral el pasado 8 de mayo, aplicando días de manera desmesurada a algunos trabajadores, cuando los niveles de producción previstos están aumentando, actualmente trabajando alrededor del 80% de capacidad. Todo esto va en contra de los acuerdos adoptados en su día para retirar las movilizaciones frente al ERTE».

Pero no finalizan aquí las discrepancias con relación a este asunto, el comité de empresa va más allá en sus argumentaciones: «A todo esto, hay que sumar que a la vez que se tiene al personal de algunos departamentos de ERTE, se les pide a trabajadores de ese mismo departamento que hagan horas extras, para suplir las carencias de personal de dicho departamento. Algo nuevamente prohibido por la legislación, tras la regulación realizada para adoptar medidas frente al Covid-19 y que también ha sido denunciado ante la Inspección de Trabajo».

Por otro lado, y dentro de los criterios seguidos para aplicar el ERTE, desde la representación de los trabajadores lamentan que la dirección de la planta haya reducido el personal en departamentos que consideran clave: «Resultando más grave todavía que en tiempo de una pandemia como la que estamos viviendo, donde se debía de haber reforzado tanto el Servicio Médico como los Servicios de Prevención, la dirección empresarial haya decidido en muchos momentos dejar el personal mínimo en dichos departamentos, aplicando a estos trabajadores días de ERTE sin justificación».

Otro aspecto especialmente crítico que menciona el comité de empresa es que a estas alturas no se haya abordado la negociación del convenio de este centro de trabajo, después de quedar en vía muerta el acuerdo marco. «la dirección, desde hace un tiempo, viene retrasando la negociación del convenio colectivo, acusando a la parte social de ser la responsable de dicho retraso en la negociación, en un claro ejemplo de la actitud chantajista y torticera que mantiene la actual dirección. Con una clara discriminación hacia los trabajadores en la planta de Sagunto, donde se niega cualquier mejora, en línea a las concedidas en las plantas de ArcelorMittal España en Asturias, Extebarri o Lesaka».

Así las cosas, los paros convocados para finales de septiembre parecen la antesala de lo que las propias fuerzas sindicales pronostican como un otoño caliente en esta factoría, dado que son muchos los acpectos que se han ido acumulando a lo largo de estos meses sin que se les haya dado la salida negociada que vienen reivindicando los sindicatos, de ahí la frase que, desde muchos meses antes de la pandemia vienen exhibiendo en sus pancartas: «No a la imposición, sí a la negociación».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Miércoles, 16 Septiembre 2020 12:28

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD