Francisco Campillo ha indicado que se prevé poca producción en la campaña próxima de citricos y, por otro lado, preocupa a los agricultores el incremento del precio de los nuevos productos fitosanitarios «que no exigen a otros países»

Ha mejorado el precio de los cítricos de la segunda campaña, pero son los mismos de hace 30 años

Viernes, 19 Junio 2020 19:22

Naranjos 1dentroCuando la cosecha de la naranja se vende a buen precio, se paga igual que hace 30 años

El confinamiento, por el COVID19, también han sido negativo para los agricultores de la comarca, no obstante lo han superado como la mayoría de la ciudadanía, adaptándose a las circunstancias para que intefiriera lo menos posible en su trabajo y, al mismo tiempo, cumplir con las normas dictadas por el Gobierno, para no contagiarse, según comenta, Francisco Campillo, presidente ASAJA/AVA de la comarca, quien informa que la mayoría de los agricultores de la zona son mayores de 62 años , «por tanto un colectivo de riesgo. Se han respetado mucho las normas, salvo alguna excepción».

La reclusión ha coincidido con la segunda campaña naranjera, y en la recogida de los cítricos, a pesar de estar al aire libre, se ha mantenido la distancia personal y el uso de la mascarilla, «pero en los colectivos dels collidors se encuentran personas de diversos ámbitos como en otros colectivo de trabajadores de cualquier profesión y es dificil detectar si hay alguna persona que está incubando la enfermedad. —Aclara— que ha llovido mucho y no se ha podido ir a los campos en algunos periodos delconfinamiento».

Presentar escrituras de los huertos para circular

Por otro lado, relata este dirigente de los agricultores, que al principio del confinamiento, para poder trasladarse por los caminos agrícolas y otras vías a las parcelas agrícolas, los titulares de las mismas debían portar las escituras de sus campos, para poder justificar ante la policía que su trabajo era esencial.

Pero Campillo se entrevistó con la concejala Gloria Parra y le trasmitió que había que buscar una alternativa para no tener que presentar las escrituras. Esta edila intervino y se solucionó el tema sustituyendo las ecrituras por el recibo del IBI o el del Sindicato de Riegos. «Al mismo tiempo, un amigo se ofreció a desinfectar las calles de Sagunto con los tanques pulverizadores, y hemos colaborado con la SAG. Un mes antes, los agricultores nos movilizamos en Valencia para defender nuestro intereses, y después nos hemos movilizado para desinfectar las calle del pueblo y estamos satisfechos por colaborar».

Banner Telegram eleco (interior)

Mejora de los precios

Como en esta campaña ha habido poca producción, algunas variedades de la segunda tmporada se han vendido a los precios del año pasado, que han sido entre 36 y 46 céntimos por kilo. Sin embargo aclara el representante de ASAJA/AVA: «El precio ha sido aceptable, comparado con los de 2018, pero estamos hablando de precios que se pagaban hace 30 años. Una arroba (12,8 kilos)de cítricos que en el campo se han vendido sobre 5 euros, en los grandes supermercados su precio es de 28 euros, casi 6 veces más que lo percibido por los agricultores».
Aclara Campillo que los almacenes tenían un 90% de la naranja vendida y luego se produjo la subida en los grandes almacenes, «y mientras estos establecimientos han hecho el agosto, los almacenes cumpiendo las normas del Gobierno han tenido que contratar autobuses  (con un 50% de ocupación para transportar a els collidors a los campos), mascarillas y otras medidas de protección y eso vale mucho dinero».

Nueva Normalidad viejos problemas

En el nuevo estadio de la pandemia, que se denomina «nueva normalidad», los agricultores esperan que las cosas cambien a mejor, aunque por lo que se percibe, la próxima campaña citrícola no contará con mucha producción. «Estamos preocupados, porque no se ve mucho fruto, la lluvia ha podrido mucha flor y el viento la ha esparcido, esta campaña no va a ser fuerte, la gente se queja de que no ve naranja en los árboles».

Ademas prosiguen los problemas de la prohibición de productos fitosanitarios y los nuevos productos son mucha más caros y para combatir la plaga o enfermedades de los árboles y además se necesitan varias pulverizaciones. Sobre este asunto, Campillo declara: «Lo vamos a pasar regular, no podemos trabajar como quieren con el aumento de los precios en los productos fitosanitarios».

Aumento de precio de los fitosanitarios

Relata este miembro de AVA que en un charla un ingeniero del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias) comentó que los nuevos productos son un 60% menos eficaces y por ello, hay que hacer 2 ó 3 tratamientos para solucionar los problemas que puedan padecer los naranjos. «Han prohibido el producto que utilizabamos contra el Cotonet, que su precio era de 6 euros/ litro, el nuevo cuesta 11 euros/litro y hay que hacer tres fumigaciones. Han multiplicado el precio por 4, más caro y mayor consumo de producto. Queremos soluciones, porque la agricultura ecológica requiere más terreno, más agua, y los precios de la fruta al público son 3 ó 4 veces mayor que el de ahora».

Destaca este dirigente de ASAJA que técnicos del IVIA, han señalado, en alguna ocasión, que España es uno de los países en el que mejor funcionan los fitosanitarios, porque es un país muy controlado. «También indicó que los que nos critican es porque no conocen los productos que se gasta en otras partes del mundo, utilizan productos que aquí hace años ya los descartamos. Por ello, —opina Campillo— va a llegar el día en que no podremos producir. Los responsables de Agricultura en la UE son unos hipocrítas porque conocen los tratamientos que utilizan en EE.UU., Israel, Sudafrica, Turquía, Egipto, etc.. y al parecer, no les ponen coto.

Si la situación sigue como hasta ahora, no podremos producir a precios que puedan competir con estos países y encima el ministro de Agricultura dice que nos pongamos las pilas, como si no tuvieramos luces».

Plagas de animales

Hace tiempo, Francisco Campillo informaba de la existencia de jabalies en varios municipios de la comarca y quese habían instaladotembién en Almardà y a las afuera de Canet de berenguer, insiste en que esta población ha aumentado así como la de conejos y ratas. Los roedores además de construir nidos enormes para su prole, suben a los narajos y se comen las mandarinas, «dejan la fruta vacía», afirma este veterano agricultor.

Por su parte los conejos, escarban las plantas. se comen las raices y la corteza el tronco, dejando una herida y ya no crece.

Por su parte los cerdos salvajes, hacen hoyos que se llenan de agua porque rompen los goteros en los que se bañan. Asegura Campillo que los jabalies han hecho 25 hoyos en una hanegada de su huerto.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD