La factoría local ha cerrado 2017 con una producción de 1.500.000 toneladas, quedándose a 100.000 toneladas del récord que alcanzó en el año 2007

ArcelorMittal Sagunto espera alcanzar en 2018 una nueva mejor marca productiva

En primer plano el muelle centro del Puerto de Sagunto y al fondo el complejo siderúrgico. En primer plano el muelle centro del Puerto de Sagunto y al fondo el complejo siderúrgico. ArcelorMittal Sagunto espera alcanzar en 2018 una nueva mejor marca productiva
Viernes, 29 Diciembre 2017 19:09

La planta de ArcelorMittal Sagunto (AMS) echa el cierre a este 2017, que ahora termina, con una producción de 1.500.000 toneladas, quedándose, por tanto, a 100.000 toneladas del récord de producción alcanzado por esta factoría en el año 2007, en el que se produjeron 1.600.000 toneladas. Según la compañía, es muy posible que en 2018 quede pulverizada esa mejor marca productiva lograda en 2007, ya que la demanda de acero, y, en el caso de Sagunto, de los fabricantes de automóviles, su principal mercado, se encuentra en un punto álgido, por lo que, en principio, estaría garantizado ese nuevo mejor resultado. Sin embargo, existen ciertos nubarrones en el horizonte, como por ejemplo, el acero que entra en Europa procedente de las siderúrgicas chinas, bajo prácticas dumping; la reglamentación cada vez más exigente del sistema de emisiones de CO2 en la Unión Europea y los elevados costes energéticos que hay en España.

En líneas generales, durante 2017, ArcelorMittal Sagunto ha mantenido una tendencia alcista, no solo en cuanto a los ratios de producción se refiere, sino también a otros indicadores como seguridad, servicio y calidad, según indican fuentes de la compañía. En este ejercicio, que ha coincidido con el décimo aniversario desde que la planta pasara a formar parte de la mayor multinacional siderúrgica, las instalaciones de Sagunto han seguido asegurando su competitividad a pesar de las grandes amenazas y retos que persisten en el panorama nacional y mundial.

«El término clave no deja de ser el mismo: la competitividad —señalan desde la planta local de AMT—. Para lograrla y con ello distinguirse de la competencia, ArcelorMittal Sagunto ha intensificado su enfoque en una mayor productividad, una producción de mejor calidad y un servicio acorde con las expectativas de los clientes. Y por encima de todo, la seguridad de la plantilla elevada a la máxima interpretación».

Seguridad

El año que está a punto de concluir lo hará con el capítulo de accidentes baja, tanto en la plantilla propia como en la de las empresas colaboradoras, en blanco; en el primer caso, ya se acumulan casi 800 días sin tener que lamentar ningún accidente que haya impedido al trabajador seguir desarrollando su labor; y en el caso del segundo, hay que hacer hincapié en que las tareas más expuestas a los accidentes, las que se llevan a cabo durante la parada anual de mantenimiento de las instalaciones, las ejecutan mayoritariamente los trabajadores subcontratados.

La dirección de ArcelorMittal Sagunto ha focalizado todo el esfuerzo en seguridad, acometiendo el cambio en la conducta y la actitud de los trabajadores para lograr mitigar al máximo el riesgo en el trabajo. Para ello, se han mantenido las formaciones en seguridad dirigidas al personal de producción y contratas (programa Take care) y el personal directivo (Leadership). A través de estas dos formaciones, que tendrán su continuidad en 2018, se provee a los asistentes de argumentos sólidos que les permitan alcanzar una seguridad absoluta.

Banner Telegram eleco (interior)

Indicadores industriales

En cuanto a los indicadores industriales, si bien no se han alcanzado todavía niveles previos a la crisis, 2017 va a cerrarse en ArcelorMittal Sagunto con 1.500.000 toneladas procesadas en el Tándem. Esta cifra se sitúa a apenas cien mil del récord de la planta, alcanzando en 2007. Si la tendencia se mantiene y la coyuntura económica no empeora, en 2018 se podría establecer una nueva mejor marca productiva. Sin embargo, este presupuesto queda a expensas de numerosos factores. La demanda de acero, y, en el caso de Sagunto, de los fabricantes de automóviles, el principal mercado, se encuentra en un punto álgido por lo que, en principio, está garantizada.

Del total de producción fabricada en Sagunto en 2017, la mayor parte ha tenido como origen la línea de galvanizado, sin duda una de las instalaciones clave, no solo en España, sino en Europa gracias al valor de su portfolio, con dos productos que tienen un gran comportamiento entre los clientes auto: galvanizado convencional y Usibor. En el caso del segundo, en 2017 comenzó la fase de industrialización del producto, es decir, el paso previo a su comercialización y distribución entre los clientes.

Y todo ello dentro del segundo año de funcionamiento como parte del clúster de ArcelorMittal Asturias. Como medida alineada al Programa de la Transformación de ArcelorMittal Planos Europa con la que se persigue la mejora de la competitividad mediante la centralización de funciones, la planta de Sagunto ya funciona en dependencia del clúster de ArcelorMittal Asturias, instalación que, por su volumen de actividad, actúa como cabecera, mientras el resto de polos industriales emergen como satélites.

En relación directa con la producción, los índices de productividad han sido muy similares a los del año pasado, de modo que la tendencia positiva experimentada entonces se ha consolidado. Desde la compañía siderúrgica, no obstante, recalcan que el potencial de la empresa en este campo sigue siendo muy elevado y de ahí que se estén incrementando los esfuerzos en forma de planes de acción para apuntalar una de las palancas clave para fortalecer la posición competitiva en el mercado.

Prácticas dumping

Más inconvenientes presentan otros puntos de fricción que pueden incidir negativamente en la competitividad de la planta. El primero viene representado por la entrada en Europa de grandes volúmenes de acero procedentes de países que permiten prácticas dumping, es decir, subsidios a la producción para poder vender después por debajo del precio de coste de fabricación, como es el caso de China. Si bien la Unión Europea ha comenzado a fijar aranceles para algunos productos, el riesgo sigue siendo muy elevado.

En segundo lugar, la reglamentación cada vez más exigente del sistema de emisiones de CO2 en Europa, al contrario que sucede con otros polos industriales del mundo, puede desencadenar un efecto alcista en el coste de la materia prima, y, en consecuencia, derivarlo hacia el producto acabado. A este factor se le une también el elevado precio de la energía eléctrica en España. La unión de ambos ejerce una notable influencia negativa en forma de pérdida de competitividad.

Plano social

En el plano social, se ha mantenido el plan de prejubilaciones por contrato de relevo y se firmó el nuevo convenio colectivo a nivel de España y de los centros de producción mientras que a través del programa de Responsabilidad Social Corporativa se han desplegado numerosas actividades dirigidas a los trabajadores y la comunidad. Tras quedar constituido el comité local de responsabilidad social en 2016, durante este año se han puesto en marcha numerosas iniciativas con las que se ha producido un mayor acercamiento de la planta a sus grupos de interés. Las iniciativas se han dirigido fundamentalmente a reforzar la formación académica de los jóvenes en Sagunto, ya sea a través de la concesión de becas para estudiar robótica educativa o por medio de otros proyectos de colaboración entre los alumnos de centros de enseñanza secundaria y bachillerato. Junto a estas acciones, ArcelorMittal Sagunto ha abanderado otras inversiones en la comunidad, canalizadas a través de distintas ONG. Coincidiendo con la VI Carrera Siderúrgica Solidaria, que entregó más de 10.000 euros a AVATCOR, ArcelorMittal Sagunto recibió el premio Empresa Social por su promoción del deporte y la solidaridad. Además, en diciembre los trabajadores participaron activamente en la Semana del Voluntariado.

ArcelorMittal Sagunto no ha registrado ningún incidente medioambiental durante 2017 mientras sus instalaciones y el sistema de gestión ambiental (SGA) que las rige ha mantenido la certificación de Gestión Ambiental según la nueva ISO 14001:2015, aseguran desde la compañía.

2018: más producción, mismo empleo

Desde la Unión Comarcal de CC.OO., el secretario de Organización, Juan Carlos Quesada Mercado, destaca que se aprecia «una mejora en la actividad industrial en el entorno del sector siderúrgico pero se incrementa la temporalidad y se mantienen los salarios».

juan carlos quesadaJuan Carlos QuesadaEn esta línea, indican desde el sindicato que, según los informes disponibles a nivel europeo, se mantiene una recuperación económica moderada en toda Europa. El crecimiento ha sido mayor de lo previsto en el primer semestre de 2017, gracias al aumento del consumo privado, a la recuperación de la economía mundial y al descenso del paro, pero lo frena la continuidad de las políticas de austeridad que limitan la inversión y el gasto público. Las previsiones en el sector siderúrgico, condicionadas al impacto del brexit, apuntan a un crecimiento en todos los países de la UE, donde el consumo sigue siendo el principal motor, reforzado por el aumento del empleo y el mantenimiento de los salarios.

Más adelante, centrándose en la comarca, Quesada Mercado señala: «mientras el empleo en la UE y en la zona euro ha recuperado el nivel de antes de la crisis, el paro de larga duración y el juvenil siguen estando por encima de sus niveles previos a la crisis en la comarca, y no ha conllevado un incremento de los salarios en la mayoría de los centros, en 2017, la remuneración real por trabajador fue equivalente o ligeramente superior a la de 2008».

Previsiones para 2018

En cuanto a las previsiones para el 2018, el secretario de Organización de CC.OO. indica que las mismas apuntan a un aumento del volumen de producción, pero no lleva aparejado un incremento en cuanto al volumen de empleo. Se están acometiendo planes de reducción de efectivos mediante inversiones en la mayoría de centros, lo que dificulta las nuevas contrataciones que se producen con contratos temporales o a través de ETT.

En la mayoría de empresas, estas previsiones de producción no van acompañadas de la recuperación de las condiciones anteriores a la crisis del sector. En la mayoría de centros se mantienen las rebajas salariales, incluso en el caso de TK Galmed, se les aplica el convenio provincial del sector metal, cuando la plusvalía generada permite un mayor nivel de retribución y mejores condiciones laborales.

Perspectivas muy buenas

Sin embargo, asegura el sercretario de Organización del sindicato0, Quesada Mercado, que la perspectiva de futuro a corto plazo es muy buena: «Hay más demanda en Europa sobretodo por los materiales destinados al auto. Esto es debido a varios factores, uno es la política de aranceles impuesta por la UE, que ha igualado los precios de productos venidos de países asiáticos. Por otro lado, China está recortando actividad y metiendo menos producción en el mercado europeo, entre otras cosas por que empieza a reconocer que tienen un problema con el medio ambiente. Este recorte de producción provoca que la demanda sea cubierta por productores europeos, que tienen una política de precios parecida».

Retos del sector siderúrgico

Al margen del problema que representan las importaciones asiáticas de acero, que ya ha sido combatido desde la Unión Europea con la implantación de aranceles, que no son ninguna solución, puesto que tienen fecha de caducidad, Quesada Mercado resalta que, dentro de este periodo de bonanza, el sector se enfrenta a varios retos. Uno de ellos es el cierre de fronteras de EEUU, que va provocar que los competidores que exportaban a EEUU, intenten introducir sus excedentes en el mercado europeo.

Por otro lado, Quesada Mercado recuerda que la política europea de aranceles para las exportaciones asiáticas tiene fecha de caducidad, en concreto una duración de 5 años. Otro de los retos que resaltan desde CC.OO es que en 2020 también acaban los derechos de emisión de CO2, lo que provocará un aumento de los costes de producción.

En opinión del secretario de Organización de CC.OO., a todo lo anterior hay que añadir que «la fusión TATA-THYSSEN provocará que la nueva empresa resultante tenga una capacidad de producción de entorno al 25%, aunque se desconoce que repercusión tendrá para la planta de TK Galmed», concluye.

Así pues, en opinión del sindicato mayoritario en ArcelorMittal Sagunto, las expectativas son buenas para el negocio siderúrgico, aunque, como también hace la empresa, muestra su inquietud por los retos a los que se enfrentará el sector en el medio plazo.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 29 Diciembre 2017 19:31

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD