Andrés Barrera, de 25 años, dirige este centro situado en el Polígono Ingruinsa promovido por la Iglesia Evangélica, donde se ha dado vida al proyecto Ventana 4/14 integrado por 3 áreas: El parkour, el refuerzo escolar en el Barrio Baladre y Barrio San José y cursos se manualidades, todas actividades totalmente gratuitas

La primera escuela gratuita de parkour del Camp de Morvedre aterriza en Puerto Sagunto

Viernes, 04 Mayo 2018 12:13

webparkour1Alumnos de la primera escuela de parkour de la comarca.

oferta empleo entre-texto1

El Parkour (o arte del desplazamiento) es una disciplina que consiste en desplazarse por el medio urbano o natural, superando los obstáculos que se presenten en tu recorrido (vallas, muros, vacío...) de la forma más fluida y eficiente posible, y con las únicas posibilidades de tu cuerpo humano. Una habilidosa técnica que se ha puesto muy de moda entre los vecinos del Camp e Morvedre que además ahora, tienen un lugar donde aprender a dominar este deporte de una forma segura y por medio de profesionales. Puerto de Sagunto ya cuenta con la primera escuela de parkour de la comarca. El Parkour nació en Lisses, Francia, alrededor de 1.990, desarrollado por David Belle, un joven que se inspiraba en las películas de artes marciales y en el propio ejemplo de su padre, Raymond Belle, un militar francés que había sido entrenado en un sistema llamado Método natural.

Objetivos

El mismo consiste, como nos explica Andrés Barrera, director de la escuela de Parkour de Puerto de Sagunto, en aprender las formas más útiles de desplazamiento y acción en un ambiente natural, algo que hizo Belle, dando vida a un nuevo modo de desplazamiento que ahora se conoce como Parkour, un término en francés que significa, “recorrido” o “ruta” y a aquel que lo practica se le llama «traceur» o “trazador”, pues es quien decide y traza su ruta en el ambiente urbano que lo rodea.

Como explica a El económico Barrera, los beneficios de las técnicas que se aplican en este deporte son múltiples y variadas. «Si miramos desde un punto de vista técnico se desarrollan las capacidades motoras, equilibrio, coordinación mental-muscular, y agilidad entre otras cosas. Y en la parte mental se trabaja la toma de decisiones en situaciones de peligro, enfrentarse a retos que involucran el miedo, mayor desarrollo de la percepción espacial etcétera».

Referente a lo personal, sigue desarrollando, «aprendes a conocer tu cuerpo y ampliar su capacidad, aprendes a superarte a ti mismo con constancia y disciplina mientras vas ganando seguridad y confianza en tus posibilidades. Todo esto en un gran ambiente rodeado de otras personas con actitud de superación, donde compartimos experiencias, aprendemos unos de otros, compartimos objetivos y nos ayudamos. Entre todos hemos formado una gran familia y un ambiente insuperable en el que practicamos deporte y enseñamos valores a muchos niños y niñas que se lo pasan en grande».

Banner Telegram eleco (interior)

Para practicar parkour no es necesario, como argumentan desde la escuela, poseer ninguna característica especial. «Todo el que quiera puede hacerlo ya que lo único que necesitas es tu cuerpo», argumentan desde el centro. El movimiento libre y fluido. Este es el objetivo del parkour, donde el traceur no tiene que ponerse en peligro e ir superándose cada día, y no debe competir ni intentar superar a los otros, unos valores muy importantes para los niños y niñas, explican.

webparkour2Se trata de ir desplazándose esquivando obstáculos.

«Viéndolo en un modo más mundano, se trata de enfrentar los problemas pero a la vez de salir con estilo de la situación a la que nos enfrentemos», aclara Andrés Barrera. La facilidad para empezar a practicarlo y lo divertido que es (hacerlo y verlo), son las principales características que han puesto de moda esta práctica en todo el mundo, y también en el Camp de Morvedre, donde cada día tiene más seguidores y es que, como dijo uno de sus fundadores : “Es un gran momento para una disciplina que comenzó como un juego de niños y que ahora sigue siendo un juego de niños, pero para todas las edades".

Un sitio seguro

Como recuerda el director de la escuela «el origen y el lugar principal para del parkour es la calle. Cuando yo empecé los gimnasios de parkour no existían. Ahora tener la oportunidad de entrenar en sitios seguros es fantástico. Un chaval que empieza no sabe dónde ir, sale a la calle y al principio puede ser peligroso. Ojalá hubiera más sitios así», argumenta Andrés Barrera, quien a sus 25 años ha decidido dar un paso adelante y crear esta escuela de parkour en Puerto de Sagunto.

Ventana 4/14

«Hace unos 4-5 años en la Iglesia Evangélica donde asisto, el Centro Cristiano Betesda, donde llevamos años trabajando con la juventud y la infancia, nos reunimos para ver cómo podíamos ampliar este trabajo y servicio. Se propusieron varias actividades, y finalmente iniciamos un proyecto llamado “Ventana 4/14” que ahora mismo lo integran tres áreas: El Parkour, Refuerzo Escolar en Barrio Baladre y San José, y Manualidades, actividades totalmente gratuitas».

Respecto a la práctica del parkour, Andrés recuerda sus inicios cuando tenía 13 años. «Desde entonces en estos años lo he practicado con mayor o menor intensidad, menos cuando empecé a trabajar, pero desde que damos las clases no hay semana que no tenga una cita con el parkour».
Unas enseñanzas para las que, como sigue explicando, «lo primero que necesitas es tener una experiencia previa y conocimiento de los movimientos con su dificultad, saber transmitirlo progresivamente y siempre acorde a la capacidad de cada alumno. Ser consciente y responsable de los peligros, sobre todo, al trabajar con niños, y conocer bien sus capacidades para potenciarlas y también sus limitaciones, para enseñarles la manera más segura de superarlas».

La escuela de parkour de Puerto de Sagunto está formada por un equipo de personas que lleva años practicándolo, y otros que, como explica su director, «se han unido a nuestra visión y están formándose para enseñar».

Unas enseñanzas que se traducen en diversión y disfrute de los beneficios del Parkour en sí, y de poder practicarlo en un sitio y un ambiente seguro. «Enseñamos a los niños a trabajar en equipo, valores sobre el respeto, la igualdad, compañerismo, responsabilidad, etcétera», destaca Barrera. Algo que ya han comprobado numerosos niños y niñas de la comarca de entre 4 y 16 años (único requisito para su práctica), aunque como explican «tenemos excepciones de alumnos que empezaron con nosotros y ya superan la mayoría de edad». Es por ello que, como sigue explicando a este rotativo el gerente de la empresa «en un futuro no descartamos ampliar la edad, algo que depende mucho de los recursos de los que dispongamos».

¿Cómo entrenar?

Como explican desde la primera escuela de parkour del Camp de Morvedre, esta práctica ahora se puede aprender y mejorar en un sitio seguro, algo realmente importante que no existía hace algunos años, donde la mayoría de sus seguidores lo hacía en la calle, sin nadie que les guara y/o enseñara. Para entrenar parkour, explican desde la escuela, los principiantes lo primero que tienen que hacer es determinar su condición física, agilidad, flexibilidad, fuerza y adaptar los movimientos a su capacidad. «En la escuela nos separamos entre 3 y 4 niveles de movimientos y saltos básicos a más avanzados para adecuar las enseñanzas a cada nivel de perfeccionamiento», explica Andrés.

A partir de ahí utilizan diferentes materiales, simulando obstáculos que la gente ha de ir esquivando y consiguiendo su desplazamiento sin caerse. Algo que, aunque suceda, no es peligroso, ya que, como explican, existen numerosos elementos de seguridad que rodean cada ejercicio, cada práctica, cada desplazamiento.

webparkour3Entrenamientos de parkour.

El equipo de esta escuela está formado por 5 profesores más cinco ayudantes, y, como explica su director «todo el material los hemos adquirido con los recursos de los miembros de la Iglesia, sea comprado o hecho con nuestras manos».  Una práctica y su escuela que cuenta en la actualidad con alrededor de 50 alumnos, una cantidad que como explica su responsable, «cada día va subiendo más gracias a las redes sociales y al boca a boca de quienes salen encantados tras probar la experiencia, algo que nos hace sentir felices a quienes hemos puesto en este proyecto todas nuestras ganas, esfuerzos y energías».

Una práctica que además los miembros de la escuela ya han exhibido y con la que han deleitado a la sociedad. «Ya hemos hecho varias exhibiciones estos años en mezcla de bailes-piruetas. Ahora el 14 y 15 de julio el Club de Scooter Diverse nos ha invitado para hacer una exhibición en el evento Scooter Urban Festival (en Skate Park Jose Veral), donde una vez más dejaremos ver todo lo que se puede conseguir con nuestro cuerpo tras la práctica de este deporte».

Algo que se está extendiendo mucho entre los niñ@s de la comarca, como puede verse en parques y patios de colegios. «La verdad es que estamos más que satisfechos con las reacciones de los niños y los padres... Se nota que es muy importante para ellos, y, sobre todo, que les aporta muchas cosas buenas en sus vidas. Eso nos lo hacen llegar y estamos muy satisfechos de poder formar parte de esta felicidad».

Una felicidad que además, está al alcance de todo el mundo ya que, como explica Andrés, y ante el asombro de muchos de los padres que se acercan para conocer las instalaciones (y quedan encantados, como explica), situadas en la C/Almacén de Hierros, en el Polígono Industrial Ingruinsa de Puerto de Sagunto, son totalmente gratuitas.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 04 Mayo 2018 14:20

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD