Ignacio Belzunces Muñoz

Ignacio Belzunces Muñoz

San Sebastián, 1959. Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. En 1979, con 20 años, Inició sus colaboraciones en prensa y radio. Vivió de lleno el proceso de reconversión industrial en la siderúrgica porteña, del que informó, día a día, a medios regionales y de Madrid. En 1986 fundó El Económico.

Viernes, 03 Julio 2020 19:08

Una maravilla

Print Friendly, PDF & Email

Los plenos municipales de Sagunto se van a seguir celebrando de manera telemática hasta el próximo 21 de septiembre, pero no debe extrañar que, llegada esa fecha, se decrete una nueva prórroga. Supongo que esta resolución de Alcaldía habrá sido consensuada con los dos partidos que apuntalan en el cargo al alcalde, Darío Moreno, me refiero a Compromís y Esquerra Unida, de lo que se desprende, lógicamente, que las tres formaciones que componen el Gobierno de Sagunto son partidarias de esta medida restrictiva.

Ni que decir tiene que esta decisión ha sido adoptada porque legalmente es factible, si bien es cierto que en la legislación hay argumentos para justificar el mantenimiento de los plenos telemáticos, como también existen para todo lo contrario, es decir, los presenciales. En todo caso, aquí no se habla de legalidad, sino de voluntad política, trasparencia, participación ciudadana, etc. Pero, si en la resolución de Alcaldía se concluye que el derecho a la participación ciudadana en los asuntos públicos se garantiza a través de los legales representantes, elegidos libremente, el argumentario es tan ilustrativo que poco más cabe añadir.

Lo que tampoco ofrece género de dudas es que el salón de sesiones del Ayuntamiento de Sagunto no reúne condiciones. Pero por causas de fuerza mayor, como es el caso, los plenos se pueden realizar fuera de la casa consistorial. A mí, a primera vista, se me ocurren hasta cuatro lugares magníficos para tal finalidad: la Casa de Cultura de la calle Progreso, el salón de actos del Centro Cívico, el Teatro de Begoña y el Centro Cultural Mario Monreal. Opciones, desde luego, las hay. Por tanto, no será esa la causa.

Creo que los motivos son varios, en primer lugar, es mucho más cómodo para el Gobierno municipal un pleno telemático: no hay público, no hay prensa y los debates son bastante más breves y descafeinados. Por otro lado, si en el salón de plenos no se pueden realizar las sesiones porque no reúne condiciones, ¿qué escenario se elige: el salón de actos del Mario Monreal, el del Centro cívico, el de la casa de la cultura o el Teatro de Begoña? La verdad es que cualquiera de ellos valdría, pero si se elige el ubicado en Sagunto, se suscitarían críticas en el Puerto, ya saben ustedes que los segregacionistas son de armas tomar. En cambio, si se eligiera una de las opciones del Puerto, serían los nacionalistas saguntinos, que tampoco van a la zaga, quienes se levantarían en pie de guerra.

Al final, los plenos telemáticos son la mejor opción para el tripartito: se acaban mucho antes, al no asistir la prensa, la información se controla mejor y, encima, tampoco hay que aguantar a ningún vecino agotador, en definitiva, una maravilla.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 26 Junio 2020 19:09

Plenos y pleitos

Print Friendly, PDF & Email

El pleno ordinario de junio, celebrado ayer jueves por el Ayuntamiento de Sagunto, también fue telemático, sin embargo, desde el pasado día 21 quedó desactivado el estado de alarma y ya nos encontramos bajo la nueva normalidad. Ni que decir tiene que, al concejal de IP, Juan Guillén, le ha faltado tiempo para volver a plantear la vuelta a los plenos presenciales y, de paso, reivindicar que se celebren en el salón de actos del centro cívico, dado que, en este espacio se garantizaría mucho mejor el distanciamiento social. Es verdad que el angosto salón de plenos del Ayuntamiento de Sagunto no es el mejor escenario para estos tiempos de pandemia.
Independientemente de que cada cual aproveche las circunstancias para arrimar el ascua a su sardina, si lo que asevera Guillén sobre el cambio legislativo va a misa y, efectivamente, posibilita que legalmente se puedan realizar plenos en distintos puntos del municipio, no cabe duda de que el tripartito municipal se quedaría sin coartada para seguir defendiendo que las sesiones solo se puedan efectuar en un único escenario, algo que, por otro lado, carece de toda lógica y sensatez.

No obstante, el que los plenos se continúen realizando por video conferencia es algo que, sin ningún género de dudas, va en menoscabo de la transparencia y la participación ciudadana, puesto que se priva a los vecinos de su derecho a seguir los debates in situ y trasladar las quejas y sugerencias, tal y como se ha venido haciendo desde siempre. Entiendo que la modalidad telemática es mucho más cómoda para el Gobierno municipal, pero no queda nada bien para un equipo de corte progresista que se prive a la ciudadanía de estos derechos.

Por cierto, el pleno del jueves trató sobre si se recurría o no el fallo judicial favorable a Lafarge, que dejó sin efecto un acuerdo municipal adoptado en la pasada legislatura. Hay que ver lo insistente que se puso el portavoz de Compromís para forzar que el consistorio acordara interponer el recurso, pese a que los propios servicios jurídicos lo desaconsejaban. Recuerdo, sin embargo, que no se actuó de igual modo ante el fallo judicial que condenaba al Ayuntamiento de Sagunto a pagar de 205.700 euros a la empresa organizadora de la 1ª edición del festival Music Port Fest, celebrada el 6 y 7 de julio de 2018, que el anterior Gobierno de Sagunto adjudicó a ‘dedo’. En este caso, los servicios jurídicos si aconsejaban que se apelara contra la sentencia, más que nada, para tratar de reducir la cuantía a liquidar. O sea, que recurrir la sentencia de Lafarge es defender el interés general y tratar de ahorrarle al consistorio el pago de unos miles de euros ¿no?, o ¿cómo es eso?

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 19 Junio 2020 19:09

Peor, imposible

Print Friendly, PDF & Email

A lo largo de estas últimas semanas, desde estas páginas se ha pasado revista a los prolongados retrasos que están sufriendo algunos proyectos en el municipio de Sagunto, caso, por ejemplo, del Pabellón polideportivo del SUNP 6, junto al cementerio del Puerto, y el Museo Industrial, que ya hace once años que se iniciaron, o la Plaza de la Concordia, ubicada en el paseo marítimo, que aguarda su hora desde 2014. Sin embargo, y aunque parezca mentira, aún hay otro proyecto que lleva mucho más tiempo esperando, me refiero al centro de visitantes del Castillo de Sagunto, que se empezó a gestar en septiembre de 2006 y todavía está sin acabar. Increíble, ¿verdad?

Este proyecto se inició en la legislatura que transcurrió entre 2003 y 2007, siendo alcaldesa del municipio Gloria Calero y concejal de Urbanismo Francesc Fernández. Entre 2007 y 2015 el Gobierno municipal estuvo en manos del PP, fue alcalde Alfredo Castelló y en los últimos meses del segundo mandato Sergio Muniesa. Entre 2015 y 2019 los resultados electorales catapultaron a Francesc Fernández a la Alcaldía del municipio y en las últimas elecciones han vuelto los socialistas a ocupar la presidencia consistorial de la mano de Darío Moreno, volviendo Francesc Fernández a ocupar la Delegación de Urbanismo. Es decir, que en estos 14 años los gobiernos han sido de todos los colores.

Pero vayamos al detalle. El proyecto técnico de ejecución del centro de visitantes fue redactado por los técnicos del Servicio de la Conselleria de Cultura, con la colaboración de arqueólogos del Museo de Sagunto y especialistas externos. Curiosamente, se les debió de pasar por alto que había que dotar de suministro eléctrico esta instalación. En marzo de 2016, meses después de que Francesc Fernández asumiera la Alcaldía, visitó el centro de visitantes el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, fue en esta reunión donde se puso al descubierto que el edificio también incumplía todas las normas vigentes de accesibilidad. A todo esto, ya se habían gastado un millón de euros.

Pero, como el edificio está deteriorado por años de abandono y el vandalismo, había que llevar la corriente eléctrica hasta el punto y, además, era necesario adaptar a la legalidad el acceso al centro, la Conselleria de Cultura se comprometió, en junio de 2017, a invertir 400.000 euros más para dejar listo el centro de visitantes. Estamos en junio de 2020 y, de momento, nada de nada. Han anunciado que reanudaran las obras, pero ya veremos. Lo que sí que les aseguro es que Francesc Fernández ha puesto mucho empeño y muchas horas de trabajo para que el centro de visitantes se pusiera en marcha, pero no ha podido ser.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 12 Junio 2020 19:08

Museo Industrial

Print Friendly, PDF & Email

El 25 de agosto de 2015, apenas hizo dos meses desde que el anterior alcalde del municipio, Francesc Fernández, asumió la Alcaldía de Sagunto en el pleno de investidura. Pues bien, ese 25 de agosto, el alcalde, el entonces concejal del Urbanismo, Pablo Abelleira y sus compañeros de partido, Sergio Moreno y María Giménez, junto a técnicos y responsables de la empresa constructora, visitaron la nave de Efectos y Repuestos, donde las obras se encontraban en fase tan avanzada que todos daban por hecho que la sede del futuro Museo Industrial estaría acabada aquel mismo año. La verdad es que tampoco había sido un proceso meteórico, si tenemos en cuenta que el asunto del futuro museo se empezó a tratar en 2008 y que su dotación presupuestaria, por importe de 1.470.360 euros, se aprobó en 2009. Está claro que, cuando Francesc Fernández realizó la visita, ya habían pasado seis años. Es verdad que fue la época más dura de la crisis de 2008, pero seis años tampoco son un suspiro.

Total, que aquí todo el mundo se frotaba las manos porque, por fin, la sede del futuro museo industrial iba a estar terminada. Es verdad, tal y como reconoció el alcalde tras la visita, que se detectaron algunos defectos en el suelo, algo que, por aquel entonces, se hubiera resuelto con 60.000 euros. Sin embargo, estamos a mediados de 2020, el edificio sigue inacabado y, de momento, se van a tener que gastar 170.000 euros de fondos municipales. Pero esto no es lo más grave, lo verdaderamente preocupante es que no sabemos cómo es posible que algo tan sencillo de solucionar no se haya podido resolver en cinco años. Total, que ya estamos, con el futuro museo, exactamente igual que con el Pabellón Polideportivo del SUNP-6, que también sigue ahí, inacabado junto al cementerio del Puerto, esperando su momento. Ojo, que ya han pasado once años desde que se iniciaron ambos proyectos.

Entretanto, el Archivo Histórico Minero e Industrial, que no debió salir de las instalaciones de Picasent, hasta, en tanto en cuanto, no fuera depositado en el nuevo y definitivo punto de acogida, sigue almacenado en la nave del futuro museo, con humedades y sin observar las debidas condiciones de conservación y protección que requiere este tipo de material. Aquí es donde se ve a las claras el poco valor que, desde determinadas opciones políticas, se le da a este archivo. Estoy completamente seguro de que si, por cualquier circunstancia, se destruyera en un incendio, hay gente que no lo echaría en falta. Ya vimos lo que dijeron algunos prohombres del saguntinismo más provinciano y rancio sobre la recuperación del pantalán, instalación que, mucho me temo, ya ha sido sentenciada.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 05 Junio 2020 19:10

Seis años

Print Friendly, PDF & Email

El tiempo transcurre muy rápido y, en ocasiones, se suele perder la noción de cuándo ocurrieron las cosas. En la pasada edición hablaba de los once años que han pasado ya desde que se quiso promover la construcción del inacabado pabellón polideportivo del SUNP-6, el que está en un estado lamentable frente al cementerio de Puerto Sagunto. Algo parecido sucede con la Plaza de la Concordia, ubicada en el mismo paseo marítimo.

Seguramente, por eso de que el tiempo pasa volando, muchos ciudadanos no se acordarán de que fue en el mes de junio de 2014, bajo el Gobierno del PP y siendo alcalde Sergio Muniesa, cuando se emitió un informe desde el departamento de Mantenimiento, comunicando que se habían detectado deficiencias en la estructura de la pérgola de la plaza de la Concordia. Como medida cautelar, antes del inicio del período estival, se procedió al vallado del recinto para evitar el acceso al mismo. Con el nuevo Gobierno consistorial, de corte progresista, el presidido por el nacionalista Francesc Fernández, se procedió a derribar la pérgola a finales de 2015 y, a partir de aquí, nada nuevo bajo el sol.

El que fue concejal de Urbanismo durante el mandado 2015-2019, Pablo Abelleira, anuncio reiteradas veces, a lo largo de la legislatura, el inicio de las obras de remodelación de la plaza, pero cuando no era por un pito, era por una flauta. Así llegamos hasta las elecciones de 2019, que nos trajeron un nuevo equipo municipal, también progresista, el presidido por el socialista Darío Moreno. Pero transcurrido el primer año de Gobierno de este nuevo equipo gestor, los porteños afrontan un verano más sin la remodelación de la Plaza de la Concordia, que a determinadas horas del día es totalmente inhóspita ante la falta de sombras y un sol abrasador.

Ya sé que, desde mediados de marzo, estamos con el coronavirus y que todo esto está influyendo en el día a día municipal. El equipo de Gobierno tiene sus fisuras, los funcionarios están con el teletrabajo y el engranaje consistorial ha perdido la inercia. Además, como consecuencia de la emergencia sanitaria, los asuntos mundanos han quedado en un segundo plano. Primero la salud, desde luego, pero la vida sigue y, afortunadamente, nos encontramos ya en la recta final de la desescalada que nos devuelve a la nueva normalidad.

Aunque no es una cuestión religiosa, tengo bastante fe en el nuevo alcalde del municipio, Darío Moreno, probablemente porque tendría que esforzarse mucho para alcanzar el grado de ineficacia al que se llegó en la pasada legislatura, donde, eso sí, aquellos asuntos que eran prioritarios para los nacionalistas de Compromís se iniciaron en el pasado mandato o se dejaron bien encarrilados. Suerte, alcalde.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 29 Mayo 2020 19:08

11 años

Print Friendly, PDF & Email

Es verdaderamente inaudito que el pabellón polideportivo del SUNP-6, el que está inacabado frente al cementerio de Puerto Sagunto, no se haya podido terminar en 11 años. Sí, sí, 11 años. Si el Ayuntamiento de Sagunto se presentara a los Guinness World Records con esta proeza del disparate, seguro que obtendría tan merecido galardón. Méritos no le faltan, desde luego. A quien se le diga que esto es obra de una institución consistorial como la de Sagunto, que administra un municipio con más de 65.000 habitantes, con cientos de funcionarios y con un presupuesto anual de mucho calado, seguramente pensará que le están tomando el pelo. Pero no, hay veces que la realidad supera a la ficción.

La verdad es que este proyecto nació con mala suerte. Fue, por decirlo claramente, una imposición de Iniciativa Porteña al Partido Popular, cuando ambas fuerzas políticas formaron gobierno municipal durante un breve periodo. Aquel proyecto estuvo a punto de no ser incluido en el conocido como Plan Confianza, que, para no ser menos que Rodríguez Zapatero, puso en marcha el entonces presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. El problema es que el dinero no acompañó y muchas actuaciones que se iban a financiar con este programa, se quedaron por el camino, entre ellas, la del pabellón. Tanto es así que desde el 1 de agosto de 2012 permanece paralizada la construcción de esta instalación deportiva. Es decir, el próximo agosto se cumplirán 8 años, pero si tenemos en cuenta que el proyecto se redactó en junio de 2009, por un despacho de arquitectura situado en Valladolid, ya vemos que la demora es de 11 años. Inaudito, ¿verdad?

Es verdad que los años de crisis, que fueron muy duros, tampoco ayudaron a terminar de financiar esta obra, pero entre que se paralizó su construcción y el tiempo presente, sí se han acometido otras de similar o mayor envergadura económica. Es decir, que el problema hay que localizarlo en la manifiesta falta de voluntad política para acometer este proyecto. Hay políticos que se esforzaron y se esfuerzan todos los días para que ninguna propuesta de Iniciativa Porteña llegue a buen puerto, se trata de demostrarle a la ciudadanía que es un partido que no sirve para nada, pero esta es una visión muy corta, sectaria y, desde luego, de escasa inteligencia, no sé si política, pero escasa, porque con estos retrasos, que tampoco han sido capaces de resolver los progresistas desde el año 2015, están perjudicando al Fertiberia, que lleva más de una década esperando y a los ciudadanos que, terminarán pagando muchísimo más dinero por una obra que se podría haber resuelto con bastante menos. En fin, un ejemplo claro de muy mala gestión.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 22 Mayo 2020 19:10

El papel

Print Friendly, PDF & Email

En los primeros veinte años del siglo XXI, el mundo de la prensa ha sufrido una transformación sin precedentes. Con la implantación generalizada de internet, el medio más barato y rápido para transmitir noticias ya no es el papel prensa. Ni que decir tiene que todo esto se ha visto reforzado desde la crisis de 2008 y la caída de la publicidad, que ha hecho inviable económicamente los periódicos en papel, tanto de pago como los gratuitos. El Económico cerró su edición impresa en 2014 y seis años después cuenta con muchísimos más lectores.

El coronavirus va a suponer otro severo revés para los viejos periódicos y revistas de papel. La imagen de ir al bar a tomarse el café y repasar el periódico, o la de ojear una revista mientras aguardas en la consulta del dentista o en la peluquería, seguramente pasará a la historia, al menos, hasta que esto del coronavirus empiece a estar controlado, dentro de unos cuantos meses, bien con una vacuna o el tratamiento farmacológico específico.

Si el COVID-19 es tan contagioso, se podría concluir que manosear una revista o un periódico entraña cierto riesgo, puesto que si, como dicen, pasa por tantas manos, puede ser, potencialmente, un foco de transmisión. Sin embargo, algunos estudios científicos dicen que, en el papel y el cartón, debido a su porosidad, es donde menos tiempo vive el virus, mientras que en otras superficies, como el plástico, puede estar latente hasta tres días. Con independencia de las evidencias científicas, está claro que vale más prevenir que curar y como, además, el miedo es libre, parece evidente que esta pandemia no ayuda en nada a la maltrecha situación de las ediciones en papel, cuyas tiradas han bajado exponencialmente a mínimos impensables en estos dos meses de bares cerrados.

Sin embargo, la nueva normalidad no impedirá que los ciudadanos estén bien informados. Si da cierto repelús ojear un periódico en el bar, por si las moscas, desde cualquier dispositivo móvil se tiene acceso a toda la oferta informativa. Las grandes cabeceras y las pequeñas están ahí, ofreciendo al momento las noticias más relevantes. Con los viejos periódicos de papel sucede lo mismo que con los cines. Recuerdo que, hace unas décadas, había muchas salas de exhibición en el municipio, cinco en el núcleo de Sagunto y otras tantas en el Puerto. Sin embargo, con la popularización del video fueron cerrando los cinematógrafos y, antes de que arribaran los multicines, ya se veían muchísimas más películas. Con los periódicos sucederá lo mismo, desaparecerá un medio como el papel, caro, tecnológicamente obsoleto y medioambientalmente insostenible, pero la ciudadanía seguirá disfrutando de una oferta informativa muy extensa y plural. Es el siglo XXI.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 15 Mayo 2020 19:09

Nubarrones

Print Friendly, PDF & Email

Leía en la prensa de ayer que «Francia se propone repatriar toda la producción de PSA y de Renault», y que «Nissan cerrará la planta de Barcelona, según Nikkei». Estas noticias, publicadas por dos medios nacionales como El País y El Economista, dan en qué pensar. Dice el Gobierno francés que el retorno de la producción a suelo galo debe ser la contraprestación de la industria del automóvil a las ayudas públicas que conceda el Gobierno de la República Francesa para que los fabricantes puedan superar la actual situación de crisis. Si esto se llega a materializar, está claro que terminarán echando el cierre las fábricas que tienen en España, Renault, Peugeot y Citroën. Parece que la frase preferida de Trump, «America first», se termina extendiendo por las economías europeas.

Estas noticias no son nada positivas para el futuro industrial de Sagunto, puesto que, como he dicho muchas veces, pasamos del monocultivo siderúrgico al del sector del automóvil. Fueron tan listos los que en aquel momento tomaron las decisiones, que volvieron a poner todos los huevos en la misma cesta. Es verdad que después de la desoladora situación que se produjo por el desmantelamiento de la cabecera siderúrgica y la pérdida de miles de puestos de trabajo, allá por la década de los 80 del siglo pasado, había que buscar nuevos yacimientos de empleo y, en esa línea, se hizo lo que se pudo, pero ahora, seguramente, volveremos a pasar por momentos complicados si se produce la ‘repatriación’ de estas industrias a las que suministran materiales las principales empresas de la comarca: ArcelorMittal Sagunto, Galmed, Pilkington Automotiv y AGC Flat Glass Ibérica, que, en su conjunto, generan más de 2.000 empleos directos, a los que hay que añadir los inducidos. Recordar aquí que Bosal, la planta de tubos de escape, ya desapareció del escenario local.

El ERTE promovido por ArcelorMittal, desde el 8 de mayo y hasta el 31 de diciembre, donde los trabajadores pierden alrededor de un 40 por ciento de la masa salarial bruta, apunta un cambio de signo y marca una nueva tendencia en las relaciones laborales, que, probablemente, terminará extendiéndose al resto de las industrias. Es el neoliberalismo descarnado que ya se aplica en otras latitudes. Estas medidas, sin ser el acabose, afectarán a la economía local, puesto que, si no hay ingresos, no hay consumo y eso se notará en el corto plazo. Por otro lado, tampoco ayuda la incertidumbre que planea sobre el sector del automóvil, no solo porque las empresas puedan regresar a sus países de origen, sino por la propia transición ecológica que se implantará. En definitiva, que a cuenta del coronavirus nos viene otro lío gordo, cuando todavía quedan secuelas de la anterior crisis, la de 2008.

Print Friendly, PDF & Email
Viernes, 08 Mayo 2020 19:38

La crisis ya llegó

Print Friendly, PDF & Email

Este viernes, 8 de mayo, ArcelorMittal ha transmitido a los representantes de los trabajadores las condiciones definitivas del nuevo ERTE que afectará a la totalidad de los empleados que la multinacional tiene en sus 17 centros de trabajo ubicados en España. En total, más de 8.000 obreros. Finalmente, no hubo acuerdo entre la empresa y los sindicatos, no fue posible aproximar posturas. De esta manera se llega a una situación muy complicada, puesto que la siderúrgica presenta un expediente de regulación temporal de empleo por causas económicas y productivas ante la autoridad laboral, que, a grandes rasgos, contempla una reducción cercana al 40% del salario bruto de los empleados, puesto que ArcelorMittal no asume ninguna complementación salarial. Todo lo contrario de lo que ocurrió en 2009, con el anterior ERTE, que ha estado en vigor hasta ahora y complementaba hasta el 90% del salario bruto. El nuevo expediente promovido por Mittal representa, en sí mismo, un cambio de filosofía, puesto que borra de un plumazo la protección social. Así es el liberalismo descarnado.

Este giro de 180 grados es grave, sin embargo, su incidencia será mayor o menor, en función de la velocidad de recuperación que tome la industria del automóvil, puesto que el grado de aplicación del ERTE dependerá de la demanda que haya que atender. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la evolución del sector auto también afectará a otras importantes industrias del municipio, como Galmed, Pilkington Automotive o AGC Flat Glass Ibérica, es decir, que los mejores huevos se concentran en el mismo cesto. Teniendo en cuenta que de todas estas fábricas dependen más de 2.000 empleos directos, además de los inducidos, está claro que toda esta inestabilidad e incertidumbre terminará afectando mucho a la economía local. Desde luego, no ayuda a incentivar el consumo la situación de estos trabajadores, que, además de estar afectados por ERTES desde que empezó la pandemia, no ven nada seguro su futuro, ante los vaivenes que presenta el propio sector del automóvil, que es del que dependen.

Las políticas neoliberales extremas que se vienen aplicando desde los años 80 del siglo pasado y que están generando legiones de pobres y de trabajadores precarios, son las responsables de lo que está ocurriendo. Como en economía los vasos son comunicantes, a mayor pobreza, menor consumo, por eso las crisis son cada vez más largas, potentes y frecuentes, mientras que los periodos de bonanza resultan más cortos y de menor intensidad. No olvidemos que el coronavirus solo ha precipitado una crisis económica que estaba en puertas, anunciada ya desde hace meses, cuando, todavía, seguimos sufriendo secuelas de la anterior, la de 2008. Así las cosas, hasta los neoliberales más ortodoxos, como Luis de Guindos, defienden la implantación de la renta básica. Ver para creer.

Print Friendly, PDF & Email
Jueves, 30 Abril 2020 19:09

Test rápidos

Print Friendly, PDF & Email

En medio de esta pandemia, con un confinamiento más largo de lo inicialmente esperado y con la economía bajo mínimos, es lógica esa preocupación por la gravedad de la situación, no ya de la enfermedad, sino de la económica, porque, si bien es cierto que solo se muere una vez, también es verdad que hay que comer tres veces al día. Así que todo el mundo intenta aportar ideas para adelantar en la curva al coronavirus y salir lo antes posible del hoyo. Ya vimos, no hace muchas fechas, a nuestro líder mundial, Donald Trump, recomendar las inyecciones con sustancias desinfectantes para acabar con el virus. Esto va en la línea de lo que decía, que cada cual hace sus aportaciones.

Ahora parece que se ha encontrado una solución con la realización de test masivos, como se ha dicho que algunos países salieron antes del atolladero porque se practicaron miles y miles de pruebas rápidas, aquí se está planteando, desde determinados sectores, que se realicen estos test a toda la población. La idea, como propuesta de trabajo, no está mal, pero si tenemos en cuenta que en España hay 46,94 millones de personas y que cada 14 días se pueden producir cambios en la evolución de la pandemia, porque ese es el tiempo que tarda en manifestarse la enfermedad en los nuevos contagiados, se tendrían que hacer cerca de 150 millones de pruebas en dos meses, a razón de una cada 21 días. Para realizar solo 46,94 millones de test, ¿Cuántos sanitarios y cuánto tiempo haría falta? Muy factible no parece, ¿verdad? Además, todo esto tiene un tufo a negocio multimillonario que tira de espaldas.

De la misma manera que no se encuestan a todos los censados para conocer la intención de voto en unas elecciones, sino a una muestra representativa, para saber cómo está evolucionando el coronavirus, será suficiente con hacer algo parecido y, en eso, según he leído, ya está el Gobierno de España. Efectivamente, se trata de una encuesta de seroprevalencia para la que el Instituto Nacional de Estadística ha seleccionado al azar a más de 36.000 familias. El estudio, que se ha iniciado esta semana y se realizará en dos meses, permitirá conocer la expansión real del COVID-19.

Cuando decía el viernes pasado que con una sanidad mejor dotada se habrían evitado muchísimas muertes, sé que hubo gente que se molestó, pero no hablaba por hablar, los datos oficiales reflejan que las comunidades de Madrid y Cataluña, que son las que han registrado mayor mortandad, destinaron menos recursos a sus respectivos sistema sanitarios en términos de PIB regional. Están a la cola respecto de las demás autonomías. Por cierto, ahora se tendrán que gastar mucho más de lo que quisieron ahorrar y, entretanto, los miles de muertos, muertos están.

Print Friendly, PDF & Email
Página 1 de 30