El fotógrafo, contento de exponer en Sagunto, cree que la ciudad tiene una proyección internacional que ningún político ha sabido darle

Jesús Garrido: «Me gusta que el espectador mire la obra y se pregunte qué es lo que está viendo»

Jesús Garrido Jesús Garrido Jesús Garrido: «Me gusta que el espectador mire la obra y se pregunte qué es lo que está viendo»
Jueves, 30 Octubre 2014 13:03

Se describe a sí mismo como un enamorado del arte en todas sus facetas. Jesús Garrido, procedente del mundo de la política, ha hecho de la fotografía su pasión y ha decidido compartirla con el mundo. El próximo miércoles 5 de noviembre abrirá las puertas de su nueva exposición en Puerto de Sagunto. Es una muestra conceptual, simbólica y sin retoque digital que invita a reflexionar sobre todo lo que ves, «porque si la gente no piensa no hacemos nada», afirma. Precisamente, en eso consiste su fotografía, en transmitir con belleza una carga simbólica. No trata de copiar la realidad sino de interpretarla y no dejar indiferente a nadie. Y lo consigue. A día de hoy, Jesús ha perfilado con su cámara una estética en la que a través de reflexión nos ayuda a ver y a comprender el mundo desde otra perspectiva. Y, además, nos incita a pensar y a hacernos preguntas, que en estos tiempos sociales cree que es muy necesario.

Aunque has empezado recientemente a exponer, tus experiencias en el mundo de la fotografía se remontan a hace muchos años.

Me adentré en el mundo de la fotografía con aproximadamente 10 años. Vino mi tío de Alemania, me trajo una mini cámara y a partir de ahí comencé a hacer fotografías por doquier. Lo que pasa es que por aquel entonces los carretes y todo lo que conlleva eran excesivamente caros. Aun así, me dedique a ella en el sentido del arte. Me gustaba el arte en todas sus dimensiones: fotografía, pintura, escultura, la danza, la música…

Te gusta el arte en general pero te decantaste por la fotografía.

En la fotografía concurrió el hecho de que me encontré con quien verdaderamente me ha inspirado, que ha sido el fotógrafo saguntino de reconocido prestigio internacional, Enric Chenovart. A partir de un aspecto profesional en el que trabajamos juntos fuera del arte, tuve la oportunidad de ser dos veces su comisario de exposición; una vez en Castellón y otra en Bulgaria. Entonces empecé a investigar su obra y cómo lo hacía. Eso fue lo que indirectamente motivó esta serie de fotografías de la exposición.

Hablamos de la exposición que inauguras el próximo día 5 en la Casa de la Cultura. ¿En qué momento pasas de ser comisario a autor de exposiciones?

Banner Telegram eleco (interior)

Un día le comenté a mi pareja que me gustaría hacer una exposición de fotografía y ella me respondió que hiciera fotos. Llega un momento en que ella no sabe que yo hago fotografías pero yo ya tengo bastantes hechas. Entonces, llamé a Enric Chenovart y le enseñé el material. Antes de verlo me dijo: «Sé por donde vas, si es una mierda, desde luego olvídate». Posteriormente, todo fueron exaltaciones y le pareció bastante bueno. De ahí, él pensó que yo debía exponer, se cambiaron las tornas y él ejerció de comisario mío. Fuimos al Círculo de Bellas Artes de Valencia, que quiso ver la muestra de las obras, y les parecieron genial. O sea que, dada la modestia, empecé con las exposiciones con bastante buen pie.

¿Con qué nos encontraremos en la muestra?

Nos encontraremos con 33 obras. Yo la llamo una exposición conceptual y simbólica. Me gusta que el espectador mire la obra y se pregunte qué es lo que está viendo. Primero quiero que le guste porque si no te gusta la foto directamente ni atiendes. Si te gusta, ya te preguntas qué es lo que hay detrás. Estamos en unos tiempos sociales en los que creo que la gente debe preguntarse y hacer algo más que ver Gran Hermano 15 o seguir a quienes se ganan la vida sin hacer nada. Esto es simbólico por eso. Quiero que me pregunten: ¿qué es esta fotografía? No es fotografía reivindicativa pero sí conceptual que quiere hacer pensar. Si la gente no piensa, no hacemos nada.

Esas fotos, tomadas a lo largo de tres años, son testimonios de cómo tú has mirado las cosas y de cómo ves el mundo. Pero, además, persigues un ideal con ellas, que es que la gente reflexione. De hecho, el comisario de la muestra, Enric Chenovart, dice que nada es casual en tus fotografías, que todas ellas invitan a pensar, ¿sobre qué especialmente?

En las fotografías y en los títulos hablo de cadenas, hablo de libertad, hablo de muchas cosas. Cada fotografía de la exposición tiene un título que es para reflexionar sobre él.

fotogarridodentroUna de las obras que se puede encontrar en la exposición de Jesús Garrido

¿Eres de los que siempre van con su cámara?

Yo soy muy anarca a la hora de fotografiar. No voy siempre con la cámara colgada, tengo que tener la inspiración de qué es lo que quiero transmitir, más allá de la realidad. La realidad la vemos todos, unos de una manera y otros de otra. Solo cuando tengo el concepto claro es cuando cojo la cámara.

Entonces no te dedicas profesionalmente a este mundo.

¡Eso quisiera! Si alguien compra obras, yo me dedico. Pero esto no da para comer.

¿Cómo podríamos resumir el eje de tu fotografía?

Pensamientos y conceptos. Tanto la luz como el agua son dos facetas importantes en la vida. Por eso, una pequeña serie de esta exposición son las acequias. Me estoy planteando hacer la próxima serie solo de acequias. Creo que es algo sustancial a la Comunidad Valenciana, a nuestro pasado árabe y a nuestro legado cultural.

Imagina que tienes clara una idea y te dispones a ejecutarla. ¿Qué prefieres disparar a tiempo y hacer lo que esperabas o no llegar a tiempo y sorprenderte?

Prefiero sorprenderme siempre. Pero por mucho que manejes la técnica, nunca sabes lo que vas a ver detrás. Quiero sorprenderme yo y que se sorprenda el espectador.

Esperamos que los vecinos de Sagunto que visiten la exposición también se sorprendan. ¿Qué supone para ti exponer aquí?

He vivido bastantes años en Puerto de Sagunto, tengo raíces y muchos amigos. Aquí he desarrollado muchas experiencias y he disfrutado mucho. El Puerto para mí es muy importante y exponer aquí también. Aunque yo soy solo un grano de arena, exponer aquí me parece muy importante para ayudar a trasladar la proyección que puede tener esta ciudad, que ningún político ha sabido dársela.

Muchos profesionales dicen que se aprende a hacer fotos mirando otras fotos.
Sí, es cierto, creo que sí. No solamente la foto. Yo creo que es más el ojo que la cámara.

¿Crees que cualquier persona con un buen equipo puede hacer buenas fotos?

Creo que cualquier persona con un mal equipo puede hacer una buena foto. También depende de la casualidad. La fotografía no es algo estático. Hay veces que una buena fotografía sale de un mal equipo. Depende del ojo del fotógrafo. Por ejemplo, si tú quieres fotografiar la pobreza del mundo, incluso con un teléfono móvil barato tú puedes tener una muy buena foto. No digo que tengas la resolución adecuada para un tamaño enorme pero puedes obtener una foto buena. El arte no solo depende de lo que es en sí mismo sino de cómo se puede interpretar.

¿Se puede aprender a mirar o se nace con ese don?

El primer don que tienes que tener es que te guste el arte, que aprecies la vida y que tengas una disposición activa para aprender ya sea teoría o mediante la práctica, pero si no tienes esa sensibilidad…Teniendo esa sensibilidad la fotografía se puede aprender. A mí por ejemplo, una fotografía de paisaje no me dice nada y todo tiene su sentido. Pero yo entiendo la fotografía como un arte, no se trata de copiar la realidad sino de expresarla.

Eres partidario de expresar la realidad pero sin retoques. Nunca utilizas  Photoshop.

Hago fotografías de primera apertura. No soy un fotógrafo que utilice el Photoshop. No tengo ni idea de manejar ese programa. Mis fotografías no están retocadas digitalmente.

Pero sí que has pasado del sistema analógico al digital.

He sido analógico pero el mundo evoluciona. En digital es mucho más sencillo, barato e instantáneo. La analógica la sigo utilizando, tengo muchas cámaras pero son para cosas más concretas. No hay que aferrarse al pasado, tenemos que estar evolucionando constantemente. Además, gracias a las tecnologías digitales se han abaratado costes y la fotografía se ha hecho accesible para la gran mayoría de las personas. Todo lo que sea facilitar el arte a la máxima población posible, me parece fabuloso.

Sí, la llamada democratización de la fotografía.

A mí me parece perfecto que desde el punto de vista económico todo el mundo pueda hacer fotos pero no todas ellas son arte. Fotografiar a unos amigos no es arte. El arte tiene una simbología. La fotografía desde el punto de vista instrumental puede ser fácil pero si no le das una carga simbólica o conceptual, no tiene ningún sentido. Es como si te dicen que por tener una cámara de vídeo, haces películas. Filmar una comida familiar no entra dentro del arte.

¿Qué ingredientes debe tener una buena foto por sí sola?
Como yo soy muy sui géneris, para mí, lo primero es tener claro el concepto. Segundo, saber qué quieres fotografiar y tercero y último, que a los demás le guste.

El procedimiento está claro pero tú personalmente, ¿has notado una evolución o un cambio en tus obras?

Sí, cada vez soy más exigente conmigo mismo, por eso cada vez hago menos fotos. Bueno, de lo que hago me reservo menos porque quiero superarme en lo abstracto, en lo significativo, en lo conceptual y eso no es tan fácil.

Todo está en continua evolución. En este sentido, ¿es posible documentar el paso del tiempo a través de imágenes?

Obviamente. Tengo un proyecto entre manos de enfocar la historia de Puerto de Sagunto desde un punto de vista conceptual pero todavía estoy en ello. Si lo culmino, intentaré no exponerlo aquí. Lo expondré en algún lugar, Valencia o Castellón, para no crear tensiones, por así decirlo. Y ahora voy a hacer una afirmación política. Sagunto ha tenido los peores políticos que puede tener y no me refiero a un partido sino a todos. Han mirado más su ombligo que la proyección de una ciudad. Han minado una proyección internacional. Han sido unos políticos mentecatos. Nadie ha sabido trabajar lo suficiente. Nadie ha reconocido que está a 20 minutos de Valencia, a 30 de Castellón, en un lugar geopolíticamente importantísimo de desarrollo. Se han dedicado a luchar entre ellos y no a preocuparse por su gente.

Hablando de opiniones, ¿cabe algo de imparcialidad tras el objetivo de la cámara?

Ninguna. Todo es subjetivo. Depende del ojo del que ve una imagen y la mete dentro del cuerpo de la cámara y luego dependerá del espectador que la contemple. Ahora lo interesante sería tener al menos unas palabras de cada fotografía para ver qué criterio tiene el espectador, cuál tiene el autor y hacer una comparación.

Apuestas por el feedback con el espectador. Por último, ¿nos desvelarías algún truco para hacer una buena fotografía?

Simplemente querer hacerla. Ese es mi consejo. Si la quieres hacer la harás, si no a la primera a la que haga cincuenta.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 31 Octubre 2014 14:01

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD