Menos naranjas en los árboles pero muchísima más basura en el campo. Esta es la imagen que puede verse estos días, tras intensos días de trabajo en los que los jornaleros se ganan la vida recogiendo cajones de naranjas.  Tras su trabajo, en muchísimas de las parcelas de la capital del Camp de Morvedre el paisaje es desolador. Latas, botellas, rotas, cristal, ropa vieja, cajas de cartón rotas, e incluso cuchillos, tijeras y herramientas en mal estado, son sólo algunos elementos de...
Publicado en Ciudad