Pasado el verano, y un año más, los vecinos de la montaña saguntina vuelven a poner el grito en el cielo ante la nueva oleada de robos que las casas de monte están sufriendo.En las últimas semanas, los robos se han disparado al estar algunas casas ya vacías. Otras, sin embargo, están habitadas, y han sufrido robos por la noche, o por el día, mientras sus dueños trabajan.«El año pasado le tocó a mi vecino, a quien mientras trabajaba en su bar, le asaltaron su casa. Ellos viven aquí todo el...
Publicado en Ciudad