Cuando un insecto (mosquito, avispa, abeja, pulga, etc.) o una araña pican, inoculan sustancias en el cuerpo que irritan la piel, haciendo que aparezcan habones o ronchas en la zona en la que han picado. Los síntomas, principalmente dependen del animal. Por ejemplo, no es lo mismo que pique un mosquito, una araña, una garrapata o una avispa: - Mosquitos: suelen provocar habones, más raramente ampollas, que pican. - Avispas y abejas: en este caso el habón duele. Pasadas unas horas...
Publicado en Salud