Subir y bajar los bordillos sin rampas se convierte en un gran esfuerzo para acompañantes y un peligro para personas con movilidad reducida. Dar un relajante, tranquilo y evasivo paseo por la ciudad es algo que a todo el mundo le gusta hacer. Sin embargo, para muchas personas se convierte en una pesadilla. Así lo han denunciado distintos vecinos de Sagunto y Puerto con movilidad reducida quienes no se cansan de demandar una adecuación de las calles y las aceras de la ciudad para, como...
Publicado en Ciudad