Álvaro Pradas, un vecino de Canet d’En Berenguer de tan sólo 18 años y estudiante de filología catalana, se ha convertido, a pesar de su corta edad en un gimnasta reconocido que hace tan sólo unos días se alzó con el bronce en Valladolid 2016.Una afición que se ha convertido en su gran pasión y que surgió cuando el joven sólo tenía 6 años. Por aquél entonces, recuerda «una compañera de clase me invitó a una exhibición en la que ella participaba. Fui a verla y me enamoré de este deporte»,...
Publicado en Deportes