A mí, que no me gusta el fútbol, siempre me ha sorprendido que la mayoría de los días de la semana hubiese partido de esta o aquella competición. El caso es que casi todas las noches se llenan de verde las pantallas, y la gente sigue el evento deportivo tan ricamente. Esto del balompié y los programas de cotilleó que hay a toda hora en las diferentes cadenas de televisión, garantizan, casi al cien por cien, el entretenimiento y, por qué no decirlo, el adormecimiento de una buena...
Publicado en Aviso a navegantes