En esta ocasión para protestar por la peligrosidad de la ruta migratoria que se está produciendo en la zona del Mediterráneo Central

Morvedre Acull convoca un nuevo círculo de silencio en la plaza de la Concordia

Imagen de archivo de uno de los círculos de silencio realizados por Morvedre Acull Imagen de archivo de uno de los círculos de silencio realizados por Morvedre Acull
Viernes, 08 Octubre 2021 09:52

El próximo domingo, 10 de octubre, a las 12 horas, Morvedre Acull ha organizado un nuevo círculo de silencio con el que quieren poner de manifiesto la peligrosidad de la ruta migratoria que se está produciendo en la zona del Mediterráneo Central. Esta concentración, como viene siendo habitual, se llevará a cabo en la plaza de la Concordia de Puerto de Sagunto.

«Europa llega a acuerdos con países externos a la UE, para que sean ellos los que impidan llegar migración irregular a Europa. En esta ruta es Libia la encargada de gestionar el importante flujo migratorio de la zona. A cambio Europa entrena, arma, da potentes lanchas, dota de tripulación, etc.... a la Guardia Costera libanesa, y entrega grandes cantidades de millones de euros. Hay dos consecuencias perversas con estos acuerdos millonarios, que con el paso del tiempo se dan: el chantaje utilizando a la población migrante, y la proliferación en Libia de redes de tráfico mafiosas», afirman desde Morvedre Acull.

Como han informado desde esta entidad, en enero y febrero de 2021, la Organización Internacional de Migraciones (OIM) identificó en Libia 575.874 migrantes. «Llegan después de sufrir toda clase de penalidades, muchos mueren por el camino. ACNUR asegura que el número de muertos en el desierto de Libia sigue superando al del Mediterráneo. La mayoría llegan de países limítrofes: Níger, Egipto, Chad…También huyendo de la guerra en Siria, de la hambruna en Sudán, del terrorismo en Somalia, del avance talibán en Afganistán o de la propia desesperación en Libia. Todos con el anhelo de llegar a la Unión Europea», explican.

Como aseguran desde esta entidad, cuando llegan a estos lugares «primero caen en manos de las mafias, en el tráfico de personas, los meten en una patera a rebosar, sin comida ni agua ni chalecos salvavidas. Pasar el Mediterráneo es duro y muy peligroso. Unos mueren ahogados, nadie les socorre, a no ser que algún barco de alguna ONG pueda hacerlo. Según la OIM, 970 MIGRANTES han muerto hasta septiembre de 2021; además, en este año, 13.000 personas, han sido interceptadas en alta mar por la Guardia Costera Libanesa, obligados a volver a Libia, en contra de su voluntad, a veces a punta de pistola, a sabiendas de que van a ser llevados a alojamientos de Libia donde se cometen graves violaciones de los derechos humanos, incluida la violencia sexual, contra hombres, mujeres, niños y niñas, tráfico de personas. Hay ONGs que hacen un seguimiento de las personas que embarcan, de las ahogadas y de las que devuelven a los campos libios. Con frecuencia faltan personas que se agrupan en “desaparecidas.” Algunos intentan volver a su país de origen, pocos lo logran. Los que logran llegar a la Unión Europea ya sabemos que tampoco lo tienen fácil».

Desde Morvedre Acull, además, apuntan: «Tenemos que recordar que Europa confía la atención a esa población a un país que según, Aministía Internacional, en un informe 2020/2021 dice que en Libia no hay libertad de expresión, de reunión, de manifestación ni de asociación. Allí, la privación de libertad es arbitraria. Hay tortura y violencia contra mujeres y niñas. No se reconoce la diversidad sexual ni las minorías ´étnicas. Se mantiene la pena de muerte y los Derechos de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes son sometidas de manera sistemática y generalizada a abusos y violaciones de derechos humanos por autoridades, miembros de milicias y grupos armados y, bandas delictivas».

«Nos preguntamos: ¿Cómo es posible que Europa pueda delegar la gestión del flujo migratorio a Libia? Un estado fallido, que de forma sistemática, se dan violaciones del Derecho Internacional Humanitario. La Unión Europea, a través de fondos económicos para África, entrena, arma y financia a la guardia costera libia, que devuelve a la fuerza a los migrantes que intercepta en medio del mar. O sea, para que nos hagan el trabajo sucio. Los Estados Europeos son cómplices de estos crímenes por financiar las operaciones libias en el Mediterráneo», apuntan desde la entidad local.

Banner Telegram eleco (interior)

Así pues desde Morvedre Acull consideran que «en el mar existe la obligación de salvar vidas, la Unión Europea tiene la obligación moral y jurídica de hacer lo mismo necesitamos fronteras humanas. Y para salvar vidas en el Mediterráneo, es necesario un cambio en las en las políticas migratorias de la Unión Europea. La experiencia nos dice, que seguirán viniendo, no hay muro, ni océano que las detengan. No reduzcan las migraciones a un problema de seguridad sino de oportunidad».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD