El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, se ha reunido esta mañana con los portavoces de los grupos políticos municipales para presentar la propuesta con la que se pretende construir un pantalán de 300 metros

La APV presenta un proyecto de 16,3 millones para construir un nuevo pantalán

Aurelio Martínez, presidente de la APV, en el centro; a la derecha Darío Moreno y a la izquierda Roberto Rovira Aurelio Martínez, presidente de la APV, en el centro; a la derecha Darío Moreno y a la izquierda Roberto Rovira La APV presenta un proyecto de 16,3 millones para construir un nuevo pantalán
Viernes, 12 Marzo 2021 21:40

En la mañana de este viernes se ha celebrado una reunión presencial, desarrollada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Sagunto, a la que han asistido todos los portavoces de los grupos políticos municipales, así como el alcalde del municipio, el socialista Darío Moreno. El encuentro era del máximo interés, puesto que, en él también han participado el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, que iba acompañado del subdirector general de la APV, Manuel Guerra.

Los representantes de la APV han hecho entrega del proyecto que proponen para demoler y construir un nuevo pantalán, pero de menores proporciones que el actual, tal y como ya adelantó el máximo mandatario de la APV, Aurelio Martínez, el pasado 13 de noviembre en rueda de prensa. En líneas generales, el proyecto que ha elaborado la APV contempla la demolición integral de esta estructura, es decir, tanto la que está sobre el mar como la que se ubica tierra adentro. El proyecto, que se licitaría al mismo tiempo, contemplaría también la construcción de un nuevo pantalán, que enlazaría con el paseo marítimo y penetraría por encima del mar entorno a 300 metros, es decir, 120 metros más de lo que plantea el estudio de ingeniería elaborado a instancias del Ayuntamiento de Sagunto.

Lo que sí que ha dejado claro el presidente de la APV, es que el proyecto que han elaborado, si cuenta con la aceptación del consistorio saguntino, puede licitarse este mismo 2021, es más, en el transcurso de este ejercicio se podrían iniciar las obras, primero para derribar esta instalación y, posteriormente, para construir el nuevo pantalán que se convertiría en una prolongación del paseo marítimo.

También ha dejado claro el primer directivo de la APV que pueden recoger las propuestas que se formulen desde Sagunto, pero, dependiendo del calado que tengan, podrían producir retrasos en la licitación y, por tanto, en el inicio de la ejecución de las obras, ya que puede darse el caso de que se tengan que hacer ajustes sustanciales del proyecto.

Lo que ha dado a entender el presidente de la APV, Aurelio Martínez, es que la mejor forma de garantizar que se acometa esta actuación es aceptando la propuesta que ha traído hoy en un pendrive y que cuenta con un presupuesto importante, concretamente, 16.321.827,79 euros, IVA incluido.

Efectivamente, esa cuantía total se obtiene de varias partidas, por un lado 7.041.636,65 euros para la demolición; 2.308.529,51 euros para la obra nueva del pantalán; 1.985.223,65 euros para la obra nueva en zona urbana. De gastos generales y del 6% de beneficio industrial se han estimado 2.153.724,07 euros. En total, 13.489.113,88 euros, que con el 21% de IVA se elevan hasta los 16,3 millones de euros indicados.

Banner Telegram eleco (interior)

Cabe señalar finalmente que para esta próxima semana está previsto que se reúna nuevamente la Junta de Portavoces, una vez revisado el proyecto que ha presentado hoy la APV, para decidir si se acepta tal cual o se inicia la senda de las modificaciones, que, como ha indicado Aurelio Martínez, contribuirán a retrasar el inicio de esta obra.

Antecedentes

En el plan de expansión de la Compañía Minera de Sierra Menera (CMSM) se incluyó, a finales del año 1972, la sustitución del tren minero por los servicios de Renfe, que dieron lugar a un considerable aumento de la capacidad de transporte, sin embargo, para completar este avance también tuvieron que elevar el volumen de carga en el puerto marítimo, puesto que el citado plan de expansión perseguía, precisamente, incrementar las exportaciones de pirita, comercializando mayor cantidad de mineral y, al mismo tiempo, abaratar costes, cargando barcos de mayor tamaño.

Con este planteamiento, en 1974 el Ministerio de Obras Publicas autorizó la construcción de un pantalán de 14 a 18 metros de calado para dar servicio a barcos de hasta 80.000 toneladas, aunque, una vez operativo, se llegaron a cargar hasta 101.000 toneladas. Esta infraestructura fue construida entre los años 1975 y 1977, estando operativa diez años, desde 1977 hasta 1986. La compañía minera Sierra Menera, S.A., cesó su actividad el 27 de abril de 1987; ocurrió tres años después que se produjera la paralización y posterior desmantelamiento de la fábrica siderúrgica integral de Altos Hornos del Mediterráneo.

Entre 1977 y 1986 en el pantalán se operaron 18 millones de toneladas, 13 de mineral y 5 de cemento y Clinker. Este uso se modificó posteriormente, gracias a la variante de cinta transportadora reversible, con la que estaba dotada la instalación, convirtiéndose en puerta de entrada y salida de carbón, una vez que se agotaron las reservas de pirita en la mina de Ojos Negros, (Teruel) importándose 180.000 toneladas de carbón. Durante el periodo en el que estuvo operativa esta infraestructura portuaria, la manipulación de mercancías alcanzó una media diaria de 5.000 toneladas.

El Consejo de Administración del entonces Puerto Autónomo de Valencia, el 1 de marzo de 1990, consideró caducada la concesión del pantalán y, desde aquella fecha, la revirtió, asumiento esta infraestructura. Por lo tanto, de los 41 años transcurridos desde la construcción del pantalán, la instalación ha tenido un uso industrial durante únicamente 13 años, desde 1977 hasta 1990. Es decir, desde que la APV materializó el rescate, esta infraestructura portuaria no ha tenido ningún uso comercial.

Señalar por otro lado que, en los 31 años que la APV es propietaria de dicho pantalán, ha solicitado tres informes sobre esta instalación: SENER en junio de 2010, FHECOR en septiembre 2019 y FHECOR en noviembre 2020. Al que hay que añadir el solicitado recientemente por el Ayuntamiento de Sagunto a la ingeniería SEG.

El abandono

Tal y como se ha indicado, la Autoridad Portuaria de Valencia adquirió la propiedad de esta instalación en 1990, pero, según se desvela en el último informe técnico realizado a instancias del consistorio de Sagunto por la ingeniería SEG, no realizó el debido y continuado mantenimiento que requería: «Durante la inspección efectuada se ha detectado que los pilotes han estado protegidos en su parte sumergida mediante protección catódica, al menos en algunas fases de su vida de servicio. La técnica empleada fue inicialmente de corriente impresa en el año 1979 y posteriormente, en 1992, se cambió a un sistema por ánodos de sacrificio. Desde el año 2004 no hay evidencia de que el sistema haya sido mantenido».

Asimismo, el citado estudio también detalla el deterioro alcanzado: «Las medidas de espesores de acero en los pilotes ponen de manifiesto que la protección catódica, junto con las condiciones de la zona sumergida han facilitado que las pérdidas de espesor en dicha zona sean mínimas. Sin embargo, las zonas emergidas de los pilotes presentan corrosiones generalizadas con un valor medio de unos 4,5 mm, que se convierten en algunas zonas en corrosiones puntuales con pérdidas de espesor muy importantes, hasta el punto de desaparecer el acero de la sección en algunos casos».

De estas conclusiones se desprende que la APV abandonó a su suerte, dejando la instalación sin ninguna protección ni mantenimiento desde 2004, sobre todo, en la parte más crítica de esta infraestructura, es decir, en los pilotes que la sostienen.

Por otro lado, hay que tener presente que en el Consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia están representados los municipios de Valencia, Gandía y Sagunto, al existir en sus términos municipales complejos portuarios adscritos a la APV, por tanto, cuando se tomó la decisión de suprimir la protección catódica del pantalán, el alcalde de Sagunto de la época, en este caso, la socialista Gloria Calero Albal, representaba a la capital del Camp de Morvedre en el consejo de la APV. Esto no significa que tal decisión de carácter técnico fuera decretada desde este órgano, si bien es cierto que los sucesivos alcaldes tampoco mostraron gran interés por la situación del pantalán, desde que la APV rescatara su propiedad.

El primer convenio

firmasconveniosEl 19 de noviembre de 1998, el entonces alcalde de Sagunto Silvestre Borrás, firmó el primer convenio con la Autoridad Portuaria de Valencia. En aquella misma fecha tuvo lugar una rueda de prensa en la que el concejal de Inversiones de la época, Alfredo Castelló, acompañado de Silvestre Borrás, ambos del PP, informó del nuevo acuerdo entre el Ayuntamiento y la APV sobre los usos del puerto comercial, por el cual los graneles sólidos y líquidos se iban a descargar exclusivamente en la nueva dársena proyectada en la zona sur de las instalaciones portuarias, reservando el muelle Norte para mercancía general. Sin embargo, lo verdaderamente novedoso de aquel acuerdo fue el anunció de la ampliación de la segunda dársena del puerto comercial y de que la APV cedería al municipio 120.000 metros cuadrados de suelo portuario próximos a la zona del Pantalán, detrás del puerto pesquero, que se destinaría a uso público.

Once años después, Rafael Aznar, presidente de la Autoridad portuaria de Valencia (APV) y el alcalde de Sagunto, Alfredo Castelló, firmaron en la mañana del 29 de diciembre de 2009 un convenio de colaboración entre ambas instituciones que, apoyándose en el de 1998, sentaba las bases de las líneas generales de actuación: «El nuevo convenio de colaboración promueve una actuación coordinada entre ambas administraciones para la integración urbana del Pantalán, nuevos accesos, un puerto deportivo, entre otros proyectos y con el objetivo de promover la mejora de la integración urbana del puerto comercial en las Zonas Norte y Sur. Así como promover una actuación coordinada del Ayuntamiento y APV para consolidar la estrategia de aumento de la competitividad del puerto de Sagunto con accesos terrestres, infraestructuras de suministros y desarrollo logístico». Para cuando se firmó este documento, penúltimo día de 2009, el pantalán ya llevada abandonado, sin la protección catódica de sus pilastras, un total de cinco años.

En aquel convenio firmado a finales de 2009 quedaron plasmados algunos de los compromisos más importantes adquiridos por la APV. En la cláusula cuarta se abordaba ya la integración puerto-ciudad: «la Autoridad Portuaria de Valencia se compromete a realizar estudios adicionales en desarrollo de la integración puerto-ciudad, respecto de espacios integrantes del denominado Muelle Norte del Puerto de Sagunto a partir del momento en que se extinga, al menos, uno de los derechos de concesión actualmente constituidos sobre los mismos, o bien se encuentre en funcionamiento la segunda ampliación».

En la quinta se recogíauna propuesta de actuación en la zona sur del puerto, contemplándose, en concreto, un «proyecto paisajístico de integración de las Instalaciones Portuarias y Grau Vell», así como la «creación de un Parque Arqueológico al aire libre y de un Centro de interpretación de Puerto Romano de Sagunto, en el que se pongan en valor los hallazgos arqueológicos de interés, terrestres y marítimos encontrados en la zona».

En su cláusula séptima es donde la APV asumió el compromiso de mantener en condiciones el pantalán: «La Autoridad Portuaria se compromete a estudiar el estado de conservación del pantalán y llevar a cabo los trabajos de mantenimiento que correspondan, atendidas sus disponibilidades presupuestarias, de manera que dicho pantalán o Área A1 resulte atractiva para el futuro concesionario de los espacios de la marina en la que quedará integrada; todo ello, sin perjuicio de las mejoras o nuevos servicios que dicho concesionario pudiera dar a la mencionada zona como resultado del correspondiente concurso público y su adjudicación. Hasta tanto dicha marina sea una realidad, la Autoridad Portuaria facilitará el acceso público peatonal y no motorizado a la zona, en la medida en que el estado de conservación y los trabajos de mantenimiento lo permitan».

Arranque y frenazo

Un año después, el 11 de diciembre de 2010, el Boletín Oficial del Estado publicaba un anuncio de licitaciones públicas y adjudicaciones del Ministerio de Fomento para la contratación de las obras del proyecto de "Ordenación de la Zona Norte del Puerto de Sagunto". Las obras estaban destinadas a establecer una ordenación de la zona norte del Puerto de Sagunto, y a la creación de un acceso rodado y peatonal a esta zona independiente del actual viario interior portuario.

Sin embargo, poco dura la alegría en casa del pobre y cuando todo parecía indicar que iniciaba el buen camino, se produjo un acontecimiento inesperado que dio al traste con esta actuación. Eso sí, el pantalán seguía abandonado y sin recibir el debido mantenimiento.

El 14 de marzo de 2011 la APV anunciaba el desistimiento del contrato de "ordenación de la zona norte del Puerto de Sagunto" en base a: «Esta Presidencia, ante la eventual afección que en la disponibilidad de los espacios afectados por el ámbito del proyecto objeto de licitación e integrantes de la zona de servicio del puerto de Sagunto, pudiera tener la sentencia dictada en el procedimiento seguido contra la Dirección General de Costas por la Audiencia Provincial de Valencia por la que se reconoce a favor de un tercero la titularidad de la finca registra! no 37.075 del Registro de la Propiedad n° 1 de Sagunto, y de conformidad con lo establecido en la Regla 25 de la Orden FOM/4003/2008, de 22 de julio, por la que se aprueban las normas y reglas generales de los procedimientos de contratación de Puertos del Estado y Autoridades Portuarias, acuerda: desestimar del procedimiento de adjudicación para la ejecución de las obras de "ordenación de la zona norte del Puerto de Sagunto"». Se refiere al fallo judicial por el que se reconoce a la mercantil Prosagunsa, como propietaria de los terrenos del malecón de Sierra Menera.

A partir de aquí todo quedó paralizado y, entretanto, el pantalán sumido en el completo olvido. Así se llega hasta el 27 de marzo de 2019, unas semanas antes de las elecciones municipales de aquel año, donde el anterior alcalde del municipio, el nacionalista Francesc Fernández Carrasco, firma el tercer convenio con la APV, en esta ocasión, presidida por el socialista Aurelio Martínez. Este nuevo acuerdo no era más que una copia del anterior, aunque con algunas matizaciones. Posteriormente, el trece de septiembre de dos mil diecinueve dicho convenio era ratificado por el nuevo alcalde de Sagunto, el socialista Darío Moreno y el máximo mandatario de la APV, publicándose el texto íntegro del acuerdo en el BOE del 21 de noviembre de 2019 mediante la resolución del Ministerio de Fomento, de 2 de octubre de 2019, de la Autoridad Portuaria de Valencia, por la que se publica el Convenio con el Ayuntamiento de Sagunto, para la realización de una serie de actuaciones para la mejora del Puerto de Sagunto.

Se puede concluir a modo de resumen que, de todo lo pactado hasta la fecha en los sucesivos convenios firmados entre 1998 y 2019, es decir, hace más de veintiún años, los avances han sido escasos o nulos. La integración puerto ciudad sigue pendiente, pese a que ya expiró alguna concesión en el muelle norte y el pantalán está para derribar, por lo que, en el mejor de los casos, podrían rehabilitarse los primeros 180 sobre el mar de esta estructura.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 12 Marzo 2021 23:51

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD