Los hechos sucedieron el 18 de septiembre de 2017 cuando Vicente Pes tuvo un accidente en una escalera mecánica parada que le provocó diversos daños como la fractura de ambos húmeros, un derrame cerebral y múltiples heridas

Un vecino de Puerto de Sagunto lleva a juicio a Renfe tras sufrir una caída en la estación de Atocha

Escaleras mecánicas desde las que cayó este vecino de Puerto de Sagunto Escaleras mecánicas desde las que cayó este vecino de Puerto de Sagunto Un vecino de Puerto de Sagunto lleva a juicio a Renfe tras sufrir una caída en la estación de Atocha
Viernes, 20 Noviembre 2020 20:35

Lo que iban a ser unas vacaciones de ensueño en Guatemala, se convirtieron en una auténtica pesadilla para Vicente Pes, vecino de Puerto de Sagunto, y toda su familia. El 18 de septiembre de 2017, cuando se dirigía a la vía 1 de la Estación de Atocha Cercanías para coger un tren que le llevase al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas sufrió una importante caída bajando por las escaleras desde el vestíbulo hasta el Andén 1. Como en el momento de la caída estas escaleras se encontraban paradas, los golpes contra los escalones metálicos le provocaron importantes daños para los que necesitó unos trece meses de rehabilitación aunque, aún así, le han quedado secuelas importantes de por vida.

oferta empleo entre-texto1

Este miércoles, 18 de noviembre de 2020, es decir, 38 meses después de este fatídico día y tras haber sido pospuesto en varias ocasiones, se celebró en el Juzgado de Primera Instancia Nº 2 de Sagunto el juicio contra Renfe Viajeros tras la interposición de este vecino de la capital del Camp de Morvedre de una demanda judicial de Responsabilidad Civil por la caída sufrida. «Lo cierto es que tenemos buenas sensaciones con el juicio. Renfe no ha presentado pruebas que contradigan los informes que hemos presentado nosotros así que creemos que la jueza entenderá lo mismo que nosotros», ha informado el hijo de este ciudadano, Carlos Pes.

Tal y como ha relatado a El Económico, la familia decidió presentar esta demanda contra Renfe Viajeros tras visitar Carlos Pes la estación después del accidente sufrido por su padre y tener conocimiento de alguna situación que allí ocurría: «Está claro que cualquiera pueda sufrir una caída pero cuando llego a Madrid tras el accidente de mi padre decido, antes de ir a verlo al hospital, ir a la estación y ver dónde se había caído. Allí descubrí que la escalera mecánica por la que se cayó mi padre, y todas las del vestíbulo de la Estación de Atocha Cercanías, diez en total, que daban acceso a los cinco andenes de la estación, fueron valladas el 9 de agosto de 2017 y, a finales de ese mes, es decir, más o menos tres semanas después, Renfe retiró las vallas dejando las escaleras paradas. Además, desde la caída de mi padre, se había puesto a personal de Renfe para informar a los usuarios de que no usaran esas escaleras porque eran peligrosas. Entonces contacté con la empresa de mantenimiento de las escaleras mecánicas, Schindler, donde me comunicaron que todas esas escaleras no pasaron un control, por lo que procedía realizar alguna actuación sobre ellas para ponerlas en orden antes de poderse utilizar, ya que suponían un problema de seguridad. Consideramos que Renfe fue muy negligente al poner en peligro la seguridad de miles de personas durante muchos meses».

Estos hechos provocaron que Carlos Pes remitiera sendas cartas tanto al Defensor del Pueblo como a la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y a la presidenta de esa comunidad autónoma, Cristina Cifuentes, alertando de la peligrosidad de estas escaleras. Además de eso, aunque en un primer momento no pudieron conseguir el informe de la empresa de mantenimiento sobre estas escaleras, en la vista previa del juicio, el juzgado reclamó esta documentación que, como ha explicado Carlos Pes a este rotativo, Schindler se lo ha hecho llegar al magistrado. «Estos informes corroboran todo lo que me confirmaron por teléfono desde la empresa», apunta Pes.

Pero el calvario de esta familia no acabó ahí. Carlos Pes, además, ha denunciado el trato recibido por su padre en el centro hospitalario al que fue trasladado para tratarle las heridas, el Hospital Fundación Jiménez Díaz del Grupo Quirónsalud. «Allí fue llevado en ambulancia tras la caída y fue atendido espantosamente mal, haciéndole pasar más de 90 horas en un box de urgencias, humillándolo y causándole un sufrimiento terrible tanto a él como a mi madre que le acompañaba. En un primer momento les dicen que no hay camas libres pero luego hemos descubierto que el motivo era otro. Además, los médicos le dicen a mi padre que tiene los dos brazos rotos, que el derecho con el cabestrillo sería suficiente pero que el izquierdo iban a valorar en una sesión clínica de Traumatología si lo operaban o no. Al día siguiente, mi padre estuvo esperando todo el día sin comer por si lo operaban pero nadie le informó de nada hasta por la noche que le dicen que le van a dar el alta a lo que mis padres se niegan ya que él no puede ni andar. Nadie, ningún médico, les dio ninguna información ni explicación sobre por qué habían decidido no operarle del húmero izquierdo por lo que mi madre decidió poner dos reclamaciones en este hospital», ha apuntado Carlos Pes.

Como sigue relatando, «finalmente tuvimos que ir mi hermano y yo al rescate de mis padres y conseguimos que fuese trasladado en ambulancia al Hospital de Sagunto donde, además, fue atendido dignamente. Allí le hacen otras pruebas y se dan cuenta de que el hueso del brazo izquierdo estaba separado dos centímetros por lo que, finalmente tuvo que ser operado del húmero izquierdo. Finalmente ha perdido un 49% de movilidad en ese hombro», afirma.

Banner Telegram eleco (interior)

Una historia plasmada en un libro

portada libro 35 escalonesPortada de «35 escalones»Toda esta historia ha sido recogida en el libro 35 Escalones que Carlos Pes publicó el pasado mes de junio. Su autor eligió este título porque fueron 35 los escalones metálicos por los que cayó su padre. «Decidí escribir este libro cuando llegamos al Hospital de Sagunto y después de lo mal que lo trataron en Madrid, ahí fue cuando les dije a mis padres que esta historia había que contarla en un libro para denunciar la situación y para que no le ocurra a nadie más. A ellos les pareció bien y como estuve recopilando pruebas para el juicio, toda esa información finalmente la plasmé en 35 Escalones», afirma Pes.

Éste no es el primer libro escrito por Carlos Pes ya que, debido a su profesión de profesor de Informática, ya había publicado otros cinco pero más técnicos sobre la asignatura que imparte. «Es cierto que tengo facilidad para escribir pero era la primera vez que lo hacía con un libro en el que contaba una crónica con diálogos, algo distinto, una historia real y personal, una tragedia que nunca pensé que pudiera escribir alguna vez», asegura el autor del mismo.

Pes reconoce que el proceso de escritura de 35 Escalones «ha sido duro porque he tenido que recordar todo lo que sucedió en ese momento y muchas noches tenía que parar de escribir porque, incluso, me ponía a llorar». A pesar de esto, la acogida que ha tenido este libro «ha sido muy buena, las críticas en Amazon, que es donde se puede adquirir, son muy buenas y la gente me felicita y yo, lo cierto, es que necesitaba dar a conocer públicamente lo mal que se habían portado con mi padre en el hospital de Madrid».

Ahora ya solo le queda a esta familia conocer el veredicto de la jueza acerca de la demanda interpuesta contra Renfe Viajeros para intentar cerrar un complicado capítulo de sus vidas que, seguramente, nunca podrán olvidar.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Martes, 01 Diciembre 2020 16:32

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD