El Servicio de Ayuda a Domicilio, que depende de los Servicios Sociales, fue privatizado por el Ayuntamiento de Sagunto. Las trabajadoras tienen que inventárselas con equipos de protección caseros ante el riesgo creciente de contagio por coronavirus

La plantilla del SAD, al no contar con EPIs, pone en riesgo la salud de las personas a las que cuida

Equipo de protección casero, confeccionado con bolsas de basura y compresas quirúrgicas Equipo de protección casero, confeccionado con bolsas de basura y compresas quirúrgicas La plantilla del SAD, al no contar con EPIs, pone en riesgo la salud de las personas a las que cuida
Viernes, 20 Marzo 2020 19:50

La portavoz de las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), María José Sánchez, denuncia en la situación de peligro que se encuentran, por la desprotección en la que se hallan frente al contagio del coronavirus, no solo para las propias empleadas, sino también para las personas a las que cuidan en sus domicilios. El SAD es un servicio municipal que prestan este colectivo de trabajadoras, pero están contratadas por una empresa privada a la que el Ayuntamiento de Sagunto le adjudicó este servicio mediante una concesión.

Como la empresa concesionaria no les ha suministrado equipos de protección (EPIs), son las trabajadoras, las que con bolsas de plástico y compresas quirúrgicas que compran en las farmacias se hacen trajes y se confeccionan mascarillas, protegiéndose como pueden del coronavirus.

Este periódico ha podido comprobar como algunas de estas trabajadoras, a través de las redes sociales, comparten tutoriales para hacer las mascarillas y los trajes de plástico para protección, tal y como se puede comprobar en la foto de una de ellas.

María José Sánchez, portavoz del colectivo de las trabajadoras del SAD, indica que el viernes de la pasada semana le pidieron a la empresa el protocolo de actuación para no contagiarse del coronavirus, «la empresa nos respondió que estaba trabajando en ello, cosa que no es verdad, pero a la vez que se lo pedimos a la empresa, también le comunicamos al Ayuntamiento de Sagunto que carecíamos de un plan de actuación. A las dos horas se puso la empresa en contacto con nosotras y nos mandó un protocolo que era un corta pega de cualquier anuncio que se publicitaba: ‘lávate las manos, ponte guantes, guarda la distancia de 1,5 metros, etc.’ y el sábado se decreta el estado de alarma por el Gobierno de España».

Según indica la representante de las trabajadoras, a pesar de pasar a otro estadio de la epidemia, la empresa les comunicó que siguieran con el mismo protocolo, decisión que al colectivo de trabajadoras les pareció un grave error: «Nosotras demandamos EPIs, tal y como establece la normativa de Sanidad, por la cual se nos manda a trabajar, y nosotras pensamos que si debemos trabajar se nos debe proteger tal y como dice la normativa. Trasladamos la respuesta de la empresa al consistorio y nos responden que el ayuntamiento no tiene mascarillas, pero que debe ser la empresa la que nos facilite los equipo de protección (EPIs)».

Vuelven a reclamar a la empresa los equipos de protección, responden que no encuentran y les envían unas mascarillas de papel cuatro días después del decreto de estado de alarma, indicándoles que las desinfecten con alcohol, producto del que también carecen. «Pero pronto comprobamos que las mascarillas se rompían al ponérnoslas, toda esta desidia se la comunicamos al Ayuntamiento y se nos respondió que están en contacto con el departamento municipal de Servicios Sociales, que se va a priorizar la atención a las personas mayores y a nosotras también, en cuanto a medidas de protección».

Banner Telegram eleco (interior)

Los días pasan, no llegan las mascarillas y la portavoz del colectivo habla con el alcalde, Darío Moreno, a quien le advierte que si por decreto tienen que trabajar y lo están haciendo, atendiendo a un colectivo tan vulnerable como es el de las personas mayores, que las prioricen como a los hospitales y las residencias.

En tal sentido afirma Sánchez: «No queremos dejar de trabajar, pero lo queremos hace con protección. Si les sugerimos a las personas mayores que no salgan de casa y las cuidadoras vamos prestando el servicio de una casa a otra, podemos contagiarnos todos».

Otra problemática, según María José Sánchez, es que siguen con las planillas normales. Atienden a personas inmune deprimidas que los hijos se las han llevado a sus casas, por lo que han reducido horas de trabajo, «y la empresa está barajando descontar esas horas y no se priorizan servicios, a lo mejor desde Servicios Sociales lo están haciendo, pero a nuestro colectivo nos hacen seguir la planilla normal, por lo que vemos que existe una descoordinación con la empresa y este aspecto también se lo hemos manifestado al alcalde».

Finalmente, opina la portavoz de las trabajadoras del SAD que las empresas «ya sabemos lo que persiguen, el máximo beneficio, pero nos parece vergonzoso, que se refuerce un servicio para personas tan vulnerables y no se obligue a la empresa a que nos doten de EPIs, no podemos trabajar con esa mascarilla de papel y ser una posible transmisora del coronavirus. ¿Cómo voy a proteger a esas personas a las que debo ayudar? por lo que, en estas situaciones de pandemia, es cuando más se evidencia que el sector público es mejor que el privado». Por ello, este colectivo insiste en reivindicar la remunicipalización del servicio del SAD.

Caos Absoluto

Pero, lamentablemente, la situación que atraviesan las trabajadoras de la SAD en Sagunto es compartida por otros colectivos de diversos puntos de España, por ello, CCOO denuncia la situación de «caos absoluto» que se está viviendo en el Servicio de Atención a Domicilio ante la situación generada por la crisis del coronavirus: «Sus trabajadoras no están recibiendo las condiciones salariales ni laborales acordes al servicio esencial que prestan, pero más importante aún, en estos momentos, es que no se están aplicando medidas preventivas en materia de salud ni a las trabajadoras, ni a las personas que atienden».

Esta organización sindical se ha mostrado «atónita ante la irresponsabilidad de las administraciones, estatal, autonómica y local, incapaces de proteger el derecho a la salud de las trabajadoras de la Ayuda a Domicilio», añadiendo que cada municipio está tomando medidas según sus propios criterios, «algunas rayando la ilegalidad y otras poniendo en peligro la vida de las trabajadoras, de las personas dependientes y sus familias. De no corregirse esta situación, nos podemos encontrar ante una rapidísima extensión de la enfermedad por toda España», advierte CCOO.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 20 Marzo 2020 17:33

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD